Llegando a Cuba, para participar en los homenajes a los 160 años del nacimiento de José Martí, precursor de nuestras luchas emancipatorias y, como dijera Fidel, "autor intelectual del asalto al Cuartel Moncada" y de la Revolución Cubana. Martí: uno de los imprescindibles de los que habla Brecht y, lamentablemente, casi un desconocido en las actuales generaciones. 


Tenemos que hacer algo para reintegrar a Martí en las discusiones y en las prácticas políticas emancipatorias de nuestro tiempo. El de él es un aporte fundamental. Llegar a Cuba siempre renueva la emoción de pisar un país, un pequeño David -el país de Fidel, del Che, de Raúl- que hace 54 años resiste la agresión de un monstruoso Goliat. Emoción y reconocimiento, porque, ¿que habría sido de América Latina si la Revolución Cubana hubiese arriado las banderas del antiimperialismo y el socialismo? ¡Mejor ni pensarlo! ¡Hasta la victoria, siempre, Cuba!
25.1.2013

Hola, a continuación comparto una nota sobre la audiencia de John Kerry ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado de EEUU. No tiene desperdicios, y sirve para demostrar que, parafraseando a Borges, el imperialismo no sólo es malo sino también incorregible.
Hoy, Colombia como modelo

En 1971, testimoniando contra la guerra de Vietnam




 



                                                     
                                                      Kerry, sin desperdicios

(Por Atilio A. Boron) Como es sabido, cada nuevo turno presidencial en los Estados Unidos despierta en algunos espíritus ingenuos la esperanza de que “ahora sí”, América Latina y el Caribe van a ocupar el lugar que se merecen en la agenda de la Casa Blanca. Esta tendencia está profundamente arraigada en vastos sectores de las sociedades latinoamericanas, reforzada por la infantil ilusión que despierta la presencia de un afrodescendiente en la Casa Blanca. No obstante, durante ochenta años la historia se encargó de demostrar la absoluta vacuidad de esa retórica.  En efecto, fue Franklin D. Roosevelt quien  en su discurso inaugural (4 de Marzo de 1933) anunció con bombos y platillos su “política del buen vecino”. Poco después, en Diciembre de ese mismo año su Secretario de Estado, Cordell Hull, declaraba en una conferencia panamericana en Montevideo que “ningún país tiene el derecho de intervenir en los asuntos internos o externos de otro.”  Al poco tiempo esta política del buen vecino mostraba su verdadero rostro al bendecir la tiranía de Anastasio Somoza en Nicaragua y convalidar el alevoso  asesinato de Augusto César Sandino, el líder guerrillero que había derrotado y provocado la retirada delas fuerzas de ocupación norteamericanas instaladas en Nicaragua desde 1909. Lo que siguió durante décadas fue una sistemática política de Washington de incondicional apoyo a cuantas dictaduras y gobiernos de derecha llegaran al poder en América Latina y el Caribe, tendencia ésta que se profundizó a partir de la Guerra Fría y que continúa hasta nuestros días. El golpe pseudo-institucional en contra del Presidente Mel Zelaya en Honduras y la farsa parlamentaria con la cual  se destituyó a Fernando Lugo en Paraguay son ejemplos contundentes que demuestran la invariable continuidad de la política del imperio hacia lo que sus estrategas e intelectuales orgánicos consideran como las “provincias exteriores” de la Roma americana.  Entre Somoza y Lugo aparece una abigarrada galería de siniestros déspotas apadrinados por la Casa Blanca: el ya mencionado Somoza, fundador de una sangrienta dinastía, Carlos Castillo Armas en Guatemala; Rafael L. Trujillo en República Dominicana; “Papa Doc” Duvallier en Haití; Fulgencio Batista en Cuba; Marcos Pérez Giménez en Venezuela; Alfredo Stroessner en Paraguay,  para nombrar apenas algunos pocos y a los que habría que agregar, ya en los setentas del siglo pasado, a las tenebrosas figuras de Augusto Pinochet en Chile, Jorge Rafael Videla en la Argentina y los gorilas brasileños, bolivianos y uruguayos que asolaron nuestros países. Las víctimas de esta insaciable voracidad del imperio se cuentan  por millones, pero entre los gobernantes y líderes políticos que cayeron a causa de sus maniobras se cuentan, aparte de los ya mencionados Zelaya y Lugo, Joao Goulart, Jacobo Arbenz, Juan D. Perón, Juan Bosch, Arturo U. Illía, Maurice Bishop y Salvador Allende -amén de Omar Torrijos (Panamá) y Jaime Roldós (Ecuador), muertos en sospechosos accidentes aéreos- entre tantos otros que sería largo de enumerar en este breve escrito.   
                ¿Habrá algún cambio con John Kerry al frente del Departamento de Estado? Si tomamos nota de lo que dijo en la audiencia de días pasados ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado  -presidida por “Bob” Menéndez,  un contumaz enemigo de la Revolución Cubana- la respuesta debe ser claramente negativa. Business as usual, como dicen en Estados Unidos.  Y como más de una vez lo advirtiera Noam Chomsky, Obama  profundiza la línea seguida por la Administración de George W. Bush actuando de acuerdo con las enseñanzas de Theodore Roosevelt que aconsejaba “hablar en voz baja pero traer un gran garrote”. Para Kerry el modelo a seguir en materia de relaciones hemisféricas es el que la Casa Blanca cultiva con Colombia. El hecho que este país sea considerado como el mayor violador serial de los derechos humanos en los últimos tiempos debe ser un dato nimio para el sucesor de Hillary Clinton. Tanto es así que, olvidándose del frondoso prontuario depositado en los Archivos Nacionales de Washington,  se deshizo en elogios al narcopolítico Álvaro Uribe y su exitosa campaña de “seguridad democrática”, construida  sobre el asesinato en masa de más de tres mil jóvenes en lo que en Colombia se conoce como el crimen de los “falsos positivos.”  Refiriéndose a Venezuela, y a otros países “atípicos” (así calificados porque no cooperan con los nobles  esfuerzos de Washington) el futuro Secretario de Estado afirmó que “puede haber una oportunidad para la transición allí”. Entendámonos: cuando un alto funcionario de Washington habla de “transición” a lo que se refiere es a “cambio de régimen” o, más prosaicamente, “golpe de estado.”  Y eso es lo que están desaforadamente impulsando la NED, la CIA, la USAID y toda la parafernalia de (aparentemente inocentes)  ONGs que actúan como fachadas altruistas de los siniestros intereses de Washington.  En fin, lo que dijo Kerry es que hará lo que la Casa Blanca siempre hizo, y continuará haciendo.  Lo ha demostrado hasta el cansancio Eduardo Galeano, desde Las Venas Abiertas de América Latina en adelante; Gregorio Selser en sus diversos estudios y en su Cronología de las intervenciones extranjeras en América Latina, o Juan  Bosch en  De Cristóbal Colón a Fidel Castro. El Caribe, frontera imperial ;  Darcy Ribeiro en Las Américas y la civilización y más recientemente Luis Suárez Salazar en Madre América.  Tal como lo planteamos en nuestro América Latina en la Geopolítica del Imperialismo y, antes, en un libro que es una suerte de prefacio y que lleva por título El lado oscuro del imperio,  la política del imperialismo puede variar sus apariencias pero es invariante en su esencia. Y su esencia es el saqueo, el pillaje, la super-explotación, la opresión nacional. Como lo recordaba la gran Violeta Parra en  “La Carta”, una de sus más hermosas canciones: “yo pido que se propague por toda la población que el león es un sanguinario en toda generación.”  En efecto, el imperio es sanguinario en toda generación. Pensar que puede actuar de otra manera sería incurrir en una pasmosa ingenuidad.  Lamentable involución la de este Kerry:  pasó de sus valientes denuncias sobre los brutales crímenes perpetrados por la soldadesca yankee en Vietnam a esta capitulación en toda la línea. Como un mal vino, envasado en peor barrica, el hombre envejeció mal, y un oportuno casamiento con la multimillonaria heredera de la salsa kétchup Heinz terminó por evaporar su juvenil radicalismo convirtiéndolo en un reaccionario que erige a Colombia, con sus 4 millones de desplazados por la guerra;  con su narcopolítica; con sus “falsos positivos”; con sus asesinatos de dirigentes sociales, políticos, sindicales y sus periodistas; con su desenfreno paramilitarista y sus siete bases militares norteamericanas  en el modelo a emular por los países del área. La verdad, Kerry envejeció muy mal. Por suerte hay otros que ya eran buenos pero que con el paso del tiempo se volvieron aún mejores:  Fidel, Raúl, Chomsky, González Casanova, Alfonso Sastre, entre tantos otros. No todo está perdido.


