Nicaragua, la revolución y la niña en el bote
(Por Atilio A. Boron) La dolorosa coyuntura actual en Nicaragua ha precipitado un verdadero aluvión de críticas. La derecha imperial y sus epígonos en América Latina y el Caribe redoblaron su ofensiva con un único y excluyente objetivo: crear el clima de opinión que permita derrocar sin protestas internacionales al gobierno de Daniel Ortega, elegido hace menos de dos años (noviembre del 2016) con el 72 por ciento de los sufragios. Esto era previsible; lo que no lo era fue que en esa arremetida participaran con singular entusiasmo algunos políticos e intelectuales progresistas y de izquierda que unieron sus voces a la de los lenguaraces del imperio. Un notable revolucionario chileno, Manuel Cabieses Donoso, de cuya amistad me honro, escribió en su flamígera crítica al gobierno sandinista que “la reacción internacional, el ‘sicario’ general de la OEA, los medios de desinformación, el empresariado y la Iglesia Católica se han adueñado de la crisis social y política que gatillaron los errores del gobierno. Los reaccionarios se han montado en la ola de la protesta popular.”  Descripción correcta de Cabieses Donoso de la cual, sin embargo, se extraen conclusiones equivocadas. Correcta porque es cierto que el gobierno de Daniel Ortega cometió un gravísimo error al sellar pactos "tácticos" con enemigos históricos del FSLN y, más recientemente, tratar de imponer una reforma previsional sin consulta alguna con las bases sandinistas o actuar con incomprensible desaprensión ante la crisis ecológica en la Reserva Biológica Indio-Maíz. Correcta también cuando dice que la derecha vernácula y sus amos extranjeros se adueñaron de la crisis social y política, dato éste de trascendental importancia que no puede ser soslayado o subestimado. Pero radicalmente incorrecta es su conclusión, como son las de Boaventura de Sousa Santos, la del entrañable y enorme poeta Ernesto Cardenal, y Carlos Mejía Godoy, amén de toda una plétora de luchadores sociales que en sus numerosas denuncias y escritos exigen –algunos abiertamente, otros de modo más sutil- la destitución del presidente nicaragüense sin siquiera esbozar una reflexión o arriesgar una conjetura acerca de lo que vendría después. Conocidos los baños de sangre que asolaron Honduras siguiendo la destitución de “Mel” Zelaya; los que hubo en Paraguay luego del derrocamiento “express” de Fernando Lugo en 2012, y antes lo que sucediera en Chile en 1973 y en Guatemala en 1954; o lo que hicieron los golpistas venezolanos después del golpe del 11 de Abril en el interludio de Carmona Estanga “el breve”, o lo que está ocurriendo ahora en Brasil y los centenares de miles de asesinatos que hizo la derecha durante las décadas del “cogobierno FMI-PRIAN” en México, o el genocidio de los pobres practicado por Macri en la Argentina. ¿Alguien en su sano juicio puede suponer que la destitución del gobierno de Daniel Ortega instauraría en Nicaragua una democracia escandinava?
        
Una debilidad común a todos los críticos es que en ningún momento hacen alusión al marco geopolítico en el que se desenvuelve la crisis. ¿Cómo olvidar que México y Centroamérica es una región de principalísima importancia estratégica para la doctrina de seguridad nacional de Estados Unidos? Toda la historia del siglo veinte está marcada por esta obsesiva preocupación de Washington para someter al rebelde pueblo nicaragüense. A cualquier precio. Si para ello fue necesario instaurar la sangrienta dictadura de Anastasio Somoza a la Casa Blanca no le tembló el pulso y actuó en consecuencia. Criticado por algunos representantes Demócratas en el Congreso de Estados Unidos por el respaldo que Franklin D. Roosevelt le otorgaba al dictador, éste se limitó a responder que “sí, es un hijo de puta pero es NUESTRO hijo de puta.” Y las cosas no cambiaron desde entonces. Cuando el 19 de Julio de 1979 el Frente Sandinista derrotó al régimen somocista, el presidente Ronald Reagan no titubeó un minuto en organizar una operación mafiosa de tráfico ilegal de drogas y armas a los efectos de poder financiar, más allá de lo que autorizaba el Congreso de Estados Unidos, a la “contra” nicaragüense. Se conoció todo esto bajo el nombre de “Operación Irán-Contras”. ¿Podemos ser hoy tan ingenuos para obviar estos antecedentes, o para pensar que esas políticas intervencionistas y criminales son cosas del pasado? Un país, además, que en tiempos recientes ha planeado la construcción de un canal interoceánico –financiado por enigmáticos capitales chinos-que competiría con el de Panamá, controlado de hecho, si no de derecho, por Estados Unidos. Estos no son datos anecdóticos sino de fondo, indispensables para calibrar con precisión el marco geopolítico en que se desenvuelven los trágicos acontecimientos de Nicaragua.

