3.4.2012

Hoy se dio a conocer la carta por la cual el presidente Rafael Correa anuncia su no participación en la Cumbre de las Américas a celebrarse en Cartagena de Indias (Colombia), los días 14 y 15 de Abril próximas. Una carta ejemplar, digna de un gobernante coherente con sus ideas, explicando el sinsentido de asistir a un cónclave "de las Américas" cuyos invitados y cuyo temario los impone la Casa Blanca. Hay que recordar que estas "cumbres" se inauguraron, a solicitud de Bill Clinton, en Miami en 1994, con el propósito de ir preparando el clima para la posterior adopción del ALCA. La segunda tuvo lugar en Santiago de Chile, animada por las mismas intenciones. Y así siguieron las demás, hasta que el proyecto fue derrotado en la "cumbre" de Mar del Plata, en Noviembre del 2005. Allí Chávez, inspirándose en Fidel, y con fuerza para lograr el acompañamiento de Néstor Kirchner y de Luiz Inacio "Lula" da Silva, le dio el tiro de gracia al mayor proyecto del imperialismo desde la Doctrina Monroe hasta nuestros días. Esa "cumbre" hoy es un alma en pena, un espectro que recorre la región sin otro objeto que el de perpetuar su sometimiento a la superpotencia y que nada tiene que ofrecer a nuestros pueblos. Un encuentro en el que se excluye a Cuba, apartada de sus naciones hermanas porque a la Casa Blanca le resulta indigerible su fidelidad al proyecto revolucionario. Además, como bien lo dice Correa en esta carta, ¿qué sentido tiene asistir a un encuentro en el cual se van a soslayar "temas tan fundamentales como el inhumano bloqueo a Cuba, así como la aberrante colonización de las Islas Malvinas,  los cuales han merecido el rechazo casi unánime de las naciones del mundo."
Repito: una carta rotunda, concisa y precisa, que marca claramente el fin de una época y que se despide con un emocionante "¡Hasta la victoria siempre!" Puede ser que muchos gobernantes de Nuestra América no tengan más remedio que concurrir a la Cumbre de Cartagena de Indias. El tiempo dirá. Pero creo que después de la valiente denuncia de Correa no parece demasiado factible que vaya a haber otra más. Podrán elegir una sede para la próxima, pero mi impresión es que esa próxima quedará relegada a las calendas griegas.  




No asistirá a la "Cumbre de las Américas"

Carta de Correa a Santos

Rafael Correa

Señor Doctor
Juan Manuel Santos
Presidente Constitucional de la República de Colombia
 
Estimado Presidente y amigo:
 
Valoro y agradezco profundamente su gentil y reiterada invitación a la VI “Cumbre de las Américas”, a celebrarse en la hermosa Cartagena de Indias los días 14 y 15 de abril. Lamentablemente, pese a que en la V Cumbre de las Américas, celebrada en Trinidad y Tobago del 17 al 19 de abril de 2009, se rechazó la incomprensible exclusión de la República de Cuba de las cumbres americanas, una vez más, este país hermano no ha sido invitado.
 
Por definición, no puede denominarse “Cumbre de las Américas” a una reunión de la cual un país americano es intencional e injustificadamente relegado. Se ha hablado de “falta de consenso”, pero todos sabemos que se trata del veto de países hegemónicos, situación intolerable en nuestra América del Siglo XXI.
 
De igual manera, es inaceptable que en estas cumbres se soslayen temas tan fundamentales como el inhumano bloqueo a Cuba, así como la aberrante colonización de las Islas Malvinas, los cuales han merecido el rechazo casi unánime de las naciones del mundo.
 
Jamás buscaríamos ocasionar el más mínimo problema ni a su gobierno ni a nuestra querida Colombia. Se trata, como decía Bolívar, de sentir verdaderamente que la Patria es América, y en algún momento comenzar a denunciar y enfrentar con fuerza estas, repito, intolerables y hasta aberrantes situaciones. Por ello, después de haber reflexionado detenidamente, he decidido que, mientras sea Presidente de la República del Ecuador, no volveré a asistir a ninguna Cumbre de las “Américas”, hasta que se tomen las decisiones que la Patria Grande nos exige.
 
Nuestros pueblos bien pueden cansarse de que sus mandatarios estén en tantas cumbres, mientras todavía existen demasiados abismos por superar, como la pobreza e inequidad que todavía mantienen a América Latina como la región más desigual del mundo; la ineficaz estrategia de lucha contra el problema mundial de las drogas; la profunda transformación del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, hoy celador de intereses ajenos a sus principios fundacionales; la vigencia de una verdadera libertad de expresión que no se encuentre reducida a los intereses de los negocios dedicados a la comunicación social; o, la completa supremacía del capital sobre los seres humanos, como lo demuestra la crisis hipotecaria en España, que afecta a centenares de miles de ciudadanos, entre ellos muchos migrantes latinoamericanos.
 
Esperamos que nuestra ausencia sea una cordial invitación a debatir lo esencial y a actuar en consecuencia, ratificando el aprecio y respeto que sentimos por todos nuestros colegas, Jefas y Jefes de Estado del Continente, queridos amigos con quienes compartimos sueños de mejores días para nuestros pueblos.
 
Deseamos, por el bien de la región y del mundo, que la Cumbre de Cartagena sea exitosa. El deseo de acompañarles es enorme, sólo superado por la firmeza de nuestras convicciones.
 
¡Hasta la victoria siempre!
 
Rafael Correa Delgado
Presidente Constitucional de la República del Ecuador
 
Quito, abril 2 de 2012.
 

Fuente:  http://alainet.org/active/53827

5 comentarios:

Daniela Godoy dijo...

Impecable.
También Correa ha expresado avanzar en otro tipo de medidas a propósito de Malvinas, no solamente la cuestión de los barcos con bandera kelper, lo que tiene tan preocupado a La Nación y Clarín.

Anónimo dijo...

Por la falta de dos tiranías, la presidida por Correa en Ecuador aspirante a monarca absoluto, y la monarquía comunista hereditaria de Castro II de Cuba, la expresión Cumbre de las Américas no dejará nunca de ser sinónimo de " Cumbre de países democráticos de las Américas.

Por más que le moleste al Sr. Rafael Correa.

Dr. Henri Bowell

Anónimo dijo...

La Carta de Correa es una patada en el culo a la pretendida hegemonía yanki que siguen defendiendo ciertos sectores acomodados e interesados de Latinoamérica. "dr" Bowell: Correa fue elegido por el pueblo. Seguramente, como a Usted no le gusta ese gobierno democrático preferíría que lo invada el país del Norte o que algún dictador militar lo derroque... no?

Ariel Fornari dijo...

Saludos cordiales por esta via a la gusanera apatrida, energumenizada y caustica de segunda y tercera generacion, cuyos ancestros fueron sacados a ricas patadas de la Cuba Revolucionaria a raiz del glorioso triunfo del 1ro. de enero de 1959, y a todos sus "wannabees" criollos y continentales, lambones y colonizados mentales todos en un mismo saco de su amo del Tio Sam.

gabriel gomez dijo...

Que ponga la excusa que quiera para no asistir , pero ponerse en nombre del pueblo. y a su vez hablar de pobrezaaa!!! vamos Correa seria idoneo que hagas cosas por tu pais como por ejemplo combatir la pobreza con planes serios. y no como siempre pasa en latinoamerica con planes asistenciales poco controlados..
saludos

top