31.1.2018

Comparto una excelente nota de mi amigo Alejo Brignole, columnista del diario Cambio de Bolivia,  sobre el referendo ecuatoriano, cuyos términos y argumentos hago míos sin reservas.
Abrazos,
Atilio


___________________________________________

REFERENDUM EN ECUADOR: LA NUEVA BATALLA DE AYACUCHO

Por Alejo Brignole*

El próximo domingo 4 de febrero el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, convoca a un referéndum que intenta afianzar su estrategia de acoso y derribo contra la Revolución Ciudadana que llevara a cabo su antecesor, Rafael Correa. Una Revolución que fue democrática, profunda y plagada de desafíos, pero exitosa desde múltiples lecturas. Fue una trasformación total de las estructuras nacionales ecuatorianas, antiguamente fagocitadas –colonizadas– por oligarquías sirvientes a los poderes externos y a la hegemonía estadounidense.
Lenín Moreno, que fuera vicepresidente de Correa en su primera gestión y que ascendió a la presidencia como delfín de la Alianza PAÍS, sorpresivamente cambió de rumbo ideológico y conceptual sobre lo que Ecuador debe ser como nación. Se alió con los poderes tradicionales, devolvió los medios de comunicación a las élites corporativas y regresó a las arquitecturas económicas elitistas que Rafael Correa pudo reducir y doblegar durante una década de cambios constantes.
Sin dudas Rafael Correa –presidente desde el 2007 al 2017– logró dotar a Ecuador de herramientas genuinamente democráticas y devolver al pueblo llano los beneficios de una riqueza nacional históricamente negada. Una riqueza enajenada al capital extranjero y apropiada por las oligarquías nacionales, en tanto beneficiarias de segundo orden y cómplices de ese saqueo.
Como es de esperar, Washington y sus aliados naturales en el asimétrico reparto mundial de la riqueza, intentan aplicar todos los mecanismos disponibles para evitar el virus de la independencia económica y la soberanía política latinoamericana. No debemos olvidar que América Latina es un pilar fundamental para el sostenimiento del capitalismo internacional, altamente dependiente de nuestros recursos y riquezas fisiocráticas (las del suelo nacional). Cualquier intento soberano resulta, por tanto, un problema de primer orden para la concentración económica, cuyo centro de gravedad se halla siempre en los países sumergentes.
Escasos de riquezas propias, estos países centrales deben mantener a toda costa mecanismos extractivos en las periferias mundiales para no sucumbir. Esta es la batalla que Rafael Correa peleó y en donde obtuvo históricos triunfos. Y esas son las victorias que Lenín Moreno, ahora aliado como un Iscariote a los diseños de los enemigos de Ecuador (y de toda Latinoamérica) intenta revertir. Para hacerlo, el presidente Moreno comenzó a hablar de corrupción en la anterior gestión –de la cual formó parte–. Y lo hizo siguiendo una agenda impuesta y elaborada por las usinas de pensamiento estratégico estadounidense. Tal cual hizo Temer en Brasil, o Macri en Argentina (ambos corruptos hasta niveles insospechados), Lenín Moreno promovió la idea de que la Revolución Ciudadana y la gestión de Correa no fue una ingeniería política nacional y popular claramente antiimperialista, sino apenas un entramado corrupto pensado para robar. De esta manera, las usinas de pensamiento norteamericanas intentan instalar en el ideario colectivo latinoamericano que los gobiernos de izquierda y los proyectos bolivarianos son un cáncer que hay que erradicar. Es decir, intentan deslegitimar los paradigmas y los logros sociales alcanzados (baste consultar las estadísticas de los gobiernos de Lula en Brasil, de Néstor y Cristina Kirchner en Argentina, de Hugo Chávez en Venezuela o los de Bolivia con el MAS-IPSP).
Lo que se intenta, en definitiva, es que los exitosísimos experimentos socializantes bolivarianos queden en el olvido. Que los electorados abracen la idea de que la corrupción, el clientelismo y el subdesarrollo son las consecuencias inevitables de las gestiones ubicadas a la izquierda del espectro político.
Este andamiaje ideológico es el que se intenta operar desde los medios masivos de comunicación. Casi todos invariablemente en manos de conglomerados corporativos intensamente
emparentados entre sí y con ramificaciones en los oligopolios financieros y económicos mundializados. Esto es, una comunicación de masas en manos de los poderosos.
Pero como Rafael Correa ha dejado una huella tangible y perdurable en el pueblo ecuatoriano, dotándolo de un bienestar como nunca conoció en su historia nacional, el problema no resulta de fácil resolución para Lenín Moreno. Deslegitimar a un gobernante amado que identificó y atendió las necesidades crónicas de sus gobernandos, no se logra con frases altisonantes o mentiras escritas por periodistas venales entregados a los diseños mediáticos de las corporaciones. Desprestigiar a Correa requiere de una arquitectura más compleja y riesgosa. Por eso el Gobierno de Moreno convocó a un referéndum para el próximo domingo 4, en un intento de marginar a Correa mediante preguntas capciosas y razonamientos falaces.
En la consulta popular, el nuevo Gobierno perjuro de Lenín Moreno expone preguntas tales como… ¿Está usted de acuerdo con que se enmiende la Constitución de la República de Ecuador para que se sancione a toda persona condenada por actos de corrupción con su inhabilitación para participar en la vida política del país, con la pérdida de sus bienes?
Evidentemente nadie quiere a un corrupto manejando los asuntos públicos. Sin embargo la intención de la pregunta es dotar al nuevo Gobierno –si triunfa el Sí del referéndum– de un mecanismo de exclusión vitalicia para Rafael Correa, para la cual ya trabajan varios jueces armándole causas penales inconsistentes, tal cual sucedió con Dilma Rousseff o Lula en Brasil. Todas tácticas diseñadas desde Washington y aplicadas por sus más fieles servidores: presidentes neoliberales, diputados y jueces nacionales frecuentadores de las embajadas estadounidenses en nuestros territorios.
Otra de las preguntas del referéndum versa sobre la continuidad presidencial, en un intento por derogar la reelección presidencial sancionada en la reforma constitucional ecuatoriana de 2008. La continuidad de los gobiernos refractarios a toda dominación es una auténtica piedra en el zapato del capitalismo extractivo. Su peor pesadilla. Que al frente de un país gobierne un defensor de los recursos y un limitador del poder corporativo resulta un problema estratégico vertebral. De allí los esfuerzos hegemónicos por derribar todo intento de consolidar una estabilidad soberana que asegure a nuestras naciones el resguardo de sus riquezas. Sacar para siempre a Correa de juego –Como a Lula, como a Dilma, como a Evo, o a Nicolás Maduro– es una aspiración irrenunciable del poder corporativo trasnacional liderado por Washington, pues de nuestro fracaso y de nuestro regreso al subdesarrollo programado, depende el bienestar de las sociedades sumergentes y del propio capitalismo.
El Domingo 4 de febrero en Ecuador se vivirá, otra vez, una batalla decisiva por la independencia latinoamericana. Una segunda Batalla de Ayacucho que abra las puertas al colonialismo de siempre, o que reafirme nuestra voluntad de ser potentes y soberanos frente a los que procuran nuestra dependencia. Hoy Correa revive al Mariscal Sucre y Lenín Moreno, traidor a su clase y a su país, encarna en su traición a lo peor de nuestra Historia.

