24 Noviembre 2010 - Fidel ofrece un almuerzo para una delegación de intelectuales participantes en el Coloquio organizado por Casa de las Américas.De izquierda a derecha: Monereo, Katz, Stolowicz, Boron, Bohorquez, González Casanova, un ayudante de Fidel y el Comandante.


Días pasados un lector de Kaos en la Red me formuló una serie de críticas a mi artículo sobre los cambios que se vienen en Cuba, publicado en este blog y en numerosos periódicos digitales. Las preguntas pueden leerse en http://www.kaosenlared.net/noticia/pregunta-publica-lector-kaos-prestigioso-respetado-sr-atilio-boron
A continuación, mi respuesta.

Buenos Aires, 9 Diciembre 2010.
Estimado José Herrera:

Gracias por su inquietud, sus comentarios y sus preguntas. 

I. Efectivamente, algunas de las reformas que se están poniendo en marcha en Cuba autorizarán la contratación de fuerza de trabajo y sin duda esta decisión no puede ser considerada como un factor que profundizará las reformas socialistas que Cuba necesita ... (clic abajo para continuar) para enfrentar los desafíos de la hora. Probablemente sea un mal necesario, quizás inevitable, dadas las condiciones económicas nacionales pero también internacionales que definen la coyuntura actual.Dicho esto hay también que decir que: (a) esta medida legaliza algo que ya existe en la Isla, no sólo en la industria turística sino también en otras ramas de la economía en donde conviven otras formas de propiedad aparte de la estatal; (b) que es probable que la gravitación de ese segmento de la fuerza laboral aumente en los próximos años, aunque es difícil predecir en qué proporción; (c) pero que de todos modos la gran mayoría de la fuerza de trabajo de la Isla seguirá siendo contratada al margen de las relaciones capitalistas y que el sector privado será siendo minoritario y muy fuertemente controlado por el estado.

II. La estimación de que habrá unos 500.000 trabajadores que dejarán de trabajar en el ámbito estatal no significa, como ocurre en las economías capitalistas, que vayan a ser arrojados a la calle como material de desecho. En Cuba no habrá ajuste capitalista, al estilo de los que vemos en América Latina u hoy en Europa. En primer lugar porque se espera que una parte de los mismos pueda encontrar trabajo en el cuenta-propismo y el sector privado. Segundo, hay que recordar que el sector privado no significa la típica empresa capitalista sino que incluye formas de propiedad social o comunitaria, como las cooperativas, o emprendimientos mixtos en donde se combinen tipos distintos de propiedad. Tercero, que una parte importante de ese personal redundante será capacitado para asumir nuevas tareas y funciones, algunas de las cuales dentro del aparato estatal. Para citar un ejemplo concreto: hay un ministerio que tiene en su plantilla unos quince mil trabajadores en exceso de los requeridos para su actividad. Continuar indefinidamente en esa situación profundizaría una situación que ya de por sí es insostenible. A la vez, en otras ramas de la administración pública y de los servicios que no cuentan con suficiente personal. La idea es capacitarlos para asumir nuevas tareas en otros ámbitos. Pero, lo esencial, es que producto de estas reformas no quedarán trabajadores desamparados, ni aparecerán “niños de la calle” o familias enteras revolviendo en la basura para hallar algo que comer, como ha ocurrido en el varios países de la región. Los trabajadores que no puedan reinsertarse en otras agencias del estado o en el sector privado seguirán manteniendo todas las prestaciones sociales que la Revolución Cubana garantiza a sus ciudadanos.

