Reproducimos a continuación una esclarecedora nota de Sally Burch, de ALAI, en torno al tema de los paraísos fiscales y la fuga de capitales. Sobre un Producto Bruto Mundial del orden de los 71 billones de dólares (o sea, 71.000.000 de millones de dólares) los capitales fugados y refugiados en “paraísos fiscales” (la mayor parte de los cuales se localizan en los países del capitalismo avanzado o en sus dependencias coloniales) ascienden a una cifra que oscila entre 21 y 32 billones de dólares, según los cálculos y como se explica en el artículo de Burch, es decir, entre aproximadamente un 30 y un 40 porciento del PIB mundial. ¡Un verdadero despojo de nuestros pueblos, convalidado y “legalizado” por las instituciones financieras internacionales y los estados capitalistas de todo el mundo! Léalo, indígnese y súmese a quienes decimos que para acabar con este saqueo no basta con salir del neoliberalismo. Hay  que salir del capitalismo. Dentro de él no habrá solución a estos flagelos.



Los paraísos fiscales y la fuga de capitales
Sally Burch

ALAI AMLATINA, 30/10/2012.- Un estudio sobre los paraísos fiscales(1) que publicó en semanas recientes el Tax Justice Network –TJN- revela la gravedad de la fuga de capitales y de la evasión tributaria, que alcanza dimensiones mucho mayores de lo que antes se había estimado. Estos datos confirman, además, que constituye uno de los problemas económicos más graves que enfrentan los países en desarrollo, y por ende contribuye a agudizar la pobreza.

El estudio hace un estimado –que considera conservador– de que para 2010, el monto de fondos de la riqueza privada que se encuentra invertido en más de 80 jurisdicciones offshore (extraterritoriales) -donde las cuentas se manejan bajo reserva y prácticamente libre de impuestos-, fluctúa entre 21 y 32 billones de dólares (o sea, millones de millones).  De este total, alrededor de un tercio, esto es entre 7,3 y 9,3 billones de dólares, provendría de 139 países de bajo o mediano ingreso. Es más, el 61% de este monto corresponde a un grupo de solo 10 países, que incluye a Brasil, México, Venezuela y Argentina. Se trata principalmente de rentas financieras acumuladas desde los años ’70 por las élites privadas de estos países, y que no se han registrado en sus países de origen. Estas cifras abarcan solo los activos financieros; no se ha calculado otro tipo de inversiones, por ejemplo en oro, bienes raíces, yates, etc. (Clic abajo para continuar) 



A continuación, la entrevista que me hiciera el Director del Observatorio Sociopolítico Latinoamericano, Fernando Arellano Ortiz. El Observatorio, con sede en Colombia, es una fuente invalorable de información sobre las luchas emancipatorias de Nuestra América. Invito a todos cuantos me leen a visitar sus páginas. La dirección es: www.cronicon.net   

Foto: Jeffrey D. Arellano O.

POR FERNANDO ARELLANO ORTIZ
Buenos Aires
"No hay que llamarse a error: los medios de comunicación simplemente son grandes conglomerados empresariales que tienen intereses económicos y políticos. En América Latina los monopolios mediáticos tienen un poder fenomenal que han venido a sustituir a los partidos políticos de la derecha que han caído en el descrédito y que no tienen capacidad de concitar la atención ni la voluntad de los sectores conservadores de la sociedad". Así caracteriza el politólogo y científico social argentino Atilio Boron a la denominada canalla mediática.
En este sentido, explica, "se cumple aquello que muy bien profetizó Gramsci hace casi un siglo cuando dijo que ante la ausencia de organizaciones de la derecha política, los medios de comunicación, los grandes diarios, asumen la representación de sus intereses y eso se está dando en América Latina". En prácticamente todos los países de la región los conglomerados mediáticos se han convertido en "operadores políticos".

LA CRISIS DEL CAPITALISMO Y EL TRIUNFO DE CHÁVEZ

Boron, quien no necesita presentación por ser un importante referente de la teoría política y de las ciencia sociales en Iberoamérica fue uno de los expositores principales del VI Encuentro Internacional de Economía Política y Derechos Humanos organizado por la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo, el cual tuvo lugar en Buenos Aires entre el 4 y el 6 de octubre.
Tópicos como la crisis estructural del capitalismo, el fenómeno de la manipulación de los monopolios mediáticos y lo que significa para América Latina el triunfo reeleccionista del presidente venezolano Hugo Chávez fueron tratados a profundidad por este destacado politólogo, sociólogo e investigador social, doctorado en Ciencia Política por la Universidad de Harvard y actualmente director del Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini de la capital argentina.
Para ahondar sobre algunos de estos temas, el OBSERVATORIO SOCIOPOLÍTICO LATINOAMERICANO www.cronicon.net tuvo la oportunidad de entrevistarlo al término de su participación en dicho foro académico internacional.

HACIA UN PROYECTO POSTCAPITALISTA

En desarrollo de su disertación en el encuentro de la Universidad Popular de Madres de Plaza de Mayo, Boron analizó el contexto de la crisis capitalista.
"Hoy en día -dijo el politólogo- es imposible referirse a la crisis y la salida de la misma sin hablar del petróleo, el agua y de las cuestiones medio ambientales. Esta es una crisis estructural y no producto de una mala administración de los bancos de las hipotecas subprime".
Recordó que recientemente se plantearon propuestas por parte de dos premios Nobel de Economía para amilanar la debacle capitalista. Una, la esbozada por Paul Krugman que propone revitalizar el gasto público. El problema, dijo Boron, es que los Estados están quebrados y el nivel de endeudamiento de las familias en Estados Unidos equivale al 150% de los ingresos anuales.
"Krugman propone darle crédito al Estado para que estimule la economía. Pero los Estados no tienen dinero porque acudieron a salvar a los bancos", precisó.
El otro planteamiento es de Amartya Sen, quien analiza la situación del capitalismo como una crisis de confianza y es muy difícil restablecerla entre los ahorristas y los banqueros dados los antecedentes de éstos últimos. Por ello Borón afirma que éstas no dejan de ser "pseudo explicaciones que no terminan de ir al fondo de la cuestión. No explican porqué caen los índices del PBI y suben las bolsas. Ambos índices estarían desvinculados y las bolsas crecen porque los gobiernos inyectaron moneda al sistema financiero".
La crisis capitalista ha servido para acumular riqueza en muy pocas manos, puesto que "lo que han hecho las democracias capitalistas en el mundo desarrollado es salvar a los banqueros, no a los endeudados, a las víctimas".
Ejemplificó con las siguientes cifras: mientras el ingreso medio de una familia en Estados Unidos es de 50.000 dólares al año, el de los hispanos 37.000 y el de una familia negra 32.000, el director ejecutivo del Bank of America, rescatado, cobró un salario de 29 millones de dólares.
Es evidente entonces, dijo Boron, que cada vez hay una tendencia más regresiva de acumular riqueza en pocas manos. En treinta años el ingreso de los asalariados se incrementó en un 18% y el de los más ricos se acrecentó en un 238%.
"En el capitalismo desarrollado ha habido una mutación y los gobiernos democráticos se han transformado en plutocracias, gobiernos de ricos", explicó. Pero además, "el capitalismo se basa en la apropiación selectiva de los recursos".
Por ello, citando al economista egipcio Samir Amin, este científico social argentino afirma sin ambages que "no hay salida dentro del capitalismo".

Como alternativa, Boron sostiene que "hoy se puede pensar en un salto hacia un modelo postcapitalista. Hay algo que se puede hacer hasta que aparezcan los sujetos sociales que darán el tiro de gracia al capitalismo. Lo que se puede hacer es desmercantilizar todo lo que el capitalismo ha mercantilizado: la salud, la economía, la educación. Así estaremos en condiciones de ver el amanecer de un mundo más justo y más humano", puntualizó.


LA REELECCIÓN EN VENEZUELA
Sobre la matriz de opinión que han querido imponer los monopolios mediáticos de la derecha en el sentido de que la reelección del presidente Chávez en Venezuela es un síntoma de que se quiere perpetuar en el poder, el análisis de Borón fue contundente:

"Hay un grado de hipocresía enorme en este tema, porque la misma gente que se preocupa porque Chávez pueda estar 20 años en el gobierno aplaudía fervorosamente a Helmut Kohl que se quedó 18 años en Alemania, o 14 Felipe González en España o 12 Margaret Thatcher en Inglaterra".
"Hay un argumento racista que dice que somos una raza de corruptos e imbéciles que no podemos dejar que la gente se quede tanto en el poder, o hay una conveniencia política -que es lo que pasa-  donde ellos tratan de limar las perspectivas de poder de líderes políticos que no son de su agrado. Ahora, si Chávez instaurara una dinastía donde su hijo y su nieto heredaran el poder, yo estaría en desacuerdo, pero lo que hace Chávez es decirle al pueblo elija y es el gobernante que a nivel mundial en un período de 13 años convocó a 15 elecciones, de las cuales ganó 14 y perdió una por menos un punto y reconoció rápidamente su derrota. Entonces, no está dicho en ningún lugar serio de la teoría democrática que tiene que haber alternancia de liderazgos, en la medida que ese liderazgo sea ratificado en elecciones limpias y por la soberanía popular".