*Escritor y columnista dominical de Cambio.

8 comentarios:

نور الهدى dijo...

نستخدم افضل ادوات تنظيف و غسيل الخزانات لاننا افضل شركة تنظيف خزانات بالمدينة المنورة و عمال مدروبون وحاصلون على شهادة صحية فقط اتصل بنا لتحصل على افضل خدمة تنظيف خزانات بالمدينة المنورة

Jose Juan dijo...

Ustedes dicen"Una Revolución que fue democrática, profunda y plagada de desafíos, pero exitosa desde múltiples lecturas. Fue una trasformación total de las estructuras nacionales ecuatorianas, antiguamente fagocitadas –colonizadas– por oligarquías sirvientes a los poderes externos y a la hegemonía estadounidense." Primero, no fue una "revolución", mucha gente lo calificó como "robolución" por la enorme corrupción y para nada democrática, se impuso un hiper-presidencialismo que sumado a la personalidad narcisista del caudillo, devino en una cuasi-dictadura que pretendió crear una nueva oligarquía en base a la corrupción. En cuanto se refiere a la relación con Estados Unidos, se les quitó la base militar en Manta pero se firmó la CONVEMAR que pemitiría a los gringos (pero también a los chinos o a los rusos) colocar un portaviones a trece millas de este puerto sin violar ninguna ley perdiendose en forma definitiva las 200 millas de mar territorial.

