A continuacion, tres opiniones sobre el "gasolinazo"en Bolivia: la del Vicepresidente Álvaro García Linera, la del director de la edición boliviana de El Dipló y la de Raúl Prada Alcoreza, militante social y uno de los líderes intelectuales del "autonomismo movimientista".Tres opiniones para tomar muy en cuenta y que, confío, nos ayudarán a entender lo que ocurrió en Bolivia.




 EL VICE DE BOLIVIA EXPLICA POR QUE HABIAN ELIMINADO EL SUBSIDIO
“Razones del gasolinazo”
Álvaro García Linera
García Linera negó que tras la decisión de dar marcha atrás con la medida, el gobierno boliviano haya salido golpeado. “Consultar al pueblo jamás es una derrota política.”
Final del formulario
El gobierno de Evo Morales aceptó la exigencia de gran parte del pueblo boliviano y derogó la eliminación de los subsidios a los hidrocarburos. Sin embargo, no abandonó esa idea: “El pueblo decidirá con el gobierno el momento para adoptar medidas que cierren las ... (clic abajo para más información) venas abiertas que sangran la economía por el pago de subvenciones a los combustibles”, expresó ayer el vicepresidente Alvaro García Linera. A una semana de la consecuente nivelación de precios del mercado interno de hidrocarburos a precio internacional, el funcionario apuntó a representantes de la oposición como los responsables por los disturbios que sucedieron durante las manifestaciones en contra de la medida. “Reaparecieron los derrotados y fracasados resabios del neoliberalismo y de la derecha extrema con el fin de desestabilizar al gobierno”, señaló.
En una entrevista concedida a la televisión boliviana y emitida en cadena nacional, García Linera detalló los motivos del gobierno para cortar los subsidios a los hidrocarburos, que durante 2010 alcanzaron los 388 millones de dólares, y analizó el costo político de dar marcha atrás en esa decisión. El funcionario negó que tras la derogación el gobierno haya salido golpeado. “Consultar al pueblo jamás es una derrota política. Por el contrario, se constituye en una victoria porque demostró que gobernamos obedeciendo el mandato del pueblo”, apuntó.
En cuanto a las razones, esbozó dos grandes motivos. Por un lado, la venta ilegal a países limítrofes a precios superiores a los del mercado interno. Según García Linera, el contrabando gana siete bolivianos por cada litro de nafta o gasoil. “Con el programa de subvención, el pueblo financia la compra cara de combustible en el extranjero y la venta barata en el mercado. Es mucha plata que, encima, se va en manos de gente corrupta, de malos bolivianos que lo venden de manera ilegal en fronteras con Perú, Chile, Argentina, Brasil. Con esa plata, podríamos haber construido 15 hospitales de primer nivel, pavimentado kilómetros de caminos o realizado conexión de alcantarillado a 1,6 millones de familias”, destacó.
Por otro lado, desmintió la versión que circuló en medios de tendencia opositora sobre la aprobación del decreto para tapar un déficit fiscal que quitaba el sueño al Gobierno. “Eso es falso. Fue una decisión para proteger la economía. Hay una nueva ley de Aduanas creada para evitar el contrabando; hemos metido incluso a las Fuerzas Armadas para controlar las fronteras, pero tendríamos que colocar un soldadito por metro para evitar la ilegalidad. No es suficiente”, remarcó.
Además, puso en duda la capacidad del Estado de continuar solventando el subsidio. “Es insostenible, no sabemos de dónde sacar dinero. El barril de petróleo aquí (por Bolivia) seguirá valiendo 27 dólares, pero se necesitarán 60 para producirlo. Y encima, la vena abierta de la ida del combustible a otros países se hará más grande”, consideró. En ese sentido, destacó que el gobierno reforzará las medidas de represión a esos actos ilegales y fomentará la producción local de crudo.
No obstante la derogación del decreto, el Ejecutivo boliviano sigue creyendo válidos los motivos que lo justifican. En ese sentido, explicó que su aplicación se debatirá con representantes de sindicatos y organizaciones sociales: “Las organizaciones sociales nos aconsejaron que no era el momento oportuno ni la manera de aplicar esas medidas, y les obedecimos. Pero además quedamos en acuerdo de continuar dialogando para descubrir juntos el camino de una eliminación gradual de ese subsidio que provoca el desangrado de la economía boliviana”, concluyó.
Además de descartar una ruptura con los movimientos sociales, el vicepresidente negó que las violentas protestas que se suscitaron durante la semana pasada en contra del gasolinazo hayan sido genuinas por completo: “El incendio a edificios estatales, la quema de banderas de Bolivia y de la Venezuela amiga, son todas expresiones del fascismo, no es la clase popular. Quien se aprovecha para atacar es la derecha”, apuntó. Por último, admitió que durante la semana de crisis se fugaron del sistema financiero depósitos por más de 200 millones de dólares a raíz de rumores sobre una presunta revaluación de la moneda local, por los que responsabilizó al dirigente opositor Samuel Doria Medina. “La noche del miércoles, dijo que tenía información de que el dólar bajaría de 7,04 a 5 bolivianos y sembró el miedo. Doria Medina hizo terrorismo financiero”, acusó.
_____________
05-01-2011

