17.7.2012

Lean el interesantísimo artículo de Xavier Sala i Martín sobre la crisis española. Lo publicó y, poco después, su nota fue retirada de la versión digital del periódico La Vanguardia (Barcelona). Recordar que para el economista Joseph Schumpeter la dinámica del capitalismo se basaba en las supuestas virtudes de la "destrucción creativa." Lo que nunca imaginó este autor es que en esa ecuación la parte destructiva superó con creces a lo creativo. Y no sólo en España, sino en todo el mundo.



COMO DESTRUIR LA ECONOMÍA 
DE UN PAÍS LLAMADO 
"ESPAÑA Y OLÉ" 


AUTO SUICIDIO, de Xavier Sala i Martín en La Vanguardia 17-06-2.012
ARTÍCULO CENSURADO Y RETIRADO DE LA VERSIÓN DIGITAL DE LA VANGUARDIA.
 
A ver. Pensemos...

Si el peor enemigo de un país diseñara un plan para destruir su economía, ¿qué haría?

Pues supongo que intentaría desacreditar sus instituciones más importantes para sembrar la desconfianza entre los ciudadanos y que estos dejaran de consumir e invertir.

La estrategia podría empezar por desprestigiar a la primera autoridad (sea rey o presidente de la república) llevándole a cazar elefantes con una señorita alemana.

En medio de la cacería le obligaría a resbalar y a romperse la cadera para que tuviera que volver urgentemente a su país.
Así todo el mundo vería cómo se gasta decenas de miles de euros en un momento en que sus conciudadanos se hunden en la miseria.

Para rematar la faena, forzaría a un familiar próximo (por ejemplo, un yerno) a apropiarse de millones de euros explotando su influencia y luego expondría sus travesuras a la luz pública.
Es importante empezar sembrando dudas sobre la conveniencia de mantener en el poder a la primera familia del país.

A continuación exigiría a los miembros del Parlamento que siguieran una regla simple:

“Vota siempre lo contrario de tu adversario incluso cuando tiene razón e incluso cuando propone lo mismo que proponías tu en la anterior legislatura”.

Es crucial que la ciudadanía pierda la confianza en su clase política.

Seguiría con los más altos órganos del poder judicial.

Por ejemplo, haría que el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial se gastara dinero público para pasar fines de semana románticos en la Costa del Sol con su chófer (masculino).

Una vez malversado el dinero filtraría las facturas para desatar el escándalo y, acto seguido, haría que los jueces compañeros pusieran trabas a la investigación para proteger a su amigo.

Intentaría que eso pasara justo en el momento en que alcaldes, presidentes de comunidades y parlamentos y altos cargos de las administraciones del Estado están siendo juzgados por corrupción… ¡por esos mismos tribunales!

La desconfianza en la justicia es el mecanismo más seguro para hundir a un país.

Una vez desacreditado el jefe del Estado, las altas esferas de la política y la justicia, iría a por las élites económicas.

Aquí se podría lanzar un ataque contra uno de los empresarios más prestigiosos del país, posiblemente un banquero, destapando unas cuentas con miles de millones de euros en Suiza y, una vez destapado, haría que el Gobierno no le castigara.

Además, indultaría a uno de sus altos ejecutivos previamente condenado por sentencia firme (SANTANDER).

El siguiente paso consistiría en dilapidar miles de millones de euros de dinero público para evitar la quiebra de unos bancos y cajas por amigos, parientes y correligionarios políticos.

Y lo haría justo en el momento de pedir sacrificios y recortes de miles de millones a los ciudadanos.

Es esencial que la gente confunda libre mercado con amiguismo incestuoso entre poder empresarial y político.

Sin abandonar el terreno económico, obligaría al Banco Central y a la Comisión Nacional del Mercado de Valores a autorizar la salida a bolsa de uno de los mayores Bankios del país, a sabiendas de que estaba arruinado.

Eso haría que miles de ciudadanos perdieran sus ahorros comprando acciones de una empresa que ya estaba muerta antes de nacer.
Para hundir a un país, hay que conseguir que la gente de a pie pierda sus ahorros y que las entidades supervisoras que (en teoría) les protegen, contribuyan a su ruina.

Y finalmente, pondría a un gobierno incompetente a la hora de gestionar problemas económicos.
De hecho, lo haría durante dos legislaturas seguidas y con partido distinto en cada una de ellas.

Eso demostraría que la incompetencia no es de un solo partido sino de la clase política en su conjunto.

Los sucesivos gobiernos negarían las crisis económicas y echarían la culpa de todo a los extranjeros malignos.

Como traca final, haría que las autoridades europeas rescataran al sistema bancario del país y obligaría al presidente del Gobierno a negar repetidamente que se trata de un rescate.

También le forzaría a mentir argumentando que el rescate no tiene condiciones (o sólo “condiciones favorables”), cosa que los mismos europeos negarían unas horas más tarde.

Eso refrescaría la memoria de todos, recordándoles que quienes mandan son los mismos que mintieron con los “hilillos de plastelina” y las “dos vías de investigación”.

Es más, cuando la sociedad pidiera la comparecencia del presidente ante el Parlamento para dar explicaciones, le obligaría a decir (sin que se le escapara la risa) que su agenda internacional está tan llena que no hay tiempo para ir al Parlamento… y acto seguido cogería una avión oficial y me lo llevaría a ver un partido de fútbol con cargo al contribuyente.

