31.5.2013

Hola todas y todos. Comparto una nota sobre el tema. Una versión reducida saldrá publicada mañana en Página/12.
Fraternalmente,
Atilio





(Atilio A. Boron)  Por más que se lo suela poner en cuestión, todo acuerdo económico es a la vez un compromiso político. El pensamiento neoliberal presenta sus opciones políticas (por ejemplo, promover un modelo económico que enriquece  a los ricos y espolia a los pobres) como si fueran el resultado de un cálculo técnico o de una racionalidad abstracta, cuando lo cierto es lo contrario.
      Lo anterior vale tanto para los acuerdos sellados en el plano doméstico como en el internacional. Por eso no puede causar sorpresa la provocación en que incurrió el gobierno de Juan M. Santos –ahora dice que todo fue un “malentendido”- al recibir al perdidoso candidato de la derecha venezolana, Henrique Capriles. Al hacerlo, el presidente colombiano le confirió legitimidad a sus escandalosas denuncias –refutadas por sucesivas auditorías practicadas sobre los resultados electorales del 14 de Abril- y se alineó irresponsablemente con el líder del ala fascista y más radical y golpista de la derecha venezolana.
      ¿Sólo con ésta? No, porque la estrategia de desgaste del antichavismo no es creación original venezolana sino expresión de las directivas que emanan desde Washington para concretar su proyecto destituyente y tratar de borrar al chavismo de la faz de la tierra. Por eso la Casa Blanca continúa sin reconocer la legalidad y la legitimidad del triunfo de Nicolás Maduro en las pasadas elecciones presidenciales. El empecinamiento del insólito Premio Nobel de la Paz no es inquina personal sino el meticuloso cumplimiento del proyecto de reversión de la correlación internacional de fuerzas en el hemisferio que en el 2005 provocara el naufragio del ALCA en Mar del Plata. Componente fundamental de ese proyecto es el permanente acoso, la deslegitimación y la desestabilización de los gobiernos bolivarianos y progresistas de la región. El sueño imposible del imperio es restablecer en Latinoamérica una situación anterior a la Revolución Cubana, cuando las órdenes de la Casa Blanca eran obedecidas sin chistar por los gobiernos de la región. Este es el sentido fundamental de la tan publicitada y alentada Alianza del Pacífico conformada por México, Colombia, Perú y Chile, que a instancias de Washington organizó nada menos que siete Cumbres en poco más de un año. El objetivo de este hiperactivismo diplomático es principalmente político y, en menor medida, económico. Lo primero, porque pretende rehacer el mapa sociopolítico regional acabando con los gobiernos de los países del ALBA e inclusive con sus aliados, como los de Argentina y Brasil, “cómplices” según Washington de la derrota del ALCA. Y en lo económico, porque la AP es la más importante pieza de la contraofensiva imperialista destinada ahora, ya mismo, a concretar un ALCA con otro nombre y, a la vez, para potenciar el papel de “caballos de Troya” que Washington les tiene asignados a los gobiernos de la AP para socavar desde dentro a proyectos que suscitan el visceral rechazo de la Casa Blanca como la UNASUR, la CELAC y, en menor medida, el Mercosur. No sorprende que los gobiernos y políticos más reaccionarios del continente, ¡y los de Europa! compitan entre sí para ver quién entra primero a esa alianza concebida y orquestada por los Estados Unidos para defender sus propios intereses utilizando a sus peones latinoamericanos y europeos. ¿Qué sentido tiene que países como España, Australia, Uruguay y Japón, que hoy día tienen el estatus de observadores, hayan declarado que solicitarán su adhesión para convertirse en miembros plenos de la AP durante el 2013.” Australia y Japón, ¿necesitan de este instrumento norteamericano para vincularse con el nuevo centro de gravedad de la economía mundial que se halla, precisamente, en su entorno inmediato, o es que se trata de dos países sometidos militar, económica y diplomáticamente a la voluntad de la Casa Blanca y que por lo tanto actúan según se les ordena?
       Claro está que este engendro norteamericano, del  cual Santos es el principal articulador (recordar que la última y fundamental reunión se hizo el 22/23 de Mayo en Cali) requiere de sus protagonistas una abyecta sumisión a los edictos y las prioridades imperiales. Para la Casa Blanca hoy nada es más importante que aprovechar el momentáneo desconcierto provocado por la muerte de Hugo Chávez para reordenar lo que el Secretario de Estado John Kerry denominara -en una expresión que por su carácter despectivo había caído en desuso- al “patio trasero” de Washington. Y Santos obedeció el mandato y recibió a un desprestigiado político amparado por lo peor de la derecha latinoamericana y europea -principalmente el corrupto Partido Popular de España, cuyo jefe en las sombras es José M. Aznar- y culpable de haber instigado actos criminales que culminaron con la muerte de once chavistas y más de un centenar de heridos amén de la destrucción de numerosos centros de salud y oficinas públicas. El objetivo de la gira latinoamericana de Capriles es desprestigiar al gobierno de su país a cualquier precio, inclusive deteriorando las ya de por sí difíciles relaciones  colombo-venezolanas. Pero Washington hace saber a sus clientes que no hay límites éticos ni escrúpulos de ningún tipo a la hora de aislar al gobierno de Venezuela, caracterizándolo como un “estado canalla” y debilitarlo para facilitar su indefensión ante los ataques de Washington. Para ello se combinarán estrategias de hipócrita seducción –Joe Biden bendiciendo a Brasil como potencia ya “emergida” pero sin hablar de que es el país al cual EEUU ha rodeado con más bases militares en toda Latinoamérica- con otras más brutales, como las que seguramente habrá comunicado Roger Noriega en su viaje a Colombia al presidente Santos, y con iniciativas como las de la AP, que dados sus objetivos y extraordinaria movilización de recursos sería muy peligroso no tomar seriamente en cuenta. Todo indica que el pueblo y el gobierno venezolanos son plenamente conscientes de esta amenaza, y están preparados para resistir y no sólo eso, sino también prevalecer. Saben que contarán con la solidaridad militante de la mayoría de los pueblos y los gobiernos de Nuestra América que con sus luchas derrotarán esta nueva tentativa de establecer un ALCA, ahora con otro nombre. En el nauseabundo contexto internacional arriba señalado cabe destacar el honroso gesto del presidente Rafael Correa que, por boca de su Canciller, hizo saber que Ecuador jamás recibiría a Capriles.

