28.6.2012

Vigencia de muchos temas vinculados con las luchas emancipatorias en Nuestra América. Deberíamos hablar de México, en donde el establishment local y el imperialismo han puesto todas sus fichas en Peña Nieto, el candidato del PRI, y están dispuestos a votar al mismísimo demonio con tal de impedir el triunfo de López Obrador en las elecciones del próximo domingo.. Pero vamos a seguir con Paraguay, que ha sido víctima de un verdadero atraco, ratificando una tendencia ya evidenciada desde el 2008 en la tentativa de destitución de Evo Morales: "golpes institucionales o parlamentarios", pero golpes de estado al fin, en donde las clases dominantes y el imperio pugnan por volver atrás el reloj de la historia y poner fin al ciclo progresista y de izquierda inaugurado con la elección de Hugo Chávez en Venezuela, en 1998.
     En línea con esta preocupación de facilitar el seguimiento de los sucesos que tienen lugar en Paraguay subimos ahora una interesante entrevista que la Agencia Telam realizara a Martín Almada, referente principal de los Derechos Humanos en Paraguay, un hombre gracias al cual pudo obtenerse la evidencia que faltaba para poner en negro sobre blanco la siniestra trama del Plan Cóndor, responsable por la desaparición, tortura y asesinato de miles de personas. En esta entrevista Almada señala las raíces profundas del golpe y los grandes intereses económicos que han sido sus principales beneficiarios.
      Antes de ello quisiera decir que debemos rechazar de plano cualquier tentativa de imponer sanciones económicas al Paraguay, cuya única víctima sería el pueblo paraguayo. Y, en cambio, sancionar al gobierno usurpador de Federico Franco y sus mandantes: "la embajada", Cargill, Monsanto, la minera de aluminio Río Tinto, la oligarquía local y los latifundistas "brasiguayos". Ese gobierno ilegal e ilegítimo debe ser apartado por un tiempo de los órganos de deliberación y gobierno del Mercosur y la Unasur y, de paso, formalizar sin más demoras el ingreso de Venezuela al Mercosur, frustrando los planes de Washington que utilizando a la mafia enquistada en el congreso de Paraguay vetó hasta ahora su incorporación.
       A continuación, la entrevista a Martín Almada:



TELAM / Internacionales
28 de Junio - 11:18hs

Un referente en DD.HH. afirmó que en Paraguay hubo "un golpe con olor a dólares"


El activista por los derechos humanos y ganador del "premio Nobel paralelo", Martín Almada, señaló que “hubo un golpe de Estado con olor a dólares”.
Fue al referirse a la destitución del ex presidente Fernando Lugo, mediante un juicio político “express” hace menos de una semana.
El abogado e investigador, quien ganó el "Premio al Sustento Bien Ganado", también llamado "premio Nobel alternativo" de la Fundación Right Livelihood Award en el año 2002, sostuvo que para entender lo que ocurrió en Paraguay hay que analizar la “masacre de Curuguaty” del 15 de junio, en la que murieron 6 campesinos y 11 policías durante el desalojo de unas tierras que consideró “del Estado y no privadas, como dice la derecha”.
“Los territorios eran del Estado. Yo lo tengo comprobado, lo he estudiado. ¿Por qué se mandan a desalojar? ¿Quién ordenó el desalojo?”, se preguntó, en diálogo con Télam.(clic abajo para continuar)

En ese marco, Almada indicó que los responsables de lo que allí ocurrió “fueron un juez, una fiscal y un señor que se llama Blas Riquelme, dueño de un supermercados, de estancias; un latifundista, que estuvo al servicio de la dictadura donde se enriqueció”.
En ese contexto, el investigador que descubrió los archivos del Plan Condor en Paraguay se quejó porque “en vez de investigarlos a ellos, se le apuntó a Lugo”.
“Aquí, los jueces, los fiscales, los parlamentarios, son todos alquilados. Es un simulacro de democracia el que tenemos”, definió.
Tras esa lectura, Alamda aseguró: “En este golpe no hubo ruido de sables, ni pólvora, pero si hubo mucho olor a dólares. Aquí se complotaron los ganaderos, sobre todo los sojeros, los brasiguayos -como se le dice en Paraguay a los latifundistas brasileros- y la mafia”.
Además, el referente en Derechos Humanos destacó que sospecha que no fueron, en ningún caso, campesinos quienes dispararon.
“Las armas de los campesinos son machetes, armas artesanales, pero las muertes de los oficiales, con los chalecos antibalas, no podría ser a manos de los campesinos”, explicó.
Consultado sobre los posibles motivos de que habrían enemistado a los empresarios agropecuarios con el gobierno de Lugo, Almada señaló que, por ejemplo, “quiso cobrar un impuesto del dos por ciento a los sojeros” y “se niegan a pagar”.
En esa línea remarcó que “este pequeño país, es el sexto en el ranking de exportación de soja en el mundo” y explicó que quienes más se benefician con ese negocio son los denominados “brasiguayos”.
“Lugo plantea el 2 por ciento de impuesto, se niegan a pagar. Los ganaderos no pagan impuestos. Tenemos más de diez millones de ganado. El pueblo no come carne, no toma leche. Todo para exportación", analizó.
Si bien apoyó a Lugo, Almada no esconde las críticas. “Impulsó tímidas medidas. Entonces viene la reacción", afirmó.
En la misma línea afirmó que “el error más grave de Lugo es que el tenía tanto el apoyo del pueblo como del Ejército, pero no confió ni en el pueblo ni en el ejército. Hacía sus tratativas en forma individual sin consultar a la organización”.
También lo criticó por haber llegado al poder “en acuerdo con la derecha y con el Partido Liberal” cuando, según dijo, “un gobierno progresista no puede acordar con la gente de la derecha porque después viene el golpe”.
En cuanto a la definición de la destitución de Lugo como “golpe de Estado” dijo que “fue un golpe con apariencia legal” ya que estuvo “legalizado por los diputados y senadores que integran el parlamento más corrupto de América Latina”.
Además consideró que la situación que atraviesa Paraguay también tiene que ver con que “geopolíticamente está en una posición estratégica: aquí está el acuífero guaraní y eso es un tema que interesa mucho a los Estados Unidos”.
En esa dirección lamentó que la destitución haya ocurrido “justo que estamos por celebrar los 20 años de la promulgación de la Constitución Nacional, 20 años del descubrimiento del archivo (con la documentación que prueba los alcances del Plan Cóndor)”.
Finalmente, señaló que “esto que esta ocurriendo hoy en Paraguay me hace creer que el Cóndor sigue volando”.

top