III. En relación a los comedores se trata de un proceso que está en marcha desde hace algunos meses, en algunos centros de trabajo solamente, no en todos. En ciertos casos fueron compensados por la entrega de una cierta cantidad de dinero, en pesos cubanos, con lo cual cada trabajador puede adquirir sus alimentos, pagados en la misma moneda, en el propio centro de trabajo. De hecho, en la mayoría persisten los comedores, pero se está haciendo una evaluación caso por caso para resolver cuál será la mejor forma de prestar este servicio.
IV. Sobre los decretos-ley, que no habrían sido consultados con los trabajadores, vale aclarar lo siguiente: estos problemas y algunas de estas medidas se vienen discutiendo en Cuba desde hace varios años en los más diversos ámbitos, formales y no formales, oficiales y no oficiales. Sólo un extraterrestre podría sorprenderse por ellas. Es todo caso su ratificación final va a depender de lo que decida el VIºCongreso del PCC en Abril del 2011. Pero, como lo dije en mi nota, los “Lineamientos” son materiales para una discusión y como tal deben ser considerados.
V.Por último, ¿significan estos cambios el abandono del socialismo, como algunos se empecinan en profetizar? De ninguna manera: la planificación, y no el mercado, será quien fije el rumbo y el ritmo de la vida económica y asigne los recursos necesarios para llevar a cabo los proyectos y actividades fundamentales del país. Será también el plan, y no el mercado, quien establezca los objetivos sociales a los cuales deberá estar subordinada la economía y garantice la correcta y equitativa distribución del producto social. Y en lo que toca a la inversión extranjera, crucial para una economía con una muy baja tasa de inversión, esta no podrá ingresar libremente al país para insertarse en las actividades más rentables sino en aquellas que sean específicamente señaladas por el plan, y cumpliendo con todas las condiciones que allí se enuncien en relación a estrategia de desarrollo, transferencia de tecnología, niveles de reinversión de las ganancias y otras que sean oportunamente fijadas.
Para concluir, lo que los actuales cambios en Cuba demuestran es que la ruta para la construcción del socialismo es muchísimo más complicada de lo que se preveía en los libros. Que, como lo recordara tantas veces Fidel, “nadie sabía como se construía el socialismo.” Que en su construcción hay avances pero que, al igual que en la guerra, pueden también haber retrocesos puntuales y rectificaciones sobre la marcha, necesarias para recuperar fuerzas y luego avanzar con más firmeza en pos del objetivo socialista. No hay un solo ejemplo en el mundo en donde la implantación del socialismo haya sido un proceso lineal, rectilíneo, una sucesión ininterrumpida de avances y conquistas. En ningún país que inició este tránsito se ha llegado, hasta la fecha, a la construcción de una sociedad socialista autosuficiente y sustentable, genuina antesala del comunismo: la URSS, China, Vietnam y ahora Cuba dan prueba de ello. La Unión Soviética quiso cambiar cuando ya era demasiado tarde y, además, cuando la legitimidad de la gran revolución rusa se había agotado. El resultado fue una catastrófica involución hacia el capitalismo salvaje. China y Vietnam ensayaron otros caminos –si bien no idénticos- que si detenían el ritmo de la construcción socialista lograban un formidable avance en la creación de la infraestructura necesaria para la concreción de tan formidable empresa. Lo que es indiscutible es que el socialismo no puede construirse, y perdurar, en condiciones de atraso económico y tecnológico, de pobreza y escasez. A diferencia de lo ocurrido con la Unión Soviética la situación de Cuba es otra: todavía queda algo de tiempo, no mucho por cierto; y la legitimidad de la revolución sigue en pie, pero un tanto desgastada por su pobre desempeño económico. Si Cuba persiste en mantener su actual esquema económico la Revolución va a ser destruida desde adentro, como lo advirtiera Fidel en su discurso en la Universidad de La Habana a fines del 2005. Desmontarlo no es una tarea que se pueda hacer de la noche a la mañana y sin que en el camino pueda prescindirse de la introducción de ciertos incentivos de mercado. Estos son contradictorios con una concepción socialista pero inevitables, por su eficacia de corto plazo, para reanimar un moribundo esquema económico que el altruismo y radical igualitarismo de la Revolución Cubana no pueden conseguir. Las reformas en curso, y las que vendrán, tienen por objetivo consolidar las conquistas históricas de la revolución y ratificar con hechos concretos la vigencia del proyecto socialista. Será una apuesta muy arriesgada, sin duda. Pero quién dijo que construir el socialismo sería, como burlonamente decía Lenin (en “¿Se sostendrán los bolcheviques en el poder?”) a propósito de sus críticos, algo tan prolijo, ordenado y puntual como un tren alemán llegando a una pulcra estación y su guarda anunciando, en voz alta, “¡Estación Revolución Social! : (alle aussteigen!) ¡Todo el mundo debe apearse!”