                                                                                      
Caracas, 27 Mayo 2013

Más allá de los contenidos formales de seminarios como el de la UNASUR sobre los recursos naturales de América Latina, este tipo de reuniones sirve para acceder a informaciones que no siempre aparecen en los principales medios de comunicación de masas -cuyos sesgos ideológicos en materia informativa son bien conocidos- y rara vez logran trascender inclusive en los medios digitales alternativos.

La Barrick Gold, destruye el Cerro Mercedario, provincia de San Juan, para obtener oro

Conversando con algunos amigos que se encontraban de paso en Caracas, como el dominicano Narciso Isa Conde, me entero por ejemplo de algunos detalles de la renegociación de la Barrick Gold con el gobierno de República Dominicana. Resulta que la BG estaba explotando un enorme yacimiento de oro en la isla y pagaba por ello un canon equivalente al 3 %. Impulsado por una creciente oleada de protestas populares en relación a la depredación de la minera el gobierno de Danilo Medina exigió una renegociación del acuerdo otrora establecido entre la BG y el gobierno dominicano. La empresa se negó y amenazó con enjuiciar al gobierno, llevarlo a los fraudulentos tribunales del CIADI, e inclusive retirarse del país, dejando un tendal de desocupados y de empresas proveedoras al borde de la bancarrota. La presión popular resistió el embate y el gobierno tuvo que mantenerse firme en sus pretensiones. El resultado: a pesar de sus chantajes y amenazas la BG se avino a una renegociación y ¡accedió a pagar un canon equivalente al 18 %! Sus amenazas de retirarse de República Dominicana demostraron ser una calculada bravuconada, y nada más que eso. Convendría que los gobiernos provinciales de la Argentina (que por un monumental absurdo constitucional son los que detentan la soberanía de las riquezas del subsuelo) y el propio gobierno nacional, a través de la Secretaría de Minería,  tomaran nota de lo ocurrido en la isla caribeña y actuaran en consecuencia, poniendo fin al saqueo convalidado por un canon ridículo –el mismo 3 % que antes pagaba en República Dominicana- que además  se suma a toda una serie de subsidios y exenciones impositivas que hacen que la BG coseche en la Argentina fenomenales ganancias las cuales, por distintos conductos, fluyen en su casi totalidad hacia el exterior. Si la República Dominicana pudo, ¿por qué la Argentina no podría exigir la renegociación de un acuerdo leonino como el que está vigente? ¿Por qué se acepta resignadamente el chantaje de la BG y su poderoso lobby de gerentes, funcionarios gubernamentales, políticos y comunicadores sociales? Respuesta: por la espúrea alianza existente entre el poder político y los intereses de la BG. Los movimientos sociales interesados en el tema tienen que aunar fuerzas y desarrollar una estrategia de lucha concertada para poner fin a este escándalo.


24.5.2013

En estos días el periódico digital Rebelión publicó dos notas a propósito del áspero conflicto entre los mineros y el gobierno de Evo Morales en Bolivia. He leído en estos días críticas durísimas en contra de Evo, completamente descalificadoras. Esto no es nuevo, pero la revitalizada virulencia de estos ataques me preocupa mucho. Por eso me pareció importante publicar en este blog las dos campanas, para que ustedes saquen sus propias conclusiones. Respetando el orden cronológico va primero el artículo de Rebeca Peralta Mariñelarena y luego el más reciente de Guillermo Almeyra.

Pero no quisiera sólo limitarme a compartir estas dos visiones contrapuestas. Mi parecer, que también someto a la crítica de mis lectores es el siguiente: Si Evo fuera ese promotor del capitalismo como algunos lo acusan la gran incógnita que no logro dilucidar es por qué el imperialismo quiere acabar con su gobierno y por qué Estados Unidos quiso dividir a Bolivia en dos en el 2008 y no sólo derrocar a Evo, y por qué estos objetivos de la Casa Blanca siguen siendo perseguidos hasta el día de hoy si el presidente boliviano no tiene 
una gota de anticapitalismo y anti-imperialista. 


