¡Que tal la noticia! Por supuesto, la prensa hegemónica se cuidó muy bien de darle difusión. Estas cosas se hacen, no se dicen ni se comentan. Forman parte de una operación en donde la "prensa libre" del continente se revela como lo que es: un simple peón del imperialismo. La lógica geopolítica se entiende: hay que aislar a Irán, para después atacarlo. La ofensiva contra Siria obedece a esa estrategia, porque es país aliado de Irán. El "manual de operaciones" aconseja destruir a Siria y producir un cambio de régimen allí; chantajear a los países de América Latina y el Caribe para que no se relacionen con Irán y repetir lo que ya hicieron con los corruptos y serviles gobiernos europeos. Luego de eso, arrasar con Irán, el gran objetivo de la derecha israelí. Por eso cuando Teherán aceptó participar de una conferencia tendiente a crear una zona de paz, libre de armas de destrucción masiva, en Oriente Medio, Obama decidió postergarla pese a que fue su propio gobierno quien la había propuesto. Claro, Israel se oponía terminantemente a esa iniciativa, e Irán también. Pero cuando este país manifestó su voluntad de participar Israel quedó en evidencia como el único que no aceptaba crear la zona de paz. Y Obama, cómplice de los crímenes del gobierno israelí, facilitó las cosas cancelando la conferencia. Lo que aprobó el Congreso de EEUU días pasados en relación a América Latina es otra vuelta de tuerca en la misma dirección.


Obama aprueba una ley para 'frenarle los pies' a Irán en América Latina

La creciente popularidad de Irán en la región preocupa a la Casa Blanca

Publicado: 29 dic 2012 | 12:15 GMT Última actualización: 29 dic 2012 | 17:52 GMT

El presidente de EE.UU., Barack Obama, ha aprobado una ley orientada a entorpecer las crecientes relaciones entre América Latina e Irán.
La ley Countering Iran in Western Hemisphere, que fue aprobada el viernes pasado, insta al Departamento de Estado a elaborar en 180 días una estrategia para frenar la “creciente presencia y actividad hostil de Irán” en los países de América Latina. 

También la ley incorpora un gran plan que está previsto llevar a cabo en América Latina diseñado para aislar a la república islámica de sus aliados. La subcomisión sobre terrorismo de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de EE.UU. ya apoyó la medida en marzo. 

Irán ha incrementado el número de embajadas en América Latina de las 5 en 2005 a 11 en 2012. El país busca ampliar sus relaciones con la región durante los últimos años y señala que es una de las estrategias principales de su política exterior. 

Cabe decir que los grandes Estados del continente también han mejorado sus relaciones con Teherán, mientras que sus conexiones diplomáticas con EE.UU. han disminuido en un intento de poner fin a su dependencia de Washington. 

La creciente popularidad de Irán en América Latina ha despertado las preocupaciones de la Casa Blanca, que considera la región su zona de influyencia.
Comparto con todas y todos una entrevista que me hiciera la revista El Ciudadano durante mi breve estadía en Chile y que aborda algunos temas de interés general.

http://www.elciudadano.cl/2012/12/22/62032/atilio-boron-politologo-y-sociologo-argentino-si-se-deja-que-el-capitalismo-siga-su-curso-en-50-o-100-anos-mas-el-planeta-estalla/


Atilio Borón, politólogo y sociólogo argentino: “Si se deja que el capitalismo siga su curso, en 50 ó 100 años más, el planeta estalla”




En medio de su breve paso por Chile, el investigador social conversó con El Ciudadano, revelando sus apreciaciones sobre el proceso socio político chileno, el rol de los partidos de izquierda, la reciente instalación de una base militar estadounidense al norte de Valparaíso y el desahucio del capitalismo. Propuso, además, el Socialismo del Siglo XXI como alternativa para implementar una democracia más participativa y profunda en la región.

El politólogo argentino Atilio Borón, tuvo un breve paso por Santiago. Invitado a dictar un seminario sobre democracia y autoritarismo en la Región, en el Doctorado en Procesos Sociales y Políticos en América Latina de la Universidad Arcis, el investigador visitó la capital chilena y el puerto de Valparaíso.

A Borón se le puede catalogar como uno de esos investigadores sociales que gusta no sólo de estar entre libros y cátedras, sino también en espacios que promueven un proceso educativo que -en palabras de Paulo Freire-, es y debe ser un acto político. En Chile, las pocas horas de paso, abarrotadas de conferencias sobre los procesos de Bolivia, Venezuela, Ecuador y Cuba, no impidieron olfatear el proceso actual. A contraluz, se dejó entrever un análisis concluyente: existe un triunfo ideológico del neoliberalismo y los funestos legados de la dictadura pinochetista. “Hay una demanda social importante, pude ver mucha insatisfacción. Existe preocupación por el endeudamiento de las familias, por el alza de los precios y la carestía de los servicios de salud. Observé de primera fuente la increíblemente desideologizada campaña municipal. Los afiches, en su mayoría, promovían fotos de los postulantes, su nombre y el número de identificación de su lista, sin mencionar al partido político al cual pertenecían. Sólo por excepción, alguno que otro apelaba al ‘photoshop’ para insertar a su lado la imagen de Michelle Bachelet Camila Vallejo. No vi ninguno que tuviera la osadía de colocarse junto al rostro sonriente del presidente Sebastián Piñera. En suma: en la mayoría de los casos no había partidos, no había ideología, no había apelación a un sujeto colectivo ni utopía que alcanzar y por la cual luchar”.