La mofa y el escarnio llegarían a todos los rincones del planeta: “You say tomato, I say bailout”.

Esa sería la puya final ya que, unida al desprestigio de todas las grandes instituciones del país, eliminaría toda esperanza de salir del profundo agujero.

Los ánimos de la ciudadanía se hundirían, por fin, en la más profunda depresión.

Y ese sería el plan que diseñaría el peor enemigo de uno.

¡Sí! Ya sé que es tan retorcido, maquiavélico y exagerado que parece improbable que nadie nunca lo pueda llevar a cabo…

Pero nunca digas nunca porque siempre puede aparecer un país de pandereta cuyo peor enemigo sea él mismo y cuyas instituciones, todas y cada una de ellas, estén dispuestas a desprestigiarse a sí mismas ante el asombro del mundo entero, para conseguir el objetivo común: ¡el autosuicidio!


Xavier Sala i Martín, 
Universidad de Columbia, UPF i Fundació Umbele. 
(http://www.salaimartin.com)

6 comentarios:

eduardo dijo...

Atilio que hay de cierto sobre un posile golpe de estado en España liderado por el sindicato de la policia de ese país?
saludos!

Maju dijo...

Pero es que España es así: lo ha sido siempre desde Felipe II, que envió a la Aramda Vencible al mando de un niño pijo de Valladolid que no había visto el mar en su vida... Es así: no tiene remedio más que su disolución (esperemos que pronto).

@Eduardo: lo dudo. Sí que es cierto que asociaciones de policía y militares (pero no el sindicato "oficial" de la policía) han "tweeteado" mostrando su malestar. No está muy claro si tienen ninguna representatividad (ya que los militares no pueden sindicarse y eso incluye a la Guardia Civil, similar a los Carabineros chilenos o la Gendarmería francesa) y además tanto el ejército como la policía tienen muy mala reputación y no parecerían capaces de liderar nada.

Y luego... golpe contra la extrema derecha? A favor de qué? No hay "cháveces" en el estado español, no lo creo: prácticamente todos los militares y policías son reaccionarios. Simplemente es su forma de hacerse notar.

Si es potencialmente importante a medio plazo notar que, si dentro de las instituciones militares hay descontento, sería más difícil movilizar en un momento dado el ejército contra el pueblo, como ha sido una constante en la historia del estado español, en caso de revuelta popular.

Pero no sé hasta que punto es real. El ejército español alzándose contra los herederos de Franco es lo último que esperaría ver en esta vida, sinceramente.

Javier dijo...

Estimado Atilio. Sin duda la situación en España es terrible, pero me sorprende enormemente que hayas elegido a Sala i Martin para hablar sobre el tema.

El texto está construido desde una ambigüedad consciente y cruel, desviando la atención de los principales problemas. Para muchos, incluido yo, Sala i Martin es un representante de la peor demagogia neoliberal.

Pensaba colocar algunos links para explicar mi punto de vista, pero no seré yo quien haga una publicidad directa de este "famoso economista". Para los interesados basta buscar en su página sus pensamientos sobre las ultimas "reformas" de Rajoy, o la reforma del sistema sanitario o sobre CFK y Repsol (solo para estómagos fuertes aviso).

Para tener una idea, y aquí si que haré publicidad, basta buscar en Google site:Rebelion.org sala i Martin.

Muchas cosas deben ser habladas y criticadas sobre esta mal llamada crisis. No, no es una crisis, es una estafa de proporciones monstruosas.

No creo que dar publicidad a demagogos de derecha como Sala i Martin sea el camino apropiado.

Afilio, te digo todo esto esto desde mi mayor respeto hacia tu persona y tu trabajo, el cual acompaño habitualmente, y espero que así lo entiendas.

Un saludo.

Jorge Parrondo dijo...

Xavier Sala i Martín no es santo de mi devoción pues como bien dice Javier, es un "demagogo de derechas". Este individuo ha llegado a echar la culpa de la crisis española ¡a los asalariados! porque supuestamente ganan más de lo que deberían. Hay que ser gilipollas. Pero eso no quita para reconocer que el artículo es brillante y digno de ser reproducido y divulgado.

Atilio A. Boron dijo...

Hola Eduardo, Maju, Javier, Jorge: ¡TIENEN RAZÓN! No busqué sus antecedentes. Sólo me pareció que la nota retrataba didácticamente los principales hitos de la descomposición del proyecto de la derecha en España y que por eso valía la pena darla a conocer. Gracias por sus comentarios que ayudarán a los lectores a entender mejor lo que de verdad está ocurriendo y, además, que de este tal Sala i Martín no podemos esperar nada bueno.
¡Salud!

Xiaozhengm 520 dijo...

2015-11-30 xiaozhengm
michael kors outlet
nike air max
toms wedges
michael kors outlet
louboutin pas cher
adidas originals
nike shoes
true religion jeans
prada outlet
ray ban sunglasses
kate spade handbags
tiffany jewelry
ray ban
toms outlet
nike sb
true religion outlet
louis vuitton handbags
abercrombie
cheap ray ban sunglasses
michael kors outlet online
jordan 6
pandora charms
canada goose jackets
kate spade
louis vuitton outlet
oakley sunglasses
coach factory outlet
air jordan pas cher
jordan 3 infrared
ghd
coach factory outlet
michael kors outlet
michael kors outlet
mcm outlet
burberry outlet
louis vuitton pas cher
kate spade uk
ed hardy outlet
nike outlet
ray ban

top