LA CANALLA MEDIÁTICA ASUME REPRESENTACIÓN DE INTERESES DE LA DERECHA
- Hoy en el debate de la teoría política se viene hablando de "posdemocracia" para significar el agotamiento de los partidos políticos, la irrupción de los movimientos sociales y la incidencia en la opinión pública de los medios de comunicación. ¿Qué alcance le da usted a este nuevo concepto?

- Yo lo analizo como una expresión de la capitulación del pensamiento burgués que en una determinada fase del desarrollo histórico del capitalismo, fundamentalmente a partir del final de la Primera Guerra mundial, se apropió de una bandera que no era suya, la de la democracia, y la hizo suya. De alguna manera algunos sectores de la izquierda consintieron ese despojo. ¿Por qué?, bueno, porque estábamos a la defensiva y además el capitalismo había hecho una serie de cambios muy importantes, y por eso fue que la idea de la democracia quedó como si fuera una idea propia de la tradición liberal burguesa a pesar de que nunca hubo un pensador de esta corriente política que hiciera una apología del régimen democrático. Lo estudiaban si acaso a partir de Tocqueville  o John Stuart Mill, pero nunca proponían un régimen realmente democrático; eso viene de la tradición socialista y marxista. Se apropiaron de esa idea, la utilizaron durante todo el siglo XX, pero ahora dadas las nuevas contradicciones del capitalismo y el hecho de que las grandes empresas hicieron suya la concepción democrática y la han bastardeado y desvirtuado hasta el punto tal de hacerla irreconocible, se han dado cuenta de que no tiene sentido seguir hablando de democracia. Entonces utilizan el discurso resignado que dice que lo mejor de la vida democrática ya pasó, un poco el análisis de Colin Crouch: lo que queda ahora es el aburrimiento, la resignación, el dominio a cargo de las grandes transnacionales, los mercados secuestraron a la democracia, y por lo tanto tenemos que acostumbrarnos a vivir en un mundo posdemocrático. Nosotros como socialistas y más aún como marxistas no podemos aceptar jamás esa idea. Creo que la democracia es la culminación de un proyecto socialista, de la socialización de la riqueza, de la cultura y del poder. Pero para el pensamiento burgués la democracia fue  una conveniencia ocasional que duró unos 80 o 90 años, luego de lo cual decidió desembarazarse de ella.

- ¿Aunque es una circunstancia anómala mundial, cómo analiza el fenómeno de la canalla mediática en América Latina si se tiene en cuenta que la propiedad de los grandes medios está concentrado en unos pocos monopolios del gran capital? ¿Pareciera que paulatinamente van perdiendo credibilidad?

- Lo que bien calificas como canalla mediática tiene un poder fenomenal que ha venido a sustituir a los partidos políticos de la derecha que han caído en el descrédito y que no tienen capacidad de concitar la atención ni la voluntad de los sectores conservadores de la sociedad. En este sentido se cumple aquello que muy bien profetizó Gramsci hace casi un siglo cuando dijo que ante la ausencia de organizaciones de la derecha política, los medios de comunicación, los grandes diarios, asumen la representación de sus intereses y eso se está dando en América Latina. En algunos países la derecha conserva una cierta capacidad de expresión orgánica, creo que el caso de Colombia es uno de ellos, pero en la Argentina no, porque en este país no existen dos partidos como el liberal y el conservador colombianos, y lo mismo pasa en Uruguay y Brasil. El caso colombiano revela la sobrevivencia de organizaciones clásicas del siglo XIX de la derecha que se han mantenido incólumes a lo largo de 150 años. Es parte del anacronismo de la vida política colombiana que se expresa a través de dos formaciones políticas decimonónicas, cuando la sociedad colombiana está mucho más evolucionada. Es una sociedad que tiene una capacidad de expresión a través de diferentes organizaciones, movilizaciones e iniciativas populares que no encuentran eco en el carácter absolutamente arcaico del sistema de partidos legales en Colombia.

- Con esa descripción que encaja perfectamente en la realidad política colombiana, qué podríamos hablar entonces de sus medios de comunicación…
- Los medios de comunicación en aquellos países en que los partidos han desaparecido o se han debilitado, son el sustituto funcional de los sectores de la derecha.

- ¿Qué significa para América Latina el triunfo reeleccionista del presidente venezolano Hugo Chávez?
- Significa continuar en una senda que se inició hace trece años, una senda que progresivamente ha logrado algunas derrotas muy importantes del imperialismo norteamericano en la región, entre ellas la más importante, la derrota del proyecto del ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas), que era la actualización de la Doctrina Monroe para el siglo XXI y eso fue barrido básicamente por la enorme capacidad de Chávez de formar una coalición con presidentes que no siendo propiamente de izquierda eran sensibles a un proyecto progresista como podía ser el caso de Lula en Brasil y Néstor Kirchner en Argentina. O sea, Chávez ha sido de alguna manera el gran mariscal de campo en la batalla contra el imperialismo y es un hombre que tiene la visión geopolítica estratégica continental que nadie más tiene en Suramérica. El otro que la tiene es Fidel, pero él ya no es jefe de Estado, aunque yo siempre digo que el líder cubano es el gran estratega de la lucha por la segunda y definitiva independencia, mientras que Hugo Chávez es el que lleva a los campos de batalla las grandes ideas, con lo cual hemos avanzado mucho. Incluso ahora con el ingreso de Venezuela a Mercosur se ha logrado crear una especie de blindaje contra tentativas de golpe de Estado. De haberse encontrado Venezuela aislada y, considerada un Estado paria, habría sido presa muy fácil de la derecha de ese país y del imperio norteamericano. Ahora, no les va a resultar tan fácil.

- ¿No ve algunos nubarrones en el horizonte del proceso revolucionario de Venezuela?
- Yo creo que sí, porque la derecha es muy poderosa en América Latina y tiene capacidad de engañar a la gente. Y los grandes medios de comunicación tienen la capacidad de manipular, engañar, deformar la opinión de la gente, en Colombia lo vemos muy claro. Buena parte de los colombianos compraron el boleto de la Seguridad Democrática con una ingenuidad, como acá en la Argentina compramos el boleto de ganar la guerra de las Malvinas. Hay que tener en cuenta entonces que hay nubarrones en el horizonte porque el imperialismo no se va a quedar de brazos cruzados y va a intentar hacer algo como por ejemplo impulsar una tentativa de sublevación popular, tratar de desestabilizar el gobierno de Chávez y tumbarlo.
Buenos Aires, octubre de 2012.

25.10.2012

Al igual que en la Argentina, donde los medios concentrados, y especialmente el Grupo Clarín, ejercen una influencia insalubre sobre la vida política y, más en general, el espacio público, en Chile se comprueba la misma aberrante concentración del poder comunicacional, el famoso "soft power" más letal y poderoso que el más imponente ejército. Desgraciadamente, el caso argentino, por penoso que sea, no es el único. Presentamos a continuación el excelente informe de Ernesto Carmona sobre la experiencia chilena. Iremos publicando nuevos análisis sobre la dictadura mediática en próximos posteos de este blog. Los casos de México, Brasil y Colombia no son para nada mejores.