24.1.2013
A continuación, comparto información sobre la Cumbre de los Pueblos de América Latina, el Caribe y Europa, como contrapeso a la Cumbre de los gobiernos de ALC y Europa y en la cual los europeos se vendrán con una propuesta de tratado comercial tan neoliberal que, por comparación, el ALCA parece socialista. Exagero, pero como en toda exageración hay algo de verdad. En todo caso lo que sí es cierto es que los contenidos del tratado en gestación no fueron discutidos en público y sólo se conocen algunas filtraciones que realizaron algunos gobiernos amigos de los movimientos. 

 
Cumbre de los Pueblos, contrapeso de reunión América Latina-UE
 
Por Marianela Jarroud

SANTIAGO, ene (IPS) - Más de 400 organizaciones de la Unión Europa (UE) y de América Latina y el Caribe participarán entre los días 25 y 27 en la Cumbre de los Pueblos, como alternativa y contrapeso al encuentro de jefes de Estado y de gobierno de las dos regiones en la capital chilena.
  
La cita paralela "Por la injusticia social, la solidaridad internacional y la soberanía de los pueblos" buscará llamar la atención de los participantes en la reunión oficial respecto del rechazo de la sociedad civil de ambas regiones a la visión de desarrollo que, dicen sus organizaciones, se ha impuesto en las cumbres bicontinentales precedentes. (clic abajo para continuar) 
21 Enero2013

Hoy se cumplen 89 años de la muerte de V. I. Ulianov, Lenin. Vayan, como humilde homenaje al gran líder de la Revolución Rusa y al constructor del estado soviético, estas palabras que escribiéramos como introducción a la nueva edición del ¿Qué Hacer?




