Página 12

Miércoles, 5 de Noviembre de 2008
http://www.pagina12.com.ar/fotos/20081105/subnotas/na06fo01.jpg

El anunciado triunfo de Barack Obama de-sencadenó el rutinario aluvión de noticias y conjeturas periodísticas acerca de los grandes cambios que podrían producirse como resultado de la llegada de un nuevo ocupante a la Casa Blanca. Más allá de la significación que encierra el hecho de que un afrodescendiente llegue a la presidencia de Estados Unidos, lo cierto es que la importancia atribuida al resultado de la elección de ayer ha sido grandemente exagerada, y esto por dos razones. Primero porque se ignora –¿o se oculta?– que los cambios ya se produjeron y que, lejos de ser producto de las elecciones, fueron consecuencia del brutal estallido de la más grave crisis general del capitalismo de los últimos ochenta años. Esta caída del “otro muro” precipitó el fugaz funeral del neoliberalismo en el que Alan Greenspan confesó “que ya nada será como hasta ahora”. En otras palabras, independientemente de quien hubiera sido electo presidente, los cambios en una dirección de menos mercado y más regulación estatal o menos liberalismo y más intervencionismo gubernamental se habrían producido de todos modos. Pero es muy poco probable que esos cambios se traduzcan en una desmilitarización de la escena internacional; y esto por una segunda razón, que es la siguiente: el presidente de Estados Unidos es una figura mucho más débil de lo que aparenta. En realidad, sus poderes se encuentran cada vez más acotados por el incesante fortalecimiento de lo que Dwight Eisenhower llamara “el complejo militar-industrial”, cuya influencia económica, política e inclusive espiritual se extendía por doquier hasta alcanzar, según ese presidente, a las agencias del propio gobierno federal. El potencial para un crecimiento desastroso de ese poder fundado en la alianza entre un inmenso aparato militar y una no menos significativa industria armamentística era una amenaza para las libertades y la democracia en los Estados Unidos. En la época en que acuñó esa frase, enero de 1961, esos poderes “de facto” eran apenas incipientes: el presupuesto militar de Estados Unidos equivalía al de un puñado de otras naciones desarrolladas. En la actualidad creció desorbitadamente y equivale al gasto en armamentos de todo el resto del planeta. Ese complejo se ha entrelazado con otros sectores de la economía al grado tal que su gravitación de conjunto, unida al fenomenal costo de las campañas políticas, hace de los ocupantes de la Casa Blanca fáciles presas de sus intereses. Siguiendo los estudios pioneros de C. Wright Mills, el politólogo mexicano John Saxe-Fernández comprobó que quien realmente manda en Estados Unidos es un “triángulo del poder” compuesto por: (a) la Casa Blanca y, especialmente, los departamentos de Defensa, Energía, Tesoro, Estado, la NASA y el enjambre de aparatos de inteligencia, integrados en el gigantesco Departamento de Seguridad Nacional; (b) las grandes corporaciones, sobre todo las vinculadas a la producción para la defensa, la aeroespacial, el petróleo y el gas, incluyendo los grandes laboratorios, instituciones de investigación, las cámaras empresariales y algunos sindicatos; (c) los comités clave del Congreso, y especialmente por los de la Cámara de Representantes y del Senado en Energía y Recursos Naturales, fuerzas armadas y los diversos subcomités dedicados a los principales sectores de la vida económica. En Estados Unidos como en América latina sigue siendo válida esa distinción entre llegar al gobierno y tomar el poder. Obama llegó al gobierno, pero está a años luz de haber conquistado el poder (en el caso de que se lo hubiera propuesto). Es socio menor de una coalición en donde se aglutinan fuerzas abrumadoramente superiores a las suyas y para las cuales las guerras y el saqueo imperialista son las fuentes de sus fabulosas ganancias. Ningún presidente logró doblegar a esas fuerzas, y nada hace pensar que el resultado esta vez podría ser diferente.

6 comentarios:

Manchiviri dijo...