Otra incógnita: la clase obrera (en el caso de Bolivia, los mineros) ¿nunca se equivoca? ¿Es posible pensar que tal vez los mineros se dejaron llevar por sus intereses económico-corporativos (recordar a Gramsci en este punto) y presionaron por una reivindicación irresponsable, insolidaria, o imposible de satisfacer? ¡Ojo con el tema de la “infalibilidad obrera”! Si no, ¿cómo explicar la adhesión mayoritaria de la clase obrera argentina al peronismo? ¿O es que en la Argentina se equivoca, al apoyar gobiernos burgueses que no tienen en el horizonte el socialismo mientras que en Bolivia, en cambio, jamás erran en sus opciones políticas? El tema de la represión policial es grave, y si Evo dio la orden merece toda nuestra crítica. Pero no olvidemos que por décadas la policía -y no sólo en Bolivia-  viene siendo adiestrada, organizada y equipada por diversas agencias del gobierno de Estados Unidos, entre ellas la USAID (que Evo acaba de echar del país) y no descartaría que la policía hubiera actuado por su cuenta. Al fin y al cabo hace pocos meses se amotinaron en su contra. ¿Quién estaría dispuesto a descartar una operación armada por el imperio para desprestigiar a Evo?. En fin, son tan sólo algunos apuntes que me parecen pueden ayudar a acceder a una caracterización menos maniquea de la situación, en donde Evo = la maldad y los mineros = la pureza de una clase inherentemente revolucionaria. La historia real no suele presentarse en términos tan simplistas. Un hombre que cambió en forma definitiva e irreversible la historia de Bolivia y que gobierna con el apoyo mayoritario de su pueblo –y contra la feroz oposición de la derecha y el imperialismo- merece un trato un poco más respetuoso de sus críticos izquierdistas, sobre todo de quiénes nunca lograron dejar una huella perdurable en la historia de sus países. En Bolivia, en cambio, Evo se alza con un logro histórico extraordinario: ya nunca más un indígena podrá volver a ser (mal)tratado, despreciado y explotado como antes. Entre nos, ¡no nos vendría nada mal tener un Evo como presidente de la Argentina, aunque sea por un tiempito!

Eso es todo. Aquí van los artículos.


19-05-2013

Obreros en lucha, ¿qué clase de clase es esa?