"Un oportuno y necesario “retorno a Lenin” nada tiene pues que ver con un regreso al
leninismo codificado por los académicos soviéticos; sí con una fresca relectura del
brillante político, intelectual y estadista que con la Revolución Rusa abrió una nueva
etapa en la historia universal. Regresar a Lenin no significa pues volver sobre un texto
sagrado, momificado y apergaminado, sino regresar a un inagotable manantial del que
brotan preguntas e interrogantes que conservan su actualidad e importancia en el
momento actual. Interesan menos las respuestas concretas y puntuales que el
revolucionario ruso ofreciera en su obra que las sugerencias, perspectivas y encuadres
contenidos en la misma. No se trata de volver a un Lenin canonizado porque éste ya no
existe. Saltó por los aires junto al derrumbe del estado que lo había erigido en un icono
tan burdo como inofensivo, inaugurando la oportunidad, primera en muchos años, de
acceder al Lenin original sin la ultrajante mediación de sus intérpretes, comentaristas y
codificadores. Claro que el derrumbe del mal llamado “socialismo real” arrastró consigo,
en un movimiento muy vigoroso, a toda la tradición teórica del marxismo, y de la cual
Lenin es uno de sus máximos exponentes. Afortunadamente ya estamos asistiendo a la
reversión de dicho proceso, pero aún queda un trecho muy largo que transitar. Por otra
parte, tampoco se trata meramente de volver porque nosotros, los que regresamos a las
fuentes, ya no somos los mismos que antes; si la historia barrió con las excrecencias
estalinistas que habían impedido captar el mensaje de Lenin adecuadamente, lo mismo
hizo con los dogmas que nos aprisionaron durante décadas. No la certidumbre
fundamental acerca de la superioridad ética, política, social y económica del comunismo
como forma superior de civilización, esa que abandonaron los fugitivos autodenominados
post-marxistas”, sino las certezas marginales, al decir de Imre Lakatos, como por
ejemplo las que instituían una única forma de organizar el partido de la clase obrera, o
una determinada táctica política o que, en la apoteosis de la irracionalidad, consagraban
un nuevo Vaticano con centro en Moscú y dotado de los dones papales de la infalibilidad
en todo lo relacionado con la lucha de clases. Todo eso ha desaparecido. Estamos
viviendo los comienzos de una nueva era. Es posible, y además necesario, proceder a
una nueva lectura de la obra de Lenin, en la seguridad de que ella puede constituir un
aporte valiosísimo para orientarnos en los desafíos de nuestro tiempo. Se trata de un
retorno creativo y promisorio: no volvemos a lo mismo, ni somos lo mismo, ni tenemos
la misma actitud. Lo que persiste es el compromiso con la creación de una nueva
sociedad, con la superación histórica del capitalismo. Persiste también la idea de la
superioridad integral del socialismo y de la insanable injusticia e inhumanidad del
capitalismo, y la vigencia de la tesis onceava de Marx sobre Feuerbach que nos invitaba
no sólo a interpretar el mundo sino a cambiarlo radicalmente."

Tomado de “Actualidad del ¿Qué Hacer?”, estudio introductorio a V. I. Lenin, ¿Qué Hacer? (nueva edición del texto clásico de Lenin publicado por Ediciones Luxemburg, Buenos Aires, 2004)
20 Enero 2012.

Comparto un profundo análisis de la situación agraria en Brasil realizado por el compañero Joao Pedro Stedile, que demuestra que el gobierno petista ha optado por el agronegocio abandonando por completo su adhesión al programa de reforma agraria que en su momento se había comprometido a llevar a la práctica desde el gobierno federal. La nota de Stedile es notable por su argumentación y por la irrebatible evidencia con que apoya cada una de sus afirmaciones, confirmando la lamentable capitulación del "progresismo centroizquierdista" en un tema tan crucial como el de la tierra. Tema que, como surge de esta nota, va mucho más allá del reparto agrario pues tiene implicaciones en relación a asuntos tales como el agua, la soberanía alimentaria y la preservación del medio ambiente, entre otros, que se añaden a los propios de la impostergable necesidad de garantizar la justicia distributiva en uno de los países socialmente más injustos del planeta.



“Dilma esta ciega y siendo engañada por aduladores”

João Pedro Stedile, de la Coordinación Nacional del MST, Movimiento Nacional de Trabajadores Sin Tierra del Brasil
7 de enero de 2013  


La sociedad brasileña enfrenta en el medio rural problemas de diferente naturaleza que precisan igualmente de soluciones diferenciadas.
Tenemos problemas graves y emergentes que precisan de urgentes medidas. Hay cerca de 150 mil familias de trabajadores sin tierra viviendo bajo las llamadas “lonas pretas”,  provisionales tiendas de campaña de plásticos negros, acampadas, luchando por el derecho constitucional de tener tierra para trabajar.
Para enfrentar este problema, el gobierno precisa hacer un verdadero esfuerzo de trabajo colectivo entre diferentes organismos para así asentar las citadas familias en las tierras que existen abundantemente en todo el país. Recuérdese que Brasil utiliza para la agricultura tan solo un 10% de su área total.
En el Nordeste hay más de 200 mil hectáreas que están siendo preparadas para proyectos de regadío con millones de recursos públicos que el gobierno ofrece apenas a los empresarios del Sur y para producir para la exportación.
Ahora bien, la presidenta se comprometió durante el Fórum Social Mundial (FSM) de Porto Alegre, el 25 de Enero de 2012, a que daría prioridad a los asentamientos de los sin tierra en los citados proyectos. Solo en los mismos sería posible asentar más de 100 mil familias en 2 hectáreas irrigadas por familia. 
Tenemos más de 4 millones de familias pobres del medio rural que están recibiendo el “Bolsa familia” para no pasar hambre. Ello es necesario, mas es un paliativo que debería ser temporal.
La única forma de sacarlos de la pobreza es viabilizando trabajo en la agricultura o en actividades relacionadas con ella, lo que un amplio programa de reforma agraria podría resolver. Ni las ciudades ni el agro negocio darán empleo a esas personas. (Clic abajo para continuar)
17.1.2013

Hola todas y todos: comparto esta nota de Iroel Sánchez en donde pone en evidencia el sesgo ideológico de la prensa hegemónica, la de Latinoamérica y el Caribe tanto como la de Estados Unidos, en donde 'la noticia' es el levantamiento de las restricciones para viajar fuera de Cuba y no la persistencia de las limitaciones que tienen los ciudadanos de EEUU para visitar la Isla. Y eso que Cuba sigue siendo atacada, entre otras cosas por un programa especial que la Casa Blanca diseñó para robar, porque no hay otra palabra, a los profesionales de la salud (médicos, enfermeros, técnicos, etcétera) que con gran esfuerzo forma Cuba a pesar del bloqueo y cuya excelencia la confirma el interés de Estados Unidos en apropiarse de esos profesionales. Lean la nota completa, que no tiene desperdicio.