“Enredos ideológicos”
Pablo Stefanoni



Dicen que las crisis son oportunidades y aunque la frase es bastante trillada no deja de tener una buena dosis de verdad. Por eso, una visión optimista del frustrado gasolinazo podría llevarnos a pensar que es posible discutir, finalmente, el modelo económico que queremos que acompañe el proceso de cambio político y social. Hasta ahora, han convivido varias visiones, que casi no han discutido ni dialogado entre sí; más bien han tratado de imponerse de facto, generando un no despreciable enredo ideológico, especialmente respecto al modelo de desarrollo y el horizonte económico.

Una visión –la hegemónica– propone un Estado fuerte acompañado de políticas macroeconómicas “prudentes”, incluyendo el control de la inflación mediante la apreciación del boliviano respecto al dólar. Esas políticas, sin bien garantizaron la estabilidad fueron insuficientes para avanzar en un modelo productivo más consistente. Una especie de capitalismo de Estado que no se anima a serlo por completo. Y, como se vio ahora, incluye ajustes que no son socialmente sostenibles y son económicamente discutibles. La línea del capitalismo de Estado más audaz parece haber quedado excluida con la salida de Andrés Soliz Rada del Gabinete (y sus críticas no suelen ser respondidas desde el gobierno).

Una línea más retórica/catártica que efectiva se expresa en otros espacios (cumbres y contracumbres del clima, reuniones de movimientos sociales, seminarios de la vicepresidencia, cursos de formación, etc.): propone un horizonte utópico poscapitalista y comunitario, apoyándose en el pluralismo que sanciona la nueva Constitución y las supuestas cosmovisiones de los pueblos y naciones indígenas. Incluso algunos funcionarios son desarrollistas, "pachamámicos" y "prudentes" al mismo tiempo. Así, mientras somos ultrarradicales en Cancún, la ministra Antonia Rodríguez admite estar negociando la legalización de los transgénicos y las minas y chaqueos hacen estragos ambientales.

La incidencia culturalista en las políticas públicas tiende a cero, pero tiene un efecto nocivo: al incidir en la formación de cuadros lleva las discusiones a un terreno estéril y deja la economía en manos de los técnicos. Como varios de sus exponentes (como Raúl Prada) niegan cualquier autonomía de la economía, ello conduce a discutir “grandes cuestiones” filosófico políticas, y no cuestiones tan prosaicas como la inflación, la producción petrolera, la baja productividad agraria en occidente, la pobreza y la igualdad social. Otros compañeros son hoy entusiastas de la "filosofía de la vida" que daría respuestas a todas las preguntas. Así, se pierde la perspectiva de que cualquiera de estos problemas tiene respuestas progresistas y ajustadoras, y que a menudo economía y sentido común no van de la mano.