Desde hace 13 días los mineros de la Central Obrera Boliviana se han declarado en huelga general indefinida por la demanda de incremento en las pensiones, por una “jubilación digna”, dicen. El conflicto ha escalado, de marchas a la sede de gobierno a la voladura de un puente con dinamita en la carretera Oruro-Cochabamba, pasando por el intento de toma del aeropuerto de Trinidad. A las movilizaciones se sumaron otros gremios como el magisterio urbano y rural, los médicos y la policía, ésta última se amotinó y algunas de las esposas de estos policías se declararon en huelga de hambre.
El gobierno de Evo Morales ha sido irreductible al rechazar el aumento del 100% en las pensiones, la solución no parece sencilla, los movimientos indígenas y campesinos se alistan a defender al gobierno, hoy cercado por movilizaciones obreras.
¿Qué hay detrás de todo este enredo? ¿Estamos frente a la justa lucha de los trabajadores sindicalizados que en vez de derechos obtienen porrazos de un gobierno intransigente que ha olvidado que fueron los trabajadores y clases populares del campo y la ciudad los que lo encumbraron?
Para un observador poco avisado y acostumbrado a las fórmulas fáciles la respuesta inmediata será si, punto. Pero la realidad suele ser más compleja. La demanda de los mineros de la COB en las primeras mesas de diálogo con el gobierno consistía en el incremento de las pensiones a su gremio -exclusivamente a los mineros-, por 8 mil bolivianos (1.149 dólares), y por 5 mil bolivianos al resto de los trabajadores (718 dólares). Días después, ante la negativa gubernamental por falta de fondos y riesgo en la sostenibilidad del sistema de pensiones, los trabajadores radicalizarían su demanda y exigirían un aumento en las pensiones al ciento por ciento, considerando el monto salarial obtenido en sus últimas 24 papeletas de pago, lo que dispara las cifras hasta, en algunos casos, pensiones de 40 mil bolivianos al mes (5,747 dólares) en un país donde el presidente gana la suma de 18 mil bolivianos al mes (2,586 dólares). El aumento en las pensiones bien puede considerarse un derecho de los trabajadores, pero no así la exigencia del ciento por ciento planteado por la COB en el contexto boliviano actual.
Contextualicemos: En Bolivia, como en el resto de los países latinoamericanos, en los años ochenta del siglo pasado se impuso un sistema de pensiones de corte neoliberal. Esto es, el trabajador aportaba de manera individual a un fondo propio, sin contribución alguna del empleador y, a veces, con una pequeña aportación del Estado. Así, el trabajador jubilado accedía al fondo de ahorros logrado a lo largo de su vida laboral y cuando el dinero acumulado se acababa el jubilado no tenía más ingresos.
En 2010 el gobierno de Evo Morales aprobó una nueva Ley de Pensiones (Ley No. 065)1 que tiene como base el principio de la solidaridad entre los trabajadores y reestablece el deber del patrón y del Estado de aportar para las jubilaciones de los trabajadores. Cabe apuntar que dicha ley fue consensada con la propia COB y proclamada en la sede de la central obrera. Las principales características de este régimen solidario semi-contributivo son: reducción de la edad de la jubilación (de 65 a 58 años, y las mujeres pueden reducir un año por cada hijo parido hasta un límite de tres, 55 años es la edad mínima de jubilación); establecimiento obligatorio del aporte patronal que había sido eliminando en la ley neoliberal (3% del total de las ganancias del patrón), además de un aporte especial por riesgo profesional; sistema diferenciado de aportaciones de los trabajadores: 1% del salario para los trabajadores de menores ingresos; 5% para los de ingreso medio; y 10% para los de más altos ingresos. Esto es, aportan más quienes ganan más. La nueva ley también establece que el monto de la jubilación se determinará promediando toda la vida laboral del trabajador y no sólo los últimos 24 talones de pago.
Así, se consolida un fondo tripartito al cuál aporta el trabajador, el patrón y el Estado. Se trata de un régimen integral en el que los fondos comunes se distribuyen de manera solidaria al compensar las pensiones de todos los trabajadores, lo que beneficia principalmente a los de menores ingresos. Este sistema compensa a los trabajadores hasta en un 70% de su salario.
La propuesta de algunos grupos de mineros y maestros afiliados a la COB de elevar las pensiones al ciento por ciento de su salario actual liquida el sistema solidario, pues hay trabajadores –específicamente mineros–, que durante toda su vida laboral aportaron cantidades mínimas por sus bajos ingresos y, en los últimos meses –debido al incremento de los precios de los minerales– obtuvieron sueldos elevados, con los que pretenden se les jubile, lo que terminaría por vaciar el fondo común. Algo similar ocurre con los médicos, sector privilegiado de profesionistas con altos ingresos que se ha subido al carro de la COB.
No estamos ante la lucha de los obreros contra un gobierno que conculca sus derechos, sino ante una demanda gremial que beneficia a menos del 17% de los trabajadores bolivianos en detrimento del 83% restante, que es, en gran medida, el que menos ingresos tiene2. Y, dentro de ese 17% serían los trabajadores de mayores ingresos los que más beneficiados se verían al perpetuárseles una jugosa renta mensual.
El problema no está en la negativa del gobierno a aumentar las pensiones, sino en que la demanda en sí es desproporcionada, no existen recursos suficientes para asignar pensiones al 100% del salario actual a todos los trabajadores bolivianos. En unos cuantos años el fondo solidario se evaporaría y las rentas habrían de pagarse con dineros del Tesoro General de la Nación destinados tanto a la inversión como a programas de alcance universal, como la Renta Dignidad, que es una especie de pensión que beneficia, sobre todo, a los trabajadores que ni siquiera pueden aspirar a cotizar un pensión baja pues muchos de ellos se emplean en la economía informal y viven al día. En suma, la demanda de la COB pone en riesgo la propia sostenibilidad de todo el sistema de seguridad social y de redistribución de la riqueza.
Entonces, qué clase de clase son los mineros bolivianos afiliados a la COB que defienden privilegios y los disfrazan de derechos sociales poniendo en peligro un sistema de redistribución que ha reducido la pobreza del 60.1% al 49% de 2007 a la fecha, y la pobreza extrema del 34% al 25.4% en el mismo periodo3. ¿Qué intereses hay detrás del grupo del ex paramilitar Jaime Solares, uno de los principales líderes de las movilizaciones mineras?, ¿A quién beneficia el desgaste de un gobierno que se ha caracterizado por defender los derechos de los sectores más empobrecidos? Muestra de lo anterior ha sido el aumento al salario mínimo nacional en un 127% de 2006 a 20124; la asignación de bonos para niños en edad escolar y mujeres embarazadas, lo que ha reducido la deserción escolar y la mortandad materno-infantil.
¿Qué clase de clase es la COB que por asegurarle hoy una renta estratosférica a unos pocos se apropia de los fondos de las futuras generaciones? ¿Esas son las tareas de la gloriosa clase obrera?, ¿vivir como ricos en un país donde todavía hay quienes carecen de lo indispensable? Está claro que la COB no es un ente monolítico y poco a poco se muestran los matices en las propuestas y acciones de los distintos grupos que la conforman; en las últimas horas líderes mineros se han desmarcado de los posibles intentos de golpe o amotinamiento policial anunciados días atrás, federaciones magisteriales han desconocido a dirigentes que, sin consultarlos, los embarcaron en una huelga general indefinida, y ya han solicitado diálogo con el gobierno.
Y es que resulta paradójico que durante toda la etapa neoliberal la COB no se manifestara con esa fuerza ni constituyera un partido obrero, como lo hace hoy para atacar al gobierno surgido de las organizaciones indígenas y campesinas. Las mismas que ya se aprestan a marchar rumbo a La Paz en una demostración de fuerza y respaldo a su gobierno y su presidente.
Ojalá que la COB sepa comprender su papel en esta revolución llevada a cuestas por los indígenas y campesinos del país, sujetos que si supieron ser sujeto histórico. Ojalá que los mineros y demás gremios dejen de prestarse a los intereses electorales de Jaime Solares y su Partido de los Trabajadores, que asuman la tarea de profundizar el proceso de cambio y no la de ser objeto o instrumento de la contra revolución.
La Paz, 18 de mayo de 2013
Notas:
1 El Sistema Integral de Pensiones, SIP, se compone de tres regímenes, el semi contributivo que es de tipo solidario y se explica arriba; el contributivo y el no contributivo, el primero se financia exclusivamente con los aportes de los trabajadores, el segundo se refiere a la “Renta Dignidad” aprobada en 2007 que consta de 2,400 bolivianos al año más gastos funerales por 1,800.00. Bs., la cual beneficia a los adultos mayores de 60 años.
2 Datos del Ministerio de Economía.


