(Por Atilio A. Boron) El resultado de las elecciones del pasado domingo no fue un rayo en un día sereno. Un difuso pero penetrante malestar social se había ido instalando en la sociedad al compás de la crisis general del capitalismo, las restricciones económicas que impone a la Argentina el agotamiento del boom de las commodities y la tenaz ofensiva mediática encaminada a desestabilizar al gobierno. Era, por lo tanto, apenas cuestión de tiempo que esta situación se expresara en el terreno electoral. Ya las PASO (elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) celebradas el 9 de Agosto habían sido una voz de alarma, pero no fue escuchada y analizada por el oficialismo con la rigurosidad requerida por las circunstancias. Prevaleció una actitud que para utilizar un término benévolo podríamos calificar como “negacionista”, gracias a la cual la autocrítica y la posibilidad de introducir correctivos  estuvieron ausentes, con las consecuencias que hoy estamos lamentando.



Me ceñiré, en este breve análisis, a algunos aspectos más relacionados con la estrategia y la táctica de la lucha política adoptadas por el Frente para la Victoria en los últimos meses. Dejo para otro momento la realización de un balance de la experiencia kirchnerista en su integralidad y con sus múltiples  contradicciones: asignación universal por hijo y concentración empresarial; extensión del régimen jubilatorio y regresividad tributaria; desarrollo científico y tecnológico (ARSAT I y II, etcétera) y sojización de la agricultura; orientación latinoamericanista de la política exterior y extranjerización de la economía. Algo he dicho al respecto en el pasado y no viene al caso reiterarlo en esta ocasión. Volveré sobre este tema en un escrito futuro, sin el apremio del momento actual. Tampoco me referiré, por ejemplo, a cuestiones que remiten a un arco temporal que trasciende la actual coyuntura electoral, como por ejemplo la llamativa ineptitud para construir un sujeto político y hacer de “Unidos y Organizados” una verdadera fuerza plural y frentista y no un cascarón vacío cuya única misión fue apoyar, sin ninguna eficacia práctica, las medidas del gobierno. O a la asombrosa  incapacidad para preparar, al cabo de doce años de gobierno, un liderazgo de recambio que no fuera Daniel Scioli, un político nacido del riñón del menemismo. O a la suicida actitud, seguida hasta hace unos pocos meses, de descalificar y hasta ridiculizar a quien, al final del camino, era el único candidato con el que contaba el kirchnerismo a la hora de enfrentar la riesgosa sucesión presidencial. Es decir, se vapuleó a una figura, contra la cual no se ahorraron ninguna clase de ofensas y humillaciones, sin percibir, en la alegre ofuscación de los cortesanos del poder, que era la única carta con la que contaban y que poco después deberían vergonzosamente aferrarse a ella, cual clavo ardiente, en una desesperada tentativa por salvar “el proyecto”. Dejo a la imaginación de los lectores la calificación de esta actitud.

Más cercano en el tiempo se cometieron varios errores de estrategia política de incalculables proyecciones: para comenzar, la decisión de no apoyar a Martín Lousteau en el balotaje por la jefatura de gobierno de la ciudad de Buenos Aires en contra de Horacio Rodríguez Larreta, el delfín de quien hoy aparece como el probable verdugo del kirchnerismo. De haberse actuado de esa manera, dejando de lado un absurdo fundamentalismo, el macrismo habría perdido la ciudad de Buenos Aires y se le habría propinado un golpe -si no mortal, al menos demoledor- a la candidatura presidencial de Mauricio Macri. Esta ofuscación del FPV, de la cual participaron desde la Casa Rosada hasta el último militante, fue una bendición para la derecha ya que le permitió nada menos que conservar en su poder a la ciudad de Buenos Aires y salvar el futuro de su principal espada política. Pocos casos de miopía política pueden igualarse a este.

Pero la carrera de errores no se detuvo allí. Con la intención de salvaguardar la pureza ideológica de la fórmula kirchnerista, y ante la desconfianza suscitada por Daniel Scioli y su sinuosa trayectoria política no se tuvo mejor idea que proponer como candidato a vicepresidente a Carlos Zannini. Al optar por el Secretario Legal y Técnico de la Presidencia se configuró una fórmula “kirchnerista pura”, buena para aplacar la ansiedad de los propios pero absolutamente  incapaz de captar un solo voto por fuera del universo político del kirchnerismo. Esta decisión pasó olímpicamente por alto todo lo que enseñan los manuales de la sociología electoral, que dicen que para obtener una mayoría hay que presentar una oferta política capaz de atraer la voluntad no sólo de los ya convencidos -el núcleo duro de una fuerza partidaria- sino también de quienes podrían ser atraídos por otras razones: rechazo a las fuerzas anti-kirchneristas, cálculo oportunista o tendencia a “votar a ganador”, entre muchas otras. Pero la fórmula Scioli-Zannini cerraba todas estas puertas, como se comprobó el pasado domingo y se quedaba enclaustrada en el voto kirchnerista, importante para insuficiente para obtener la diferencia que hubiera evitado el temido balotaje.

A lo anterior se agregó otro yerro inexplicable: el empecinamiento en proponer como candidato a la gobernación de la crucial provincia de Buenos Aires, que con casi el 38 % del padrón nacional es la madre de todas las batallas políticas en la Argentina, al Jefe de Gabinete de Ministros de la Presidenta Cristina Fernández, Aníbal Fernández. Este fue víctima de una tenaz e inmoral campaña de desprestigio que lo convirtió en el personaje con mayor imagen negativa de la provincia. Pese a ello se insistió tercamente en una candidatura que solo representaba a los propios y que perdía por completo de vista el complejo panorama electoral de la provincia. El resultado fue una derrota inapelable a manos de una candidata opositora, María Eugenia Vidal, que carecía por completo de experiencia en ese distrito ya que se había desempeñado en los últimos ocho años como Vice Jefa de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, acompañando a Mauricio Macri. Justo es reconocer que en esta derrota existen responsabilidades concurrentes: la mala imagen de Fernández se articuló con la pobre gestión de Scioli en la provincia. Si esta hubiera sido algo mejor Vidal no podría haberse alzado con la gobernación. Por ejemplo, si en lugar de dotar a la provincia con los tan publicitados 85.000 nuevos policías el gobernador saliente hubiera designado una cifra igual de nuevos maestros seguramente otro habría sido el resultado. En todo caso, cuesta entender las razones del tan pernicioso como costoso empecinamiento en sostener una candidatura como la de Fernández en esas circunstancias.

