Un publicista oficial del macrismo, Santiago Kovladoff, ha declarado al diario La Nación que “dejarla morir (a Clásica y Moderna, la hermosa y tradicional librería de la Avenida Callao) es renunciar a que Buenos Aires se reconozca a sí misma”. Corrijo: no es que se la deja morir, la está matando la política económica y cultural del gobierno de Mauricio Macri, que ha obligado a miles de pequeñas y medianas empresas a cerrar sus puertas. Un gobierno saqueador de su pueblo y enemigo jurado de la cultura, la ciencia y la educación. Lo de Clásica y Moderna es simplemente un episodio más de un gobierno que se ha convertido en un asesino serial de la cultura y la ciencia. Lo demuestra lo actuado con el CONICET, con el INTI, con la Biblioteca Nacional, con el Ballet Nacional, con la asfixia financiera de las universidades, con la suspensión de proyectos de alta tecnología como el ARSAT, Atucha III y tantos otros. 

El macrismo y su política cultural. Un caso más y van ...

Hágase cargo, señor Kovladoff, que el gobierno que usted y sus colegas supuestamente “bienpensantes”, republicanos y democráticos defienden con tanto ardor es el culpable de este nuevo crimen cultural. Más pronto que tarde deberán rendir cuentas ante la sociedad por su complicidad ante el “culturicidio” del macrismo.

0 comentarios:

top