_____________

24-05-2013

Entrevista a Guillermo Almeyra, editorialista internacional de La Jornada de México
"A Evo hay que medirlo por lo que hace, no por lo que dice"



-Mario Hernandez (MH): Buenos días, Guillermo Almeyra. Hemos estado escuchando música boliviana a lo largo del programa a raíz de la entrevista que vamos a tener con Guillermo en lo que yo definiría como un enfrentamiento del Movimiento al Socialismo (MAS), en el gobierno de Bolivia, con su base social, a partir de la huelga de la COB que comenzó el 6 de mayo y se prolongó hasta el domingo. Luego hubo una tregua de 48 horas que vencía hoy a las 8:00 am. ¿Qué reflexión te merece esta situación? 
-Guillermo Almeyra (GA): Se acaba de llegar a un acuerdo que camina sobre cristales pero que es favorable al gobierno. Los mineros, los maestros, el personal de sanidad, los maestros rurales, cesaron sus movilizaciones, volviendo al trabajo. La jubilación se hará con el 70% y no con el 100% como pedía la COB pero sobre la base de los salarios de los dos últimos años y no de los 6 como planteaba el gobierno. También se ha formado una comisión con integrantes de los mineros para discutir la modificación de la Ley de jubilaciones. Es una especie de empate.
La situación de los mineros sigue siendo relativamente grave porque Huanuni arroja pérdidas y según la Constitución ninguna empresa estatal puede dar pérdidas, tiene que ser cerrada, hay toda una discusión si se despiden o no a los 5000 obreros mineros o cómo se hace para reducir las pérdidas. Hay motivos para conflictos futuros.
El problema central es que el MAS que era un pool de organizaciones sociales se ha dividido. Las organizaciones sociales urbanas como los mineros, los fabriles, los maestros, etc., están prácticamente en oposición. El gobierno se mueve con las organizaciones campesinas que lo apoyan, las organizaciones de mujeres indígenas campesinas y los sindicatos campesinos como los cocaleros. Hay un enfrentamiento entre el gobierno y los campesinos con los otros sectores urbanos que en su lucha no vacilan, como lo hizo la COB, en amotinar a la policía, con el argumento que también tenían que darle el 100% de jubilación o negociando con sectores de la oposición como hicieron en su momento algunos indígenas.
Esto tiene su base en que no ha sido resuelto el problema de las autonomías y de la construcción de un gobierno popular. El gobierno es centralizador, con el criterio de que hay que crear una Bolivia moderna, centralizada, que nunca hubo, cosa que es justa, que hay que desarrollarla porque sino no se puede acabar con la miseria.
En cambio, los movimientos históricos buscan satisfacer sus intereses y se enfrentan. En todo ese panorama se está desarrollando en el medio indígena una fuerte burguesía aymara en El Alto y alrededor de La Paz. Resumiendo, el gobierno está perdiendo apoyo en un sector que tradicionalmente lo apoyaba. 
-MH: ¿Podríamos decir que está funcionando el “capitalismo andino”? 
-GA: Una especie de capitalismo andino. 
-MH: Basado en la gran minería, en el extractivismo. 
-GA: Eso por parte del gobierno que intenta con un capitalismo de Estado desarrollar la extracción de materias primas, sobre todo minería, petróleo y gas. 
-MH: Generalmente, cuando uno escucha a Evo sus discursos apuntan hacia otro lado, a la defensa del medio ambiente, a la reivindicación de la cultura de los pueblos originarios, el “buen vivir”, etc. 
-GA: La realidad es otra. Hay que medir a la gente por lo que hace, no por lo que dice. Al rengo se lo ve cuando camina, no cuando habla sobre el movimiento. 
-MH: Volviendo a la COB: Días atrás lanzó un Partido de los Trabajadores. ¿Eso no se mezcla con la reivindicación por las pensiones? 
-GA: También. No te olvides que Evo Morales y Alvaro García Linera, su vicepresidente, han forzado una interpretación de la Constitución, que no permitiría más que una reelección, para una segunda. Irán como candidatos del MAS. La derecha ha sido muy golpeada y no tiene candidatos que puedan enfrentar a Evo, que sigue contando con el apoyo mayoritario porque la mayoría de la población sigue siendo campesina y también cuenta con el apoyo de los indígenas, aunque no tanto de los de Oriente que de todas maneras son muy pocos. La COB está intentando crear con su partido una candidatura alternativa. 
-MH: Una COB que por otro lado, no tiene la representatividad de la COB histórica. Tengo entendido que representa alrededor de un 25% de los trabajadores. 
-GA: Exactamente. Por empezar los mineros, que eran la base de la COB histórica en los años 50, se han reducido muchísimo en número. 
-MH: Se han desarrollado muchas cooperativas mineras. 
-GA: Y también ha crecido la industria, pero no bajo la forma de fábricas con patrón, sino que se trata de pequeños talleres familiares, donde no se cumplen horario ni salarios mínimos, pero son muchísimos, sobre todo en El Alto. Esa es la característica de ese desarrollo familiar capitalista aymara que te comentaba. 
Los movimientos sociales en el gobierno se han subordinado totalmente a una política desarrollista y extractivista 
-MH: He visto que previo a analizar la situación en Bolivia escribiste un artículo sobre la necesidad que los movimientos sociales salieran de las reivindicaciones corporativas. 
-GA: Ese es el problema central. Los movimientos sociales en el gobierno, como el MAS, se han subordinado completamente al aparato estatal y éste, por definición, mantiene las estructuras capitalistas del país y actúa en forma capitalista. En cambio, los movimientos sociales, intentan esbozar políticas alternativas al capital. Los movimientos sociales que gobiernan se han subordinado totalmente a una política desarrollista y extractivista que favorece a las grandes empresas transnacionales exportadoras de soja, grandes mineras, etc. No tienen base propia porque no tienen una política propia y están en crisis. 
-MH: Muy agradecido por tu participación en “Fe de erratas”. Seguramente vamos a estar en comunicación en quince días porque me quedó pendiente la semana pasada abordar el crecimiento de los partidos neo-nazis en Europa. Si la coyuntura no nos apura, como en el caso de Bolivia, me gustaría que tratemos ese tema. 
-GA: Con mucho gusto.