10 comentarios:

laureano asoli dijo...

muy buena contestacion atilio, el otro dia ley el proyecto sobre los lineamientos en cuba, despues de leer algunas reflexiones tuyas sobre los cambios en cuba, tambien estaba repasando algunos debates que se publican en el granma, que hace el propio pueblo en las asambleas, el pueblo esta dando sus propios puntos de vista, hace sus propios aportes para enriquecer el proyecto y eso es importante porque las reformas que se llevan a cabo en cuba no son solo una decision del pcc sino del propio pueblo que tambien deciden sobre el futuro del socialismo en cuba. saludos atilio y muy buenos tus aportes a los debates sobre cuba.

albertowong dijo...

Profesor Atilio Borón:
Saludos y mi admiración por su trabajo en este blog, sus libros y su práctica docente.
Quisiera expresarle mi apoyo total frente a las críticas recibidas de alguno que otro "superrevolucionario", cuyas recetas no parecen haber servido nunca en ninguna parte.
Si me lo permite quisiera plantear algunos puntos, aunque posiblemente desde mi ignorancia:
Me parece importante no perder de vista que aún con ese recorte de medio millón de empleos públicos, creo que Cuba seguiría siendo el país con mayor proporción de trabajadores públicos: 70 ó 75% (posiblemente en la propia Corea del Norte sea menor porque casi todos los campesinos trabajan en cooperativas). En Bielorrusia -posiblemente el único país europeo que podríamos considerar socialista- es del 51%, y en cualquier país capitalista es mucho menor (a fines de los 70's en el Reino Unido rondaba el 30%, en pleno auge del llamado Estado de bienestar).
Yo me pregunto por qué si, como sabemos, el capitalismo copió del socialismo la idea de la planificación, ¿por qué el socialismo no puede copiar la idea del "mercado" (con los debidos controles, claro) si el "mercado" ni siquiera fue producto del capitalismo, sino que apareció mucho antes que el capitalismo? (Ver algunos textos de Fernand Braudel)
Por último, profesor Borón, usted dice que hasta ahora ninguna sociedad socialista ha sido autosuficiente. Sin embargo, ¿no es cierto que la RDA fue autosuficiente en su producción agrícola y que incluso exportaba algunos rubros como mantequilla, etc.? Y que yo sepa incluso Corea del Norte también lo fue antes de la caída de la URSS, y no solo eso sino que la productividad en el campo era altísima.

daniel Martin dijo...

Atilio:
me resulta siempre instructivo leer tus comentarios, pero en el caso de las reformas que se avecinan en Cuba tengo cierta desespernza, no porque no aprecie el liderazgo y honestidad de sus principales líderes (empezando por Fidel) y por la participación del politizado pueblo cubano, sino por otras razones:
-Se puede contruir el socialismo en un solo país, más en el caso de uno pequeño y pobre como Cuba?

-Pueden las reformas no afectar las conquistas revolucionarias en un mundo hegenómicamente capitalista y sin aliados?

-Qué probabilidades de éxito pueden tener estas reformas en una población deseosa del consumo burgués?

Se pueden sumar muchas más, esto no siginfica que no siga manteniendo mi profundo respeto por la revolución cubana, pero, cómo hará para sostenerse teniendo en cuanta la soledad en que ha quedado después de la caída de la URSS y de la involución capitalista en China y los demás?

chivi dijo...

Interesante y a la vez complejo. Puede ud. explicarme como las medidas tomdas podrían palear la carencia de ciertos productos como pilas, cinta aislante, pasta dental, shampoo para cabello, bolígrafos, etc.?
En otras palabras ¿Las medidas mencionadas mejorarán el abasto de bienes de consumo cotidianos que estructuralmente fueron escasos en la URSS y también lo son en Cuba?
Emilio Tomassini

Anónimo dijo...