Al yankee todavía le impiden visitar Cuba
 

Martes 14 de Enero de 2013 

Por: Iroel Sánchez

Este lunes 14 de enero medios de comunicación de todo el mundo centrarán su mirada en Cuba. Los cambios anunciados por el gobierno cubano en la política migratoria entran en vigor este día y lo que ha venido ocurriendo como un proceso de flexibilización creciente -según fuentes oficiales, el 99,4% de quienes solicitaron salir del archipiélago en los últimos doce años pudieron hacerlo- tomará forma definitiva con la eliminación del llamado “permiso de salida”, la ampliación del tiempo para permanecer en el exterior sin necesidad de trámites y la flexibilización de las regulaciones para la relación con su país de origen de aquellos que emigraron anteriormente.
Corren ríos de tinta y muchos millones de bits en Internet llamando la atención sobre el hecho de que, a partir de este día, los cubanos podrán viajar libremente a cualquier país del mundo, con el único requisito de que aquel les otorgue visa. A pocos sorprende que el gobierno cubano no implemente ningún requerimiento adicional para viajar a Estados Unidos, desde cuyo territorio se han organizado actos terroristas que han costado la vida a miles de cubanos, se implementa un programa para estimular la deserción de profesionales de la salud formados en Cuba, se destinan más de veinte millones de dólares al año para el financiamiento de grupos que operan al interior de la Isla en función de la política estadounidense de “cambio de régimen” y se impone un bloqueo económico que ha concitado durante décadas el rechazo abrumador de la comunidad internacional, incluyendo los propios aliados de Washington.
Mucho menos los que manejan la “lupa inmensa” para magnificar lo que ocurre en Cuba “cada vez que conviene a los intereses enemigos”, como dijera el escritor uruguayo Eduardo Galeano, se detienen ante la evidencia de que con la nueva política migratoria implementada por las autoridades cubanas Estados Unidos quedará como el único país de toda América que limita los viajes de sus ciudadanos, quienes tienen prohibido viajar a la nación caribeña.
Mientras la industria mediática pregunta al “disidente” tal o más cual -destinatario de los onerosos fondos que EE.UU. presupuesta para subvertir el orden constitucional cubano- su opinión sobre las nuevas regulaciones migratorias, nadie habla con los cientos de millones de norteamericanos que tienen prohibido ir a Cuba. Tampoco se dice que a los pocos autorizados a hacerlo, el Departamento del Tesoro de EE.UU. les exige un plan detallado de cada viaje a la Isla, con la inclusión en cada grupo de viajeros de una persona con funciones de vigilancia y que en el caso de ser profesores universitarios contraen la obligación de ser interrogados por abogados de la universidad antes y después del viaje, además de la firma de una declaración jurada. Para colmo, todo ciudadano norteamericano que luego de cumplir con esos requisitos logre poner un pie en Cuba está sujeto a unos límites de gasto diario y tiene prohibido regresar a su país con cualquier souvenir cubano, aunque sea un simple tabaco.
Los grandes medios no entrevistarán a uno sólo de los estadounidenses cuyos derechos constitucionales de viajar a Cuba son violados, ni desplegarán el titular que bajo las reglas del periodismo -el clásico hombre que mordió al perro- deberían publicar: “EE.UU. único país de América que limita los viajes de sus ciudadanos”, porque como diría Galeano, en situaciones como estas “la lupa se distrae y no alcanza ver otras cosas importantes y que los medios de comunicación no hacen por informar”.

 

¡Hola!  Comparto una nota sobre Chávez de William Ospina, uno de los más talentosos escritores, ensayistas y periodistas de Colombia.  Tiene algunas observaciones muy agudas sobre las que creo vale la pena reflexionar. No me gusta que, hacia el final, su nota se convierte casi en una necrológica, y si bien Chávez está en una situación de extrema gravedad nadie debería sorprenderse si remonta la situación y recupera su salud. Sus probabilidades son bajas pero no por eso inexistentes. Y lo otro que no me gustó, en un texto con muchas observaciones muy acertadas, es cuando dice que "la mejor manera de admirar, de respetar y honrar a los Estados Unidos, es temerles, y no llamarse a engaños sobre ellos." Digo: ni admirarles ni temerles, y en cuanto al respeto hacerlo como se respeta a un enemigo. Ospina nos exhorta, con razón, a no llamarnos a engaños sobre ellos. Esto quiere decir, en concreto, que no hay que olvidar nunca que el imperialismo es nuestro enemigo, nuestro mortal enemigo, y como decía el Che, "no se le puede creer ni un tantito así."Hechas estas salvedades, va la nota.

“A LAS PUERTAS DE LA MITOLOGÍA

William Ospina / Lunes 7 de enero de 2013

Uno de esos grandes enemigos del imperialismo es Hugo Chávez. Por ello, aunque nadie pueda atribuirle crímenes como los que manchan las manos de tantos poderes en el mundo, para muchos opinadores y medios es un dictador y un tirano

Alguna vez le pregunté a García Márquez si no había sido muy difícil ese momento en que buena parte de la intelectualidad latinoamericana rompió con la Revolución cubana, y sólo él y unos pocos siguieron siendo sus amigos. Gabo no respondió con una teoría sino con algo más visceral: “Para mí, dijo, lo de Cuba fue siempre una cuestión caribe”. A mi parecer, ello quería decir que no se trataba de marxismo o teorías revolucionarias sino de la lucha de un pueblo por su soberanía y su cultura frente al asedio de unos poderes invasores.