“Los amos de la prensa en Chile”
Ernesto Carmona


Un minúsculo grupo de mega empresarios, de la súper elite del 0,1% que maneja las vidas del 99,9% restante de la sociedad, controla los medios de información en Chile. La tarea principal de los medios consiste en tratar de idiotizar 24/7 a la gente e intentar moldear 24/7 sus mentes como electores, para conducirlos a votar en rebaño cada vez que el “sistema democrático” convoca a elecciones. El resto del tiempo banalizan la realidad, tergiversan las noticias verdaderas e inventan otras –como el último teléfono celular–, estigmatizan y compadecen la pobreza convirtiéndola en espectáculo morboso, sus analistas calumnian a los movimientos sociales, exaltan a las bolsas de comercio y a la súper clase financiera y levantan y apoyan a políticos y gobernantes a su servicio. (Clic abajo para continuar)




Chile:el triunfo de la “antipolítica” y sus legados
(Por Atilio A. Boron) Una visita a Santiago y Valparaíso y una serie de intensas reuniones con jóvenes de distintos movimientos sociales de Chile nos permitió calibrar los alcances del triunfo ideológico del neoliberalismo en ese país y los funestos legados de la dictadura pinochetista. Como es sabido, para ésta la política era igual a politiquería y corrupción, y la misión salvífica de Pinochet –no sólo un sanguinario asesino sino también un vulgar ladrón, como se comprobaría al descubrirse sus múltiples cuentas secretas en bancos de Estados Unidos- requería eliminar la política de la vida pública  chilena. De ahí la metódica pedagogía del poder despótico dirigida a descalificar cualquier iniciativa social  basada en estrategias y/o sujetos colectivos. La salvación en este mundo era un asunto estrictamente individual, y quien no entendiera esta elemental verdad sólo acentuaría sus padecimientos y, además, contribuiría a la disolución nacional. El exacerbado individualismo predicado sin pausa por dos infames Premios Nobel de Economía que visitaron al tirano -Milton Friedman y Friedrich von Hayek- valía para la economía pero también para la política, la sociedad y la cultura. Reemplazado Pinochet por una connivente Concertación y, más tarde, por la derecha aún más complaciente de la Alianza, con Sebastián Piñera a la cabeza, la continuidad del pinochetismo se verificó no sólo en la política económica –que es lo más conocido- sino, sobre todo, en el plano de la cultura política. Ni la Concertación, que estuvo durante nada menos que veinte años en La Moneda, ni la Alianza, hicieron el menor intento de revertir los ominosos legados del pinochetismo, mismos que siguiendo a Bertolt Brecht podríamos caracterizar como la sistemática promoción del “analfabetismo político.”
      El analfabeto político detesta la política y no sabe que su “antipolítica” es una forma de hacer política que beneficia a sus opresores. Esta actitud, extendida en la época de Pinochet no hizo sino crecer en el frustrante período “democrático” que le sucedió. La indiferencia gubernamental ante la progresión de la desigualdad y la creciente injusticia social en uno de los países que, en el pasado, figuraba junto con Argentina, Costa Rica y Uruguay como uno de los más igualitarios del continente terminó por desilusionar profundamente a la ciudadanía y sobre todo, a las jóvenes generaciones. En ellas la aprobación popular de los partidos políticos y del Congreso apenas oscila en torno al 10 porciento. El grado de desprestigio de los partidos es tan marcado que en los afiches promoviendo las candidaturas a concejales y alcaldes para las elecciones del próximo 28 de octubre sólo se exhiben las fotos de los postulantes, su nombre y el número de identificación de su lista pero sin mencionar al partido político al cual pertenecen. Sólo por excepción algún que otro apela al “photoshop” para insertar al lado de su imagen la de Michelle Bachelet. No vimos ninguno que tuviera la osadía de colocarse junto al rostro incomprensiblemente sonriente del presidente Sebastián Piñera. En suma: no hay partidos, no hay ideología, no hay apelación a un sujeto colectivo, no hay utopía que alcanzar y por la cual luchar; de repente, casi milagrosamente, puede aparecer una consigna invariablemente de corte tecnocrático y una difusa apelación a “la gente.” 

       Afortunadamente hay otro Chile, que no aparece en el plano oficial. Allí está la juventud,  que toma las calles para exigir educación gratuita y de calidad y, además, el abandono del asfixiante modelo neoliberal. Y también están los mapuche, a los cuales nos referiremos más abajo. La contrarreforma universitaria de Pinochet (y continuada por sus sucesores)  hizo que las universidades públicas tuvieran que arancelar sus estudios de grado y posgrado, es decir, privatizándose,  mientras que proliferaban muchas instituciones privadas, algunas de ellas fundadas por el Opus Dei o la Legión de María y otras directamente vinculadas a grandes grupos económicos que necesitan formar sus cuadros en la certeza de que ninguna idea mínimamente crítica irrumpiría  para perturbar la absoluta coherencia de su acendrado neoliberalismo y su culto al hiper-individualismo. El modelo de estas instituciones, en las públicas (si es que todavía se las puede llamar así) y sobre todo en las privadas es el de los colleges norteamericanos: se copian sus formas y apariencias externas tanto como el contenido, casi siempre muy reaccionario (sobre todo en las humanidades y las ciencias sociales) de sus curricula. Las universidades privadas constituyen un sistema marcadamente estratificado: están las ya mencionadas que preparan cuidadosamente a la futura élite política y económica de Chile; y están las otras, de muy baja calidad, que hacen su negocio lucrando con la desesperación de los sectores medios que sueñan todavía con la movilidad social vía educación. El arancel promedio de los estudios de grado, para obtener una licenciatura, es de unos 600 dólares mensuales, a pagar durante diez meses. Pero el ingreso de una familia tipo de clase media, trabajando padre y madre, es de poco más que eso. El resultado: un masivo endeudamiento con la esperanza –por cierto que bastante ilusoria- de que los futuros egresados encontrarán un trabajo adecuadamente remunerado para pagar los préstamos contraídos para financiar sus estudios.
       Ante la inminencia de las próximas elecciones municipales varios sectores de la juventud están debatiendo la actitud a tomar. Son muchos los jóvenes críticos de las políticas oficiales que, a favor de la reciente modificación de la legislación electoral que a la vez que inscribe automáticamente a los electores consagra el carácter voluntario del sufragio (mientras que antes la inscripción era voluntaria, pero el sufragio era obligatorio), consideran que el modo de manifestar su repudio al sistema es absteniéndose de votar. Dado que no se ven alternativas reales (y no sólo no se ven sino que por ahora no las hay) lo mejor, dicen, es demostrar su rechazo mediante su ausencia. Nos permitimos disentir de este criterio porque si hay algo que las clases dominantes quieren es precisamente que el soberano popular no vote, no se informe, no participe. Desde los debates de la convención constituyente de los Estados Unidos, en 1787, hasta la obra de teóricos neoconservadores como Samuel P. Huntington y sus colegas de la Comisión Trilateral en los años setenta del pasado siglo, la derecha invariablemente coincidió en poner obstáculos a la concurrencia electoral y estimuló el ausentismo de las urnas para conjurar el peligro de una plebeya “tiranía de las mayorías.” De producirse, el masivo abstencionismo juvenil lejos de preocupar a la conservadora clase política chilena sería un incentivo para que nada cambie y todo quede como está. Sería interpretado, siguiendo la más estricta lógica del individualismo neoliberal que impregna las alturas del estado, como un cheque en blanco otorgado al gobierno por los ausentistas los cuales, como buenos actores “egoístas racionales”, prefirieron quedarse en sus casas porque entendían que las cosas estaban bien, una especie de consenso tácito lockeano; o, bajo otra hipótesis, porque no tenía sentido, desde el derrotismo del análisis “costo-beneficio”, molestarse en ir a votar resignados como estaban ante la absoluta imposibilidad de cambiar nada. La opción ausentista o abstencionista es promovida por un extenso sector de la juventud ganado por una difusa y volátil mezcla de autonomismo y anarquismo posmoderno que involuntariamente termina favoreciendo los planes de la derecha, siempre deseosa de reducir al mínimo la participación electoral. No es un dato menor que hoy sea este grupo quien presida la FECH, la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile. Otro sector, mayoritariamente vinculado al partido comunista chileno, cree que se debe participar y acompañar con su voto el reciente acuerdo entre esa fuerza política y la Concertación. No obstante, es un acompañamiento a regañadientes porque no son pocos quienes en las Juventudes Comunistas temen, con razón, la dilución de su identidad partidaria o el costo que habría que pagar por asociarse a una fuerza política tan desprestigiada como la Concertación. Finalmente, hay un núcleo emergente de inspiración marxista y (afortunadamente) para nada dogmático, nucleado en la UNE, Unión Nacional Estudiantil, que al día de hoy continúa debatiendo la postura a adoptar. Nuestra opinión es que lo mejor sería que esa juventud que con tanta valentía ganó la calle en el 2011 y resistió la violenta represión de los carabineros fuese a votar, y lo haga por un personaje que, no siendo candidato, sintetice sus aspiraciones. Esos votos serían anulados, pero eso es lo de menos. Creemos que si el próximo domingo apareciera una gran cantidad de votos a favor de, digamos, Salvador Allende, la clase política chilena caería en la cuenta de que el suelo se está moviendo bajo sus pies y que podría estar gestándose una alternativa hasta ahora inexistente. 