"Es decir, intentan deslegitimar los paradigmas y los logros sociales alcanzados(baste consultar las estadísticas de los gobiernos de Lula en Brasil, de Néstor y Cristina Kirchner en Argentina, de Hugo Chávez en Venezuela o los de Bolivia con el MAS-IPSP)" Mencionar a Venezuela en esa lista es mala fe o supina ignorancia, basta ver los miles de venezolanos que ingresan al Ecuador o Colombia huyendo del hambre y la violencia.

"Pero como Rafael Correa ha dejado una huella tangible y perdurable en el pueblo ecuatoriano, dotándolo de un bienestar como nunca conoció en su historia nacional, el problema no resulta de fácil resolución para Lenín Moreno." El rechazo generalizado que en todos los lugares en los que se ha paseado Correa es una demostración de lo contrario.

Pero la frase: "Que al frente de un país gobierne un defensor de los recursos y un limitador del poder corporativo..." refiriendose a Correa es realmente ridícula, Correa entregó el petroleo a los chinos con contratos reservados y leoninos que han dado pérdidas al estado ecuatoriano de más de 2000 millones de dólares.

Pero la frase: "Hoy Correa revive al Mariscal Sucre y Lenín Moreno, traidor a su clase y a su país, encarna en su traición a lo peor de nuestra Historia." representa justamente una supina ignorancia de la Historia del Ecuador, no se puede comparar un narciso prepotente y corrupto con un militar decente que murió asesinado por los enemigos de la Gran Colombia. Correa probablemente morirá en su exilio dorado en Europa.

Ernesto Calderon Bri dijo...

Quisiera responder a los atendibles contrapuntos del comentarista José Juan sobre la nota Referenedum en Ecuador... En primer lugar, la gestión de Correa en efecto fue revolucionaria, por cuanto revirtió la realidad heredada. La palabra "Revolución" en tu etimología significa "dar la vuelta" "Cambiar el ciclo" (del latín revolutio = Una ciclo, o una vuelta). La gestión de la Alianza PAÍs, sin dudas cambió el statu quo ecuatoriano, dando la vuelta a los ejes de poder y desactivando las viejas estructuras decisionales. Y si sumamos que incorporó nuevas formas económicas, invalidó a un establishment trasnacional que conducía los destinos económicos nacionales, sin dudas debemos hablar de una Revolución. Y además lo hizo sin armas, ni muertos ni desaparecidos. Es decir, de forma democrática. Si Rafael Correa fue personalista o no, eso ya entra de los vicios propios personales de cada gobernante. Trump es personalista, lo mismo que lo fue Kennedy o Nelson Mnadela. Los hay anodinos y los hay carismáticos (con mal carisma y buen carisma) y en eso no legisla ningún código constitucional. (sigue más abajo)

Ernesto Calderon Bri dijo...

Sobre Venezuela, evidentemente usted abreva información parcial y sistémica de la prensa corporativa que sólo intenta mostrar una Venezuela hundida y sumida en el caos. Le recuerdo que hace un par de meses aprox, viajó una delegación de veedores de la ONU y en su informa declararon que en Venezuela no hay crisis humanitaria ni lesión de los Derechos Hummanos, como el discurso de la Casa Blanca pretende. Y evidentemente usted no consultó las estadísticas históricas venezolanas sobre mortandad infantil, alfabetismo, escolarización, desigualdad y un largo etcétera. Guarismos que hablan por sí mismos si los comparamos desde antes de la asunción de Chávez, y con las últimas estadísticas bajo Maduro. En todas ellas las mejoras son escandalosamente ostensibles a las registrada antes del chavismo. Venezuela es un país mejor, aunque le pese al imperialismo norteamericano. Y repetir sus mentiras -perdone usted- lo ubica en lugar argumentativo muy pobre.
En cuanto a que Correa tuvo malas recepciones allí donde fue en sus últimas apariciones, sin dudas el aparato de Lenín MOreno desplegó a los acomodaticios de siempre para que hicieran ruido (algo muy similar a los guarimberos venezolanos, ya extintos, sólo que éstos funcionaron con dinero de la CIA). Si Correa hubiera sido tan repudiado... ¿habría ganados las elecciones que facilitaron a Moreno su presidencia? (Pensar no cuesta mucho, como ve, estimado José Juan).
Sobre su apreciación respecto de la base de Manta, sólo le diría: Correa quitó un asentamiento colonial e imperialista de manera valiente y soberana, y luego se sentó a firmar un acuerdo bilateral con EE.UU (también con China y con Rusia). Es decir, actuó con criterios soberanos sin imposiciones subordinadas. Un verdadero estadista hace eso: negocia y eventualmente accede a un acuerdo en igualdad y reciprocidad, pero sin aplastamientos colonizadores. Eso fue lo que hizo exactamente Correa, dignificando no sólo su mandato sino a todo el pueblo ecuatoriano. Una coa es obedecer, y otra muy distinta negociar mutuas conveniencias luego de recuperar la soberanía territorial.
Y -finalmente- sobre los contratos petroleros con China, según usted leoninos, fueron una muy acertada jugada geopolítica que permite a Ecuador introducir a otra superpotencia como China y contrarrestar así la amenaza constante de un Estado agresor, económicamente (y militarmente) colonialista como Estados Unidos. En tanto Estado pequeño y débil, el Ecuador de Correa jugó un naipe magistral con los acuerdos petroleros con China. Por supuesto no todo fue perfecto, pero puedo asegurarle a usted que la corrupción no fue el eje de los años en que Correa presidió su país. El talante administrativo de Correa estuvo marcado por la transformación sin cuartel y la creación de estructuras emancipadoras, incluida su Constitución nacional. Le diría, ya para terminar, que criticar de la manera ciertamente superflua que usted expone en su comentario, lo único que hace es beneficiar a todo el sistema que lo degrada a usted, a mí y a todo lo que palpita al Sur del Río Bravo. Parece, lamentablemente, que mucha gente como usted defiende con ahínco todo lo que lo degrada, pues estoy seguro que su realidad vital y su cotidianidad es muy parecida a todo lo que Correa intentó cambiar. Y sin embargo nos domestican para atacar aquellos que nos defienden. ¿Se preguntó alguna vez por qué usted y tantos otros cuestionan a Correa o a Venezuela, y no se cuestionan la intromisión brutal, los asesinatos y los desmanes atroces de los países ricos? Le recomiendo ver la película Matrix, pues a lo mejor aprende a salir del mundo aparente y a ver lo que hay detrás. UN abrazo, estimado José Juan , y muchas gracias por el intercambio de ideas... Ernesto Calderón Bri