-No es primera vez que Chile experimenta elecciones de tipo político-publicitarias. La explosión de movimientos estudiantiles y reivindicaciones indígenas, alcanza a provocar sólo a ciertos sectores políticos.
-Es una sociedad que se moviliza esporádicamente, son unos poquitos sectores. Los estudiantes, básicamente, y con razón, porque son ellos los que tienen la perspectiva de ver un futuro complicado; el costo de la educación sólo se sostiene con altos niveles de endeudamiento. Pero imagínate lo adormecidos que están los chilenos, si enfrentaron, con total pasividad la instalación de la base militar de Estados Unidos en el Fuerte Aguayo, en Concón, a pocos kilómetros de Valparaíso. Esa base, que depende del Comando Sur, se especializará en el entrenamiento militar requerido por un programa del Pentágono denominado MOUT (“Operaciones Militares en Terreno Urbano”). Dicho sin eufemismos, entrenamiento de fuerzas especializadas en la represión de la protesta social. Washington y Santiago negociaron ese acuerdo en absoluto silencio. Es increíble que cuando se filtró la noticia en abril, en medio de la visita a Chile del secretario de Defensa de Estados Unidos, León Panetta, no haya existido resistencia popular alguna. En Argentina, cuando se anunció que iban a instalar una base en el Chaco, hubo una reacción fulminante de la gente que masivamente salió a la calle, obligando a abortar el plan. Es importante decir que hoy existen 76 bases militares de EE.UU. en América Latina y el Caribe. En la década de los 60 había dos bases militares, en menos de 50 años ya tienes 76, dime ¿para qué están?

-Parece que en Chile la gente está más acostumbrada a asumir que a protestar. ¿Tendrá que ver con los partidos de izquierda que no toman protagonismo o falta maduración en el movimiento social?
-Las dos cosas. Pero pienso que la responsabilidad principal recae en los partidos políticos de izquierda; no puede ser que cada demanda social existente los tome por sorpresa, y si ocurrió así, entonces es importante que se preparen para el futuro para que no haya nuevas sorpresas. Los movimientos sociales a veces dan cuenta de un ensimismamiento, es decir, tienden a concentrarse en ciertos tipos conflictos, de dinámicas o problemas. Por ejemplo, las demandas estudiantiles, el rechazo a los abusos medioambientales, las causas indígenas, u otros. Esto implica que cuando alguna problemática se escapa de la pantalla de su radar, los partidos tienden a no enfrentarla.
-¿El desafío es articulación política entre movimiento social y política tradicional?
-Sí y sobre todo responder de manera inmediata a las demandas de la calle. En Chile lo que veo es la persistencia de un rasgo tradicional de la política, una híper institucionalización que va en desmedro de potenciar los impulsos espontáneos de la población. Yo siempre juego con esta imagen de lo institucional y la calle, que es algo en lo que Nicolás Maquiavelo insistió mucho durante sus análisis de la República Romana. Él decía que lo que dio grandeza a Roma, fue justamente la dialéctica entre el Senado y la calle. Usando esa analogía, cuando uno mira a Chile, es mucho Senado, mucho Congreso, muchas instituciones y poca calle, salvo cuando salen los estudiantes, pero eso no basta. Y si hay una función clara de los partidos políticos de izquierda, es la de sintetizar una diversidad de demandas sociales que los movimientos tienden a exigir desde su especificidad y confrontarlas con un sistema político económico devastador.

-Existe el debate en algunos partidos de izquierda, de exigir una Asamblea Constituyente para acabar con la institucionalidad añeja.
-Me parece muy positivo; ojalá la clase política tradicional no lo impida. Fíjate que una de las fórmulas en las que la democracia fue fortalecida en Bolivia, Ecuador y Venezuela, fue con reformas constitucionales solicitadas por la población. Los ciudadanos eligieron sus diputados constituyentes, que luego deliberaron y el pueblo fue convocado para aprobar la Constitución redactada. El caso de Chile es bastante excepcional; existen tres constituciones, la de 1833, 1925 y 1980; en ninguna de ellas la población tuvo injerencia alguna. Existe una inercia histórica caracterizada por una especie de “demofobia”, fobia a lo popular, fobia al pueblo, fobia a los plebeyos. Lo que hace falta entonces es mayor fuerza plebeya para sacudir esta híper institucionalidad asfixiante que impide trazar nuevos rumbos. Eso ayudará a retomar el valor de la política y el ejercicio de los derechos democráticos, que sobre todo los jóvenes menosprecian de manera significativa y preocupante. Me preocupa, porque si hoy existe desprecio a la política, se le hace el juego a la apatía, que es lo que ellos quieren. ¿Por qué? Porque de esa manera, a mayor despolitización, gobiernan más tranquilos. ¿Quién se enteró de la base militar en Concón?
-Incide un servil silencio de los medios de comunicación que pertenecen a grandes holding empresariales. Recientemente el Gobierno convocó a una reunión extraordinaria para liquidar el diario La Nación, único medio impreso de propiedad mayoritariamente estatal. A diferencia de cuando Hugo Chávez no renovó la concesión de Radio Caracas TV, aquí nadie habló de censura.