Los gobiernos de Estados Unidos, que compraron la Florida y se robaron a México, que se apoderaron de Puerto Rico y separaron a Panamá, se habrían anexionado con gusto la hermosa isla de Cuba si ésta no hubiera sido siempre tan irreductible en su rebeldía y tan firme en su resistencia.

Ya en Martí estaba todo lo que haría de Cuba un país tan celoso de su independencia. García Márquez, que conoce las felonías del “buen vecino” porque desde niño supo de la masacre de las bananeras en la plaza de Ciénaga, comprendió que era vital mantener a raya el afán hegemonista de aquel país que respeta tanto la ley dentro de sus fronteras y la ignora tanto fuera de ellas. 
La de América Latina ha sido la historia de esa saludable tensión ante los poderes del norte. Hace poco visité en el norte de México, en Ciudad Juárez, el Museo de la Revolución. Nada me impresionó tanto, más incluso que el cráneo de vaca sobre una mesa bajo la fogosa luz del desierto, que una fotografía donde la sociedad de El Paso, Texas, caballeros con sombrero de copa y damas floridas con trajes ensanchados por miriñaques, presenciaba desde la orilla del río Grande, como en picnic, la lucha al otro lado de la frontera, donde hombres de grandes sombreros y dobles pistolas se alzaban contra la dictadura. La viva imagen de una sociedad del bienestar que se entretiene con el espectáculo de tragedias ajenas, esperando el momento de entrar en acción para beneficiarse de los resultados.

La mejor manera de admirar, de respetar y honrar a los Estados Unidos, es temerles, y no llamarse a engaños sobre ellos. Para ellos somos otro mundo: materias primas, selva elemental, inmigrantes, gobiernos que se sometan y firmen sin demasiadas condiciones los contratos. Y aquí nadie los ama tanto como los que se benefician de esos contratos.

Muchos medios del continente han hecho un gran esfuerzo por convertir a los contradictores de Estados Unidos en los grandes equivocados. Lo han intentado con Cuba y más recientemente con Venezuela, hasta el punto de que sus elecciones victoriosas son elecciones siempre sospechosas. No importa que en Colombia compren votos o arreen electorados bajo promesas o amenazas: esta democracia nunca está bajo sospecha. No importa que los paramilitares produzcan en diez años doscientos mil muertos en masacres bajo todas las formas de atrocidad: la democracia colombiana sigue siendo ejemplar, porque los poderes de la plutocracia siguen al mando. Pero si alguien es enemigo, no de los Estados Unidos sino de los abusos del imperialismo, eso lo hace reo de indignidad.

Uno de esos grandes enemigos del imperialismo es Hugo Chávez. Por ello, aunque nadie pueda atribuirle crímenes como los que manchan las manos de tantos poderes en el mundo, para muchos opinadores y medios es un dictador y un tirano. Yo creo que ha sido un gran hombre, que ha amado a su pueblo, y que ha intentado abrir camino a un poco de justicia en un continente escandalosamente injusto. Para ello ha sido duro con los dueños tradicionales del país y eso no se lo perdonan. Ya se lo perdonarán: cuando adviertan que todo lo que se haga a favor de los pueblos siempre postergados, tarde o temprano fructifica en sociedades más reconciliadas consigo mismas.

Un amigo me decía hace poco que un hombre que se hace reelegir tres veces es enemigo de la libertad. No comparto esa idea restringida de la democracia. La reina Isabel de Inglaterra, que no fue elegida por nadie, lleva sesenta años, es decir, para nosotros, toda la historia universal, como soberana de su tierra, y no veo a nadie protestando contra ese abuso. En Colombia llevamos doscientos años reeligiendo al mismo tipo con caras distintas pero con exactamente la misma política. El único un poco distinto era Álvaro Uribe, sólo porque era un poco peor. Pero el problema no son los hombres sino las ideas que gobiernan, y a Colombia la gobiernan las mismas ideas desde las lunas del siglo XIX, y la consecuencia catastrófica se ve por todas partes.

Si fuera necesario convocar a nuevas elecciones, lo más probable es que las mayorías chavistas sean más grandes aún que en las elecciones pasadas, que ya se celebraron sin su presencia.

Y tal vez nos será dado asistir al paso de Chávez de la historia a la mitología, a la novelesca mitología latinoamericana, de la que forman parte por igual María Lionza y José Gregorio Hernández, Rubén Darío y José Martí, Carlos Gardel y Eva Perón, Martín Fierro y Jorge Eliécer Gaitán, Simón Bolívar y Túpac Amaru, Frida Kahlo y Pablo Neruda, Eloy Alfaro y Salvador Allende, el Che Guevara y Emiliano Zapata, Vargas Vila y Jorge Luis Borges, Benito Juárez y Morazán, Pedro Páramo y Aureliano Buendía.
Una mitología de la que hoy tal vez sólo tenemos vivos a Fidel Castro y a Gabriel García Márquez.
**************************





Comparto con inmensa alegría la decisión del Jurado Internacional de la UNESCO que decidió otorgarle el Premio José Martí de esa institución a Frei Betto. A continuación, la nota emitida por la Red Nacional de Noticias de Venezuela informando sobre la novedad.






Escrito por Prensa Web Red Nacional de Venezuela/ Aporrea   
Viernes, 11 de Enero de 2013 21:34

Foto: Archivo
El religioso brasileño fue elegido por su trabajo como educador y por su oposición a todas las formas de discriminación, injusticia y exclusión

La UNESCO reconoció hoy al religioso brasileño Frei Betto con el Premio José Martí 2013 por su "contribución a la construcción de una cultura de paz universal y la justicia social y los derechos humanos en América Latina y el Caribe".

La directora general de la agencia de las ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) seleccionó a Frei Betto -cuyo verdadero nombre es Carlos Alberto Libânio Christo- por recomendación de un jurado internacional, indicó en un comunicado esa organización con sede en París.