Por último, en este breve racconto, otro error fue la decisión de hacer que Scioli desplegase una campaña en la cual fuera lo más parecido posible a Cristina y cuyo eje central fuese la cerrada defensa de la gestión presidencial, sin ninguna proyección a futuro. Contra quienes proponían como slogan el cambio -de ahí el nombre de la alianza derechista: “Cambiemos”-  o quien como Macri demagógicamente exaltaba la “revolución de la alegría”, Scioli aparecía como un político triste y  titubeante, a la defensiva, e históricamente maltratado por la presidenta y su entorno, debilitado por las críticas recibidas desde la Casa Rosada, la Cámpora, Carta Abierta y con un libreto que lo condenaba a posicionarse como un acérrimo defensor del “proyecto”, sin la menor posibilidad de aludir a todo lo que faltaba hacer en el mismo, como una reforma tributaria integral, la estatización del comercio exterior y la implementación de una heterodoxa política antiinflacionaria que evitase la licuación de una parte nada desdeñable de la cuantiosa inversión social del gobierno de Cristina Fernández. Los resultados están a la vista.

Habría otras cuestiones por señalar, como el faltazo ante el debate con los otros candidatos presidenciales, que lo disminuyó aún más antes los ojos de la opinión pública y el oportunista anuncio, hecho sobre la hora, de duplicar el piso salarial para el impuesto a las ganancias, algo que el gobierno nacional tendría que haber hecho hace mucho. En todo caso, parecería que ciertos cambios habidos en la estructura social argentina y en el clima cultural imperante en el país, fuertemente semantizados por el terrorismo mediático lanzado por la derecha; cambios producidos precisamente por las políticas de inclusión social del gobierno de CF, no operaron en la dirección de otorgarle mayor sustentabilidad al proyecto sino todo lo contrario, en línea con tendencias ya observadas en países como Brasil, Bolivia, Ecuador y Venezuela y que es incomprensible que hubieran sido pasadas por alto en la Argentina. No necesariamente los sectores populares que mejoran su situación socioeconómica y cultural gracias a la acción de los gobiernos progresistas y de izquierda luego lo recompensan con su voto, y en la Argentina del pasado domingo esto fue muy elocuente. Hace tiempo que hemos venido advirtiendo que, ante la ausencia de una sistemática labor concientizadora y de formación ideológica –la célebre “batalla de ideas” de Fidel- el boom de consumo no crea hegemonía política sino que termina engrosando las filas de los partidos de la derecha. 

Dado lo anterior, revertir lo ocurrido en la primera vuelta electoral aparece como una empresa muy difícil aunque no imposible. Habrá que intentarlo, para evitar que la Argentina sea la punta de lanza de un proceso que, ahora sí, podría ser el inicio del “fin de ciclo” progresista en la región, algo que hasta hace unos pocos días parecía poco probable. De hecho, si el candidato del kirchnerismo es derrotado en el balotaje sería la primera vez que un gobierno progresista o de izquierda es vencido en las urnas desde el triunfo inaugural de Hugo Chávez en diciembre de 1998. Hasta ahora, todos esos gobiernos fueron ratificados en las urnas y sería lamentable que la Argentina rompiera con esa positiva tendencia. Tenemos una responsabilidad regional de la cual no podemos sustraernos: una victoria de Macri sería un golpe mortal para la UNASUR, la CELAC y el mismo Mercosur. Además, la Argentina se realinearía incondicionalmente con el imperio y este redoblaría su ofensiva en contra de los gobiernos bolivarianos, cada vez más privados de apoyos externos. Como latinoamericano y marxista no puedo ser indiferente ante la amenaza que representa un eventual gobierno de Macri que se uniría de inmediato a Álvaro Uribe, José M. Aznar y sus mentores norteamericanos en su pertinaz cruzada para erradicar de la faz de la tierra al chavismo, a los gobiernos de Evo y Correa y para propiciar el “cambio de régimen” en Cuba. Es decir, para liquidar definitivamente todo rastro de antiimperialismo en América Latina. Nadie situado genuinamente en la izquierda política podría contemplar distraídamente esta posibilidad ni dejar de hacerse cargo de enfrentarla con todas sus fuerzas. Desgraciadamente, llegados a este punto, no tenemos mejores opciones que la de apoyar al FPV para aventar el riesgo de un mal mayor, sabiendo empero que si lográsemos triunfar en este empeño tendríamos que darnos de inmediato a la tarea de construir una verdadera alternativa política de izquierda porque el kirchnerismo, con sus aciertos, sus errores y sus limitaciones ideológicas, no lo es y no puede serlo.

¿Podrá Scioli doblegar a su contrincante en el balotaje? Dependerá de cómo diseñe su estrategia de campaña para estas semanas. Los dos debates con Macri pueden ser la llave del triunfo, si es capaz de pasar a la ofensiva y demostrar que tras la vaguedad discursiva de su oponente se esconde un brutal programa de ajuste. Pero no le bastará con eso. Tendrá también que dejar de circunscribir su discurso a la defensa de la obra del kirchnerismo (algo para lo cual la presidenta Cristina Fernández no necesita ayuda porque lo hace infinitamente mejor que él), definir nuevas prioridades y salir con propuestas concretas en materia económica, social, cultural e internacional que le permitan persuadir a la opinión pública que podrá ser el presidente que comience a hacer todo aquello que el kirchnerismo, en otros momentos, reconocía que aún restaba por hacer y no hizo. Y que lo diga con convicción, sin pedirle permiso a nadie ni esperar la palmadita afectuosa de la Casa Rosada. Es una tarea difícil pero no imposible. Enfrente suyo no tiene a un De Gaulle o un Churchill sino a un insulso producto de un astuto marketing político, apoyado por el aparato publicitario de la derecha imperial. Difícil, repito, pero lejos de ser imposible. Ojalá que le vaya bien porque, aunque algunos se empeñen en negarlo, en este balotaje también se juega el futuro de los procesos emancipatorios y de las luchas antiimperialistas en América Latina.