Todo lo anterior no significa obviar los graves errores del gobierno de Daniel Ortega y el enorme precio pagado por un pragmatismo que si estabilizó la situación económica del país y mejoró las condiciones de vida de la población hipotecó la tradición revolucionaria del sandinismo. Pero el pacto con los enemigos siempre es volátil y transitorio. Y ante la menor muestra de debilidad del gobierno, y ante un grosero error basado en el desprecio por la opinión de la base sandinista, aquellos se lanzaron con todo su arsenal a la calle para voltear a Ortega. Trasladaron buena parte de los mercenarios que protagonizaron las “guarimbas” en Venezuela a Nicaragua y están aplicando ahora en Nicaragua la misma receta de violencia y muerte que se enseña en los manuales de la CIA. Conclusión: la caída del sandinismo debilitaría el entorno geopolítico de la brutalmente agredida Venezuela, y aumentaría las chances para la generalización de la violencia en toda la región.
Estando en el Foro de Sao Paulo que tiene lugar en La Habana pude deleitarme en la contemplación del Caribe. Allí divisé, a lo lejos un frágil botecito. Lo manejaba un robusto marinero y, en el otro extremo se encontraba una joven muchachita. El timonel parecía confundido y se esforzaba para mantener el rumbo en medio de una amenazante marejada. Y se me ocurrió pensar que esa imagen podía representar con elocuencia al proceso revolucionario, y no sólo en Nicaragua sino también en Venezuela, Bolivia, donde sea. La revolución es como aquella niña, y el timonel es el gobierno revolucionario. Este se puede equivocar, porque no hay obra humana a salvo del error; y cometer errores que lo dejen a merced del oleaje y pongan en peligro la vida de la niña. Para colmo, no muy lejos se dibujaba la ominosa silueta de una nave de guerra de Estados Unidos, cargada de armas letales, escuadrones de la muerte y soldados mercenarios. ¿Cómo salvar a la niña? ¿Botando el timonel al mar y dejando que se hunda el bote, y con él la niña? ¿Entregándola a la turba de criminales que se agolpan, sedientos de sangre y prestos para saquear el país, robarle sus recursos y violar y luego matar a la jovencita? No veo que eso sea la solución. Más productivo sería que algunos de los otros botes que se encuentren en la zona se acerquen al que está en peligro y hagan que el desastrado timonel enderece el rumbo. Hundir al que lleva a la niña de la revolución, o entregarla al navío norteamericano difícilmente podrían ser consideradas soluciones revolucionarias. 

22 comentarios:

Alfredo Quiroga dijo...

Atilio: comparto totalmente su opinion. Desconcertado por la actitud que personalidades y medios progresistas toman frente a la crisis nicaraguense.Son sinceros? Entonces... si es asi. Como pueden cometer un error tan grave?

Juan José dijo...

Solo le voy a responder al cúmulo de falsedades e inexactitudes de su artículo con el grito del pueblo en Nicaragua: "Ortega y Somoza son la misma cosa".

Anónimo dijo...

https://www.clarin.com/mundo/sergio-ramirez-tiempo-daniel-ortega-acabo_0_BJ1sngMgQ.html

Gabriela Selser. DPA

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez, Premio Cervantes de Literatura 2017, asegura que el presidente Daniel Ortega soltó “al genio maléfico de la botella”, al responder con “caos y terror” a la crisis que su Gobierno enfrenta y que ha causado más de un centenar de muertos en seis semanas, según organismos de derechos humanos. Vicepresidente durante el primer gobierno de Ortega (1985-1990), el laureado autor de “Castigo Divino” afirmó en una entrevista con DPA que el ex guerrillero de 72 años construyó su propio final y no logrará sostenerse en el poder. El autor de “Adiós Muchachos”, una autobiografía en donde Ramírez relata de manera descarnada su ruptura con el sandinismo, dice que el objetivo del gobierno es hacer sentir que “nadie está seguro”.