Atilio muy interesante el debate. Me gustaría que publique una lectura de esas complejas y a la vez claras que ustede hace, en torno a la problemática que se vive en Buenos Aires. Más precisamente en Soldati, Lugano. Ojalá pueda hacerlo sin dejar ningún punto sin tocar.

abrazo grande. un gusto leerlo

Anónimo dijo...

Me permito colaborar con esta idea: El nuevo socialismo deberá reconocer e incluir la escencia competitiva de los componentes de la sociedad. La evolucion de la sociedad implica la dialectica competitiva (dialectica genetica de la vida), que ha también evolucionado cambiando cualitativamente. La transformación socialista requiere no solo una evolucion sino una revolución cualitativa de esa competitividad. Eliminar la dialectica competitiva implica la inoperancia del sistema social. La competitividad socialista sera radicalmente diferente a la competitividad capitalista, pero es indispensable para tener una sana movilidad social que renueve la salud social. La competencia social debe tener un resultado medible y dar satisfactores diferenciados a ese resultado, sin que implique crear diferencias economicas discriminatorias //Un saludo... Eduardo Zuria

Anónimo dijo...

TENGO UN PROFUNDO RESPETO Y APOYO A LA REVOLUCION CUBANA.PERO HAY ALGO QUE NO ENTIENDO PORQUE MEDIADAS CAPITALISTAS VAN A SER MAS EFECTIVAS QUE PROFUNDIZAR EN MEDIDAS DE SOCIALIZACION Y DE CONTROL DE LOS TRABAJADORES DE LA ECONOMIA.COMO UVD DICE EL SOCIALISMO NO SE CONSTRUYE SIN RIESGOS,PERO ESTAS MEDIDAS SON INTRODUCIR LA SEMILLA CAPITALISTA EN LA ECONOMIA CUBANA.YO CREO QUE EL SOCIALISMO SE CONSTRUYE CON MAS SOCIALISMO,EL SOILISMO NO SE CONSTRUYE REPARTIENDO POBREZA, PERO PORQUE ESAS MEDIADAS DE APERTURA VAN A GENERAR MAS RIQUEZA.EL PROBLEMA ES CONTRUIR EL SOCIALISMO EN UN PAIS ATRASADO EN CONDICIONES DE AISLAMIENTO

Anónimo dijo...

Los problemas cubanos deben ser resueltos por los propios cubanos, sin imperialismo o con el menor imperialismo posible, ya que en toda política, interior o exterior, las categorías difícilmente son químicamente puras y menos desde que apareció el fenómeno de la lobalización. Pero cuando digo por los cubanos quiero significar por "todos" los cubanos, esto es, por los de adentro y los de afuera, en un ámbito migratorio de completa igualdad y libertad, sin trabas de ningún tipo. Aunque no soy de izquierda creo que el socialismo, con planificación y un Estado presente, podría llegar a realizarse pero en libertad y tolerancia, dos precondiciones que no son compatibles con prohibiciones o verdades dogmáticas.

midi haytham dijo...

شركة تخزين اثاث بالرياض
شركة الصفرات لكشف التسربات
شركة نقل اثاث بالرياض
شركة تنظيف فلل بالرياض
شركة تخزين عفش بالرياض
شركة نقل عفش بالرياض
شركة تنظيف موكيت بالرياض
شركة تنظيف مجالس بالرياض
شركة تنظيف شقق بالرياض
شركة تنظيف منازل بالرياض

Xiaozhengm 520 dijo...

2015-11-30 xiaozhengm
michael kors
sac longchamp pliage
gucci
ralph lauren outlet
adidas shoes uk
longchamp bags
nike tn
ed hardy uk
canada gooses jackets
north face jackets
new balance outlet
michael kors outlet online
air jordans
louis vuitton outlet
michael kors
fitflops
coach factory outlet
michael kors outlet
mont blanc pens
jordan 8
michael kors outlet
ugg outlet
true religion outlet
coach outlet
canada goose jacket
burberry outlet
polo ralph lauren
juicy couture
louis vuitton
louis vuitton handbags
michael kors handbags
tory burch outlet
hollisters
moncler jackets
toms outlet
mizuno running shoes
nike outlet store
toms outlet
nike air max shoes
uggs outlet

top