36 comentarios:

Anónimo dijo...

Atilio, debo reconocer tu sentido de responsabilidad y sensatez en un momento como éste, crucial no sólo para nuestro país sino para todos los pueblos latinoamericanos. Una lástima que no todos los compañeros bienintencionados de la izquierda puedan percibir todo lo que nos estamos jugando en estas elecciones.

Anónimo dijo...

Me causa gracia que crean que el gobierno de FPV no es imperialista ni derechista. Desgraciadamente les hicieron creer el verso de que les importa la gente, cuando lo único que les importa es la plata!!!!!! no les interesa que la gente tenga educación y medios, les interesa que la gente sea ignorante y pobre y que los siga votando!! nos quieren hacer creer que son "zurdos" cuando en realidad bien se sabe que en la época de la dictadura le robaron propiedades a los pobres desaparecidos. Es hora de que nos despertemos y dejemos de creerles el discursito barato y populista. Todavía le vamos a creer que quiere la igualdad para todos? mientras ellos y sus alrededores viven como reyes. Es admirable lo que logro este gobierno, en relación a creernos que hacen algo por el pueblo, es mentira!!!!! Sus ideas son peor que las del capitalismo, porque quieren todo para ellos haciendole creer a la gente que hacen cosas por el pueblo. Mucho cuidado!

Anónimo dijo...

Felicito por el detalle tan específico de la situación. En mi barrio esto sería "pierden la presidencia por pelotudos". Ojalá pueda revertirse y Macri sea solo lo que es: UNA PANTALLA DE HUMO

Fernando dijo...

Muy buen artículo,aunque algunos argumentos están elaborados a partir del "diario de lunes",como el de la derrota de Aníbal Fernández,quien,hasta las elecciones,era favorito indiscutido por todos los sectores.Por otra parte,este electorado que le está dando más chance a Macri es el mismo que se cree que éste podrá quitar retenciones,bajar impuestos y no recortar derechos adquiridos sin explicar de dónde sacará los recursos,mientras que enfrente hay 12 años de gobierno en dirección clara y definida,con la nada fácil tarea de haber sacado al país de la peor crisis de su historia,que fue generada por precisamente los que ahora se presentan como "el cambio".¿La gente no es capaz de ver esta obviedad? Si así fuera,no hay candidato de poderes sobrenaturales que pueda en contra de la ceguera.No es un problema de Scioli,porque antes estuvo Randazzo y se lo criticó porque era muy frontal,etc,etc y se lo apartó en favor de la moderación de Scioli,en la creencia de que éste sería más eficaz para atraer a los sectores independientes,de centro y demás.Por último,el kirchnerismo siempre salió de las crisis electorales hacia adelante,redoblando la apuesta;esto indicaría que su carta de triunfo es profundizar su identidad antes que camuflarla.En ese sentido,el componente de Zannini me parece de crucial importancia.

Anónimo dijo...

Un lujo el artículo Atilio, expresa en resumidas cuentas mi pensamiento. Aunque no soy partidario del FPV, puedo decir que estoy de acuerdo en parte con lo logrado por este gobierno y en muchas otras no. Eso no significa que tengamos que tirar por la borda muchas cosas que costó muchísimo conseguir y comenzar todo de nuevo. No es posible que un gobierno construya hasta los dinteles y cuando se va el que entra tire todo o parte de la obra porque no le gusta el estilo. Así nos pasamos la vida construyendo el país...
El día que como ciudadanos comprendamos que tenemos que "corregir" y no "cambiar" lo que se ha hecho mal seguro podremos crecer de una vez por todas como un país soberano.
Tenemos que seguir construyendo, pero juntos. Creo que los discursos que profesan los políticos generalmente son de izquierda para lograr votos pero las políticas aplicadas en la mayoría de los casos son de tendencia derechista. De todas formas no creo en los extremos políticos, pero muchísimo menos creo en Macri, me parece un oportunista mediático que solo persigue fines personales sin importarle en absoluto la gente. No me trago el cuento cuando veo hablando con gente humilde de barrios carenciados para la campaña política haciéndoles creer que les importa. La clase trabajadora solo es un número para este personaje nefasto.
Lamentablemente si llega a la presidencia, todos los que lo hayan votado se darán cuenta al cabo de un tiempo, aunque tarde, que habremos perdido el objetivo social que debe tener todo gobierno.
Por eso NO "Cambiemos"... "CORRIJAMOS"

Anónimo dijo...