            La larga batalla de los mapuche es otro alentador ejemplo de que, como decía Galileo en relación a la Tierra, la vida política chilena “sin embargo se mueve”.  Sus heroicas luchas por la recuperación de sus tierras y derechos ancestrales es reprimida de  una manera sanguinaria: si la represión a los estudiantes exhibe el ensañamiento propio del odio clasista, en el caso de los mapuche esto se potencia al combinarse con un escandaloso racismo, todo amparado por la implacable aplicación de la legislación antiterrorista instituida por Pinochet en 1984. Un ejemplo clarísimo de la baja calidad de la “democracia” en Chile –erigida por el saber convencional de las ciencias sociales como el modelo político a imitar- lo ofrece el hecho de que los gobiernos que le sucedieron no sólo no derogaron el engendro represivo del tirano sino que lo perfeccionaron. Juicios amañados, condenas absurdas e injustas, huelgas de hambre a las que el gobierno responde con criminal indiferencia, ataques a mujeres, ancianos y niños indefensos y asesinato de militantes configuran un cuadro –silenciado por los oligopolios mediáticos, por supuesto- que hacen que Chile al sur del río Bíobío se parezca más a Colombia que al resto del país. Tal como lo declara uno de los líderes mapuche, Pedro Cayuqueo, las fuerzas especiales de los carabineros actúan en la Araucanía con la ferocidad de un pitbull fuera de control. El gobierno de Piñera, al igual que lo hiciera la dictadura genocida argentina, sostiene que las fuerzas del orden se “exceden” en su celo represivo. No obstante, es el gobierno quien tiene la obligación de impedir que el pitbull verde prosiga sembrando destrucción y muerte en tierras mapuche, pero no lo hace.
          Las movilizaciones estudiantiles y mapuche contrastan vivamente con la esclerosis que afecta a las formaciones partidarias y, en buena medida, al debilitado sindicalismo chileno. Si bien son vigorosas y merecedoras de todo apoyo su focalización temática y su intermitencia, sobre todo en el caso de los estudiantes, conspiran contra su eficacia práctica. Un ejemplo de esto lo ofrece la nula resistencia popular ante la reciente instalación de una base militar de Estados Unidos en Fuerte Aguayo, en Concón, pocos kilómetros al norte de Valparaíso. Dicha base, dependiente del Comando Sur, se especializará en el entrenamiento militar requerido por un programa del Pentágono denominado MOUT (Military Operations on Urban Terrain), es decir, “operaciones militares en terreno urbano” o, dicho sin eufemismos, entrenamiento de fuerzas especializadas en la represión de  la protesta social. Washington y Santiago negociaron este acuerdo en el más absoluto de los secretos -¡otro rasgo de una “democracia”- y cuando se filtró la noticia, a propósito de la visita a Chile del Secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, en abril de este año, la base, construida en tiempo record, ya se había establecido. Pero ni antes ni después hubo marchas o manifestaciones repudiando la maniobra o exigiendo el desmantelamiento de la base.
           Esta pasividad es uno de los peores legados de la “antipolítica”, de la larga noche pinochetista y de la espesa penumbra que proyectan sus sucesores. Una pasividad estimulada por el descrédito de todo lo que sea público, colectivo, político. A contracorriente, los jóvenes chilenos y los mapuche están haciendo una obra extraordinariamente importante para su país: son el ejemplar revulsivo de una sociedad desmovilizada y resignada, atontada por la publicidad consumista y sometida a un brutal proceso de re-educación política que el año próximo cumplirá cuarenta años. Una sociedad, también, abrumada por un nivel de endeudamiento que generaliza la angustia de las familias más pobres a la vez que engrosa las arcas de los bancos. Según el Ministerio de Desarrollo Social de Chile los sectores más pobres destinaban, a comienzos de este año, un 60 por ciento de sus ingresos al pago de sus deudas, debiendo sobrevivir con el 40 por ciento restante. En situaciones tan desesperantes como esa es difícil poder pensar y actuar políticamente, a menos que se tenga una clara conciencia política. Con sus luchas los jóvenes estudiantes y los mapuche demuestran que no todo está perdido, que hay futuro y que, tal vez, el año próximo, cuando se cumplan cuarenta años del martirio de Salvador Allende, su recuerdo encienda los corazones de sus compatriotas y los impulse a concluir una obra que el criminal golpe militar del 11 de septiembre del 1973 hizo que quedara inconclusa. Podría, de ese modo, iniciarse el crepúsculo de la “antipolítica”, a derrumbarse el ya aludido “analfabetismo político” metódicamente alentado como una estrategia de dominación por el pinochetismo y sus sucesores. A  propósito de esto Brecht recordaba que “el peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.” Ojalá que estas  sabias palabras del comunista alemán puedan ser difundidas masivamente por los movimientos que luchan por otro Chile. Sería una manera muy apropiada de combatir uno de los más ominosos legados del pinochetismo.        





17.10.2012

Hola todas y todos: a continuación hallarán la respuesta a las andanadas de críticas que suscitó mi "osadía" de pretender plantear una disidencia en relación a un artículo publicado por Prensa Obrera y al cual me refiriera en mi post anterior. Como seguramente estarán enterados, mi pretensión de discutir política dio pie a una interminable catarata de insultos, pero ni un sólo argumento como podrán juzgar por ustedes mismos. A continuación, mi respuesta:



Respuesta a un crítico anónimo del Partido Obrero
sobre Lanata versus Chávez
Por Atilio A. Boron
Terminar radicalmente con el lenguaje injurioso no es cosa fácil
si se tiene en cuenta que el desenfreno en el lenguaje tiene raíces psicológicas
y es una consecuencia del escaso grado de cultura de los suburbios.
… El lenguaje
es el instrumento del pensamiento. La corrección y precisión del lenguaje es condición indispensable de un pensamiento recto y preciso
.
León Trotsky, Problemas de la vida cotidiana (1924)

Estimado anónimo del Partido Obrero: fiel a las inveteradas costumbres de su organización usted responde con insultos a una crítica política, dura pero sin agravios. Lo hace, además, escudado en el anonimato. Se asoma a la polémica tratándome de caradura. ¿Le parece que un debate entre marxistas puede hacerse cuando uno de ellos actúa desde las sombras? Ni yo soy Marx ni usted es Lasalle, pero por lo menos podríamos aprender algo de aquel debate y hacerlo a cara descubierta y con argumentos en lugar de agravios. Allá usted.
Vamos al grano: le aseguro que leí su artículo sobre las desventuras de Lanata en Venezuela con mucho cuidado, porque jamás imaginé que su extravío ideológico pudiera llegar tan lejos como para defender al periodista estrella del Grupo Clarín y atacar a Chávez, a quien define como líder de un “bonapartismo nacionalista”. Se puede y se deben discutir los logros y los problemas del chavismo, pero  su toma de partido en favor de Lanata raya en lo ridículo. Su gente se enoja conmigo y me ha obsequiado un interminable torrente de insuotos; pero debería más bien enojarse con quienes son incapaces de establecer alguna diferencia entre un líder de masas  -así como Trotsky apreciaba al general Lázaro Cárdenas aunque no fuera socialista- y un provocador enviado por el mayor oligopolio mediático de la Argentina, incondicional aliado del imperialismo y la reacción. Con todo respeto le digo que el sesgo conservador del artículo es decepcionante: a  Lanata le reprocha su falta de espíritu crítico, un pecadillo venial; pero a Chávez lo acusa de algo gravísimo como la censura y la represión que supuestamente ejercería sobre sus opositores, haciéndose eco de la prédica que a diario realiza el Grupo Clarín y el diario La Nación. Además permítame que le diga que su artículo peca de incoherencia. Comienza criticando al periodista de marras por haber repetido “como un loro lo que soplaban los medios internacionales” para luego rematar su nota con un frontal ataque a Chávez, precisamente la persona que combatía a esos loros. Todo mal. ¡Por una vez llame las cosas por su nombre! En el marxismo eso que usted denomina eufemísticamente  “medios internacionales” se llama IMPERIALISMO, y hay que escribirlo así, con mayúsculas. Perdone que use esta palabrota que parece haber desaparecido de su vocabulario pero le aseguro que Trotsky jamás le hubiera perdonado este desliz lingüístico. Sabe, la lucha de clases también se libra en el lenguaje. Hablar de “medios internacionales” en lugar de imperialismo revela una ambiguedad ideológica que es la segura antesala de un extravío político, cosa que se comprueba a medida que se avanza en la lectura de su artículo.
Luego de esa infeliz referencia termina su órgano de prensa victimizando a Lanata, haciéndolo aparecer como un inocente corderito cuyas libertades democráticas fueron conculcadas por  Chávez.  Decir que Lanata y su equipo fueron a “laburar” es de una ingenuidad asombrosa; se lo puede contar a un niño de un jardín de infantes pero es inadmisible en alguien que lleva toda una vida haciendo política. Hable con la gente común y corriente, no sólo con sus correligionarios y tome nota de lo que opinan acerca del objetivo del viaje de Lanata y sus “laburantes”. Para colmo, en su crítica a mi nota usted vuelve a defender a Lanata ante "lo que hizo el gobierno de Chávez con su equipo periodístico", lo cual ratifica la certeza de lo que afirmara en mi blog. Ante su corroborada incapacidad para comprender los procesos revolucionarios –de ahí sus virulentas diatribas en contra de Fidel, Chávez, Evo, Correa- reacciona como un pequeño burgués indignado: se rasga las vestiduras y  formula una defensa abstracta de la libertad democrática de Lanata y el Grupo Clarín, arrojando por la borda las radicales objeciones que el joven Marx había hecho acerca de esta clase de argumentaciones que soslayan por completo las condiciones históricas  que definen el ejercicio concreto de esa libertad. Si hubiera reparado, como lo aconseja el materialismo histórico, en esas condiciones (verbigracia, la lucha de clases que se libra en la Argentina y en toda América Latina) se habría dado cuenta de que Lanata y su equipo no fueron a Venezuela para hacer periodismo sino para operar en contra de un gobierno que hoy por hoy es el enemigo número uno del imperialismo norteamericano, tema que no me parece para nada  irrelevante. Por si le queda alguna duda acerca del verdadero objetivo del viaje de Lanata le paso la dirección del video en donde se lo ve exclamar furioso, una vez que terminara la emisión de su programa desde Caracas: “¡perdió .. la c..  de su madre”!  (http://www.youtube.com/watch?v=vILtuYvCcOs&fb_source=message )

