9 de Octubre, 2012

Un día como hoy, hace 45 años, militares bolivianos ejecutaban la orden procedente de Washington de asesinar al Che y hacerlo de tal manera que pareciera que hubiera caído en combate y no ultimado cobardemente. La sangre del guerrillero heroico regó el corazón de Sudamérica, lugar donde treinta años más tarde florecerían una serie de procesos que, tiempo después, madurarían hasta propinar, en Mar del Plata, en 2005, una rotunda derrota al ALCA, el más ambicioso proyecto del imperialismo a lo largo de todo el siglo veinte. El ejemplo del Che sigue siendo un factor importantísimo en la actual movilización de millones de latinoamericanos y caribeños en contra de la dominación norteamericana, y un faro en la larga marcha hacia nuestra segunda y definitiva independencia. Un factor decisivo también en la gestación de una cultura de la rebeldía y del antiimperialismo, especialmente difundida entre los jóvenes, que ha hecho de nuestro continente la punta de lanza de las luchas internacionales contra el capitalismo en cualquiera de sus variantes. ¡Honor y gloria a Ernesto "Che" Guevara!

top