"Frei Betto (Belo Horizonte, 1944) fue elegido por su trabajo como educador, escritor y teólogo, por su oposición a todas las formas de discriminación, injusticia y exclusión y por su promoción de la cultura de paz y los derechos humanos", precisó la UNESCO.

El premiado, autor de más de cincuenta libros traducidos a múltiples idiomas, ingresó en la orden de los dominicos a los veinte años de edad, cuando estudiaba periodismo.

Durante la dictadura militar brasileña fue encarcelado en dos ocasiones, la primera en 1964, que le llevó a dejar la universidad, y la segunda entre 1969 y 1973, por colaborador de la organización guerrillera Acción Libertadora Nacional (ALN), que dirigía Carlos Marighella.

Cuando recuperó la libertad, trabajó durante cinco años en una favela de la ciudad de Vitoria.

Durante la década de los ochenta asesoró sobre las relaciones Iglesia-Estado a varios países como Nicaragua, Cuba, China, la Unión Soviética, Polonia y Checoslovaquia y en la década posterior integró el consejo de la Fundación Sueca de Derechos Humanos.

Adepto a la Teología de la Liberación y militante de movimientos pastorales y sociales, fue asesor especial del presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, entre 2003 y 2004 y fue coordinador de Movilización Social del programa "Hambre Cero".

El premio en cuestión, creado en 1994 a iniciativa del Gobierno de Cuba, recompensa "contribuciones sobresalientes de organizaciones o de individuos a la unidad y la integración de América Latina y el Caribe basada en el respeto de las tradiciones culturales y los valores humanistas".

La ceremonia de entrega del galardón tendrá lugar el próximo 30 de enero en La Habana, en el marco de la tercera Conferencia Internacional por el Equilibrio del Mundo, que se celebra en la capital cubana del 28 al 30 de enero y marca el 160 aniversario del nacimiento de José Martí.

El anterior ganador del premio José Martí, dotado con 5.000 dólares, fue el politólogo argentino Atilio Alberto Borón, por su contribución a la unidad e integración de los países de América Latina y el Caribe y por su aportación al estudio y la promoción del pensamiento del apóstol de la independencia de Cuba, concluyó la UNESCO.

(Agrego: los anteriores ganadores del Premio habían sido el Comandante Presidente de la República Bolivariana de Venezuela Hugo Chávez Frías (2005), el sociólogo y crítico mexicano Pablo González Casanova (2003) y el insigne pintor y escultor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín, (laureado póstumamente en 1999. Tuve el honor de recibir ese premio en el año 2009).



8.1.2013

Recomiendo leer este artículo de Pepe Escobar,  uno de los mayores especialistas en Medio Oriente. Y ver también los estremecedores videos que acompañan su nota en el sitio web indicado más abajo. El imperialismo realiza su tarea metódica e implacablamente: ayer fue Libia, hoy desangran hasta lo indecible a Siria, un país que más allá de las críticas que se le podían hacer a su régimen político tiene un estado laico -por contraposición a las teocracias reaccionarias que imperan en la región o al estado confesional judío de Israel- y que hasta la invasión de los "proxis" de Estados Unidos y sus compinches europeos había permitido, y permite aún, bajo las dificilísimas circunstancias que la agobian, la coexistencia de musulmanes de distinta persuasión (sunitas, chiitas, etcétera), cristianos y judíos. Pero el imperio va por todo y quiere preparar el terreno para la gran ofensiva contra Irán, contando con la complicidad de Turquía, ansiosa por probar su lealtad a Occidente y al imperialismo norteamericano. Factores todos a cual más  infame y que terminan por configurar no una guerra civil -como difunde la prensa occidental- sino una masacre sistemática cuyos operadores en el campo de batalla son los mercenarios reclutados y financiados por Saudiarabia y cuyos instigadores y mentores intelectual son Estados Unidos e Israel.


POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS SIRIAS.
(Ver el video y la nota completa en


“Siria resiste a Washington y a los vasallos del Imperio”
por Pepe Escobar *

"Rebeldes sirios", en realidad mercenarios de Saudiarabia, Yemen y otras teocracias de Medio Oriente

Siria sigue resistiendo a la presión imperial estadounidense y a la de sus acólitos europeos neocoloniales que tratan de someterla. Resiste a las mentiras de la prensa comercial occidental que desinforma al público de lo que realmente está pasando en este país desde que comenzaron las hostilidades y que no explica las verdaderas causas de este conflicto, una guerra por el control de los recursos y corredores de gas y petróleo, conflicto generado desde afuera. Resiste en el plano militar frente a las numerosas bandas de mercenarios fundamentalistas infiltrados en su territorio. Pero el precio que está pagando es elevado. El análisis de nuestro colega Pepe Escobar.

* Fuente: Asia Times Online, 22 de diciembre de 2012. 
Traducido del inglés por Germán Leyens.
6.1.2013

¡Hola todas y todos! Comparto con ustedes una nota de Ignacio Ramonet en donde sintetiza con mucha precisión los grandes lineamientos del escenario geopolítico previsible para el 2013.