Jose Juan dijo...

Estimado Ernesto:
Al fin un comentario inteligente para tratar de refutar mis argumentos.
Sin embrago, se equivoca en muchas cosas:
1. No ha habido ninguna revolución en Ecuador, si bien es cierto que la pobreza sobre todo la pobreza extrema se ha reducido, este proceso ha dependido más de los precios del petroleo que del gobierno y últimamente se ha vuelto más lento. Por otro las oligarquías han estado boyentes como el caso de los grupos Eljuri, Wright, Noboa (la hermana de Alvarito), los banqueros, los chinos, etc., etc.

2. Sobre Venezuela, no se puede tapar con el dedo la magnitud de la crisis que redunda en la emigración masiva, la violencia y delincuencia en las calles y los problemas políticos nacionales e internacionales y ninguna estadística (por cierto Ud. se cree las estidísticas maquilladas del madurismo que ni siquiera pueden medir la hiperinflación?) puede contradecir estos hechos y no son "mentiras".

3. Ud. dice: "En cuanto a que Correa tuvo malas recepciones allí donde fue en sus últimas apariciones, sin dudas el aparato de Lenín MOreno desplegó a los acomodaticios de siempre para que hicieran ruido..." Se nota que Ud. no conoce el Ecuador, fueron manifestaciones espontaneas de rechazo al caudillo narcisista y pedante.

4. No conozco de que "se sentó a firmar un acuerdo bilateral con EE.UU (también con China y con Rusia)" a pesar de que vivo en Ecuador, pero conozco de la firma del CONDEMAR totalmente lesivo a los intereses nacionales.

5. Los contratos con China no son solo leoninos sino "reservados" y se ha demostrado que han producido una pérdida al estado de más de 2000 millones de dólares por que se vende el petroleo a precios inferiores al mercado y luego los intermediarios lo venden a entre $2 y $7 dólares más por barril.

6. Sabe Ud. que ha habido más de 35 asesinatos políticos en el correato incluyendo el más relevante el del General Gavela por oponerse al contrato de los helicopteros DRUV, algunos que se accidentaron y ninguno está en utilización ahora.

7. Yo cuestiono más a los falsos "revolucionarios" como Correa, Atilio Boron u otros porque son los que más daño hacen a la posibilidad de realizar auténticos cambios en el sistema y no meros maquillajes que perjudican a los pueblos con el nombre de "revolución".

Ernesto Calderon Bri dijo...