21.5.2013

Este Sábado, 18 de mayo, “Notero de a pie” posteaba un interesante artículo que nos ayuda a ejercitar la memoria, actividad tanto más recomendable para un país como el nuestro en donde la desmemoria, el olvido y la distracción inducida por los “medios de desinformación y estupidización de masas” son algunos de los rasgos que más nítidamente nos caracterizan. Las fotos son un estupendo recordatorio, fijando imágenes que deberían ser inolvidables para todos los que quieren una Argentina mejor.  La nota también es apropiada para poner en evidencia la importancia enorme que tuvo la presencia de los principales personeros de la clase dominante de nuestro país en la mal llamada "dictadura militar", siendo que la caracterización más precisa es la de "dictadura cívico-militar" toda vez que, como lo proclamara abiertamente José A. Martínez de Hoz, el propósito del régimen no era otro que la refundación del capitalismo argentino sobre las líneas trazadas por el capital financiero, el imperialismo y sus clases aliadas. Por lo tanto, a leer y discutir esta nota y, de ser posible, ayúdenla a difundir.



Este es el Videla que más nos gustó, el que estaba en cana. Lo que no podemos dejar de apuntar es que este energúmeno que se murió ayer fue simplemente uno de los ejecutores del plan sistemático de asesinatos sobre quienes resistieron las políticas económicas impuestas por el poder económico mundial y el autóctono, ambos socios y la misma mierda. Tanto él como los genocidas Massera y Agosti, y sus adláteres, fueron las caras visibles de un grupo de empresarios, terratenientes, financistas y banqueros que todavía hoy siguen decidiendo sobre nuestros destinos. Aclaramos, estas no son meras "teorías conspirativas", de hecho, esa categoría la hicieron circular ellos mismos mediante sus voceros culturales en las universidades para desacreditar cualquier ataque hacia sus intereses. De todos modos nadie, sólo un necio, puede dejar de reconocer que en medio de toda la mierda que padecimos los argentinos, Alfonsín primero los condenó y Kirchner los hizo volver a la cárcel., les gusten o no estos dos personajes de la historia nacional. En el medio, como no podía ser de otra manera, el PJde derecha ortodoxa, el duhaldemenemismo, los indultó, porque claro, hay que entender algo, en el seno del poder también hay diferencias y rencillas. Todos pueden estar más o menos a la derecha y con matices mantener el injusto sistema capitalista, pero no todos lo hacen de la misma forma. Es responsabilidad nuestra que algún día sean juzgados y metidos presos quienes encomendaron el trabajo sucio a la Junta Militar a partir del nefasto 24 de marzo de 1976. ¿Quienes son?... los de siempre, como decíaMajul cuando hacía libros que por lo menos tenían títulos interesantes como "Los Dueños de la Argentina", esos tipos que todavía están en la UIA(Unión Industrial Argentina), en la AE (Asociación Empresaria), en la SR(Sociedad Rural), en la ABA (Asociación de Bancos Argentinos), en laBolsa de Comercio, en ABAPPRA (Asociación de Bancos Públicos y Privados de la República Argentina), en las empresas multinacionales, etc, etc. Entre los clásicos apellidos que están fuertmenete vinculados a este núcleo duro de la antipatria, la mezquindad y el más rancio pensamiento reaccionario figuran, entre otros, los BulgheroniPérez CompancMacri,Bunge & BornSoldatiRoccaRoggio, Pescarmona, FortabatAnchorena,BiolcattiPeralta RamosEscasany, los Luro Pueyrredón,BritoAlchourrón, Alzaga UnzuéMartínez de HozPereyra Iraola,Saavedra LamasDe Mendiguren, Alsogaray. Blaquier, Mitre, Saguier, Noble, Magnetto. No sólo este Gobierno continúa llevando adelante políticas que benefician a este sector minoritario de la Nación, pero que define los ciclos de "auge" y crisis desde hace más de 50 años, las otras administraciones también lo han hecho. Por eso amigos no nos olvidemos del Videla condenado y preso pero tampoco de este otro que estuvo rodeado de personajes siniestros que siguen tan vigentes como entonces:
 

Un cuarteto que seguramente ya se volverá a encontrar en el Infierno...
 