¡No, no es una ciudad! Es el novísimo portaaviones chino que encendió todas las luces de alarma en el Pentágono


 “Así será 2013”
Ignacio Ramonet

(Le Monde Diplomatique, Enero 2013, Nº 207)


Después de haber sobrevivido –el pasado 21 de diciembre– al anunciado fin del mundo, nos queda ahora tratar de prever –con razonamientos prudentes pero más cartesianos– nuestro futuro inmediato, basándonos en los principios de la geopolítica, una disciplina que permite comprender el juego general de las potencias y evaluar los principales riesgos y peligros. Para anticipar, como en unos tableros de ajedrez, los movimientos de cada potencial adversario.
Si contemplamos, en este principio de año, un mapa del planeta, inmediatamente observamos varios puntos con luces rojas encendidas. Cuatro de ellos presentan altos niveles de peligro: Europa, América Latina, Oriente Próximo y Asia.
En la Unión Europea (UE), el año 2013 será el peor desde que empezó la crisis. La austeridad como credo único y los hachazos al Estado de bienestar continuarán porque así lo exige Alemania que, por primera vez en la historia, domina Europa y la dirige con mano de hierro. Berlín no aceptará ningún cambio hasta los comicios del próximo 22 de septiembre en los que la canciller Angela Merkel podría ser elegida para un tercer mandato.
En España, las tensiones políticas aumentarán a medida que la Generalitat de Catalunya vaya precisando los términos de la consulta a los catalanes sobre el futuro de esa comunidad autónoma. Proceso que, desde Euskadi, los nacionalistas vascos seguirán con el mayor interés. En cuanto a la situación de la economía, ya pésima, va a depender de lo que ocurra... en Italia en las próximas elecciones (el 24 de febrero). Y de las reacciones de los mercados ante una eventual victoria de los amigos del conservador Mario Monti (que cuenta con el apoyo de Berlín y del Vaticano) o del candidato de centroizquierda Pier Luigi Bersani, mejor colocado en las encuestas. También dependerá de las condiciones (sin duda brutales) que exigirá Bruselas por el rescate que Mariano Rajoy acabará pidiendo. Sin hablar de las protestas que siguen extendiéndose como reguero de gasolina y que acabarán por dar con algún fósforo encendido... Podrían producirse explosiones en cualquiera de las sociedades de la Europa del sur (Grecia, Portugal, Italia, España) exasperadas por los matraqueos sociales permanentes. La UE no saldrá del túnel en 2013, y todo podría empeorar si, además, los mercados decidieran cebarse (como los neoliberales les están incitando a hacerlo) (1) con la Francia del muy moderado socialista François Hollande. (clic abajo para continuar) 


Este 25 de diciembre Evo Morales presentó en la Isla del Sol, en el lago Titicaca, el documento que sigue. Me parece muy interesante porque plantea: a) el caracter multidimensional de la crisis global, que es civilizatoria y no sólo económica o financiera; b) su expresión como ofensiva del capital y, en particular, privatizadora/mercantilizadora/extractivista sobre los bienes comunes-recursos naturales, dato importantísimo en el continente que, como lo demostramos en nuestro AMÉRICA LATINA EN LA GEOPOLÍTCA DEL IMPERIALISMO (Ediciones Luxemburg: Noviemtre 2012) es la región del mundo más rica en recursos naturales y; c) una crítica al capitalismo y la propuesta de un "socialismo comunitario del buen vivir"; y una especie de programa de 10 puntos; importante para el debate, aún más en estas horas en las que acompañamos la lucha del compañero Hugo Chavéz. Por supuesto, la prensa y todos los medios del establishment se encargaron de ningunear la noticia. Léanla y difúndanla. ¡Gracias!

"Manifiesto de la Isla del Sol"Evo Morales

25 Diciembre 2012

Hermanas y hermanos: deseo expresar mi sorpresa por esta gran concentración que reúne, hoy, en esta Isla del Sol, a hermanas y hermanos que vienen del Abya Yala, de América, de Europa, de África y de Asia.
Saludo a nuestro vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, al vicepresidente de Nicaragua, Moisés Omar Halleslevens Acevedo, al ministro de Comunicación e Información de Venezuela, Ernesto Villegas, y a las viceministras de Venezuela para América Latina y el Caribe, Verónica Guerrero, y para América del Norte, Claudia Salerno; al ministro de Cultura de Cuba, Rafael Bernal Alemany, a los ministros y ministras, a los embajadores y embajadoras de Bolivia, de toda América, de Asia y de Europa.
Saludo, igualmente, a nuestros dirigentes, líderes y liderezas de los movimientos y organizaciones sociales de los diferentes sectores que estuvieron debatiendo en torno a este 21 de diciembre y lograron profundas reflexiones sobre temas políticos, económicos, sociales y sobre el medio ambiente y la Madre Tierra. Ellos debaten permanentemente sobre la igualdad y la justicia social.
Hoy estamos todos reunidos acá, en el tiempo de Pachakuti, en el tiempo del cambio.


La Isla del Sol, el nacimiento del nuevo tiempo

Desde la Isla del Sol, desde el Lago Sagrado Titikaka, que compartimos Perú y Bolivia, queremos decirles que estamos reunidos, hoy, 21 de diciembre de 2012, no esperando a que se acabe el mundo, como algunos decían. Nunca habrá fin del mundo. Estamos aquí para dar esperanza en este nuevo amanecer para los pueblos del mundo. (clic abajo para continuar)
Fidel Castro pronuncia su discurso ante la multitud  reunida en la Plaza de la Revolución, 4 Febrero 1962