Los neoliberales lograron imponer la idea de que las economías son como las casas (se gasta lo que se tiene) pero ya Keynes mostró que las cosas son más complicadas. Lo mínimo que deberíamos hacer es un balance de los países periféricos que lograron dar el salto industrial para sacar lecciones de lo que podríamos hacer y lo que deberíamos evitar. En segundo lugar discutir honestamente si queremos un modelo no desarrollista (con las consecuencias sobre el consumo que ello implicaría) o un nuevo desarrollismo con conciencia ecológica. Esta segunda posición se expresa -sin mucha problematización- en las declaraciones del viceministro Wilfredo Chávez: “Hay que hacer obras para que el país progrese, pero también hay que cuidar a la Madre Tierra, lo ideal es el equilibrio”. Una posición muy sensata pero que –sin ninguna duda- no tiene nada de particularmente revolucionario en términos de concepción del desarrollo o la naturaleza. ¿Cómo vamos a lograr la soberanía alimentaria y energética? En ambos casos, estamos en problemas. ¿Es posible construir un modelo de desarrollo económico que no sea sólo “capitalista atenuado” sino basado en una progresiva desmercantilización de la vida?

La crisis del gasolinazo dejó en evidencia que las bases de este proceso están lejos de la visión idealizada del bloque comunitarista: sectores populares informales, microempresarios que no cumplen con los derechos laborales, contrabandistas, cocaleros que derivan parte de su producción al narcotráfico (Evo mismo lo reconoció)… y es con esos “sujetos” que vamos a cambiar Bolivia. Supongo que no caeremos en la “decepción” que el Partido Comunista alemán dijo sentir por su pueblo cuando la rebelión de 1953. A lo que Bertolt Brecht respondió que el Partido cambie de pueblo.

________________________

“La confusión diletante”
Raul Prada Alcoreza

de Facebook, Katu Arkonada, el Lunes, 03 de enero de 2011 a las 23:20

La pregunta con la que deberíamos comenzar es quién perdió con la crisis del “gasolinazo” y la consecuente resistencia popular al decreto 748, terminando con su conclusión, la abrogación del decreto. Lo que queda claro, por lo menos para las organizaciones sociales intervinientes en la movilización contra el decreto, es que lo que ha sido derrotado es precisamente el realismo político, el pragmatismo, la tendencia al capitalismo de Estado, ahora descubierto en su hibridación y mezcla con la herencia de procedimientos y razonamientos del periodo neoliberal. ¿Quién ha ganado? Otra vez el pueblo, la asonada popular, la movilización social, que ganó las calles para rechazar que el peso del problema de la subvención y de la necesidad de incrementar las reservas y la producción de gasolina, diesel y productos energéticos fósiles, recaiga sobre la magra economía y los cuerpos de los más pobres. Ha ganado la movilización que reclama la consulta al pueblo, por lo tanto la participación social en las decisiones políticas, sobre todo en las estratégicas y en las que afectan a la magra economía popular. Este balance puede ser entendido por todos los que se han visto afectados por la medida; sin embargo, parece que hay por ahí desentendidos o, en su caso, despistados, que no quieren comprender lo que ha pasado. En algunos, se puede entender, pues han sido los arquitectos de la medida, pero en otros, es más difícil, pues quieren aprovechar semejante ocasión evidente de crisis política para llevar agua a su molino. Este molino es como el molino de Van Gogh; el refrán dice el molino ya no está pero el viento sigue todavía.

Pablo Stefanoni no termina de entender que su delirante mapa de discusión en Bolivia no es real, es sólo una ficción, una hipótesis indemostrable de un investigador desubicado. No hay debate entre pachamámicos y modérnicos, entre culturalistas y realistas. No hay tal cosa, salvo en la cabeza diletante del responsable de la diatriba. El debate de fondo es sobre la aplicación de la Constitución Política del Estado, que exige la fundación del Estado plurinacional comunitario y autonómico. Hay quienes creen, desde la perspectiva del realismo político, que debemos mantenernos en las fronteras del Estado-nación, haciendo algunas concesiones pluralistas, y hay otros que creemos que la descolonización, que es el eje transversal interpretativo fundamental de la Constitución, requiere acabar con el Estado-nación, por ser herencia colonial, en su forma liberal y moderna, para fundar el Estado plurinacional. A su vez esto requiere de transformaciones institucionales, políticas, económicas, sociales y culturales. Construir los tres modelos constitucionales, el modelo de Estado, plurinacional; el modelo territorial, pluralismo autonómico; y el modelo económico, economía plural encaminada hacia la economía social y comunitaria.

