ELECCIONES EN HONDURAS: EL ROBO MÁS DESCARADO.

No es nuevo que las elecciones contengan "irregularidades". Uno de los robos electorales más espectaculares, por el cargo que estaba en juego, fue el que le permitió a George W. Bush "ganar" las elecciones presidenciales de Estados Unidos en el 2000. Para ello su hermano, Jebb, gobernador del Estado de Florida, eliminó del padrón electoral a 57,700 votantes registrados bajo la acusación de que eran criminales, delincuentes, convictos por delitos graves y en Florida estos personajes están privados del derecho a voto. Los así eliminados eran sobre todo negros e hispanos, más favorables a los Demócratas que a los Republicanos, pero resulta que sólo el 10 porciento eran delincuentes. El resto: ciudadanos comunes y corrientes a quienes no se les dejó votar, y de ese modo G. W. Bush se llevó los 25 votos electorales de Florida "ganando" la elección popular por apenas 537 votos sobre Al Gore, a quien le robaron unos 22.000 votos con la manipulación era por su hermano. Dado que Florida desempataba en una reñidísima elección, gracias a esa maniobra Bush se quedó con la presidencia y Gore con las ganas...
Otros fraudes enormes fueron cometidos contra Andrés M. López Obrador en sendas elecciones mexicanas, pero en ambos casos con procedimientos mucho más sofisticados que los utilizados por los Bush Brothers en el 2000. 
Pero pocas veces el fraude tuvo el descaro que se puso en evidencia en HONDURAS el domingo pasado. Ya hablaré más del tema. Por ahora me basta con mostrar estas dos actas electorales en las cuales se observa claramente como se adultera la planilla de la mesa receptora de votos, en un caso disminuyendo los sufragios obtenidos por Xiomara Castro y en el otro aumentando los de Juan O. Hernández. Estas actas, así de trucadas, están disponibles en el sitio web del TSE, como si tal cosa. Ni se molestan en ocultar su complicidad con el fraude. ¡Ah!, hay aproximadamente un 20 porciento de actas que contienen adulteraciones de este tipo, pero el TSE se niega a examinarlas y mucho menos de ordenar una nueva elección en las mesas en donde se cometieron estos "errores" que, sin quererlo, favorecieron a la derecha hondureña y, por ende, a Estados Unidos.

(2 fotos)
top