Convénzase: el enemigo principal e inmediato del imperialismo norteamericano es Chávez, no el Partido Obrero. Y el Grupo Clarín mandó a los “laburantes” aquellos que usted  defiende a pelear en contra de Chávez e, indirectamente, a favor de la derecha de aquí y de allá y, sobre todo, a favor del imperio. Creo que coincidirá conmigo en que esos son nuestros enemigos. Tenga usted la seguridad de que si esa gente llegara a tomar el poder no harán ninguna distinción entre usted y yo: en las fosas comunes estaremos todos hermanados, como lo estuvieron quienes fueron apresados, torturados y desaparecidos por la genocida dictadura cívico-militar de 1976. No entiendo como es que usted puede defender a los enviados del Grupo Clarín mientras fulmina con su crítica a un personaje, Chávez, y a un proceso, la revolución bolivariana,  a quienes el imperialismo norteamericano viene combatiendo desde hace trece años. ¿Por qué será? ¿No le parece que algo hace ruido en su cabeza? ¿No advierte alguna contradicción entre su retórica y la prosaica realidad de la vida política? ¿No cayó en la cuenta de que tras el “affaire Lanata” el Grupo Clarín se abstuvo de realizar cualquier análisis del triunfo de Chávez (o la derrota de Capriles). ¿Por qué habrá sido? Mi opinión: porque no le interesaba en lo más mínimo la labor periodística que pudieran hacer Lanata y su equipo sino que su objetivo era montar una operación dirigida a desprestigiar al gobierno bolivariano. No hubo tal atentado a la libertad de prensa o de expresión; lo que hubo fue la neutralización, por parte de las autoridades venezolanas, de una grosera maniobra de un equipo que llegó no con la misión de  informar sino con el propósito de provocar.
El desgraciado caso de Mariano Ferreyra –como tantos otros héroes de nuestras luchas populares: Maxi, Darío, Carlos Fuentealba, Teresa Rodríguez, Cristian Ferreyra y ahora Miguel Galván, del Mocase, etcétera- merece el mayor de mis respetos. Como  todos ellos fue víctima del accionar de los aparatos represivos del estado y las patotas con las cuales se dividen la tarea de “disciplinar” y, llegado el caso, de eliminar a quienes luchan y resisten la explotación y la dominación de los capitalistas. Pero no se evitará la recurrencia de estos asesinatos insultando y difamando a compañeros que tienen una opinión diferente sobre un hecho político o sobre una coyuntura. Le aclaro, además, que jamás he sido invitado a un acto del gobierno de CFK:  mis críticas al kirchnerismo son públicas y notorias. Lucho, como puedo y con las armas que tengo a mi alcance, por el socialismo y su etapa superior, el comunismo, objetivo político irrenunciable de todo mi actuar. El kirchnerismo, en cambio, cree en un “capitalismo serio”.  Las diferencias son notorias pero como el mundo real -no el que se ve desde una capilla- presenta muchas complejidades no puedo caer en el maniqueísmo  que oprime el cerebro de muchos de sus amigos. ¿Cómo no voy a reconocer la importancia de la política de derechos humanos de este gobierno, aún cuando alimente la ilusión de un “capitalismo serio”? ¿Cómo desconocer que los asesinos de Mariano Ferreyra llevan varios meses detenidos y que casi con seguridad van a terminar en la cárcel? ¿O para usted estas son minucias? ¿Cómo voy a desconocer la importancia de la Unasur para tratar de erigir una valla en contra de los avances del imperialismo norteamericano y sus bases militares en la región?  ¿Cómo desconocer que en Mar del Plata se derrotó al ALCA? Desconocer tales realidades me impedirían hacer eso que, tras las huellas de Marx, recomendaba Lenin cuando decía que “el marxismo es el análisis concreto de una situación concreta”. El reconocimiento de aquellos avances, a los que se le podría sumar la renovación de la Corte Suprema, por ejemplo, o de programas económicos como la Asignación Universal por Hijo (aún con sus limitaciones) no me impide percibir la explotación del trabajo asalariado inherente a toda sociedad capitalista, el trabajo “en negro” tan extendido en nuestro país,  la extranjerización de la economía, la sojización del agro, la megaminería a cielo abierto, la trampa del INDEC, la regresividad del régimen tributario, el lento despojo de la inflación, la crisis energética, el desplome del transporte público y muchas otras cosas más. Espero que también coincida conmigo en que Trotsky era un comunista inclaudicable. Pero él, a diferencia de usted, distinguía matices. Su mundo no era de blanco o negro. Por eso cuando llegó a México no titubeó un segundo en aplaudir la política petrolera de un régimen burgués nacional como el de Lázaro Cárdenas, y se acogió de buen grado al asilo que le otorgaba su gobierno aunque reconociera, al mismo tiempo, las limitaciones y contradicciones del régimen. Aplaudiendo, en suma, los adelantos del reparto agrario -de nuevo, aún con sus limitaciones- y la nacionalización petrolera a la vez que censuraba el contenido burgués del proyecto cardenista.¿Por qué no imitar esa correcta actitud de Trotsky para analizar concretamente el caso argentino? He criticado hasta el cansancio las limitaciones y contradicciones de lo que el oficialismo denomina “el modelo”, pero quien habla de contradicciones asume que hay algunos aspectos positivos en la gestión del gobierno nacional aunque en el balance los negativos tengan un peso insoslayable. Ignorar esto tiene como precio caer en una metafísica fundamentalista del “todo malo vs. todo bueno”, o en una historia concebida como la interminable cadena de traiciones de los dirigentes –Lenin, Stalin, Mao, Ho Chi Minh, Allende, Fidel, Chávez, Evo, Correa- perpetradas en contra de masas eternamente frustradas en sus aspiraciones revolucionarias. Pero, repito, esto es metafísica y el tema no me interesa. Entre otras cosas porque es políticamente estéril y a mí me interesa cambiar el mundo, no tan sólo denunciar sus iniquidades.
Por último: si de ir a lugares se trata, déjeme decirle que tampoco fui a tomar champán con periodista alguno del Grupo Clarín o Radio Mitre, algo que repugna mis más profundas convicciones. Por eso, contrariamente a lo que usted dice,  me sobra autoridad moral para hablar de todos estos temas aún con una persona como usted, que no tolera la disidencia y la discusión política y que su único reflejo ante ello es la diatriba y la descalificación de su interlocutor. ¡Ah!, de paso, más vale que se preocupe por educar a sus muchachos porque están haciendo un papelón inigualable con sus comentarios e insultos en mi blog,  convirtiéndose en los hazmerreir de quienes me visitan. Hubo uno que calificó a la Venezuela bolivariana como un “estado policial”, que es lo que dicen a coro los periodistas del Grupo Clarín. Sin embargo, en ese “estado policial” un candidato afín a sus ideas, Orlando Chirino, pudo participar en las últimas elecciones presidenciales, proponer su candidatura y hacer su campaña criticando acerbamente al gobierno sin que nadie lo molestara. Lástima que sólo pudo obtener unos 4.000 votos, contra más de 8.000.000 de Chávez. Conviene que se pregunte por las razones de tan resonante derrota. Otro de sus compañeros, anónimo también él, me acusa de haberme tomado “en serio el cuentito del imperialismo”. Fiel a las enseñanzas de dirigentes como usted, para este compañero el imperialismo es apenas “un cuentito”.  Hágase un favor a usted mismo y mándelos a estudiar. Si tiene desconfianza de los demás hay un par de notables trotskistas -lamentablemente fallecidos ya- y de cuya amistad me enorgullecía: Ernest Mandel y Daniel Bensäid que escribieron varios libros sobre el “cuentito” del imperialismo. Ojalá que sus muchachos le hagan caso y se pongan a estudiar.