Estimados, la peor crisis de la Argentina se la bancó Duhalde y Nestor Kirchner heredó al miniatro de economía con todo su grupo y es el artífice del crecimiento en la Argentina, después le dieron un besito y un apretón de manos y lo rajaron. La soja estaba a 600 dólares la tonelada y la plata entraba a montones, la única magia que hicieron fue dilapidar todo ese dinero y robárselo. Brasil en el mismo período sacó de pobre a clase media al 10% de su población o se a a toda la población de la Argentina. Nosotros no hicimos nasa de eso, por el contrario subsidiamos a todos especialmente a las clases mas pudientes otorgándoles pasajes al exterior a un dolar regalado, gastando fortunas en AA. ,para la gente pobre que no viaja en avión. Dando subsidios a personas necesitadas, lo cual es correcto, pero con la condición de que no trabajara por po menos en blanco porque sino pierde el subsidio, o sea los mantiene pobres, ignorantes y con un voto cautivo porque sino los punteros le sacan esos miserables pesos de subsidios. Esto es el gobierno popular y nacional donde se compraron todos los medios, donde se enriquecieron con los dineros del pueblo, donde todos son sospechados y algunos con causas firmes de corrupción, malversación de fondos, enriquecimiento ilícito, con un vicepresidente acusado de todos los delitos habidos y por haber. Un gobierno sospechado por haber matado a un fiscal de la nación. Con un acuerdo con Irán por el tema se Amia, donde invitaba al gobierno a investigar el atentado que ellos mismps provocaron,, encima de todo dicho tratado es anti constitucional, el cual fue votado por sin discusión alguna, digamos un trámite express. Dejaron con el blanqueo de capitales que entraran cuanto colombiano y mexicano narcotraficante anduviese suelto, creando la ola de inseguridad jamás vivida en la Argentina. Pusieron a los gendarmes a pedir los documentos en capital y en el conurbano dejando liberadas las fronteras. Esto no es izquierda ni nada esto son un banda de ladrones, asesinos y mafiosos...La verdad que estos 12 años fueron un verdadero cambio especialmente de mentalidad, donde se perdió la educación, la salud, el respeto al otro por pensar diferente y el amor al trabajo y a progresar.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por el análisis que ha realizado. En mi caso particular, puedo hablar sobre una pequeña porción de la realidad, en el año 2006 ingresé a trabajar a una AFJP pude comprobar en carne propia lo peor de un sistema egoísta y manipulador, para no ser tedioso, nosotros vendíamos a personas que tenían RDI (retiro definitivo por invalidez) y Pensión por fallecimiento, (quiénes resultaban totalmente perjudicadas) Rentas Vitalicias y hoy hay personas que están cobrando por esos beneficios $1200 o menos con una rentabilidad ficticia y no pudiendo reclamar a nadie ya que las empresas vendieron y las compraron compañías de seguros que el beneficiario no contrató. Como es de público conocimiento a fines de 2008 se estatiza el sistema previsional y pasamos al sistema de reparto dónde si bien tenemos mucho que mejorar obviamente el haber mínimo (discutible) pero contamos al frente para hacer valer nuestros derechos el estado no empresas que pasan de mano en mano sin conocer yo cómo beneficiario quienes son. Coincido plenamente que hay mucho para corregir, otras cosas para profundizar y otras para evaluar otro camino pero no y estoy segura para el cambio drástico a un sistema que a mi humilde entender no nos lleva a un buen puerto a nosotros los ciudadanos. Gracias por dejarme contar una pequeña realidad vivida que esperemos no tengamos que repetir

josé dijo...

Ante todo, como siempre tan esclarecedor Atilio.
Quiero opinar que el apoyo a Scioli para mí tiene que ver con la presión que el sector más (no sé si decir) comprometido -hablo de aquellos que percibimos esos avances que a nivel social han sido significativos de algún modo; sea la Asignación Universal, la "democratización" de los medios, los créditos- repito, es la presión que este sector puede ejercer sobre alguien como Scioli, muy distante de poder ser así con Macri. Igual esos avances no están ni a mitad de camino, o quizá sea necesario darles un rumbo que vaya en serio hacia donde los sectores que durante más de 30 años los fueron construyendo.
Aunque estoy de acuerdo que estos dos candidatos van para el mismo lado, la tarde o temprana reinvención del capitalismo, un asco!
Por eso voto por hacer algo distinto en el barrio todos los días.

Anónimo dijo...

La exageración ideológica y la parcialidad continúan siendo sello distintivo de Atilio en este blog. Pruebas al canto: "una victoria de Macri sería un golpe mortal para la UNASUR, la CELAC y el mismo Mercosur. Además, la Argentina se realinearía incondicionalmente con el imperio y este redoblaría su ofensiva en contra de los gobiernos bolivarianos, cada vez más privados de apoyos externos. Como latinoamericano y marxista no puedo ser indiferente ante la amenaza que representa un eventual gobierno de Macri que se uniría de inmediato a Álvaro Uribe, José M. Aznar y sus mentores norteamericanos en su pertinaz cruzada para erradicar de la faz de la tierra al chavismo, a los gobiernos de Evo y Correa y para propiciar el “cambio de régimen” en Cuba."

Nada que ver, además de exageración ideológica y parcialidad, nuestro buen profesor parece tener una bola de cristal de dudosa certidumbre. No sé de dónde saca que un triunfo de Macri nos alejaría necesariamente de la CELAC y la UNASUR. De lo que sí nos alejaría, Dios quiera, es del alineamiento automático que tenemos con Venezuela, por ejemplo, en las cumbres de la región, como ocurrió en Brasilia hace no mucho tiempo. Tampoco Macri va a enemistarse con Cuba, ni siquiera alejarse de ella. En su mente, aunque no se lee en este artículo, Atilio debe comparar a Macri con el ex presidente de Chile, Piñera. Bien, ¿acaso Piñera rompió relaciones con Cuba o con Venezuela?

Pero lo que sí ocurrió en Chile con Piñera y podría ocurrir con Macri dentro de tres semanas, es que un pueblo decida cambiar de rumbo por el voto popular, entre varias opciones, y pasar "del progresismo a la derecha". Algo imposible que suceda en la isla bienamada de Atilio, donde no hay elecciones libres, con varios partidos, hace casi sesenta años. Y casi imposible que suceda en Venezuela, al menos si leemos los deseos de Nicolás Maduro, que ya está amenazando contra un triunfo opositor en las elecciones de diciembre.

En realidad, quizás Atilio desea que nuestra economía y nuestra seguridad urbana sean las de Venezuela, de las peores de la región sin ninguna duda. ¿Eso es progresismo?

Lo que me extraña es que no confiese abiertamente que su concepción de la política y del bienestar de los ciudadanos, la más coherente con su pensamiento, es la del Frente de Izquierda de Nicolás del Caño y Miriam Bregman. ¿Eso desea para nuestro país? ¿Cuántos votos sacaron esos dos?

La necedad, la terquedad y el dogmatismo políticos, con el paso de los años, nublan cada vez más la vista, qué le vamos a hacer.

Luis dijo...

En estos días son pocos los que tienen la honestidad para escribir lo que piensan, por eso este articulo es de mi agrado y lo felicito.
Quería agregar algunas cosas: no desconfiábamos de Scioli por una imaginación febril, eran por datos de la realidad, siempre quiso desmarcarse del kirchnerismo. Sobre Buenos Aires hay que tener en cuenta el internismo que no colaboró para nada en la victoria de Anibal Fernandez.
Por último es cierto que Macri es cartón pintado, lo malo que Scioli también lo es.

juan imassi dijo...