En la postal Videlita sonríe junto al "Padrino" del fútbol argentino, Julio Humberto Grondona. En aquellos años el "Rey del Opio de los Pueblos" nos entretenía con el siniestro Mundial '78, hoy transformado en un "demócrata", nos da casi todos los días de la semana muy buenas dosis amnésicas de "Fútbol Para Todos"... confirmado, las ratas también se reciclan...



A aquel genocida, seguramente que "Juanito", como le dijo a Kirchner que le gustaba que lo llamen, no le hubiese dicho jamás: "por qué no te callas!".Juan Carlos de Borbón, el Rey de España,  con los milícos asesinos y todos los gobiernos que le sucedieron se llevó siempre muy bien ¿por qué será?...



El duhaldemenemismo personificado en la figura de Carlitos "Rucúcu" Ruckauf estuvo siempre cerca de los criminales de la Junta Militar. Por algo después los indultaron y hasta no hace mucho proponían emularlos "metiendo bala". 
                           

El actual canciller argentino, Héctor Timerman, dirigió un diario prodictadura que se llamó "La Tarde"... él lo reconoció y trató de despegarse del tema dando a entender que esos fueron "pecados de juventud"... estaremos todos locos?!...


Videlita sonriente junto a su Secretario de Agricultura y Ganadería, Jorge Zorreguieta, el padre de la reina holandesa que tanto celebramos los argentinos, la verdad que nuestra hipocresía puede alcanzar límites interplanetarios.


La intelectualidad argentina, tan culta y elevada ella, también celebró la conducción "política" de este Hijo de Siete Mil Putas.
El fútbol, como siempre, fue usado para exacerbar la siniestra "argentinidad al palo", de eso la gente del mundo del deporte jamás se hizo cargo... 
De lo dicho anteriormente "el Kaiser", lindo apodo para el capitán de esa selección castrense, puede dar cátedra... devuelvan esa copa ensangrentada muchachos!



La nefasta curia argentina, que con el "franciscano" Jorge Bergoglio a la cabeza todavía no excomulgó al cómplice de temibles delitos de lesa humanidad, Christian Von Wernich, siempre bendijo y brindó "cobertura espiritual" a estos criminales.



Los genocidas recibieron siempre felices a sus patrones del poder económico mundial. Tipos mafiosos como David Rockefeller, por ejemplo. El resto de los gobierno también lo hizo, hasta este que tenemos hoy en Balcarce 50 y que supuestamente es del campo "nacional y popular" (miren)
Los medios que hoy lo repudian (para la tribuna) y hasta el fotógrafo deCasa de GobiernoVíctor Bugge, se empeñaron siempre en mostrar a Videlacomo un tipo "derecho y humano"... y por sobre todas las cosas, devoto y familiero. Quien quiera negarlo es porque sufre el síndrome del "Doblepensar" descubierto por el genial George Orwell, o simplemente, se hace el boludo...
La verdad colegas, amigos y compañeros, es que podríamos seguir hasta mañana subiendo material que vincula al muerto con nuestra más brutal actualidad, pero paramos acá. No les queremos arruinar el fin de semana. Igual les avisamos que esta saga continúa!






Comparto una interesante reflexión de Immanuel Wallerstein sobre los BRICS, que desmitifica muchas de las ideas que existen acerca de los BRICS. Yo agregaría una crítica y una pequeña acotación a lo que dice Wallerstein. La crítica: sugerir como él hace que China o Rusia, la India, o por último Brasil y Sudáfrica, son no sólo “sub-imperialistas” sino “imperialistas” me parece un error. El imperialismo es algo mucho más complejo que asimetría económica, que se pone de manifiesto en el trato entre un país económicamente muy poderoso y otros más débiles. La noción de “sub-imperialismo” supone que un país dado es un mero ejecutor de la política decidida por el centro imperial, los Estados Unidos. No me parece sea el caso de los países arriba nombrados, especialmente en los casos de China y Rusia. Si hablamos del imperialismo chino o ruso, ¿dónde están sus bases militares, imprescindibles para apuntalar la viabilidad de la dominación imperialista? ¿Dónde está el plan de dominación mundial que sí vemos en múltiples documentos del Pentágono, la Casa Blanca o el Departamento de Estado y no vemos en los otros casos? Si algo hicieron los chinos fue inundarnos con pequeños supermercados en muchos de nuestros países, pero no con bases militares. Menos todavía los rusos, los indios, los brasileños o los sudafricanos. Quienes tienen 76 bases en Nuestra Amérca son los Estados Unidos: en su gran mayoría propias, salvo Aruba y Curazao (alquiladas a los holandeses), Ascensión y Malvinas, acordado su uso con los británicos, y la de la Guayana Francesa, cedida por París. Por eso, hablar del imperialismo chino me parece una peligrosa extravagancia del análisis político que, de paso, sirve para ocultar al verdadero imperialismo que nos domina y nos saquea que no es otro que el norteamericano. Esta sería mi crítica. Mi acotación: creo que Wallerstein debería enfatizar más las dificultades que impiden que los BRICS actúen como un grupo coherente en la economía mundial y en el sistema internacional. La rivalidad entre la China y la India es de larga data y muy grave, con periódicas escaramuzas bélicas; Rusia y China se están amigando, pero sus relaciones fueron pésimas durante más de medio siglo, y todavía prima la desconfianza. Brasil se siente abrumado por los chinos, que compiten ferozmente con las empresas brasileñas en su propio mercado. Sudáfrica todavía no entra a jugar en las ligas mayores de la economía mundial. De hecho, la única que realmente está en ese plano es China. No obstante lo anterior creo que lo de Wallerstein es un baño de sobriedad que viene muy bien y que vale la pena leer.