-Lo que nunca se ha visto en Nicaragua se está viendo ahora, una gran rebelión pacífica de amplios sectores sociales, que sin embargo pareciera encaminarse hacia una guerra. ¿Cómo interpreta lo que sucede?

-Una guerra no se puede dar sino entre dos bandos armados, y aquí sólo hay uno: el que agrede desde el poder a la población civil de manera cada vez más artera e indiscriminada. Caos y agresión letal, más que guerra. Incendios provocados, asaltos a comercios, asaltos en las calles y carreteras por las fuerzas de choque, ejecuciones. Pareciera que el objetivo es sembrar el terror para que la población de desmovilice.
Escuadrones de la muerte y francotiradores siembran el terror en Nicaragua
Mirá también
Escuadrones de la muerte y francotiradores siembran el terror en Nicaragua

-Se ha acusado al Gobierno y al Frente Sandinista de contratar a pandilleros y delincuentes para atacar a civiles y dañar inmuebles, muchos de éstos propiedad del Estado. ¿Qué consecuencias tendrá todo esto para la gente y para el país?

-Han soltado a un genio maléfico de la botella, a estas fuerzas anárquicas para sembrar el caos, y las consecuencias son para toda la sociedad sin distingos de colores políticos. Y son consecuencias impredecibles. Ya han muerto hijos de policías y de funcionarios judiciales, acérrimos partidarios de Ortega. La consigna parece ser que nadie esté seguro, pero anoche (viernes), en el barrio de Rubenia, las turbas asesinaron a un ciudadano de EE.UU. que llegó a auxiliar a un amigo que lo llamó pidiendo ayuda, porque estaba en manos de esas turbas. Eso trae ya conflictos internacionales. Y eso también es impredecible cuando sueltas al genio de la botella.



-El Ejército ha prometido quedarse al margen del conflicto y ha desmentido versiones de un presunto involucramiento con francotiradores. ¿Piensa que se mantendrá en esta posición?

-El Ejército ha desmentido oficialmente cualquier participación en la represión y merece crédito. En la debacle que estamos viviendo, con todas las instituciones en harapos atadas al carro de un poder abusivo, la única institución que sigue siendo confiable es el Ejército. Tienen mi respeto. Pero me parece que si hay fuerzas paramilitares, esto viola el artículo 95 de la Constitución, que dice que no pueden existir más cuerpos armados en el territorio nacional que los establecidos por la ley. Y el Ejército debería estar obligado a desarmarlos.



-Al responder a los reclamos de que abandone el Gobierno, el presidente dijo: “Aquí nos quedamos todos”. Conociendo usted tan bien a Ortega, ¿cómo interpreta sus palabras?

-Si su frase significa “aquí nos quedamos todos, y yo en el poder”, ese es un deseo suyo sin posibilidades reales. Su tiempo se acabó. Se lo quitaron sus propias acciones. Y la historia es implacable.

Alfredo Quiroga dijo...

Ya se metieron en el sitio de Boron para que su opinion no quedara sin descalificacion. Otro responde con un articulo del diario "Clarin"!!!

María Esther dijo...

Yo extraigo esto del escrito del Profesor Borón. Si Somoza era el hijo de puta de Roosvelt, ¿el "desastrado timonel" Ortega sería "nuestro" hijo de puta?
Si ese desastrado timonel "hipotecó la tradición revolucionaria del sandinismo", tiene "desprecio por la opinión de la base sandinista" y además hizo un "pacto con los enemigos... siempre volátil y transitorio" - todo eso durante 18 años (pacto Ortega-Alemán) - ¿hay que ir a ayudarlo para que "enderece el rumbo".

eduardo dijo...

