En Clarín de hoy hay una pequeña nota de Gustavo Sierra con el título de “Las maras desangran El Salvador”. (Domingo 23 Agosto 2015, p. 32)  En ella se habla de la ola de violencia que sacude a ese país centroamericano: según el autor en tres días “murieron 125 personas en los enfrentamientos entre los pandilleros y con la policía o el ejército.” La nota abunda en otros detalles: la fenomenal tasa de homicidios en El Salvador actual: 90 por cada 100.000 habitantes. A efectos comparativos digamos que según las cifras producidas por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito para el año 2012 la tasa para Estados Unidos era de 4.8; 5.5 para Argentina; Brasil 21.8 y Honduras 66.5. En ese mismo año, la tasa para El Salvador era de 41.2, siempre sobre 100.000 habitantes. Es decir que una tasa ya de por sí muy elevada más que se duplicó en menos de tres años y, especialmente, en los últimos meses.


Obviamente que hay muchos factores que explican este desgraciado resultado y no es este el momento de examinarlos aquí. De hecho, en la nota de Sierra se mencionan algunos de ellos pero se omite el que, en la violenta irrupción de estos días, es sin duda el más importante: la decisión del gobierno de Estados Unidos de liberar a cientos, probablemente miles, de “mareros” que estaban recluidos en diversas cárceles de ese país y enviarlos directamente a El Salvador. Esto ya de por sí no es precisamente un gesto amistoso para con el país al cual se le remite tan nefasto contingente, pero es mucho más grave si previamente se “limpia” el prontuario de esos delincuentes de forma tal de imposibilitar que se pueda impedir legalmente su ingreso a El Salvador. Con sus antecedentes delictivos convenientemente purgados nada puede detenerlos, y los malhechores se convierten en gentes que regresan a su país de origen sin tener ninguna cuenta pendiente con la justicia. Una canallada, ni más ni menos.



¿Cómo interpretar esta criminal decisión? Va de suyo que esto no pudo haber sido una súbita ocurrencia de las autoridades carcelarias norteamericanas que un día decidieron soltar a casi todos los “mareros”. Una política de tamaña trascendencia se adopta en otro nivel: el Departamento de Estado, el Consejo Nacional de Seguridad o la propia Casa Blanca. El objetivo: generar una ola de violencia para sembrar el caos y provocar el malestar social que desestabilice al gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén, del Frente Farabundo Martín de Liberación Nacional, en línea con la prioridad estadounidense de “ordenar” lo antes posible el díscolo patio trasero latinoamericano sacándose de encima a gobiernos indeseables. Por eso un gesto tan inmoral y delincuencial como ese, que se ha cobrado tantas vidas en El Salvador y que seguramente se cobrará muchas más en los próximos días. Indiferente ante las consecuencias de sus actos, Washington prosigue impertérrito dando lecciones de derechos humanos y democracia al resto del mundo mientras aplica, sin pausa, las tácticas del “golpe blando” en contra de quienes tengan la osadía de pretender gobernar con patriotismo y en beneficio de las grandes mayorías populares. El autoproclamado “destino manifiesto” de Estados Unidos es exportar la democracia y los derechos humanos a los cuatro rincones del planeta. Lo que hace, en realidad, es exportar criminales.
Actividades en las que participaré en el marco del XII Congreso Nacional de la Sociedad Argentina de Análisis Político

(Mendoza, 12-15 Agosto 2015)

(Las actividades a realizar fuera del marco del Congreso serán anunciadas por vía separada, por este medio o en FB)





Miércoles 12 de agosto, 15:00 - 16:50 hs..
Aula Magna, Facultad de Odontología, edificio de Gobierno, Planta Baja

“Geopolítica global, miradas regionales”

Coordinadora: Lucero, Mariel (UNCU/UCH/CoFEI)

Boron, Atilio (UBA)
Der Ghougassian, Khatchick (UNCU)
Lucero, Mariel (UNCU/UCH/CoFEI)



El mapa geopolítico de Nicholas Spykman

____________________________________

Jueves 13 de agosto, 11:00-12:50.
Aula 20A B.A.C.T.(Bloque de Aulas Científico-Tecnológicas, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales)

“Conflicto en torno a los bienes comunes en el sistema internacional”

Coordinadoras: González Jáuregui, Juliana (FLACSO/
CONICET); Rizzo, Natalia (UNCU/CONICET)

Boron, Atilio (UBA)
Machado Aráoz, Horacio (s/d)
Rizzo, Natalia (UNCU/CONICET)
_______________________________________

Jueves 13 de agosto, 13:00 - 13:50.
Aula 13, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales

Presentación del libro
"Liberalismo contra democracia: ensayos de teoría política."
(Buenos Aires: Ediciones Luxemburg, 2014)

Autores: Vitullo, Gabriel (UFRN); Amadeo, Javier (UNIFES)

