27.8.2010


Observatorio Latinoamericano de Geopolítica
El Observatorio Latinoamericano de Geopolítica, dirigido por la investigadora mexicana Ana Esther Ceceña, del Insituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, se propone reunir y sistematizar la información correspondiente a las maneras, dimensiones y dinámicas de este proceso y a las resistencias que genera, a su territorialización contradictoria que enfrenta o superpone concepciones diversas del territorio y sus modos de uso, al tiempo que ofrece explicaciones posibles desde la perspectiva geopolítica y explora potenciales desenlaces. A lo largo de los años el OLG ha venido desarrollando una serie de mapas interactivos que aportan valiosísima información sobre los recursos naturales, los movimientos sociales y el despliegue militar de Estados Unidos en el escenario mundial. Además, el OLG dispone de un rico acervo de materiales, tanto fácticos como teóricos, sobre tan crucial tema. Remitimos a nuestros lectores a:

4 comentarios:

Lucio dijo...

Estimado Profesor Boron:

Visito habitualmente el sitio web del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica. Desde ya, lo encuentro muy interesante. El mapa interactivo de Ceceña es realmente muy bueno. Ofrece la posibilidad de visualizar y comparar las distintas variables que componen el espacio geopolítico mundial. No obstante, considero necesario hacer algunas advertencias que no me parecen menores.
Dentro de las opciones interactivas que ofrece este mapa, aparece la dimensión “Dominación militar”. Al desplegarse, ofrece un abanico de opciones entre las cuales se encuentra el apartado “bases militares”. Si escogemos dicha opción, veremos en el mapa un inmenso despliegue de bases que rápidamente podemos señalar como norteamericanas. Llegado este punto, se pueden realizar algunas constataciones:

1)No se ven bases militares en Alemania, donde Estados Unidos sostiene bases permanentes que han sido de gran utilidad durante la última invasión a Irak. El comando Europeo de los Estados Unidos se encuentra acuartelado, en gran medida, en ciudades como Grafenwöhr, Ramstein y Stuttgart. Hacia 2004 había en Alemania estacionados 73 mil soldados norteamericanos, repartidos en diversos cuarteles en los estados de Baviera, Baden-Wuerttemberg, Renania Palatinado y Hesse. Desconozco cuál será la realidad actual…
2)No se visualizan bases en Japón, donde Estados Unidos mantiene un importante conjunto de asientos militares, especialmente en el archipiélago de Okinawa. La reubicación de esta base y sus 47 mil soldados, en un contexto de amplio rechazo social, fue uno de los ejes centrales de la campaña del ex primer ministro Yukio Hatoyama.
3)Atendiendo siempre a la dimensión “dominación militar” y, aún cuando Estados Unidos sea su hegemón absoluto, es difícil no considerar el amplio sistema de bases militares de la OTAN. No vemos en el mapa, por dar solo un ejemplo, la base militar en Islas Malvinas.
4)Lo más importante: NO es verdad que exista una base militar en la provincia más austral de la Argentina, Tierra del Fuego. Lo que en el mapa figura como una base militar es, en realidad, una estación perteneciente a Naciones Unidas creada en el marco del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares. Se trata de una instalación sencilla, automática (no necesita personal militar ni civil para funcionar). La estación está destinada a medir (a través del infrasonido) las eventuales violaciones a la prohibición de realizar explosiones nucleares. El programa del tratado sostiene más de 300 estaciones en todo el mundo. La veracidad de lo que estoy diciendo puede corroborarse fácilmente en http://www.ctbto.org/. Investigando, también he podido identificar la oposición de la gestión presidencial de George W. Bush a la creación del tratado.
Por supuesto que esta confusión NO es adjudicable de Ceceña ni a su equipo de trabajo, sino más bien a las galimatías irresponsables de las personas que difundieron esta información en la mencionada provincia. Por otra parte, la confusión fue “ayudada” por otros dos factores. El primero, es el momento en el que se ratificó el tratado en la República Argentina (1998 mediante la ley 25022), cuando el país sostenía un bestial alineamiento con los Estados Unidos y el consenso de Washington. El segundo, es una nota aparecida en el Financial Times, de Londres, del 17 de julio de 2001, titulado "Cómo Donald Rumsfeld puede salvar a la Argentina". Allí, su autor, una especie de hebefrénico desintegrado (David Hale), plantea la posibilidad de que el Pentágono instale en Argentina una de las plataformas pertenecientes al famoso escudo antimisiles a cambio de algunos favores económicos para el país sudamericano.

Le mando un abrazo grande profesor Boron.

Lucio Verdoia (Argentino, 26 años).

Atilio A. Boron dijo...

Muchas gracias, Lucio! Tu aporte confirma que el conocimiento es una empresa colectiva. Le giraré tus comentarios a la profesora Ceceña.
Abrazos,
Atilio

albertowong dijo...

De acuerdo con Lucio.
En cuanto a bases militares hay otras grandes ausencias. Es importante señalar las bases estadounidenses en Corea del Sur, porque en Corea del Norte (país satanizado en los grandes medios) las últimas tropas de la URSS dejaron el país a fines de 1948. La pobreza con que se trata el tema de la tensión en corea es tal, que nunca se menciona ese hecho tan sencillo: Mientras en Corea del Norte no hay un solo militar extranjero, en Corea del Sur hay miles.

midi haytham dijo...

شركة تنظيف خميس مشيط
شركة الصفرات لتخزين العفش
شركات مكافحة النمل الابيض بالرياض
شركة مكافحة حشرات بالرياض
شركة رش مبيدات بالرياض

top