Postsciptum:
Apenas terminé de redactar estas líneas fui advertido por mucha gente en la web de que había salido una nueva nota, esta vez firmada por Gabriel Solano y Jorge Altamira, en donde mi persona era objeto de un vitriólico ataque enhebrando una sarta de mentiras, calumnias e insultos tan absurdos que lejos de enojarme me produjeron lástima. De ahí el epígrafe de Trotsky al comienzo de esta nota. Tiene toda la razón cuando escribió que “la corrección y precisión del lenguaje es condición indispensable de un pensamiento recto y preciso”, como  debe ser el marxismo. Y también cuando recordaba que “terminar radicalmente con el lenguaje injurioso no es cosa fácil si se tiene en cuenta que el desenfreno en el lenguaje tiene raíces psicológicas y es una consecuencia del escaso grado de cultura de los suburbios.”  Por un momento pensé en responder a ese desenfreno pero luego caí en la cuenta de que el esfuerzo no valía la pena. Al fin y al cabo son expresiones de un sector residual de la izquierda mundial que jamás protagonizó ninguna de las grandes revoluciones que cambiaron la historia universal en el siglo XX.  Ni la revolución mexicana, ni la rusa, ni la china, ni la vietnamita, ni la  boliviana, ni la cubana ni la sandinista se beneficiaron con su arrojo y su sabiduría; tampoco fueron favorecidos con su apoyo Salvador Allende en Chile, Juan Bosch en República Dominicana o Jacobo Arbenz en Guatemala. Vino entonces a mi memoria una apropiada frase de Marx en el Prólogo del Primer Tomo de El Capital con la cual pongo fin a una controversia que pretendió ser política pero que no lo fue ni tiene las menores condiciones para serla. La frase decía así: Bienvenidos todos los juicios fundados en una crítica científica. En cuanto a los prejuicios de la llamada opinión pública, a la que nunca he hecho concesiones, será mi divisa, como siempre, la del gran florentino: Segui il tuo corso, e lascia dir le genti! [¡Sigue tu camino y deja que la gente hable!].
¡Hasta la victoria, siempre!
Atilio A. Boron




¿Es posible que una fuerza política que se identifica con la tradición marxista SE SOLIDARICE CON LANATA Y FULMINE CON SU CRÍTICA A HUGO CHÁVEZ? Lamentablemente sí. El Partido Obrero de la Argentina publicó en el sitio web de su órgano partidario, Prensa Obrera  (11 de Octubre) una nota sobre el famoso incidente protagonizado por el periodista argentino Jorge Lanata en Caracas, adonde había ido a preparar el clima para celebrar la victoria de Capriles (ver posteo anterior en esta misma página) junto a la más rancia
 derecha argentina. ¿Puede el sectarismo llegar tan lejos? Por lo visto, sí. ¿Se puede honrar la memoria de Mariano Ferreira y, simultáneamente, presentar a Lanata como una víctima del "periodismo libre"? Sí. ¿Es posible que entre Chávez y Lanata se elija a Lanata? Sí. Favor de enviar urgente una brújula política para los compañeros del PO y las obras completas de Marx, Engels, Lenin, Trotsky, Gramsci y Mao. Así tal vez eviten volver a caer en semejante bochorno.

A continuación, transcribo textualmente el texto de referencia:

Lanata, defendemos la libertad de expresión

Partido Obrero | 11 octubre, 2012 | Comentarios (0)
http://po.org.ar/po1243/2012/10/11/lanata-defendemos-la-libertad-de-expresion/

La labor periodística de Lanata en Venezuela no va a ser recordada como su mejor producción profesional. Lanata, sin el menor espíritu crítico, repitió como un loro lo que soplaban los medios internacionales, que aseguraban un resultado electoral “cabeza a cabeza” entre Chávez y Capriles, y volvió a dejar de lado el carácter reaccionario de la oposición oficial al chavismo -que tiene en su tradición no solamente el golpe de estado de abril de 2002 sino la masacre de una cifra aún desconocida de venezolanos, en febrero de 1989. También presentó como ejemplo la “unidad de la oposición” venezolana, con una clara alusión a que la oposición en Argentina copiara el modelo de su contraparte venezolana.

Con independencia de todo esto, la detención de Lanata y el secuestro de sus archivos y videos merece todo nuestro repudio, y pone de manifiesto la política de censura y represión que acompaña al monopolio oficial de los medios de comunicación. Los atropellos y apretadas a Lanata y a los trabajadores de prensa, por parte de los servicios de inteligencia venezolanos, han sido funcionales a la derecha política y mediática.

En el episodio caraqueño defendemos el derecho a la libertad de trabajo y de expresión de Jorge Lanata y sus compañeros de trabajo, contra la censura y represión del bonapartismo nacionalista.

Tony Blair (premier británico), George W. Bush y José María Aznar en la Cumbre de las Azores, para manifestar el apoyo de sus respectivos países (y de Europa toda) a la inminente invasión de Irak. El anfitrión de esa cumbre fue el primer ministro portugués, José Manuel Barroso 


Un Nobel extraviado
(Por Atilio A. Boron) Si algo faltaba para terminar de desprestigiar al Premio Nobel de la Paz, otorgado por el Parlamento Noruego, fue la decisión de conceder esa distinción a la Unión Europea. Esta distinción fue instituida en el testamento del magnate sueco Alfred Nobel para premiar “a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz.” Ya en el pasado hubo premiaciones que provocaron escándalo: un pérfido criminal de guerra como Henry Kissinger, que hizo estragos en Indochina, lo obtuvo en 1973 y antes, en 1906, el premio había sido para Theodore Roosevelt, conocido por ser el artífice de la “diplomacia del garrote” aplicada para arrebatar la victoria que Cuba estaba a punto de concretar en contra del colonialismo español y para someter al dominio yankee otros países del Caribe y Centroamérica. Roosevelt además fue el gran arquitecto y ejecutor de la secesión de Panamá de Colombia, todo lo cual no fue óbice para que fuera galardonado por el Parlamento Noruego. (Clic abajo para continuar)




¿Cómo es posible que Radio del Plata, un medio afin al gobierno, le haya hecho una vergonzosa entrevista de ¡¡¡ 26 minutos!!! a la "bloguera"  Yoani Sánchez para vituperar a Cuba? Ese personaje es una millonaria mercenaria al servicio del imperio, financiada con enorme generosidad por sus amos del extranjero y enemiga jurada de la revolución cubana.  ¿Por qué no entrevistan a los familiares de los 5, o los de algunas de las incontables víctimas de los sabotajes del imperio, o a los médicos que se están matando para ofrecer su asistencia a los pobres de todo el mundo? La verdad que esta incoherencia de un medio no oficial -pero sí afín al gobierno-  repito, me parece francamente repudiable. 

Yoani Sánchez, multipremiada por El País (Madrid), el Premio Ortega y Gasset, por la Revista Time, la CNN, l.a Deutsche Welle y el Premio de Periodismo María Moors Cabot. En resumen, por toda la oligarquía mediática mundial Sólo de premios y otros donativos se estima que embolsó medio millón de dólares.
La "bloguera del imperio" es tan mentirosa que dijo en esta entrevista que Raúl "heredó el gobierno por vía sanguínea", como si jamás hubiera participado en la lucha revolucionaria. La muy sinvergüenza no le dijo a sus entrevistadores -¿ingenuos o qué, no sé?- que con apenas 22 años tomó las armas y junto con Fidel fue a asaltar al Cuartel Moncada, donde fue hecho prisionero. Amnistiado se exilió en México y luego regresó en el Granma e hizo toda la campaña de Sierra Maestra. Luego se fajó con los yankees en Playa Girón y desde entonces organizó y dirigió las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Sesenta años de trayectoria totalmente coherente no le facultan a Raul, según la mercenaria del imperio, a dirigir el gobierno cubano. Sólo lo heredó por ser el "hermano de Fidel." Luego dijo que el triunfo de Chávez es la peor noticia posible para Cuba y que no hay bloqueo americano contra Cuba sino un embargo parcial. En síntesis, una entrevista que al escucharla me produjo vómitos y me ayudó a entender, una vez más, que por más problemas que tenga la Revolución Cubana basta con escuchar a personajes como la Sánchez para alinearse incondicionalmente con Fidel, con Raúl y con el pueblo revolucionario de Cuba, y confirmar que la susodicha es una antipatriótica e innoble  agente de un país, Estados Unidos, que hace 53 años le declaró la guerra al pueblo y al gobierno de Cuba. 
Si quiere sufrir, o indignarse, escuche la entrevista en:
Y si quiere, también, manden mensajes a la Dirección de Radio del Plata para que expliquen lo ocurrido.