12-05-2013

¿A qué intereses sirven los BRICS?



En 2001, Jim O’Neill, entonces presidente de Goldman Sachs Assets Management, escribió un artículo para sus suscriptores titulado El mundo necesita mejores BRICs económicos. O’Neill inventó las siglas para describir a las llamadas economías emergentes de Brasil, Rusia, India y China, y para recomendarlas a los inversionistas como el futuro económico de la economía-mundo.
El término pegó y BRICs se volvió un grupo real que se reunía regularmente. Después añadió la membresía de Sudáfrica y así la s minúscula se tornó S mayúscula. Desde 2001 los BRICS han florecido económicamente, al menos en relación con otros sistemas del sistema-mundo. También se han convertido en sujeto controvertido. Hay quienes piensan que BRICS es la vanguardia de la lucha antiimperialista. Hay otros que, muy por el contrario, piensan que BRICS son agentes subimperialistas del verdadero Norte (Norteamérica, Europa occidental y Japón). Y hay quienes arguyen que son ambas cosas.
En la cauda de la decadencia post-hegemónica del poderío, el prestigio y la autoridad estadunidenses, el mundo parece haberse asentado en una estructura geopolítica multipolar. En esta situación actual, donde existen unos 8-10-12 loci de poderío geopolítico significativo, los BRICS son definitivamente parte del nuevo cuadro. Con sus esfuerzos por forjar nuevas estructuras en el escenario mundial, tales como la estructura interbancaria que están buscando crear, para sentarse junto al Fondo Monetario Internacional (FMI) y sustituirlo, ciertamente están debilitando aún más el poderío de Estados Unidos y de otros segmentos del viejo Norte en favor del Sur, o por lo menos en favor de BRICS mismo. Si nuestra definición de antiimperialismo es reducir el poder de Estados Unidos, entonces BRICS, con certeza, representa una fuerza antiimperialista.
Sin embargo, la geopolítica no es lo único que importa. Querremos también saber algo de las luchas de clase al interior de los países BRICS, las relaciones entre estos países y la relación que guardan con países que no son miembros de BRICS en el Sur. En estos tres puntos, el récord de BRICS es turbio, por decir lo menos.
¿Cómo podemos evaluar las luchas de clase al interior de los países BRICS? Una forma común es mirar el grado de polarización como lo indica el Coeficiente de Desigualdad de Gini. Otra forma es ver qué tanto del dinero del Estado se utiliza para reducir el grado de pobreza entre los estratos más pobres. De los cinco países BRICS, sólo Brasil ha mejorado su calificación en tales mediciones. En algunos casos, pese a un incremento en el PIB, las mediciones son peores que, digamos, hace 20 años.
Si miramos las relaciones económicas de los países BRICS uno con otro, China brilla más que los otros en cuanto al PIB y a la acumulación de bienes. India y Rusia parecen sentir que necesitan protegerse contra la fuerza china. Brasil y Sudáfrica parecen estar sufriendo de la inversión presente y potencial de China en áreas claves.
Si miramos las relaciones de los países BRICS con otros países del Sur, escuchamos crecientes quejas de que el modo en que se relacionan estos países con sus vecinos inmediatos (y no tan inmediatos) se asemeja mucho a los modos en que Estados Unidos y el viejo Norte se han relacionado con ellos. Son así acusados algunas veces de no ser subimperiales, sino ser simplemente imperiales.
Lo que hace que los BRICS parezcan hoy tan importantes han sido sus altas tasas de crecimiento desde, digamos, 2000; tasas de crecimiento que han sido significativamente mayores que aquellas del viejo Norte. Pero, ¿continuará esto? Sus tasas de crecimiento han comenzado a resbalar. Algunos otros países del Sur –México, Indonesia, Corea (del sur), Turquía– parece igualarlas.
Sin embargo, dada la depresión mundial en la que continuamos existiendo y la baja probabilidad de una recuperación significativa dentro de la próxima década o así, es bastante dudoso que dentro de unos 10 años algún futuro analista de Goldman Sachs continúe proyectando a los BRICS como el futuro (económico). De hecho, la probabilidad de que BRICS continúe siendo un grupo que se reúna regularmente con supuestas políticas comunes parece remota.
La crisis estructural del sistema-mundo se mueve muy aprisa y de muchos modos muy inciertos como para asumir la suficiente estabilidad relativa que permita a los BRICS continuar jugando un papel especial, sea geopolítica o económicamente. Así como la globalización misma, como concepto, pasó, así puede BRICS resultar un fenómeno pasajero.
Traducción: Ramón Vera Herrera

top