Hasta hace meses no. Lo sigue limando. En su discurso en la rosada dijo "el FPV se va apresentar al ballotagge" jamas vi un tecnino que en el 1er tiempo va ganado por 2 goles y aclara "en el 2do tiempo nonos vamos a retirar" Ademas critico la prpouesta del 82% destinada a seducir al electorado de massa. Ni lo nombró. Vota por mi proyecto. Sabes que no te creo Atilio? Que no hayas pensado que Cristina se juega , no la Dilma, sino la Bachelet, volver en 4 años con toda la gloria. muertos ya los perdedores solo le quedaria ganarle la interna del peronismo a massa, que no la tiene facil. Dime no lo pensaste? Te falto decir que construyo a Macri polemizando con el y levantandolo desde 2011 cuando no existia y el segundo era Binner con el 17. 4 años de trabajo maquiavelico. Cristina es el mejor cuadro de Argentina, los demas vienen 2000 kms atras.

ricardo lastre dijo...

pedazo de hijo de puta hasta hace dos segundos vos y tus amigotes del PC le chupaban el culo a los K y ahora decis que no son ni seran alternativa. Ademas mentis descaradamente Bachelet perdio con Piñera y despues volvio no sera eso lo que quiere tu Jefa espiritual Cristina o vos crees q Bachelet es la derecha. Ustedes los del PC son un faro en la niebla donde Uds estan no hay que estar

Seba dijo...

Una vulgar sarta de falacias que sólo se puede tragar un pelotudito de los que militan en los grupos de tareas de los regímenes pseudoizquierdistas que apestan Latinoamérica. No sé si Borón es un cínico malnacido o apenas otro viejito con andropausia ideológica como los adolescentes tardíos de Karta Abierta; en cualquier caso, es un personaje nefasto para cualquier sociedad.

Guillermo Pablo dijo...

Contundente. Muy aclaratorio. Gracias.

FOLLADORDEPROSTIS dijo...

"Un político nacido del riñón del menemismo" jajajaj pero si los Kirchner fueron menemistas en los 90's!!! en youtube hay videos de Kirchner elogiando a Menem! algo que los intelectuales de izquierda y pagina 12 nunca mencionan! algo que Atilio no menciono es que la gigantesca corrupción del kirchnerismo fue una de las razones que la gente no voto x Scioli,ademas de ser 1 tipo sin carisma y aburrido,y como le fue al candidato de Atilio el Nicolas Del Caño y su frente de izquierda?? saco 3.3%!!! jajajaj la izquierda argentina es como la selección peruana de futbol ,no le ganan a nadie!!!!! que Atilio deje de vender humo que una victoria de Macri "sera el fin de la izquierda en latinoamerica" sera el fin del kirchnerismo pero no de los demas gobiernos de izquierda,en las ultimas elecciones en Brasil,Uruguay,Ecuador,Bolivia y El Salvador gano la izquierda ,si gana Macri la culpa sera en gran parte x la corrupción gigantesca del kirchnerismo ,casi igual a la del menemismo,algo que Atilio y demás intelectuales de izquierda jamas han mencionado, x ultimo acaso los derechistas Martinelli,Santos y Piñera hicieron una "cruzada contra el chavismo" una vez que llegaron al poder???? pues no!!! incluso fueron a su funeral el 2013!

FOLLADORDEPROSTIS dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=A8ge9L1BGi8

ahi esta el idolo de los intelectuales de izquierda Nestor "el tuerto " Kirchner elogiando al tan odiado x los zurdos Carlos "el turco " Menem jajajaj eso es algo que Atilio , demás intelectuales de izquierda y el legendario periódico de izquierda pagina12 nunca han mencionado todos estos años,y el manco Scioli fue igual de menemista jajajaj

mutatis mutandis dijo...

Te felicito. Sos el unico que logra hacer un analisis desprovisto de la chachara partidaria habitual

elbejorro dijo...

Entonces el proceso lstinoamericanista renacería gracias a Scioli! Si, claro!

Anónimo dijo...

No te equivoques, querido Follador: Página 12 es zurdo AHORA, en manos de los K. Ese diario fue fundado por el héroe Jorge Lanata, al que nunca le pudieron rebatir una de sus notas.

mutatis mutandis dijo...

Todos estos supuestamente excelentes analisis del universo kirchnerista y proto-kirchnerista siempre adolecen del misma asimetria argumentativa, reñida con la realidad. Mientras que los ajenos (Scioli, Marcri) estan expuestos a cuando vicio se te pueda ocurrir, los propios (Cristina, Anibal) son impolutos y solo caen por ser victimas de campañas mediáticas. Vamos gente, sean un poco mas humildes! Que critiquen a Scioli no es hacer autocritica en serio!!

Fernando dijo...

mutatis mutandis: primero.este es el momento menos oportuno para una autocrítica,en medio de una campaña electoral donde se define el futuro del país y la región.Segundo,quien incurra en el error de decir que algún integrante del espacio kirchnerista es impoluto,seguramente no se contará entre los miembros más lúcidos de ese espacio,y no suele ser ese el cariz de las caracterizaciones de ninguno de los funcionarios de este gobierno.Tercero,que ha habido campañas mediáticas y las sigue habiendo,es innegable.Por último,decir "proto-kirchnerista"...¿no es un poquito despectivo?

Mariano Arrigoni dijo...

Todo lo que se hable en este momento pecará de ser habladuría.
Si bien casi todo es argumentado, coherente, creo que la coyuntura de incendio nos debe llevar a lo que en una línea es: apoyar a Scioli para que no gane Macri. Punto. Y luego, reforzados, marcar la cancha.
Como dice Atilio, nadie que se reconozca de izquierda puede ser tan mezquino respecto a esta situación actual. Lo comparto plenamente.
Vienen momentos complejos.
Pero, pregunto sin metáfora despistante y tratando de ser concreto, ¿A quién se le resiste mejor?, ¿A quién se le podrá exigir más?.
Y sobre todo ¿Quién tiene más capacidad de daño social?. Ahí el dato.