-Es bueno decir que Chávez no renovó la concesión de 
Radio Caracas TV porque el canal hizo una abierta apología al golpe de Estado. Esperó cinco años para hacerlo y aún así lo llamaron censura. Hay un mensaje muy claro en los medios de comunicación al no cubrir esas noticias: mal informar a la ciudadanía. En Chile la ciudadanía está mal informada, tanto de los asuntos del país como de los de fuera. Existe una prensa invariablemente tendenciosa que tiende a consagrar la imagen que tienen en el himno nacional: “la copia feliz del edén”. Eso lejos de ayudar a Chile, ayuda a los grupos dominantes.

-No es extraño que la administración de Sebastián Piñera quiera cercenar los espacios de comunicación de medios comunitarios y públicos.
-Es coherente con la ideología conservadora; es perfectamente comprensible, pues este tipo de medios no van a estar a favor de ellos. Es una manera de ir avanzando -y te lo digo con mucho cuidado- hacia un Estado totalitario. Comunicacionalmente, Chile tiene muchos rasgos de Estado totalitario; basta con mirar la televisión o ver la prensa impresa para darse cuenta de que, por ejemplo, en comparación con países como Uruguay o Argentina, aquí están mucho más cerrados a recibir miradas plurales. Y eso es un grave problema, porque la gestación de valores democráticos, de prácticas inclusivas donde el pueblo tenga que asumir un protagonismo en la construcción de su propio destino, no tiene el anclaje necesario en el espacio público que hoy conforman los medios de comunicación masiva.

SOBRE MARXISMO Y OTRAS HIERBAS
-Ha dicho que el marxismo está más vigente que nunca. ¿Cuál es el desafío de los partidos de raigambre marxista para usar hoy esa teoría como herramienta?
-Es una herramienta extraordinaria de análisis. Hace unos años escribí un libro llamado Tras el Búho de Minerva. Mercado contra democracia en el capitalismo de fin de siglo. En él hay un capítulo dedicado a los 150 años del Manifiesto Comunista de 1848, donde elaboro la tesis de que el marxismo es una de las teorías más vigentes del momento. Cuando uno observa los pronósticos de los grandes economistas del pensamiento liberal burgués desde el siglo XIX en adelante, desde David Ricardo para acá, se puede ver el augurio de un desarrollo capitalista amplio, que provocaría un sistema internacional mucho más armónico y ordenado, donde las ansias del comercio iban a evitar la confrontación de las naciones y a acabar con las guerras. El análisis de Karl Marx, en cambio, plantea que el capitalismo provocará una polarización internacional, además de la creación de un grupo de naciones ricas versus otra de países pobres, potenciando la diferencia de clases al interior de las Estados que conforman ambos grupos. El análisis de Marx no pudo ser más correcto. Eso te da instrumentos para hacer política, te permite tener una capacidad de lectura de la realidad. Hoy el análisis marxista permite a los partidos tener una identificación muy clara de cuáles son los problemas, las alternativas, las alianzas posibles, los amigos y los enemigos. No hablo de dogmas, sino del marxismo como teoría científica de análisis a partir de la cual se puede avanzar en un programa de transformaciones tendientes a superar esto, que se supera por las buenas o se supera por las malas, porque el capitalismo está desahuciado como sistema.

-¿Quiere decir que no hay otra alternativa que el fin del sistema actual?
-El capitalismo es insostenible, ni siquiera en el largo plazo, sino en el mediano plazo, porque a sus contradicciones sociales, que son enormes, se le agrega la contradicción ecológica. O sea, el capitalismo reformó toda la sociedad a su imagen y semejanza, tal como vaticinaron Karl Marx y Friedrich Engels, y ahora desata un ataque feroz contra la naturaleza, sobreexplotando los recursos naturales. La Cordillera de los Andes está volando por los aires desde Colombia hasta Tierra del Fuego, solamente para encontrar oro, cobre y otros metales. ¿Para qué sirve el oro? Más del 80% para fabricar lingotes y ser objeto de especulación del capitalismo financiero mundial. Para lograr eso, estamos destruyendo la Cordillera, la flora, la fauna y envenenando el agua. No me parece que un sistema así pueda ser viable.