Estimado compañero Atilo. creo que su articulo trae una serie de opiniones que muestran una forma de análisis de la izquierda histórica, de la cual me siento parte, pero que son erroneas: vamos por parte:
1.- usted dice que uno de los errores de Ortega es no haber consultado sus políticas económicas que detonaron la crisis con las "bases del FSLN. Este argumento asume que la política correcta es definir opciones con consulta a un solo un sector de la sociedad y no a las grandes mayorías, como podría haber sido un plebiscito. Su opinión asume la vieja idea del vanguardismo auto referente.
2.- Usted justifica el accionar de Ortega (las masacres digamos claramente) por no arriesgarse a lo que "vendrá después" para luego hacer una larga lista de atrocidades cometidas por el imperialismo y sus aliados, que son todas verdades. Pero desgraciadamente ese argumento se cae por la propia realidad de la situación histórica de Nicaragua. Me explico: después de la guerra civil que aconteció luego del triunfo sandinista de 1979 con el apoyo de EEUU y la Cia, lo que aconteció es que hubo elecciones que perdió el FSLN. Es decir no hubo lo que usted dice. Nada hace suponer que el llamado a elecciones para resolver la crisis vayan a provocar el caos, más allás del que actualmente existe.
3.- Usted asume que la oposición a Ortega no va a llevar a una "democracia escandinava". Ciertamente que no y me parece que tampoco a una democracia proletaria y lo más probable -dependiendo de las correlaciones de fuerzas a una "democracia semi protegida" como en el resto de América Latina, pero . ni tan peor que lo que hoy día.
existe.
finalmente usted menciona el argumento de la geopolitica: argumento que ha justificado muchas politicas historicas erradas: el apoyo a ciegas del stalinismo en aras de la defensa del socialismo en un solo país; el apoyo a la invasión a Checoeslovaquia en 1968 o a Afganistán o el silencio del PC argentino al dictador Videla para asegurar la venta de trigo argentino a la URSS.
Fraternalmente
Eduardo Gutiérrez González
dirigente del Partido Constituyente de Chile.

Clau dijo...

Muy constructiva esa reflexion. Así piensan convencer al pueblo para que voltee a su Gobierno? Cómo siempre, la derecha y los golpistas no tenéis alma.

ALA CATALUNYA dijo...

Se equivoca ATILIO Borón con respecto a antiguos personajillos como SERGIO RAMIREZ o el caso de Ernesto CARDENAL. Sergio RAMIREZ hace décadas que trabaja para la derecha recolonizadora-española del grupo PRISA-EL PAÍS, al mismo nivel que VARGAS LLOSA.NUNCA HA SIDO DE IZQUIERDAS Y REVOLUCIONARIO. ERNESTO CARDENAL actua por odios personales, lo que demuestra su bajeza como persona.

Anónimo dijo...

Peculiares "revolucionarios" que reprimen a los que protestan.

Juliana García dijo...

Estimado compañero Atilo. Yo, Juliana, mujer madrileña, fuertemente comprometida desde los años 80 con la causa de la revolución sandinísta, que participé como brigadísta durante casi dos meses en el año 85, que al regresar a Madrid, me proponía solicitar una excedencia en mi trabajo para apoyar los esfuerzos en el sector sanitario, que el gobierno revolucionario y que el destino me llevó a apoyar otro proceso revolucionario en Mozambique, estoy de acuerdo con las palabras de Eduardo, que dice que "articulo trae una serie de opiniones que muestran una forma de análisis de la izquierda histórica, de la cual me siento parte, pero que son erróneas.
Solo quiero expresar como una parte de los pilares en esta revolución, se vieron profundamente "tocados", cuando un día de la primavera del año 2014, viniendo en autobús desde Guatemala, al llegar a la frontera de Guasaule, en el edificio de migración hondeaban dos banderas. Una la del país, la otra más grande la del FSLN. No me interesan de forma particular ni las banderas, ni las patrias, pero recuerdo bien lo que sentí cuando vi aquella bandera. Sentí que las piernas (de aquí lo de los pilares) me temblaron , el corazón se apretó, la cabeza me comenzó a doler y en los ojos hubo lágrimas, no las lagrimas que sentí en el 85, cuando entré en el aeropuerto de Managua y vi los tanques y las banderas. Aquí eran de dolor, de la sensación de que algo muy , muy gordo, había cambiado. Esa bandera allí me dolía, porque lo entendí como un símbolo de la sensación Partido y Estado. El Estado no me representaba, porque no representan, pero la bandera, la bandera que me representó mucho tiempo, me comezón a doler. Con ese dolor, tras muchas horas( demasiadas, muchas más que las pasadas en el cruce de las otras tres fronteras ), entre en Nicaragua y una parte de ese dolor me acompañó durante el viaje que realicé por alguna zonas del país. El dolor producido por los cambios del sandinismo me acompañaron durante todo el viaje, y se hacen más agudos en estos tiempos.Compañeros, compañeras, compañeroas ( como nos llama el sub-comadante Galeano y antes Marcos) os despido con las palabras de Gramsci "la verdad es siempre revolucionaria"

Jose Juan dijo...