Lamentablemente "en blanco" no es un candidato y no gobernará.
Yo voto a Scioli decididamente pues puedo marcarle mejor la cancha. No puedo dejar de ver quienes también están tras él, que movimientos, organismos y organizaciones sociales (de izquierda y otros) con quienes comparto profundamente posturas y políticas. Somos muchos ahí armando barricada, contención y camino.
Los votos no siempre son por total empatía con la fuerza a la que se vota.
Es una ilusión ingenua andar pensando que el voto define ortodoxamente la identidad política y hasta de vida. Es un argumento vetusto.
No me haré cargo de lo que un eventual gobierno de Scioli lastime el tejido social. Ahí estaré resistiendo y marcándole el no rotundo.

¿Cuán pedante serán las izquierdas mezquinas partidarias que se autoexcluyen del conjunto social?. Las izquierdas mezquinas no creen ser parte de las sociedades que se derechizan. Son activos y orbitantes actores colectivos sociales solo si la izquierda avanza pero no si la derecha avanza.
La izquierda nunca debe perder su condición de generosidad, adn casi de su genética política.
El poder de daño que un gobierno decididamente de derecha tiene es abrumador.
No puedo ser tan mezquino de permitir eso.
Me correrán con la vana argumentación del "mal menor". Pues bien, diganmé ¿Dónde está el bien mejor?.
Siempre las organizaciones de bases populares, sindicales genuinas, organismos de izquierda y movimientos sociales reivindicativos de mayorías y minorías excluidas seguirán organizadas gobierne quién gobierne, por suerte es así. Pero depende quién gobierne cuanto se podrá avanzar, resistir y crecer.

Entre Scioli y Macri, Scioli, sin dudas.
Debo obligarme a salirme de mi centro y al desplazarme puedo ver que Macri y Scioli no son lo mismo. Sus contenciones partidarias no son lo mismo.
Seamos generosos, no quiero que muchos hermanos y hermanas del todo social que conformamos se vean afectados. Y ya me cansa que mientras desde escritorios y marchas de izquierdas y de progresismos discursivos se llama a apoyar un voto en blanco o un "no" voto.
Yo escribiendo y ustedes leyendo, todos tenemos suficiente espalada social. Nuestra comodidad nos nubla de la empatía que debemos sentir y tener con quienes no tienen red de salvataje. Hagámonos cargo de nuestra carga social de privilegio que nos da una cama donde dormir, la (casi natural) opción de comer todos los días todo el día, la opción de elegir trabajos, la opción de desarrollarnos y educarnos constantemente. Y si eso se viera afectado, tenemos el suficiente sistema armado tras de nosotros que nos permitirá más o menos seguir en esa. ¿Los que no?.
No seamos mezquinos y no seamos irresponsables.
El sistema en el que vivimos es cloacal, ni respirar se puede pero el kircherismo ha ventilado y nos ha dado la posibilidad de respirar mejor, nos ha tendido varias herramientas para caminar mejor en esta cloacalidad. Incluso se han fortalecido miradas y movimientos que plantean salidas definitivas de un sistema tan perverso
Pero sería de una irreponsabilidad social mayor querer poner en riesgo esos aires mejores que respiramos. Aires mejores que ayudan a estar más lúcidos, más alimentados en pleno sentido.
Uno de esos dos nombres gobernará. No hay escapatoria a eso.
Seamos generosos y responsables.
No seamos tacaños sociales.

Anónimo dijo...

Leyendo este artículo, me fue surgiendo un gran interrogante: ¿por qué Borón sigue queriendo que triunfe el FPV? Es palpable su lucha interior, reconociendo por un lado los numerosos desaciertos del kirchnerismo, y por el otro lado anhelando su triunfo el 22 de noviembre. Y todo esto, convengamos, escrito en un estilo mucho mejor que el de Carta Abierta.
La respuesta parece ser que a Borón le importa más la perspectiva latinoamericana que la argentina: sin un triunfo del FPV, se desmoronará la izquierda en el continente. Este razonamiento peca de dos errores. En primer lugar, categoriza al kirchnerismo como perteneciente a la izquierda. Es bastante dudoso eso. Parafraseando a Borges: "el peronismo y sus variantes no son de derecha ni de izquierda: son incorregibles". Y en segundo lugar, comete el antiguo error típicamente argentino (o porteño) de creer que el país juega un papel protagónico en el continente. Capaz que alguna vez haya sido así, pero en la actualidad lo que ocurre en otros países latinoamericanos es independiente (afortunadamente) de los vaivenes en la Argentina.

Hasta donde pude ver, Borón hasta ahora no ha reaccionado a los comentarios en este blog. Sería bueno que lo hiciera, ya que el debate hace avanzar el conocimiento!

Jur Schuurman
Amsterdam, Holanda

Jorge dijo...

Me parece un buen análisis, pero me gustaría haberlo escuchado del FPV como autocrítica y verlos dispuestos a dar un golpe de timón al proyecto.
Por otra parte ya estoy un poco cansado de los permanentes enfrentamientos que tenemos los argentinos, tipo Ford-Chevrolet, River-Boca, Peronistas-Antiperonista y un largo etc. Despues de todo no somos todos argentinos? Digo esto por que a pesar de que tomas partido decididamente por una idea el análisis que haces lo veo mesurado y razonado y me surge nuevamente la idea que llevo hace años ¿nos podremos juntar los argentinos a discutir y trazar entre todos una política de estado, industrial y social a la que todos nos comprometamos a llevar adelante? Somos como decimos crisol de razas, hay gente que profesa las religiones mas variadas y todo tipo de ideologías, pero nos une el ser argentino ¿no es suficiente? Es decir subordinar nuestras propias convicciones al bien común, buscar unir y no enfrentar. Solo de esta manera veo que podamos resistir las presiones exteriores y no dar cabida a intereses que no sean los propios y luego los regionales.
Mi ideología es bien distinta a la tuya, pero creo que es mejor centrarse en los puntos de coincidencia y luego ir destrabando los desajustes para de a poco ir construyendo un espacio comun a todos, el problema es quien lo impulsa para que vaya tomando forma, el tema lo plantee a muchos que militan en politica pero a nadie parecio interesarle lo de debatir consensuar y darle forma.

seba dijo...