(Si quieren ver de lo que son capaces de hacer los amigos y financiadores de la "bloguera millonaria del imperio" vean este corto video del atentado al avión de Cubana hecho explotar en el aire por un sabotaje organizado por la CIA y la gusanera miamera:  http://blip.tv/contracuba/atentado-contra-avi%C3%B3n-cubano-en-barbados-549323  Sánchez su coloca del lado de los criminales y en contra de sus propio pueblo.
9.10.2012
Va una nueva nota sobre las elecciones en Venezuela. Comentarios serán bienvenidos.



Chávez, los mentirosos y el Infierno del Dante
(Por Atilio A. Boron) En La Divina Comedia Dante Alighieri describe con artesanal minuciosidad los diferentes círculos del Infierno. Son nueve, pero nos interesa el octavo porque es el que está destinado a castigar a los mentirosos, entre los cuales sobresalen los malos consejeros, los charlatanes y los falsarios, gentes que mienten a sabiendas y sin escrúpulo alguno. Si el gran florentino tiene razón en su descripción las recientes elecciones venezolanas sumaron una enorme cantidad de candidatos a penar para siempre en ese círculo infernal . Pocas veces nos tocó soportar tanta cantidad de mentiras como las que leímos y escuchamos en estos días. La “dictadura chavista”, “ataques a la libertad de expresión” en la República Bolivariana, el “fraude electoral” fueron algunas de las más recurrentes en el fárrago de acusaciones descargadas sobre Chávez con tal de impedir su inexorable victoria.
¿Por qué tanto odio, tanta sed de venganza que hizo que políticos y comunicadores sociales que supuestamente deberían caracterizarse por su equilibrio y sensatez se convirtieran en voceros de las peores calumnias en contra de este personaje? La razón es bien sencilla: mienten porque los intereses de clase que representan, asociados a –y articulados políticamente con- los intereses imperiales exigen borrar al chavismo de la faz de la tierra, y para ello cualquier recurso es válido. Venezuela, que encierra en sus entrañas las mayores reservas petroleras de la Tierra, es una presa que suscita los apetitos incontenibles del imperio, impaciente por reapropiarse de lo que una vez fue suyo y dejó de serlo por obra y gracia de Chávez. Como se trata de un propósito inconfesable, por ser un simple acto de latrocinio, se requiere apelar a retorcidos argumentos para que el delito aparezca como un acto virtuoso. (clic abajo en Más información)
9 de Octubre, 2012

Un día como hoy, hace 45 años, militares bolivianos ejecutaban la orden procedente de Washington de asesinar al Che y hacerlo de tal manera que pareciera que hubiera caído en combate y no ultimado cobardemente. La sangre del guerrillero heroico regó el corazón de Sudamérica, lugar donde treinta años más tarde florecerían una serie de procesos que, tiempo después, madurarían hasta propinar, en Mar del Plata, en 2005, una rotunda derrota al ALCA, el más ambicioso proyecto del imperialismo a lo largo de todo el siglo veinte. El ejemplo del Che sigue siendo un factor importantísimo en la actual movilización de millones de latinoamericanos y caribeños en contra de la dominación norteamericana, y un faro en la larga marcha hacia nuestra segunda y definitiva independencia. Un factor decisivo también en la gestación de una cultura de la rebeldía y del antiimperialismo, especialmente difundida entre los jóvenes, que ha hecho de nuestro continente la punta de lanza de las luchas internacionales contra el capitalismo en cualquiera de sus variantes. ¡Honor y gloria a Ernesto "Che" Guevara!

7 Octubre 2012

Ayer, en la Clausura del VIº Encuentro Internacional de Economía Política y Derechos Humanos realizado en la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo, el Vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Álvaro García Linera, pronunció una extensa conferencia en donde analizó con profundidad los procesos de transición desde el neoliberalismo al posneoliberalismo en curso en varios países de la región. Dijo entre otras cosas que "las obras completas de Lenin son mis libros de cabecera" y durante su exposición leyó dos breves párrafos extraídos de esas obras publicadas, dijo, por la Editorial Cartago. García Linera afirmó que el paso siguiente era el tránsito del posneoliberalismo al poscapitalismo, y que lo único que podía garantizar ese resultado era la voluntad del pueblo de luchar para doblegar la inexorable resistencia que opondrán los capitalistas. Antes de pronunciar su conferencia se reunió con Hebe de Bonafini y las madres que estaban allí presentes, en una amable conversación en donde el vicepresidente boliviano hizo entrega de una donación de especial valor para la UPMPM: las voluminosas actas completas de las deliberaciones que tuvieron lugar para crear la nueva constitución del Estado Plurinacional, un documento de extraordinario valor para todos los interesados en estudiar los procesos revolucionarios en América Latina.A continuación, el informe que se da a conocer el día de hoy en el sitio web de Madres de Plaza de Mayo. En los próximos días estará disponible el video con la larga conferencia (aproximadamente unas dos horas) de García Linera, un material educativo de primerísima calidad que habrá que difundir lo más masivamente posible.

García Linera buscando la cita de Lenin un uno de los tomos de sus Obras Completas, de Editorial Cartago

GARCÍA LINERA, AMADO BOUDOU, FELISA MICELI, HEBE DE BONAFINI.CIERRE DEL VIº ENCUENTRO DE ECONOMÍA POLÍTICA Y Derechos humanos

06/10/2012
El cierre del VI Encuentro Internacional de Economía Política y Derechos Humanos contó con las palabras de la directora del CEMoP, Felisa Miceli; la presidenta de la Asociación, Hebe de Bonafini; el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera; su par argentino, Amado Boudou. Junto a ellos se encontraban la embajadora boliviana en nuestro país, Leonor Arauco y Atilio Borón, miembro del Comité Organizador.
Al inicio, Felisa Miceli, expresó: "Es un enorme orgullo terminar este encuentro con el vicepresidente de la hermana Republica de Bolivia, Álvaro García Linera; como siempre agradecer a Hebe y las Madres por el apoyo y el ejemplo. Agradecer al secretario de organización de este Encuentro, el compañero Atilio Borón. Gracias señora embajadora de Bolivia, Leonor Arauco y a nuestro querido amigo y compañero Amado Boudou".
Luego, la Presidenta dela Asociación, sostuvo: "Quiero agradecer el honor de todos los que vinieron; a Amado que nos ayuda tanto para que este lugar este tan bello; al vicepresidente de Bolivia nos llena de orgullo porque es un amigo, compañero y revolucionario. Gracias a todos".
Luego, el Vicepresidente argentino, afirmó: "Es un honor estar con ustedes acá. Lo que hay aquí flotando es mágico, 35 años de lucha, todas estas mujeres no paran de darnos ejemplos y seguir luchando. Todos los días aparece una idea nueva desde Madres y esta Universidad que va a tener el status que tiene que tener y vamos a trabajar mucho y muy fuerte en eso. Álvaro es un amigo, compañero, un hombre faro que con sus palabras y ejemplos ilumina desde donde está. Es un momento muy particular en la historia mundial, latinoamericana y Argentina. Sobre todo por la determinación de los grandes lideres que marcan este camino. Cristina, Evo, las Madres, que también son parte de los lideres mundiales que marcan un rumbo que arrancó en Mar del Plata con el 'Fuera Bush y el Alca'. Hoy el pueblo tiene voz, voto y acción. La democracia fue una buena herramienta para frenar el poder de los reyes en tiempos pasados. Hoy el Estado tiene el poder político pero el poder económico los tienen otros. Entonces necesitamos una nueva concepción de República, de Estado que no se deje llevar por delante por los grupos económicos. Acá el pueblo votaba y el presidente hacía todo lo contrario para lo que habían sido votados. Eso cambió con Néstor en el 2003. No nos olvidemos que antes acá le habían sacado el 13% a jubilados y trabajadores estatales para dárselos al FMI. Cuando llegaron Néstor y Cristina lo hicieron diferente. Cuando tuvieron esa encrucijada y no le entregaron el dinero al FMI, primero estuvo el pueblo. Como dice Hebe, hay que estar contentos por todo lo que falta por hacer y hacía allí vamos. Lo que viene es de todos y no de unos poquitos. Ya no pasa más que tres tapas voltean a un presidente. El 7 de diciembre va a haber más voces en la Argentina, se acaba el monopolio, el Grupo Clarín fue el cepo de la información. Gracias Madres, fuerza a todos, fuerza Argentina, fuerza Madres, siempre al lado de ustedes".
Seguidamente el vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Álvaro García Linera brindó una bajo el título "Relación entre propiedad privada, propiedad estatal y comunidad. Allí sostuvo: "Quiero agradecer la invitación que me hicieron las Madres de Plaza de mayo. Nunca puedo dejar de conmoverme cuando las veo. Aún no se sabe lo que es capaz de hacer una madre con su hijo ni un hijo por su madre. Mi profunda admiración a ellas, que son un patrimonio de la humanidad. En cada arruguita están contenidos los hilos de la historia. Son Madres de la dignidad, de la lucha. Ustedes son el motor interno de mucho de nosotros. Las queremos así, como fotografías vivientes", sostuvo.