-Algo como lo planteado por el filósofo alemán Franz Hinkelammert, sobre el atentado a la naturaleza producido por la totalización del mercado globalizado que provocará el suicidio del hombre.
-Es un suicidio. De ahí la importancia de una nueva corriente dentro del marxismo que es el eco socialismo. Diversos autores han escrito sobre este tema: Michael Löwy, Joan Martínez Allier, James O’Connor, quien habló sobre la segunda gran contradicción del capitalismo. La primera es capital/trabajo, la que ya conocemos. La segunda, es entre el proceso de acumulación y la naturaleza. El capitalismo empieza a mercantilizar la naturaleza en sus formas clásicas, como la agricultura; luego con la explotación de los bosques, las minas, el agua; sigue con los servicios sociales, la educación, la salud, para terminar mercantilizándolo todo, hasta que para el hombre ya no quede nada. Esta expansión brutal tiene transformaciones traumáticas del medio ambiente. El documental ‘Una verdad incómoda’, de Al Gore, es magistral para mostrar lo devastador del sistema. Sólo tiene una equivocación: los culpables del desastre natural no son los hombres, es el capitalismo. Los grandes grupos económicos y los gobiernos son los responsables. En Chile y Argentina el tratado minero binacional es una vergüenza, porque cedemos soberanía y permitimos que hagan lo que quieran con el medio ambiente.

EUROPA NO TIENE NADA QUE ENSEÑAR
-Pero al parecer nuestras sociedades piensan que lo han hecho bien. Existirá una Cumbre entre la Unión Europea y la Celac para compartir planes de trabajo.
-Europa no tiene que dar recetas sobre cómo salir de su crisis, y lo que van a proponer es más neoliberalismo, que es lo que están haciendo en su Continente, enviando a millones de personas a la pobreza, al padecimiento o a la enfermedad y a la muerte. No tienen nada que venir a enseñarnos acá; ellos van a venir a proponer justamente lo que los está matando y que casi nos liquida a nosotros. Habría que organizar una contra-cumbre, sería importante hacer eso.
-Al menos recibieron el Nobel de la Paz.
-Eso es una tomadura de pelo, realmente creo que es una broma sangrienta lo que hizo esa gente, darle el Nobel de la Paz a quienes le han ofrecido la guerra a sus propias poblaciones. Recordemos que la Unión Europea miró para otro lado durante la masacre de Ruanda, miró para otro lado en la masacre de la Yugoeslavia, creó un país artificial como Kosovo, participó de las aventuras militares de Irak y Afganistán y está dispuesta a apoyar una guerra contra Irán. También ha participado de las sanciones contra Cuba.
-¿Cuál es la alternativa para una democracia con menos mercado y más participación? ¿El Socialismo del Siglo XXI?
-Si hay algo que califica al Socialismo del Siglo XXI, a diferencia de las experiencias socialistas ocurridas durante el siglo XX -incluso el notable intento de Salvador Allende-, es que avanza en el desmontaje de la institucionalidad burguesa que juega en contra de las demandas populares y empodera efectivamente a la ciudadanía, otorgándole voz en las decisiones fundamentales. Lo han hecho Venezuela, Ecuador y Bolivia, con referendos revocatorios. De Hugo Chávez se puede decir cualquier cosa menos que es anti democrático; ha convocado 15 elecciones en 13 años, de las cuales ganó 14 y perdió una por el 0,7% de los votos, reconociendo de inmediato los resultados desfavorables. Convocó a un referendo revocatorio de su mandato. ¿Qué presidente de América Latina se expone a un referendo revocatorio? Sólo Rafael Correa, Evo Morales y Hugo Chávez; ni Sebastián Piñera ni Michelle Bachelet, ni ninguno en Argentina, ni ninguno en Uruguay.
A diferencia de lo ocurrido en el Siglo XX, el Socialismo del Siglo XXI ofrece un modelo de gobierno que perfecciona el juego de la institucionalidad democrática, otorgando mayor participación a las bases sociales y una libertad de prensa que roza el libertinaje. Entonces es un socialismo especial, que no cree en la estatización total de la economía, pero sí en un riguroso control de los mercados, porque los mercados tienen una potencia destructiva fenomenal y, aunque pueden producir crecimiento económico, también provocan desigualdad y deslegitiman la democracia. Democracia participativa, economía de las equivalencias, integración supranacional, ésa es la alternativa que ofrece este sistema. Y pienso que los líderes tendrán que revisarlo, pues si se deja que el capitalismo siga su curso, en 50 ó 100 años más, el planeta estalla. O el capitalismo o la humanidad, no hay opción.
Por Javiera Olivares M. 
El Ciudadano Nº136, segunda quincena noviembre 2012