La pregunta es entonces: ¿por qué se desconoce esta discusión? Este debate, este dilema del proceso de transformaciones y de cambios. La primera respuesta que tengo es que no se asume el desafío de la Constitución, se lo elude,  se opta ir por las ramas, inventándose discusiones ficticias y delirantes. La segunda respuesta que tengo, es que no se es honesto, pues no se ventila claramente la posición que se tiene, se oculta la defensa de una posición discutida e identificada por las organizaciones y movimientos sociales, esta posición es la opción por el burocratismo, el elitismo de las decisiones, el monopolio grupal de la gestión política, en la perspectiva de la retoma del proyecto del capitalismo de Estado, del nacionalismo, desconociendo las tareas de descolonización y la emergencia proliferante de la condición plurinacional,  de la condición comunitaria y de la condición autonómica del Estado. Se esconde entonces esta actitud contraria a la perspectiva abierta por los movimientos sociales y por el proceso constituyente, se oculta una posición contraria al proceso descolonizador, en definitiva, contra-revolucionaria.

Otra pregunta que tengo es: ¿Para quién trabaja el diablo en este caso? Para quién se opera. No creo que sea gratuita la diatriba. Se busca ostensiblemente deformar esquemáticamente estigmatizando las posiciones que se critica, sin tomar en cuenta para nada las argumentaciones vertidas, las expresiones expuestas, los escritos difundidos. Se los ignora y se persigue como hacer contra-información, propaganda oficial por posiciones consideradas dominantes, llamadas incorrectamente hegemónicas. No, no estamos en un debate honesto, correcto, académico, político, estamos ante una manipulación artera de la contradicción política real. Para comenzar la discusión se debe ventilar claramente la posición que se tiene, se debe responder a las siguientes preguntas: ¿Estamos por la aplicación de la Constitución? ¿Creemos posible la fundación del estado plurinacional comunitario y autonómico? ¿Consideramos viable la democracia participativa, el ejercicio plural de la democracia, directa, representativa y comunitaria? Apoyamos la participación social y el control social tal como está en la Constitución?

4 comentarios:

lex dijo...

Saludos Atilio.
El año pasado tube el gusto de escucharte en una conferencia en San Sabastian, en el marco de las jornadas ASKEncuentros.

Estamos organizando unas jornadas de debate y reflexión en Catalunya y nos agradaria que participaras.
Te escribo aquí porqué no hemos sodo capaces de conseguir tu correo. Si escribes a este correo te daré más detalles de las jornadas en cuestión.
alexdsbd@gmail.com

Cristian dijo...

A pesar de que vivo en Argentina me importa conocer las noticias políticas de los países y por eso trato de investigar y conocer la actualidad de los diferentes países de la región. Ademas trato de viajar mucho porque me gusta vivir desde adentro como se vive. Por eso hace poco compre pasajes a londres

midi haytham dijo...

شركة تنظيف واجهات حجر بالرياض
شركة الصفرات لكشف التسربات
شركة الصفرات لتخزين الاثاث
شركة الصفرات لنقل الاثاث
شركة الصفرات لتنظيف الفلل
شركة الصفرات لتخزين العفش
شركة نقل عفش بالرياض
شركة الصفرات لتنظيف الموكيت
شركة تنظيف مجالس بالرياض
شركة الصفرات لتنظيف الشقق
شركة تنظيف بيوت بالرياض
شركة الصفرات لتنظيف البيارات
شركة الصفرات لرش المبيدات
شركة الصفرات لمكافحة الحشرات
شركة الصفرات لعزل الخزانات

شركة الصفرات لتنظيف الخزانات
شركة تنظيف واجهات زجاج بالرياض

Xiaozhengm 520 dijo...

2015-11-30 xiaozhengm
michael kors handbags
christian louboutin shoes
nike uk
gucci outlet
coach factory outlet
cheap jordans
nike huarache trainers
ugg outlet store
michael kors outlet online
moncler jackets
coach factory outlet
nike store
nike trainers
abercrombie outlet
cheap jordan shoes
cheap toms
nike outlet
burberry outlet online
timberland boots
coach factory outlet
coach factorty outlet
michael kors
christian louboutin uk
christian louboutin outlet
true religion jeans
nike roshe run women
michael kors
longchamp outlet
hollister uk
ugg boots
jordan shoes
nike air max
nike free runs
louis vuitton
mcm outlet
adidas uk
christian louboutin outlet
michael kors outlet
michael kors handbags
adidas shoes

top