2,3,2011
¡Conozca su vecino! Y tenga cuidado. Fíjense lo que hicieron en Guatemala. Y fíjense lo que andarán haciendo ahora.





Estados Unidos dice que fue "un terrible error" haber experimentado con cientos de ciudadanos guatemaltecos en la década de los 40, contagiándolos de enfermedades venéreas.

Estados Unidos cometió “un terrible error” al permitir en la década de los 40 un experimento que generó que cientos de guatemaltecos se contagiaran de enfermedades venéreas, así se refirió este martes al tema una comisión creada por el presidente estadounidense, Barack Obama, para  investigar   los detalles del suceso.

En una rueda de prensa ofrecida en Washington la presidenta de la comisión investigadora,  Amy Gutmann manifestó que “sin lugar a dudas lo que sucedió estuvo claramente mal", no obstante, agregó que se seguirá investigando para ... (clic abajo para seguir)
conocer los motivos que dieron pie a ese permiso que afectó a casi 800 personas.

La información coincidió con la brindada posteriormente por  la directora adjunta de la comisión, Valerie Bonham, quien en el mismo encuentro con los medios afirmó que “ya se han revisado 477 cajas de material y cientos de documentos” sobre el caso.

“Esperamos a tener los resultados a principio del verano”, agregó  Bonham.

En noviembre del año pasado, el vicepresidente de Guatemala, Rafael Espada, informó que el Gobierno de su país había encontrado informes que evidenciaban los experimentos humanos que Estados Unidos (EE.UU.) realizó de manera ilegal.

"Los escritos demuestran y certifican la ejecución de pruebas ilegales en contra de personas", señaló Espada en esa oportunidad.

Entre los hallazgos también se descubrieron notas periodísticas de la época, que narraban la aparición de los primeros casos de contagiados entre los años 1946 y 1948.

Según cifras oficiales, el doctor estadounidense John Cutler, quien llevó a cabo el siniestro estudio, fue el responsable de inocular a unas 712 personas con sífilis y a otras 41 con gonorrea, mientras que unos 142 soldados fueron infectados con chancro.

El hecho, que fue aprobado por el Gobierno de EE.UU.  provocó una profunda conmoción en Guatemala que motivó a continuar con las investigaciones debido a su expansión.

Al final resultaron infectados más de mil 500 guatemaltecos que fueron tomados como conejillos de indias con el argumento de poder conocer los efectos de medicamentos como la penicilina en el tratamiento de enfermedades venéreas.

Entre los afectados se identificó en su mayoría a enfermos mentales, soldados y prisioneros.

Previamente, el experimento fue aplicado a prostitutas para utilizarlas como vía para el contagio, aunque no tuvo buenos resultados y entonces se contaminó también a las demás personas de manera directa.

La información salió a la luz pública el pasado mes de octubre, cuando la profesora estadounidense del Wellesly College, Susan Reverby, encontró archivos antiguos mientras llevaba a cabo una indagación histórica sobre sífilis no Tratada en el Estudio Tuskegge.

Tras el descubrimiento el gobierno de EE.UU. se limitó a ofrecer “disculpas” por parte de la secretaria de Estado Hillary Clinton, y el presidente Barack Obama.

Pese a la “pena” manifestada por los voceros norteamericanos, el suceso fue calificado por el mandatario guatemalteco, Álvaro Colom, como un delito de lesa humanidad.

Además de este estudio, a EE.UU. se le acusa de haber desarrollado en las últimas décadas más de 40 estudios que incluían contagio inadecuado e innecesario de enfermedades, entre las que se incluye un experimento local en el que se infectó a casi un centenar niños de orfanatos con malaria para “investigar” la cura de la afección. 

Fuente:

Con información de Telesur - Efe - Abc - Afp/lp - MM
top