No dejen de ver este bellísimo corto (1.59 minutos) del Sub Comandante Marcos sacándose el pasamontañas. Más allá de mis discrepancias con ciertas concepciones teóricas y doctrinarias del zapatismo, y también con su estrategia general de lucha, es un movimiento que merece mi más absoluto respeto. Y no debemos olvidar que el 1º de Enero de 1994, en pleno apogeo del neoliberalismo, los zapatistas pegaron el grito que puso en marcha la contraofensiva popular que cambiaría el mapa sociopolítico de América Latina y que culminaría, en Noviembre del 2005, nada menos que con la derrota del ALCA en Mar del Plata.
Ir a:
http://www.youtube.com/watch?v=53IRgqFuZsc
Bartolomé Mitre, Director de La Nación

La opción destituyente que con tanto entusiasmo alimentan las derechas vernáculas y el imperialismo requiere la preparación de un clima ideológico favorable al derrocamiento de las autoridades legítimamente constituidas en gobiernos de izquierda o simplemente "progresistas", con todas las ambiguedades que conlleva este término. En ese sentido estas últimas semanas del año nos han obsequiado con  dos muy didácticas perlitas. Una,  a mediados de Noviembre, en un reportaje concedido a la revista brasileña Veja, Bartolomé Mitre, director del  tradicional periódico porteño La Nación  que en su primera edición (4 Enero 1870) se propuso ser “una tribuna de doctrina” dijo que el gobierno de Cristina Kirchner era "una dictadura con votos".

Nicolás Domingo Cotugno Fanizzi, Arzobispo de Montevideo
 Poco después, y para comprobar la rápida diseminación del virus antidemocrático en el Río de la Plata, el Arzobispo de Montevideo, Nicolás Domingo Cotugno Fanizzi, declaró que dijo que si no se acepta la objeción de conciencia institucional ante la ley que legaliza la práctica de abortos, se corre el riesgo de caer en “una dictadura de la democracia”. 

Hasta hace poco tiempo los ataques a la democracia -inclusive a estas que tenemos que, en realidad, son más bien plutocracias que democracias dado el enorme poderío que en ellas tienen la riqueza y los grandes capitales-  era solapado y apenas se murmuraba en los cenáculos más reaccionarios. Hoy se manifiesta a viva voz y a plena luz del día. Síntomas de que el mundo está cambiando y que lo que antes parecía imposible: un ataque frontal en contra de nuestras débiles democracias y la instauración de una nueva variedad de golpismo (“soft”, “institucional” o como se lo quiera llamar) ha dejado de ser una posibilidad remota, o meramente especulativa, y se encuentra entre las opciones del sistema. De la mano de este retroceso ideológico se encuentran las 76 bases militares que Estados Unidos, por las dudas, ha instalado en la región. Como decimos en nuestro más reciente libro: América Latina en la Geopolítica del Imperialismo. esas bases llegaron para "exportar la democracia" estilo americano. Como hicieron en Irak, Afganistán, Pakistán, Honduras. Por lo tanto: ¡alerta máxima y a extremar la vigilancia!

Me parece que, en este caso, una imagen vale más que mil palabras. Otro dato: en los saqueos del 2001 eran familias enteras las que intervenían; en 2012 fueron casi siempre jóvenes y mayoritariamente varones. Dicho esto no hay que dejar de señalar que para que estos incidentes ocurran se tienen que dar ciertas condiciones económicas y sociales que las favorezcan. La inflación, el desempleo y la crisis del transporte público juegan un papel muy importante, y ante estos problemas el gobierno simplemente no tiene políticas. Su política ha consistido en negar los problemas, y estos se cobran la revancha por su cuenta. Y en otro terreno, la inseguridad, un tema "clasista" hasta la médula porque, en la Argentina como en el resto del mundo, afecta muchísimo más a los pobres que a los ricos. Y, como si todo lo anterior fuera poco, la estrategia de los medios hegemónicos propalando noticias que transmitían la sensación de que los saqueos eran un tsunami que abarcaba todo el país sirvieron para crear el "mar de fondo social" sobre el cual luego se produjeron los saqueos. En todo caso, un tema complicado que requiere mucho análisis, mucho estudio y no dejarse caer en la tentación del denuncialismo fácil. Las situaciones no son fácilmente comparables; el 2001 no es el 2012; Bariloche no es San Fernando; y el conflicto entre gobierno y un sector de la clase dominante -focalizado en el combate contra el Grupo Clarín- es un dato fundamental para entender la dinámica de los saqueos.  