Una persona tan cuadrada no merece la pena una respuesta. Saludos y suerte

Ruben dijo...

Gran y certero análisis Atilio.Respecto a Scioli y Macri creo que son dos personas que tienen un pensamiento político bastante parecido ,pero considero que en éste momento Mauricio Macri es el candidato de la derecha más rancia y un claro representante del neoliberalismo.El macrismo se opuso a la estatización YPF, Aerolíneas, AFJP, también se opusieron al matrimonio igualitario ,AUH ,ley de medios ,etc, con todo esto queda muy claro el rumbo que van a tomar en caso de ser gobierno.En el tema relaciones internacionales es obvio que Macri(al igual que Massa ,confidente de la embajada yanqui) va a priorizar el alineamiento con EEUU y adiós UNASUR e integración latinoamericana.
Scioli ,un político inventado por Menem, no me gusta pero ésta vez lo apoyaré porque hay que evitar que gane el impresentable de Macri.

Anónimo dijo...

Rubén, nos vemos el 23 de noviembre. Ah, y no te olvides lo que tanta gente parece "olvidar": que tanto Cristina como Scioli fueron rabiosamente menemistas (los Kirchner aprobaban lo que proponía Menem y nunca antes de 2003 se preocuparon por los derechos humanos). Scioli es una creación política de Menem, como Reutemann y Palito Ortega y de familia tan empresaria como Macri.

Macri, en cambio, en los "famosos 90", fue sólo presidente de Boca. Recién fue diputado nacional en 2005.

Anónimo dijo...

Estimado Jur, te podría dar muchas respuestas a tu pregunta de por qué Atilio sigue apoyando al FPV, cuando, en realidad, de "izquierda dura" los Kirchner tienen muy poco. Pero no la "izquierda blanda", la democrática del partido socialista, demasiado burguesa para Atilio. Pero no me alcanzaría el espacio. Arriesgo una respuesta de política exterior: razón fundamental es el apoyo incondicional del FPV a Cuba y Venezuela. Un apoyo que no desaparecería del todo con Macri (lo de la desaparición es parte de la campaña sucia del kirchnerismo), pero que sí sería reacomodado, depurado, sobre todo el apoyo a Venezuela.

Anónimo dijo...

Como dirían los gallegos, "hay que tener cara para comparar a Macri con Scioli". Va mi modesta colaboración al Anónimo del 6 nov, 17:44 hs: Macri no entró a la política de la mano de Menem ni se sumó a los partidos tradicionales, sino que formó un nuevo partido político, con todas las dificultades del caso. Es el líder de la coalición Cambiemos. No se puede decir de Scioli. El jefe de gobierno de la ciudad exhibe una gestión de gobierno que Scioli no está en condiciones de exhibir. ¿Qué más? Que Macri puede tomar decisiones con una libertad que Scioli no conoce, sujeto como está a la señora de Kirchner y apretado por la Cámpora. Puede que el gobernador crea sinceramente en una Argentina diferente a la impuesta por Cristina , sabemos que la cree, pero sus compromisos con el pasado reciente son fuertes, evidentes.

El 22 de noviembre, Macri enfrenta a su adversario político, uno solo. En cambio, Scioli enfrenta a Macri pero también, desde el 25 de octubre, también enfrenta la interna del FPV, del oficialismo que hipotéticamente lo apoya. Macri sólo tiene un frente de batalla. Scioli tiene dos y uno de ellos, nada menos, en su propia casa.

No. No son lo mismo.

FOLLADORDEPROSTIS dijo...

"Enfrente suyo no tiene a un De Gaulle o un Churchill" eso es cierto ,pero ese Scioli tampoco es 1 Lula ni 1 Pepe Mujica!!! y que Atilio deje de vender humo de que Macri "conspirara contra la revolución cubana y bolivariana" y demas huevadas,acaso los derechistas Santos,Peña Nieto y otros presidentes derechistas de la region "conspiraron" contra sus revoluciones de Atilio??? al contrario tuvieron buenas relaciones con ambos incluso visitaron Cuba y Venezuela y hace unos días Raul fue recibido con honores x Peña Nieto en Mexico!!

Ruben dijo...

Anónimo del 6/11 17:37 ,coincido con vos cuando decís que Scioli era rabiosamente menemista,el motonauta de exitosa(?) trayectoria "deportiva" llegó a la política de la mano de la mano de Carlos Saul.
En el caso de Cristina no estoy de acuerdo con tu opinión ,recuerdo que en su época de legisladora Cristina era bastante rebelde y fué expulsada del bloque de senadores del PJ por negarse a acatar las directivas que llegaban desde el poder ejecutivo a cargo de Menem.
Macri no participaba en política pero elogiaba permanentemente a Cavallo y Menem ,"el reconstructor del país".

CapitanMisterio dijo...

