6.1.2016

Sigue la nota, que publicará mañana Jueves 7 Página/12.



Venezuela: la tentación de una dictadura parlamentaria

(Por Atilio A. Boron ) La derecha venezolana estrenó su mayoría calificada en la Asamblea Nacional con un grito de guerra: desandar el camino iniciado en enero de 1999 cuando Hugo Chávez Frías juró sobre la moribunda constitución de la Cuarta República que impulsaría las transformaciones políticas, económica y sociales que el pueblo de Venezuela reclamaba desde hacía mucho tiempo. Más allá de las especificidades y los innegables problemas del momento actual lo cierto es que la irrupción de Chávez marcó un antes y un después en la historia no sólo de su país sino de América Latina y el Caribe. Después de Chávez nada seguirá siendo igual, y se engañan quienes piensan -en Venezuela como en la Argentina de Mauricio Macri- que se puede desandar el reloj de la historia. Así como la izquierda sabe que una circunstancial mayoría electoral no basta para garantizar el triunfo de la revolución, no es menos cierto que una favorable aritmética parlamentaria tampoco es suficiente para hacer lo propio con un proyecto reaccionario. Las clases y capas populares pueden estar muy descontentas con la gestión macroeconómica o con los estragos de la corrupción en la Venezuela actual, pero parece muy poco probable por no decir imposible que la paciente labor pedagógica de Chávez y el aprendizaje popular de todos estos años de sueños, luchas y realizaciones hayan caído en el olvido. Los problemas económicos del momento no alcanzan para cancelar los notables cambios en la conciencia de las clases y capas populares. El pueblo sabe lo que fue la Cuarta República, al servicio de quienes gobernó y quienes fueron sus personeros, muchos de los cuales aparecen hoy travestidos como si fueran impolutos representantes de la república. Y el chavismo, antes y ahora, podrá haber cometido muchos errores pero sus aciertos históricos superan ampliamente sus desaciertos. En ese sentido, el balance deja un saldo positivo que los problemas del momento no alcanzan a eclipsar. Y si la derecha se confunde y cree que una transitoria mayoría en la Asamblea Nacional equivale a una carta blanca para volver al pasado más pronto que tarde caerá en la cuenta de que el poder social es una construcción mucho más compleja y que excede los límites del ámbito parlamentario. Este es importante, sin duda, pero está lejos de ser una plataforma desde la cual impulsar un proyecto que recorte ciudadanía, atente contra derechos económicos y sociales y socave la soberanía nacional. Si, ensoberbecida, aquella tuviera la osadía de pretender avanzar por este camino e instaurar una suerte de dictadura parlamentaria sus temerarios mentores tropezarían rápidamente con una encarnizada resistencia social. Aprenderían, rudamente, lo que es la dualidad de poderes y la posibilidad de perder en las calles lo que ganaron en las urnas. La protesta plebeya asumiría bien pronto un inesperado (para ellos) protagonismo, demostrando la eficacia práctica de un contrapoder nutrido en la memoria histórica de un pueblo y en los sueños emancipatorios que Chávez supo inculcar entre los venezolanos y que son como las brasas aún ardientes debajo de las cenizas engañosas del momento, que un simple soplo las hará renacer con fuerza. Y ese aliento lo puede desatar la tentación de la derecha al caer en el fetichismo de lo que Marx llamó el “cretinismo parlamentario”: pensar que una mayoría legislativa equivale a una mayoría social, y que una momentánea, transitoria, supremacía electoral es suficiente para ejercer una dictadura parlamentaria. Por una de esas trampas de la dialéctica histórica, o de una hegeliana “astucia de la razón”, ese mal paso de una derecha ganada por el odio visceral hacia los plebeyos soliviantados podría ser lo que hoy necesita el alicaído chavismo para re-encenderse con fuerza en la noble tierra venezolana.   




7 comentarios:

Anónimo dijo...

"dictadura parlamentaria". Borón eleva la Asamblea dominada x la Mud al nivel de la Convención francesa. O sea q Borón ahora es antimadurista jajaj

Anónimo dijo...