Campesinos movilizados contra el envenenamiento del agua producido por la Newmont MIning, mina de Yanacocha, en Cajamarca

MINERÍA DE ORO A CIELO ABIERTO. Vean este magnífico documental, “Open Pit” (http://vimeo.com/50059350 ) en donde gracias a un periodismo de investigación de alto vuelo se exponen los crímenes y el genocidio que perpetra, en Cajamarca, Perú, la Newmont Mining Corporation, la transnacional de minería de oro más grande del mundo. Envenenamiento de personas y aguas con mercurio, metales pesados y ácidos de diverso tipo que están liquidando las comunidades establecidas en Cajamarca desde épocas anteriores al incario. Vean también la repugnante demagogia de Alan García, que prometió controlar a la minera y que, una vez electo, la declaró “de interés nacional” y la respaldó con todo el poder del estado. En suma, una didáctica lección de teoría política que demuestra, en la línea abierta por Marx y Engels, la naturaleza inherentemente clasista del estado y su condición, como se dice en El Manifiesto Comunista, de ser un comité que administra los asuntos comunes de la clase burguesa y que reprime con brutal ferocidad a quienes luchan por una vida digna. Un documental conmovedor, que habría que difundir masivamente. Fue producido por River of Life y dirigido por Gianni Converso. Si bien hay algunas pocas partes habladas en inglés la mayoría del relato está en lengua castellana. Insisto: no se lo pierdan. Lo que aconteció en Cajamarca está ocurriendo ahora en Argentina, Chile, Colombia, de nuevo en Perú y todos aquellos lugares en los que se instala la minería a cielo abierto.

Compartimos a continuación una brillante nota de Juan Gelman sobre el tema de la venta de armas en Estados Unidos, y el pretexto de la "Segunda Enmienda".




La bendita enmienda

 Por Juan Gelman
La matanza de seis adultos y veinte niños en una escuela primaria de Newtown causada por un inestable mental es la más mortífera de ese tipo en la historia de EE.UU. y ha puesto otra vez sobre el tapete la discusión entre quienes desean que se controle la venta de armas a civiles y quienes proclaman que esas eventuales regulaciones violan la Segunda Enmienda de la Constitución de EE.UU., aprobada por el primer Congreso del recién nacido país en 1789. Su texto establece: “Dado que una milicia bien regulada es necesaria para la seguridad de un Estado libre, no se deberá infringir el derecho de las personas a portar armas”. Es decir, se trataba de una medida destinada a garantizar la seguridad ciudadana, no a socavarla.
El segundo Congreso (1791/93) ratificó y precisó el alcance de la medida: todos los blancos en edad militar obtuvieron un mosquete y equipo para servir en las milicias: “La idea fue que los jóvenes pudieran resistir una agresión de países europeos, enfrentar a las tribus nativas en la frontera y sofocar rebeliones internas, incluidas eventuales rebeliones de los negros. No había nada particularmente idealista en la disposición, el objetivo era la ‘seguridad’ de la joven nación”, señala Robert Parry (//election.democraticunderground.com, 15/12/12).
Huelga decir que una cosa es un mosquete, que se debía cargar después de cada tiro, y muy otra el rifle de asalto semiautomático Bushmaster 233, una de las armas con las que Adam Lanza perpetró la matanza. Pero a la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) –y al complejo militar-industrial que produce un armamento cada vez más avanzado– poco y nada les importa el transcurso de más de dos siglos y el cambio radical de situación consiguiente. Son “constitucionalistas” cuando de armas se trata.
Hubo ya matanzas masivas de civiles con armas de fuego en EE.UU. durante la década pasada y aun ésta. La mitad, las doce más mortíferas, tuvieron lugar desde el 2007. En realidad, la cifra queda chica si se la compara con la lista de 62 páginas de tales masacres que desde 2005, con mayor o menor número de víctimas, viene registrando la Campaña Brady para prevenir la violencia armada (www.bradycampaign.org, diciembre de 2012). Es mucha sangre y se debe en buena medida al poderío de la NRA y a su enjundioso cabildeo en apoyo de candidatos al Congreso que apoyan su objetivo central: respeto a la Segunda Enmienda.
Un estudio del Centro de Políticas Responsables revela que, desde 1990, la NRA ha contribuido con 29,2 millones de dólares a las campañas de candidatos al Congreso y a la Casa Blanca. Un 87 por ciento de esa cifra fue para republicanos. En el ciclo electoral más reciente, el pool pro-armas donó 3,1 millones de dólares a tales candidatos y gastó 5,5 millones en cabildeo (www.alternet.org, 15/12/12). En el 2011 y hasta agosto del 2012, el NRA financió el 60 por ciento del gasto en cabildear de ese pool, también integrado por propietarios de armas de fuego de EE.UU. y otros grupos (www.opensecrets.org, diciembre de 2012).
Atribuir a la NRA responsabilidad por la tragedia de Newtown es obligado, pero cabe preguntarse qué han hecho o hacen los tres poderes estadounidenses al respecto. El presidente Obama prometió cambios en la materia, pero no precisó cuáles. No pocos de sus antecesores en el cargo anunciaron lo mismo al producirse matanzas similares, pero Bill Clinton fue el único que impuso algunas restricciones a la venta de armas de fuego a los civiles: esas normas prescribieron hace casi un decenio. Sólo ahora algunos demócratas bregan para que se establezcan controles.
La opinión pública estadounidense se muestra dividida sobre el tema. Una encuesta de ABC News/Washington Post que se llevó a cabo del 14 al 16 de diciembre revela que un 54 por ciento de los interrogados demanda leyes más estrictas relativas al control de armas, mientras un 43 por ciento se opone (www.pollingreport.com, 16/12/12). Otro sondeo de Reuters/Ipsos indica, sin embargo, que la proporción de quienes se pronuncian por la promulgación de leyes que obliguen a una estricta revisión de antecedentes del comprador se elevó al 84 por ciento (www.dailypress.com, 17/12/12), algo menos abarcador en lo que hace a las medidas posibles: permitiría que continúe la venta de armas largas.
El Pew Research Center de Washington indagó algo de fondo: preguntó a 746 adultos si la matanza de Newtown fue el mero acto de un individuo perturbado o reflejaba la existencia de problemas más vastos en la sociedad estadounidense. Las opiniones, nuevamente, resultaron divididas: un 44 por ciento se pronunció por lo primero y un 47 por ciento por lo último (www.people-press.org, 17/12/12).
El lunes pasado, apenas a tres días de la tragedia de Newtown, la policía de Cedar Lake, Indiana, detuvo a Von. I. Mayer, un señor que había amenazado con “matar a todos los que pudiera” de una escuela vecina. Encontraron 47 armas de fuego y las municiones correspondientes escondidas en su casa (www.salon.com, 16/12/12). Vaya.