José Juan:

Evidentemente no creo que podamos coincidir en estos puntos. Sin embargo me alegra constara que no es usted de derechas (como pensé en un principio) sino que está tan hacia la izquierda que la Revolución Ciudadana le parece un experimento tibio e inadecuado. Alguien dijo alguna vez que "lo excelente es enemigo de lo bueno". Para que usted entienda esto, a principios de los años '50, la izquierda argentina, sobre todo el Partido socialista, se manifestaba contra Juan Domingo Perón (un gobierno reformista profundo, aunque no revolucionario). Y los socialistas iban abrazados en las marchas con representantes de las oligarquías ganaderas y también con el embajador estadounidense (por entonces era Spruille Braden). Y si Correa, en tanto político, Estadista y humano, debe tener decenas de grietas criticables, lo que no podemos perder de vista su carácter ejemplificador de resistencia al imperialismo, sin olvidar, por supuesto, que con todos sus defectos y posibles falencias, ha dado a Ecuador (y a su pueblo), uno de los momentos más brillantes y dignos desde su Independencia. Si perdemos de vista esto, resulta normal que también critiquemos a los únicos procesos genuinos que fortalecieron a Nuestra América. Y si Venezuela no es modo alguno un paraíso (podríamos también analizar cómo es constantemente desestabilizada desde afuera), la verdad es que sin la existencia de la revolución bolivariana inaugurada por Hugo Chávez, no existirían el ALBA, la UNASUR, el Banco del SUR, Telesur, la Escuela Antiimperialista Juan José Torres en Bolivia, y tantas otras instancias liberadoras, en tanto de propio cuño y sin la mefítica factura yanqui. Sin embargo muchos(incluida cierta izquierda de miras cortas) no acaban de entender la naturaleza de estos procesos y facilitan con su crítica y su descalificación a la destrucción de lo único que nos ha resguardado en los últimos cien años de historia continental.
Con respecto al titular de este Blog (Atilio Boron) y su comentario de que es un falso revolucionario, déjeme decirle que no importa cual sea la idea que usted tiene de la esencia revolucionaria, pero ojalá el 1 % de los hombres latinoamericanos fusen capaces de la mitad -solo la mitad- de los esfuerzo vitales que emprendió el Dr. Boron por una América y un mundo más justo en los últimos 40 años. Y si un hombre que con más de 70 años da un promedio de 10 conferencias mensuales (a veces muchas más), escribe libros, da clases, entrevistas y produce ideas para la lucha viajando incansablemente por toda Nuestra América, no le parece "revolucionario", creo, estimado José Juan, que debería revisar algunas de sus concepciones. No dudo que son bienintencionadas, pero descaminadas de manera grave, si es que usted en efecto abraza ideas de izquierda. Si no es así, entonces es usted un hombre coherente con su ideario y un facilitador de toda dominación. Ahora le dejo a usted la última palabra, pues ya no intervendré más, para no alargar innecesariamente este debate. Fue un placer escribirle y lo felicito por invertir su tiempo en exponer ideas e indagar la realidad. Un abrazo y buena fortuna para usted y a todos los compatriotas ecuatorianos.

Jose Juan dijo...

Sobre asuntos personales no le voy a comentar, pero su frase:

"Correa, en tanto político, Estadista y humano, debe tener decenas de grietas criticables, lo que no podemos perder de vista su carácter ejemplificador de resistencia al imperialismo, sin olvidar, por supuesto, que con todos sus defectos y posibles falencias, ha dado a Ecuador (y a su pueblo), uno de los momentos más brillantes y dignos desde su Independencia." amerita una respuesta.

Decir que Correa es "estadista" es no tener idea de su trayecctoria de interminables insultos y represión a los líderes de grupos populares y su defensa ardorosa a los corruptos de su entorno.

Lo peor es decir "ha dado a Ecuador (y a su pueblo), uno de los momentos más brillantes y dignos desde su Independencia." ¿Sabe cúal es el endeudamiento del estado? Casi 70 000 millones de dólares. ¿Sabe cuánto es el monto de la corrupción?: 35 000 millones de dólares. ¿Sabe cuánto fue el ingreso del estado en los 10 años del correato? 250 000 millones de dólares. Si eso es brillante para el pueblo, cómo será lo opaco?
Bye Bye.

FOLLADORDEPROSTIS dijo...

Ernesto si el madurismo a sido tan maravilloso como juran los intelectuales de izquierda,entonces xq miles de venezolanos han emigrado últimamente a otros países de la region como Argentina y Chile????? si en Venezuela no hay crisis xq miles c han ido??? irónicamente han emigrado a países con gobiernos "neoliberales " ,gobiernos que los zurdos utópicos como tu tanto repudian....

top