¡COMO PARA QUE EL IMPERIO NO VIVA PROMOVIENDO GUERRAS! 



Un informe que acaba de ser dado a conocer este lunes por Ciudadanos por Ética y Responsabilidad y la New Brave Foundation, ambas basadas en Washington, y reproducido por el Huffington Post dice que cerca del 70 por ciento de los generales de tres y cuatro estrellas pasados a retiro por la Casa Blanca se integraron a empresas del complejo militar-industrial en calidad de consultores o subcontratistas. El informe dice que
 entre el 2009 y el 2011 de 108 generales pasados a retiro 76 se incorporaron a empresas vinculadas con la defensa, y varios de ellos continuaron siendo asesores del Pentágono aún cuando ya eran empleados de las mismas. Un caso de flagrante incompatibilidad de intereses, o de lisa y llana corrupción, nada nuevo sino casi diría tradicional en la política norteamericana. Se habla por eso del modelo de "puerta giratoria" ("revolving door"), por el cual altísimos funcionarios del estado (y no sólo en el área de Defensa sino en el Tesoro, el Banco de la Reserva, la Comisión de Valores y otras agencias similares) una vez que son despedidos o terminan sus mandatos pasan sin solución de continuidad a ocupar altos puestos en las empresas vinculadas a los sectores que hasta ayer debían regular y monitorear. Hay ciertos obstáculos legales para ello, pero son sorteados sin ninguna dificultad y con total descaro. Esto es "Democracy American Style". Lea más en: 


top