Éstos fueron algunos de los fragmentos más destacados de su conferencia, de más de dos horas y media, en la que analizó el neoliberalismo, los procesos populares y progresistas tras su caída y el paso al socialismo:

-"América Latina ha vivido hacia atrás al menos 20 años de régimen neoliberales. ¿Qué significaba en el fondo el neoliberalismo? Fue un mecanismo de acumulación por desposesión No es que generó riqueza, no fue una opción técnica que generó riqueza, que produjo mercancías. Ante todo, el neoliberalismo fue un mecanismo muy sofisticado para usurpar, para expropiar riqueza que ya estaba ahí, básicamente colectiva. En el caso de Bolivia, lo que hizo fue expropiar lo público estatal. Llegó y comenzó a apropiarse de empresas públicas. No generó nuevas fuerzas productivas diferentes sino una nueva manera de expropiar lo público".
-"No se contentó con expropiar lo público estatal sino lo público no estatal: el conjunto de riquezas que no eran del Estado pero eran de carácter común, por ejemplo el agua potable en Bolivia. Le pertenece a las comunidades y es administrado colectivamente. El neoliberalismo se apropió en Bolivia de los ferrocarriles, de las mineras, de los recursos hidrocarburiferos y de los sistemas de agua y riego de la población. Hablamos del neoliberalismo como un sistema de privatización de lo público".
-"El neoliberalismo generó la externalización del excedente económico. Llamamos excedente a la ganancia. Las ganancias que sacaban de nuestros países la exportaban. Esto dio lugar a una descapitalización de las sociedades latinoamericanas".
-"Otra característica: explotación laboral a través de la flexibilización: la contracción de los derechos laborales. Este mecanismo va a ser el eufemismo para decir el surgimiento de una nueva clase trabajadora desprotegida, carente de los beneficios de los recursos sociales"
-"A este esquema económico le va a acompañar el Consenso de Washington y el achicamiento del Estado para que las empresas dominen, y un sistema político corrupto, que va a intentar introducir la idea de que democracia es sólo elección de autoridades".
-"Vamos a tener un proceso de debilitamiento del Estado, vamos a tener el cuento de que la globalización suprime los Estados. Es una mentira. Es que los Estados van abdicar y van a subordinar sus funciones a intereses privados".
-"Vamos a tener un proceso de perdida de soberanía. Esta subordinación a poderes externos y a las reglas del mercado es el paso obligatorio a la modernización".
-"Este modelo duró alrededor de 20 años en el continente. Estaba claro que tenía un límite. Vamos a asistir a la época de rebeliones en América latina. Todo el principio del siglo XXI va estar marcado por el derrumbe de esta ilusión neoliberal y va a surgir el conjunto de rebeliones que va a configurar toda la geografía política y el surgimiento de gobiernos revolucionarios, progresistas. Fruto de estos levantamientos va a surgir, de manera diferenciada, con distintas velocidades, modelos alternativos a este régimen de acumulación por desposesión. Salvando las diferencias, podemos mencionar 5 características del pos neoliberalismo"
-"La primera, fortalecimiento del Estado, potenciándolo. Una de las primeras cosas que se van a ver obligados a tomar los gobiernos progresistas son mecanismos de regulación económica: regulación de precios. En Bolivia nacionalizamos el gas y el petróleo y eso mágicamente convirtió al país en uno que hoy tiene el mayor índice de reservas internacionales per cápita. Cuando llegamos nosotros, la inversión pública era de 600 millones de dólares. Este año 2012, fruto de estos procesos de nacionalización, ha saltado a 5.000 millones de dólares. Somos un país con extrema pobreza. De cada 10 bolivianos, cinco eran extremadamente pobres. Hoy, ya no son cinco: sos dos. Nos falta mucho pero si en cinco años hemos bajado estos índices, 7 años más de Evo Morales significarán la aniquilación de la pobreza extrema".
-"La segunda: control, con mayor o menor intensidad, de la banca, que ha sido uno de los sectores que más ha expropiado al Estado. Se han perdido millones de pesos para pagar la orgía bancaria. Lo que hemos hecho es crear mecanismos para inducir, a la buena o la mala, que el dinero se vaya para la parte productiva.
-"Si no tienes la capacidad de pagar a los trabajadores la soberanía es un saludo a la bandera y no un hecho concreto y material. Hemos encontrado en las nacionalizaciones la clave de la soberanía y de la independencia".
-"La tercera, incremento de impuestos a la inversión extranjera directa. En Bolivia hay empresas de petróleo y el gas. Antes de que llegara Evo eran dueñas del gas, de los recursos hidrocarburíferos. La nacionalización ha significado que hemos expropiado esa propiedad. En Bolivia el estado se queda entre el 70 y el 85 de la ganancia de estas explotaciones".
-"Las obras completas Lenin son mis libros de cabecera"
-"Este conjunto de medidas está permitiendo a los Estados la retención de los excedentes, ampliando el mercado interno, y el conjunto de los recursos comunes."
-"Ningún país de América latina que ha nacionalizado ha quedado aislado".
-"El estado ha adquirido un margen de soberanía que protege más a su población".
-"Ni Bolivia, ni Argentina, ni Ecuador, ni Venezuela han estatizado toda la economía sino las áreas donde se genera riqueza".
-"Otra característica: la ampliación de derechos y la redistribución del excedente. Estamos creando un Estado social, garantista de los derechos, No hay derechos sin recursos. Hoy en Bolivia la definición de la riqueza del Estado está definida por el trabajador asalariado, los cooperativitas y las comunidades".
"Otra característica del pos neoliberalismo: Desmercantilización selectiva de la economía: en ciertas áreas claves y básicas no tenemos porqué movernos con reglas del mercado. No es desconocer, sino decir 'hay ciertas áreas imprescindibles en la que el Estado debe intervenir para introducir una lógica de valor de uso, de la utilidad".
-"Hay que mandar obedeciendo al pueblo"
"La lógica del mercado no es invencible. Puede ser gradualmente sustituida por la lógica del valor de uso, en términos marxistas".
-"Se ha puesto de moda la palabra extractivismo, la producción acelerada de materias primas. Es una simple etiqueta, no una descalificación seria porque toda economía, de una u otra manera, aún aquella basado en el intelecto, modifica la naturaleza. No hay economía que no modifique la naturaleza, que no extraiga algo. No vive del aire. Toda economía es por definición transformación de la naturaleza, aún la más orgánica ¿Cuál es la naturaleza del capitalismo? Generar ganancias. Si para eso hay que matar personas, lo hace. Si hay que contaminar ríos, lo hace, si hay que desparecer bosques, lo hace. Pero si da ganancia preservarlo, también lo hace".
"Están los que dicen estoy enfrentando al capitalismo porque estoy defendiendo el bosque, pero en ese mismo acto, una empresa en Noruega ha generado 200 millones de ganancias por exención impuestos".
-"Por supuesto que hay que defender el medio ambiente, pero sin caer en la trampa de convertirnos, los latinoamericanos, en los guardabosque de las empresas del norte".
-"Hay que proteger el medio ambiente pero con electricidad, con capacidad de transporte. Hay que encontrar el equilibrio".
-"Nos quieren pedir a nosotros, en 6 años, lo que el capitalismo no ha sido capaz de construir en 500 años".
-"El pos neoliberalismo aún se desenvuelve en los márgenes del capitalismo pero lleva en sus entrañas un potencia post capitalista, y tiene que ser así"
-"El Estado tiene que dar un paso más allá en hacer de la propiedad estatal, propiedad pública: que la propiedad del Estado no esté bajo control de los administradores del estado sino de la propia sociedad.
-"La clave en este tránsito de socialización de la propiedad y la administración de bienes públicos está en la democratización del Estado".
top