¿Que querrá hacer la derecha venezolana? Ejercer su mandato conforme la Constitución. Nada más, con eso tiene bastante. El asunto es que la dejen, porque los chavistas son tan malos perdedores como los kirchneristas --o los izquierdistas más radicales-- en la Argentina, con el agravante de que en Venenzuela la oposición ganó por una diferencia mucho mayor que Macri en la Argentina. Pero no es que en Venezuela no se dan por enterados que perdieron abrumadoramente. Claro que lo saben. Por eso es que ahora inventan una "asamblea comunal", para contraarrestar a la Asamblea de la Constitución. O piden desconocer el mandato de cuatro diputados de una provincia.

¿Sabés cuál es el problema, Atilio? Es un problema constitucional, de respeto a una "Constitución burguesa", si querés, pero que, en principio, no tienen más remedio que respetar. Allup y la aplastante mayoría parlamentaria no bajaron de la Sierra Maestra. Fueron elegidos limpia y mayoritariamente por el pueblo de Venezuela. Ese es el problema que ustedes (y Maduro, y Diosdado Cabello, y todos los chavistas que abandonaron la Asamblea ayer, "protestando") no terminan de entender, de digerir.

Anónimo dijo...

Cómo respuesta al obnuvilado defensor de la circunstancial mayoría cipaya pro-yanqui, le informo que la "aplastante mayoría" llegó haciendo trampa... Por que algo que este señor está obviando es que, como ya se probó por parte de las autoridades chavistas venezolanas, aquel país está siendo desestabilizado por la acción estratégica del "golpe blando" pensado desde los EEUU(para más info ver: Gene Sharp). De todas formas, todos los venezolanos estaban avisados y aún así muchos votaron a la derecha... Lo mismo que en Argentina, con la diferencia que en mi país, la gente que votó al 51% (Macri) vivía en una situación mejor y se dejó manipular por toda la basura que tuvo al alcance de su control remoto, proporcionada por un oscuro plan de la corporación mediática "Clarín" (al servicio de la Embajada de EEUU). Vienen tiempos muy duros para los argentinos... Que nadie digan que no le avisaron... Ahora resta organizarse y salir a las calles...
Roberto

FOLLADORDEPROSTIS dijo...

Atilio parece olvidar que hace como 10 años cuando la derecha en Venezuela boicoteo unas elecciones legislativas el chavismo paso a controlar el 100 % de la asamblea nacional,no habia ni 1 solo senador o parlamentario opositor,ahi Atilio la tildo de "una dictadura parlamentaria"???? ahora la derecha no tiene la misma mayoría total y hay chavistas en la asamblea, es cierto que esa mayoría derechista es "temporal" como en el pasado lo fue la chavista, así es la política como en el futbol 1 día ganas y el otro día pierdes,ahora perdio el chavismo así como en el pasado ganaron, la derecha en la asamblea podrá hacer una gestión buena,regular o mala pero ya gano y es hora que Atilio y demás intelectuales de izquierda reconozcan la derrota y dejen de llorar como magdalenas .

Ruben dijo...

"La irrupción de Chávez marcó un antes y un después en la historia no sólo de su país sino de América Latina y el Caribe",a esto se debe el profundo odio que sienten la derecha latinoamericana y el imperialismo yanqui hacia la revolución bolívariana y es por ello que siempre intentaron destruirla.

FOLLADORDEPROSTIS dijo...

Ruben,deja de tapar el sol con 1 dedo,pajarito Maduro es tan impresentable y su desgobierno 1 desastre que incluso muchos chavistas descontentos con el votaron x primera vez a la derecha venezolana ,xq crees que el chavismo perdio x goleada ??? 99% de la responsabilidad de la derrota x goleada del chavismo es culpa de pajarito Maduro,y no vengas con la misma vaina de que "el imperialismo y la derecha odian al chavismo" que ese odio no evito que en el pasado el chavismo fuera el que ganara .

Ruben dijo...

Follador,hicieron todo lo posible para destruir al chavismo pero no lo lograron ni lo lograrán,,el chavismo llegó para quedarse al igual que el kirchnerismo,el evismo,el correismo y los demás movimientos progresistas y de izquierda.Estos espacios políticos podrán perder elecciones ,pero esto no significa que van a desaparecer ,como desea la desea la derecha latinoamericana.Follador,tarde o temprano un movimiento de estas características triunfará en Perú,un país con una gran tradición de lucha y resistencia ,la tierra de Tupac Amaru y así podrá sacarse de encima a esos parásitos neoliberales que lo gobiernan en las últimas décadas como Alan García,el corrupto y asesino Fujimori,Toledo y el milico Humala.

top