La Revolución Cubana cumple hoy 54 años. No reiteraremos aquí lo dicho infinidad de veces acerca de las grandes conquistas históricas, materiales y espirituales, de la Revolución. Su sobrevivencia pese a la permanente agresión del imperialismo, al bloqueo y a una implacable hostilidad de la cual fueron y son cómplices las burguesías latinoamericanas y europeas, así como sus partidos y gobiernos, basta y sobra para demostrar la tremenda fortaleza de la Revolución Cubana. Fortaleza que sólo es posible cuando la revolución se encuentra profundamente arraigada en las entrañas mismas de la sociedad, expresando la continuidad de un proceso emancipatorio que se inició en 1868, maduró bajo la inspiración de José Martí en 1898 y que comenzó a transitar por su etapa definitiva con el asalto al Moncada el 26 de Julio de 1953 hasta culminar el 1º de Enero de 1959 con el triunfo de la Revolución. Como un pequeño homenaje a la gesta revolucionaria cubana incluimos a continuación unos pocos fragmentos del discurso que el Comandante Fidel Castro Ruz pronunciara el 4 de Febrero de 1962, dando lectura a la “Segunda Declaración de La Habana”, una pieza magistral de la filosofía política y social que los luchadores sociales de todo el mundo harían muy bien en estudiar. Este excepcional documento analiza las raíces históricas de la revolución y, por añadidura, los fundamentos de las futuras revoluciones latinoamericanas. Fue pronunciado por Fidel en la Plaza de la Revolución y aprobado por aclamación por la multitud allí reunida para repudiar las agresiones perpetradas –atentados, incendios de cañaverales, sabotajes varios- por los Estados Unidos en Cuba y la expulsión de la OEA que sufriera este país en la Conferencia de Punta del Este en Agosto de 1961, luego de la cual todos los países del hemisferio, con la honrosa excepción de México, rompieron relaciones con Cuba revolucionaria.

Segunda Declaración de La Habana *
[Fragmentos]
Fidel Castro Ruz

El discurso completo puede descargarse en el siguiente enlace: http://www.pcc.cu/pdf/documentos/otros_doc/segunda_declaracion_habana.pdf  



Cuba duele de manera especial a los imperialistas. ¿Qué es lo que se esconde tras el odio yanqui a la Revolución Cubana? ¿Qué explica racionalmente la conjura que reúne en el mismo propósito agresivo a la potencia imperialista más rica y poderosa del mundo contemporáneo y a las oligarquías de todo un continente, que juntos suponen representar una población de trescientos cincuenta millones de seres humanos, contra un pequeño pueblo de sólo siete millones de habitantes, económicamente subdesarrollado, sin recursos financieros ni militares para amenazar ni la seguridad ni la economía de ningún país?

Los une y los concita el miedo. Lo explica el miedo. No el miedo a la Revolución Cubana; el miedo a la revolución latinoamericana. No el miedo a los obreros, campesinos, estudiantes, intelectuales y sectores progresistas de las capas medias que han tomado revolucionariamente el poder en Cuba; sino el miedo a que los obreros, campesinos, estudiantes, intelectuales y sectores progresistas de las capas medias tomen revolucionariamente el poder en los pueblos oprimidos, hambrientos y explotados por los monopolios yanquis y la oligarquía reaccionaria de América; el miedo a que los pueblos saqueados del continente arrebaten las armas a sus opresores y se declaren, como Cuba, pueblos libres de América.
En los propios Estados Unidos, la Agencia Central de Inteligencia ha organizado escuelas especiales para entrenar agentes latinoamericanos en las más sutiles formas de asesinatos; y es política acordada por los servicios militares yanquis la liquidación física de los dirigentes antiimperialistas.

Es notorio que las embajadas yanquis en distintos países de América Latina están organizando, instruyendo y equipando bandas fascistas para sembrar el terror y agredir las organizaciones obreras, estudiantiles e intelectuales. Esas bandas, donde reclutan a los hijos de la oligarquía, a lumpen y gente de la peor calaña moral, han perpetrado ya una serie de actos agresivos contra los movimientos de masas.

Pero la hora de su reivindicación, la hora que ella misma se ha elegido, la viene señalando, con precisión, ahora, también de un extremo a otro del continente. Ahora, esta masa anónima, esta América de color, sombría, taciturna, que canta en todo el Continente con una misma tristeza y desengaño, ahora esta masa es la que empieza a entrar definitivamente en su propia historia, la empieza a escribir con su sangre, la empieza a sufrir y a morir. Porque ahora, por los campos y las montañas de América, por las faldas de sus sierras, por sus llanuras y sus selvas, entre la soledad o en el tráfico de las ciudades o en las costas de los grandes océanos y ríos, se empieza a estremecer este mundo lleno de razones, con los puños calientes de deseos de morir por lo suyo, de conquistar sus derechos casi quinientos años burlados por unos y por otros. Ahora sí, la historia tendrá que contar con los pobres de América, con los explotados y vilipendiados de América Latina, que han decidido empezar a escribir ellos mismos, para siempre, su historia. Ya se les ve por los caminos un día y otro, a pie, en marchas sin término de cientos de kilómetros, para llegar hasta los «olimpos» gobernantes a recabar sus derechos. Ya se les ve, armados de piedras, de palos, de machetes, de un lado y otro, cada día, ocupando las tierras, fincando sus garfios en la tierra que les pertenece y defendiéndola con su vida; se les ve, llevando sus cartelones, sus banderas sus consignas; haciéndolas correr en el viento por entre las montañas o a lo largo de los llanos. Y esa ola de estremecido rencor, de justicia reclamada, de derecho pisoteado que se empieza a levantar por entre las tierras de Latinoamérica, esa ola ya no parará más. Esa ola irá creciendo cada día que pase. Porque esa ola la forman los más mayoritarios en todos los aspectos, los que acumulan con su trabajo las riquezas, crean los valores, hacen andar las ruedas de la historia y que ahora despiertan del largo sueño embrutecedor a que los sometieron.

Porque esta gran humanidad ha dicho: «¡Basta!» y ha echado a andar. Y su marcha de gigantes, ya no se detendrá hasta conquistar la verdadera independencia, por la que ya han muerto más de una vez inútilmente. Ahora, en todo caso, los que mueran, morirán como los de Cuba, los de Playa Girón, morirán por su única, verdadera, irrenunciable independencia.

¡Patria o Muerte!
¡VENCEREMOS!
                                                            EL PUEBLO DE CUBA
                                                            La Habana, 4 de febrero de 1962

top