Tal vez lo mío sea paranoia, pero cada vez escucho (últimamente leo) a Fidel Castro, pronunciarse sobre cualquier aspecto, me resulta todo lo contrario de lo que dice. Si apoyaba la elección de Obama, era porque quería que saliera su oponente. Si se pronuncia contra el embargo es porque precisa que éste se mantenga. Y así con todo. Si dice que el premio nobel a Obama fue positivo, resulta ser todo lo contrario.



No es que Fidel Castro no tenga vergüenza. Es que es un sinvergüenza, que no se oculta para decir que, en un papel de inquisidor (que nadie le ha otorgado), observa “cuidadosamente” al presidente negro. Dice que no lo prejuzga, mientras hace todo lo contrario.
Mientras señala que es obsesivo, en su trabajo, ahora lo tilda de mentiroso y lo compara con G. Bush.



Para nadie es secreto, que Bin Laden haya sido reclutado y entrenado por la CIA para combatir a las tropas soviéticas en Afganistán, o que sea Saudí de nacimiento y proveniente de una de las familias más ricas de Arabia Saudí.



Tampoco es errado proclamar que la guerra no es el camino para luchar contra un terrorismo exportado y sustentado por el petróleo.



Obama no originó la guerra con Afganistán y mucho menos la de Iraq, pero tiene y asume la herencia de los Bush. A su favor tiene, las intenciones de resolver el caos creado, no solo a los Estados Unidos, sino al resto del mundo desarrollado y que influye, sin lugar a dudas, en los países en vías de desarrollo.



Fidel Castro se pregunta:


¿Por qué Obama aceptó el Premio Nobel de la Paz cuando ya tenía decidido llevar la guerra en Afganistán hasta las últimas consecuencias?
¿Cuál sería la variante de Fidel Castro, para rechazar el premio?


¿Por qué Fidel Castro ofende sin ton ni son?



Otra vez, el Fidel Castro catastrofista, se atreve a decir lo que no se debe hacer, pero no dice cual es la forma correcta de hacerlo. El Nostradamus tropical predijo un discurso teatral en Oslo.



Ya quisieran Fidel Castro y sus acólitos que el mundo se les estuviera yendo de las manos a los países desarrollados. Eso es precisamente lo que a él le encantaría que sucediera y de esa forma sumir al mundo en el oscurantismo feudal totalitario.



Obama no es el fanático religioso, alcoholizado y cowboy trasnochado de Bush, aunque (Bush) no sea del todo responsable del rechazo a la firma del protocolo de Kyoto. Gore, por su parte, es un resentido del sistema que le robó las elecciones presidenciales y que sabe perfectamente que el peligro del cambio climático es tan relativo como lo fue su candidatura.

alapaco dijo...

jajaja.
Manchiviri sos un gusano importante, sabelo.

paumteucu dijo...

Manchiviri..
Lo tuyo no es paranoia , es esquizofrenia por lo que debes preocuparte un poco.
Realmente hablas tonterias. Ves sombras donde no las hay. Ciertamente Fidel puede opinar libremente. Como cualquier persona.
No traigas a colacion los 'disidentes cubanos PAGADOS', asi no es. Sabes que le ocurriria a un estadouniDENSE que recibiera plata de (escoge un enemigo gratuito)para que se ponga a rabiar contra el gobierno de Obama??
Al dia siguiente, rompiendo sus propias leyes contra viajes a "la isla" lo pondrian en un jet y haria una visita involuntaria a Guantanamo...pagada por el estado y sin fecha de retorno.
Hipocriton.

Manchiviri dijo...

Alapaco,

Seré gusano, como tú bien dices. Al menos no soy argentino

Manchiviri dijo...

Paumteucu,

Tienes bien lavado el cerebro. Lo único malo es que te lo han llenado de copro

midi haytham dijo...

شركة تنظيف خزانات بجدة
شركة تنظيف الكنب بالدمام

شركة تنظيف قصور بالرياض
شركة تنظيف مساجد بالرياض
شركة تنظيف المنازل بالدمام

top