El señor Boron enumera perfectamente los principales errores en los que incurrió el FPV. Sin embargo, entiendo que el Señor Boron omite enumerar el principal y mas esencial error de los estrategas del FPV: Es el haber planeado una "conflagración definitiva" contra la "oposición", esto es. Esta estrategia absurda, delirante para mejor calificarla, de definir la lucha en "una sola batalla" ha sido el mas monumental error del FPV y los K. El FPV, con la intervención activa del jefe de gabinete de entonces, Alberto Fernandez, prohijo la caida de Ibarra como jefe de gobierno, y la candidatura y, a la postre, acceso por el voto popular de Mauricio Macri a la jefatura de gobierno de la CABA. Es en ese momento, de la mano de la catástrofe de Cromañon, que los sectores "oligo progresoides" terminaron resolviendo, con estulticia y mezquindades infinitas, a favor del dirigente derechista Mauricio Macri. Ganada la elección por Macri, comenzó entonces un proceso de colusion de los legisladores capitalinos "progresoides", incluidos los del FPV, que se la pasaron realizando "quejas cosmeticas", mientras que en los hechos facilitaron la gestión de Macri, votando con el "culo" todo lo que les pusieron adelante. Por supuesto, estos "errores" tuvieron su "precio". El Señor Boron escribió una nota magnifica referida a las elecciones porteñas (Macri, Filmus y las elecciones porteñas: decálogo para una derrota) y su secuencia de sinrazones tácticas y, sobre todo, estrategicas. Mientras tanto, Macri, como Menem y, sobre todo, al igual que Hitler, supo hacer uso del menú de facilidades extraordinarias que le proporcionaba la estrategia de "guerra de una sola batalla" que el FPV y los K venían desarrollando. Al error insanable de la estrategia mencionada, se sumo una conducta correlativa, completamente inconsistente con la estrategia: No se hicieron aliados o los que se hicieron son irrelevantes, no se construyo ningún frente, no se hizo ningún esfuerzo por sustraer o mermarle fuerzas al adversario y se permitió la división de las propias fuerzas, vía candidaturas alternativas de notorios personajes que formaron parte del propio espacio (Massa, Sola, etc.). Ademas, no faltaron todo tipo de actitudes y declaraciones descalificadoras desde el espacio FPV, dirigidas al propio candidato presidencial. Tanto macanazo acumulado, parece negar que estuviéramos frente a errores, sino, mejor, a una derrota planificada.

Anónimo dijo...

Cómo sufre la izquierda rabiosa, radical, la derrotada estrepitosa y definitivamente en el mundo europeo en 1990, esa que nunca pudo volver al poder en Europa oriental por el voto libre de sus ciudadanos. Y cómo va a sufrir el 22 de noviembre a la noche. Qué lindo se va a poner esto.

Xiaozhengm 520 dijo...

2015-11-30 xiaozhengm
sac longchamp pas cher
nike sb shoes
louis vuitton bags
chaussure louboutin
nike uk
cheap jordans
oakley sunglasses
snapbacks wholesale
nike blazer
ugg outlet
longchamp handbags
christian louboutin
tory burch outlet
kate spade outlet
fitflops clearance
michael kors outlet uk
canada goose outlet
michael kors
ugg boots
jordan pas cher
coach outlet
michael kors outlet
coach factory outlet
air jordan uk
hermes belt
ralph lauren pas cher
coach outlet
louis vuitton
ghd straighteners
sac longchamp
adidas outlet store
ugg outlet
ralph lauren uk
ghd hair straighteners
cheap ugg boots

chenlina dijo...

chenlina20151207
louis vuitton handbags
chanel handbags
swarovski outlet
nike roshe run women
nike huarache
ugg sale
burberry outlet
giuseppe zanotti
canada goose outlet
tod's shoes
ugg sale
abercrombie kids
abercrombie
michael kors outlet online
coach outlet store online
north face jackets
louis vuitton outlet
uggs outlet
michaek kors outlet
lebron shoes
michael kors handbags
coach factory outlet
oakley sunglasses
cheap air max
hollister co
hollister co,hollister jeans,hollister.com,hollister ca
louis vuitton outlet
louis vuitton handbags
jordan retro
oakley sunglasses
replica rolex watches
kate spade handbags
michael kors handbags
cheap oakley sunglasses
nike air max
oakley sunglasses
uggs outlet
instyler max
ray ban sunglasses
toms wedges
as

Anónimo dijo...

شركة زهرة الخليج اكبر شركات التنظيف والمكافحة بالدمام تقدم العديد من الخدمات :
* تنظيف الخزانات فزهرة الخليج افضل شركة تنظيف خزانات بالدمام وبالمملكة تستخدم افضل مواد غسيل الخزانات
*تنظيف المنازل والشقق فزهرة الخليج شركة تنظيف منازل بالدمام و افضل شركة تنظيف شقق بالدمام لديها عمالة فنية مدربة على كافة اعمال التنظيف
* تنظيف الفلل بالدمام فاروضة تعد افضل شركة تنظيف فلل بالدمام تقوم بتنظيف المساحات الواسعة باسرع وقت وباجود المنظفات
* تنظيف السجاد والموكيت فشركتنا افضل شركة تنظيف موكيت بالدمام تقوم بتنظيف سجاد وموكيت المجالس العربية
* تسليك المحارى من اهم خدمات شركة زهرة الخليج فهى تستخدم سيارات تسليك المجارى وافضل مذيبات الدهون فزهرة الخليج تعد افضل شركة تسليك مجارى بالدمام

* مكافحة حشرات بالدمام ان القضاء على الحشرات يتتطلب مهارة وخبرة عالية لا تتوفر الا في زهرة الخليج افضل شركة شركة مكافحة الحشرات بالدمام وافضل مكافحة حشرات بتبوك
تقضى على كافة انواع الحشرات
* رش دفان بافضل المبيدات الفعالة فزهرة الخليج افضل شركةرش دفان بالدماموافضل افضل شركة رش دفان بتبوك وبالمملكة
* تنظيف الجالس من اهم خدمات افضل شركة تنظيف مجالس بالدمام تقوم بتنظيف سجاد وستائر وكنب المجالس
* شركة تنظيف بيارات بالدمام تقوم بتنظيف البيارات وشقط البيارات باحدث السيارات والمعدات
بالاضافة الى انها افضل شركة مكافحة النمل الابيض بالدمام تستخدم افضل مبيدات النمل الابيض وتقوم برش الدفان قبل الصبة للتخلص من اى تواجد للنمل الابيض او بيضه فهى تتميز بجودة عملها وفاعليتها في مكافحة النمل الابيض بالدمام
.

مكافحة النمل الابيض بالدمام

ان النمل الابيض من اخطر الحشرات على المبانى وعلى صحة الانسان وقد يؤدى الى انهيار المبنى واضرار صحية جسيمه فلذلك وانطلاقا من ايمان زهرة الخليج شركة مكافحة النمل الابيض بالدمام فاننا نقدم افضل مكافحة للنمل الابيض بالدمام وفي الخبر وبالمملكة العربية.

top