Para los que no lo recuerden, hablemos de la "gran piñata sandinista"

http://www.planv.com.ec/historias/politica/el-salmon-millones-el-sandinismo-y-la-dictadura

La cúpula dirigente nicaragüense sufrió una extraña transmutación. Aquellos muchachos que entregaron lo mejor de sí para derrocar al dictador Anastasio Somoza no tuvieron la misma entrega para devolver los bienes que ocuparon, aprobando sendas leyes a las apuradas al final del primer gobierno de Daniel Ortega para apropiarse de los patrimonios que, en todo caso, le pertenecen al pueblo. La “piñata” -así se llamó al despojo- fue un quiebre en la ética revolucionaria que no tuvo retorno. Luego todo estuvo permitido.

Raul Caplan dijo...

Daniel Ortega el capitán que protege a la niña. Excelente metáfora que Zoilamérica debe de apreciar en su justa medida. Con revolucionarios como estos, quién necesita contras!

Anónimo dijo...

Buen análisis Atilio. Está claro que detrás de éstas protestas contra el gobierno de Ortega se encuentra el imperialismo yanqui, como en los años ochenta cuando armaron a aquellos mercenarios denominados Contras, para terminar con la Revolución Sandinista.
Como bien dice Atilio, tampoco hay que olvidar los errores del actual gobierno de Ortega, pero si este cae es mas que obvio que llegará un gobierno de derecha neoliberal y seguramente implementará medidas que afectarán a los mas pobres .
En el caso de Nicaragua se nota, una vez más, la manipulación mediática ejercida por los grandes medios que condenan enérgicamente la represión gubernamental y respaldan a manifestantes violentos, mientras que en el caso de Argentina, con la reforma previsional de Macri la corporación mediática salió inmediatamente a demonizar a la gente que se manifestaba y a apoyar la represión del gobierno.

Jose Juan dijo...

Al "imperialismo yanqui" se culpan todos los errores de la falsa izquierda latinoamericana, los falsos izquierdistas son como los fundamentalistas religiosos que culpaban de todos los pecados de las personas a Lucifer, por qué serán tan simplistas?; por otro lado el futuro no es obvio: quién se iba a imaginar que despues de 39 años de la caída del somozato iba a llegar un gobierno similar: el ortegato? Por último, los más pobres son justemente los que están sufriendo la represión del gobierno nicaraguence.

FOLLADORDEPROSTIS dijo...

Despues de mas de una década Atilio recién c da cuenta que Ortega pacto con ex contras,ex somozistas, con el corrupto Gordo Alemán???? ese "pragmatismo económico " que Atilio tanto critica hizo que la económica nicaragüense creciera y noc hundiera como pasa con el madurismo en Venezuela, Ortega ni siquiera necesita dejar el poder!!! solo tiene que detener a los paramilitares sandinistas que ya han matado mas de 200 opositores desarmados !!!!!!! de eso Atilio ni dice ni media palabra!!! hay videos de ellos agrediendo a obispos en una iglesia,pero si Atilio y demás intelectuales de izquierda no han dicho nada de los colectivos chavistas que han disparado a manifestantes ,xq habría de sorprendernos que no digan nada de los paramilitares sandinistas que hacen lo mismo?? seguro para Atilio los intelectuales de izquierda que han criticado la represión de Ortega son "ultraderechistas","agentes de la CIA"

FOLLADORDEPROSTIS dijo...

En Nicaragua ya van mas de 200 muertos,sin embargo "la represión macrista" es mucho peor para los intelectuales de izquierda, cuantos manifestantes anti macristas han muerto como en Nicaragua ??? hay "paramilitares macristas" disparando contra manifestantes desarmados como en Nicaragua ?? los manifestantes en Nicaragua no están armados como lo estaban los infames contras de los 80's, Ortega ni siquiera necesita dejar el poder !!!! ni adelantar elecciones !!!! solo tiene que ordenar a los paramilitares sandinistas que dejen de disparar contra manifestantes desarmados !!! ese canal interoceánico termino siendo puro humo, hasta ahora no han construido casi nada de esa obra !!! pero para Atilio los intelectuales de izquierda que han criticado a Ortega seguro son "agentes de la CIA"


https://www.pagina12.com.ar/129315-la-pequena-hermosa-y-sufrida-nicaragua

Anónimo dijo...