Un avance irreversible
Por Atilio A. Boron

     El PSUV obtuvo una victoria arrasadora en las elecciones venezolanas. La derecha esperaba que, ante la enfermedad del presidente Hugo Chávez, cundieran el desaliento y la resignación que harían morder el polvo de la derrota a los bolivarianos. Ocurrió exactamente lo contrario: el chavismo avanzó en los grandes bastiones de la reacción, que sólo pudo retener tres de los siete estados que antes controlaba. Triunfó en Zulia, emporio petrolero y el estado con mayor población y en Carabobo, núcleo industrial del país. Aparte se alzó con la victoria en Táchira, estado fronterizo con Colombia y ruta preferencial de paramilitares y narcos para sembrar el terror en Venezuela; y en la insular Nueva Esparta. Hay un par de casos que merecen un párrafo aparte: en Zulia el candidato de la derecha, Pablo Pérez, no pudo ser re-electo perdiendo casi 85.000 votos en el camino y bajando del 53 por ciento, obtenido en las elecciones del 2008, al 48 por ciento. Mientras, el candidato chavista subía del 45 al 52 por ciento, cosechando una clarísima victoria en un estado que había sido tradicionalmente hostil a los bolivarianos. Y en Miranda el ex candidato presidencial Henrique Capriles ni siquiera mantuvo su caudal electoral: había obtenido el 53 por ciento en el 2008 y logró el 52 por ciento días pasados, reduciendo el margen de su victoria y fracasando en su apuesta - y la de toda la derecha y el imperio- de transformar su protagonismo en la reciente pugna presidencial en un trampolín que lo instalase como el gran contendor del chavismo para las elecciones presidenciales que eventualmente pudieran tener lugar en el caso de que Chávez no asumiera la presidencia el próximo 10 de Enero.

     ¿Cuál es la principal lección que puede extraerse de lo ocurrido el domingo pasado? A nuestro juicio, que las transformaciones sociales, económicas, políticas y culturales que tuvieron lugar a lo largo de catorce años de hegemonía chavista han tenido un calado tan hondo que aún en ausencia del líder histórico y fundador del movimiento sus voceros  y sucesores están en condiciones de derrotar ampliamente a sus adversarios. Más allá de las controversias que, ante los ojos de las clases y capas subalternas, pudiera suscitar uno u otro personaje del elenco bolivariano ellos son percibidos como representantes de la nueva etapa histórica por la que comenzó a transitar Venezuela desde comienzos de 1999, y ese pueblo no está dispuesto a regresar al pasado. La oposición, al menos hasta ahora, no aparece como una alternativa ni cuenta con un referente capaz de derrotar al chavismo. Cuesta pensar que en la eventualidad de una elección presidencial -precipitada por la inhabilitación absoluta que pudiera tener Hugo Chávez para asumir la presidencia- Capriles pudiera construir un liderazgo que, más allá de la mercadotecnia política ofrecida y financiada por Estados Unidos, tuviera la fuerza necesaria como para oponerse a la eficacia práctica del legado histórico del chavismo. Es decir, a la ciudadanización de grandes masas tradicionalmente excluidas y explotadas y a los grandes avances en materia de salud, educación, cultura, vivienda, seguridad social  y recreación En este sentido podría arriesgarse la hipótesis de que el proceso bolivariano habría pasado un punto de no retorno, constituyendo una sólida y perdurable mayoría electoral suficientemente blindada ante los ocasionales sinsabores de la coyuntura o las frustraciones provocadas por algunas decepcionantes (y puntuales) experiencias de gobierno. La historia del Partido del Congreso en la India, del PRI en México y del peronismo en la Argentina son otros tantos ejemplos que confirman que cuando la hegemonía electoral se asienta sobre las raíces de un proceso de profundas transformaciones –aun cuando se encuentre en curso, como es el caso de Venezuela- la correlación de fuerzas que se arraiga en el plano de lo social y que opone a ricos y pobres, capitalistas y trabajadores, no puede dejar de proyectarse sobre los procesos políticos electorales, eclipsando las circunstanciales oscilaciones de la opinión pública o los cambiantes humores de la sociedad. Esto fue lo que ocurrió en las recientes elecciones venezolanas, que ratifica lo que expresara Fidel en su carta a Nicolás Maduro, el 15 de Diciembre, cuando dijera que tenía la seguridad de que  por dolorosa que fuese la ausencia de Chávez los venezolanos “serían capaces de continuar su obra.” Quienes también van a continuar su obra van a ser los imperialistas y sus aliados locales, de modo que será preciso mantenerse en una actitud de permanente vigilancia. Porque, si no pudieron derrotar al chavismo en las elecciones sólo por un alarde de ingenuidad podría pensarse que ahora archivarán sus proyectos de dominación y se quedarán de brazos cruzados, resignados ante el inapelable veredicto de las urnas. 
 