Prostifollado ,no te equivoques, no se trata de pacíficos manifestantes sino que son grupos violentos perfectamente organizados con un nivel operativo similar a los golpistas venezolanos y que seguramente cuentan con apoyo exterior.
Macri tiene pensado utilizar a las fuerzas armadas en tareas de seguridad interior, posiblemente para reprimir con dureza las protestas sociales contra este nefasto gobierno.
No hay que olvidar el caso de Rafael Nahuel asesinado por la Prefectura Naval.

FOLLADORDEPROSTIS dijo...

Si c ve a los paramilitares sandinistas con banderas del FSLN disparando a los manifestantes desarmados , fueron la fallida reforma a la seguridad social que desataron las protestas ,Ortega ni siquiera necesita dejar el poder ,solo ordenar que dejen de disparar, ahora según el son fuerzas paramilitares que no están vinculadas al sandinismo ,en caso de ser asi xq el gobierno de Ortega no los detiene??? si a los kirchneristas tanto se quejan del ejercito deberían reclamarle a Cristina xq no disolvió el ejercito como hizo Costa Rica hace décadas......

Anónimo dijo...

Prostifollado ,cualquiera puede ponerse una capucha y hacerse pasar un grupo político adversario y de esta manera desprestigiarlo. Las dictaduras militares y grupos armados de derecha, siempre practicaron estas tácticas para cometer sus crímenes para luego culpar a las organizaciones revolucionarias de izquierda.
El impresentable de Macri quiere sacar a la calle a los militares con la excusa combatir al narcotráfico y al "terrorismo" pero todos sabemos que van a salir a contener las protestas sociales contra este gobierno explotador.
Los Kirchner intentaron reactivar las industrias militares, pero este gobierno vendepatria al igual que el de Menem, siguiendo las directivas de los yanquis, va a terminar liquidando todo. Con Macri las FFAA van a ser como las de Costa Rica, transformadas en una simple fuerza de seguridad interna, no hay que olvidar que el principal aliado de EEUU, Gran Bretaña, nunca va a permitir un rearme argentino.

Jose Juan dijo...

"Anónimo", pero cómo consiguen las armas de fabricación soviética los paramilitares nicaraguences (no merecen llamarse "sandinistas")y las camionetas hilux sino es del gobierno de Ortega?
Por otro lado un "rearme" de Argentina es totalmente inutil, Argentina nunca recuperará las Malvinas por la vía militar.

FOLLADORDEPROSTIS dijo...

Ortega dice que esos paramilitares que disparan contra los manifestantes son pagados x la oposición anti sandinista y no son paramilitares sandinistas , en el hipotético caso que asi sea......xq su gobierno no los detiene????? xq la policia,ejercito c queda de brazos cruzados ?? eso acaso no lo hace responsable a el d tantas muertes??? , ni siquiera necesita dejar el poder!!! sino detener las muertes !! Costa Rica desde hace décadas desmantelo su ejercito, pero si los Kirchner siguieron la política menemista d no rearmar al ejercito argentino, ya olvidas que fueron aliados del menemismo en los 90's, si el candidato kirchnerista el 2015 fue 1 menemista como Scioli!!! los peronistas sean de izquierda,centro o derecha son la misma vaina corrupta y mafiosa, frente a las cámaras c pelean pero a puertas cerradas c apoyan mutuamente......

Unknown dijo...

Esa frase solamente denota mediocridad, los tiempos son diferentes, Somoza era respaldado por los EUA, tení oprimido al pueblo, yo quiero saber si el pueblo de Nicaragua se siente oprimido por las mejoras en los sectores de salud, educación, vivienda, se sienten oprimidos por los programas sociales? Yo creo que no, quienes están oprimidos en este momento son los grandes empresarios promotores del golpe suave, que han perdido millones y millones en algo que no sucederá mientras hayamos revolucionarios comprometidos con el pueblo! Aquí Nicaragua Libre P.L.O.M.O

top