Principio del formulario
Esta noticia salió a comienzos de Septiembre, pero fue muy poco difundida y gozó de bajísima credibilidad. Hoy la historia demuestra que, lamentablemente, era verdadera. Vale la pena repasarla y tomar conciencia de la putrefacción moral del imperio, que profesa un discurso de "lucha frontal contra el terrorismo" y, por debajo de la mesa, negocia con Al Qaeda, que Washington denuncia como la organización criminal y terrorista más peligrosa del mundo. Todo con tal de apoderarse de Siria, cueste lo que cueste. Las lágrimas de Obama a propósito de la masacre de Newtown, Connecticut, son lágrimas de cocodrilo.  Sigue enviando a la muerte a miles de personas, la mayoría mujeres y niños indefensos. Y está dispuesto a aliarse con quien sea con tal de salirse con la suya. Lean la nota y miren el video de Russian TV, que no tiene desperdicio.



EE.UU. pacta con Al Qaeda: 5.000 terroristas ayudarán a derrocar a Al Assad
“Uno de los terroristas más peligrosos” de Yemen acuerda el envío de insurgentes a Siria
Publicado: 4 sep 2012 | 6:55 GMT Última actualización: 4 sep 2012 | 8:11 GMT
Un líder de la rama de Al Qaeda del sur de Yemen ha llegado a un acuerdo con EE.UU. y Arabia Saudita que prevé el envío de 5.000 combatientes del grupo terrorista a Siria con el fin de respaldar a los rebeldes y derrocar al presidente Bashar al Assad.
La información ha sido revelada por varios medios de comunicación del Medio Oriente, entre los cuales se encuentran la agencia de noticias iraní AlAlam y el diario digital yemení AdenAlghad.net.


Todo acordado

Se informa que Tariq al-Fadhli, un entrenado militante yihadista que luchó junto a Osama Bin Laden, ya acordó con funcionarios de EE.UU. y Arabia Saudita a través de Turquía el envío desde las ciudades sureñas yemeníes Zanzibar y Jaar de 5.000 militantes  al territorio sirio para “ayudar a los rebeldes a luchar en la guerra para acabar con el régimen de Al Assad”.  El hecho, subrayan los medios, “explica el repentino retiro de los hombres armados de la región yemení de Abyan”.

Se informa que los militantes, que se refieren a sí mismos como "defensores de la Sharia", se unirán con otros grupos de combatientes de Al Qaeda que se han ido infiltrando en Siria desde Libia, Irak y Turquía, con la ayuda de la OTAN y los estados del Golfo.

Al-Fadhli es descrito por  la agencia AlAlam como “uno de los ancianos de la tribu de Abyan y ex líder de Al Qaeda”. Yemen, por su parte,  denunció a Al-Fadhli como “uno de los terroristas más peligrosos del país”, según el diario estadounidense ‘The New York Times’.


¿Amigos o enemigos?
De este modo, la organización considerada grupo terrorista por parte de EE.UU., casi repite las declaraciones de los funcionarios estadounidenses que llaman al fin del régimen electo de Al Assad que, según ellos, “perdió su legitimidad” y comete crímenes contra su pueblo.

Y mientras Washington abiertamente colabora con la oposición armada en el país, surgen más informes que indican que Al Qaeda refuerza su ayuda a los insurgentes de Siria. Así,  el diario británico ‘The Guardian’ reveló que los combatientes de Al Qaeda estaban al mando de los rebeldes sirios y les enseñaban cómo construir bombas.


Texto completo en

top