Comentaristas: Boron, Atilio (UBA);
Thwaites Rey,Mabel (UBA);
Rojas, Gonzalo (UFCG)
_______________________________________

Viernes 14 de agosto, 11:00 - 12:50.
Aula 12, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales

“Crisis capitalista y nuevos escenarios políticos en América Latina”

Coordinador: Leyton Gómez, Juan Carlos (UCeCh)

Boron, Atilio (UBA)
Leyton Gómez, Juan Carlos (UCeCh)
Ouriques, Nildo (UFSC)
Rojas, Gonzalo (UFCG)

Vitullo, Gabriel (UFRN)
Comparto, nota sobre la situación en Brasil, publicada en Página/12 de hoy,

Lunes, 10 de agosto de 2015
Por Atilio A. Boron *

Si en Grecia la democracia sufrió un duro revés, otro tanto parece que está a punto de ocurrir en Brasil. Incapaz de prevalecer en las urnas, la derecha griega y sus mandantes en Bruselas reprobaron en el Parlamento lo que había sido aprobado por el pueblo en el referendo convocado por Syriza. En Brasil, la derecha vernácula y sus compinches en el imperio lograron que el voto popular en contra del programa de la derecha radical encabezada por Aécio Neves fuese neutralizado por un golpe de mercado a resultas del cual el equipo económico de quien fuera derrotado en el balotaje fue instalado en Brasilia para perpetrar un ajuste salvaje.

Pero esa derecha brasileña, en línea con la ofensiva destituyente lanzada por Washington, no quiere esperar hasta el próximo turno electoral, en octubre del 2018. Haciendo gala de su profundo desprecio por las normas democráticas y confirmando la sabiduría del dictum de Maquiavelo cuando dijo que no hay oposición leal, ahora pretende derrocar a Dilma Rousseff apelando a las tácticas del “golpe blando”: sabotaje del muy corrupto Congreso con “leyes bomba”; persecución del Poder Judicial, súbitamente preocupado por la corrupción del sector público y propenso a convalidar una salida “a la paraguaya” o “a la hondureña” de la presidenta; desenfrenado terrorismo mediático liderado por O Globo bajo el pretexto del combate a la corrupción, y convocatoria a marchas y cacerolazos para expresar el repudio de la “sociedad civil” en contra del gobierno del PT. Como ya lo dijéramos, éste tiene una enorme responsabilidad en el estallido de la crisis actual porque desde inicios de su gestión gubernativa, en 2003, desmovilizó a su militancia, desorganizó su base social, adoptó un enfoque posibilista y tecnocrático que terminó debilitándolo frente a sus cada vez más enconados enemigos, lo que terminó por dejar a Dilma indefensa frente a los lobos de la derecha.

Pero, más allá de esta crítica, lo que quisiéramos señalar es otra semejanza con lo ocurrido en Grecia: propinar un castigo ejemplar, un escarmiento inolvidable, al povao brasileño que tuvo la osadía, como los griegos, de decir que no al ajuste ultraneoliberal. Lo impusieron después, por vías antidemocráticas, pero sin el consentimiento popular. Ahora debe sufrir en carne propia el costo de su insumisión. Cierta izquierda puede caer en veleidades pseudointelectuales y dudar de la inmanencia de la lucha de clases en el capitalismo, pero la derecha jamás incurre en semejante despropósito. No conformes con el ajuste ya implementado por Dilma con el equipo de Aécio, van por más. Aprovechan la debilidad del gobierno para apoderarse de lo que queda de las empresas públicas, sobre todo Petrobras, perpetuar la dictadura del capital financiero (que embolsa el 51 por ciento del presupuesto federal del año 2015, un disparate en todo sentido), desandar los logros en materia de política social y, sobre todo, demostrar que en Brasil no puede haber gobiernos de izquierda, aunque sea de una izquierda inmoderadamente moderada como ha sido el caso del PT, para su propia perdición. Lo que detiene por ahora la escalada golpista es el peligro de una desestabilización completa del sistema político que desemboque en una situación de ingobernabilidad, inédita en la historia de un país que, no por casualidad, sus clases dominantes fueron las últimas en la faz de la tierra en eliminar la esclavitud. Ayer Grecia, hoy Brasil, ¿quién será el próximo?

* Director del PLED, Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales.
7.8.2015

Puerto Rico se encuentra agobiado por una deuda excepcional, impagable por más injustos y crueles sacrificios que se impongan a su población.Estados Unidos, que se apoderó de esa bella isla caribeña, ahora le niega toda ayuda. La infamia de Washington es incalificable: opera para frustrar la voluntad independentista de los puertorriqueños  y para que se mantenga el status quo neocolonial, pero al mismo tiempo se abstiene de ayudar a ese pequeño gran país a que resuelva sus problemas. Es evidente que la única salida a la crisis pasa por la independencia, pero no será un tránsito sencillo. A continuación comparto tres notas muy interesantes que nos ayudarán a comprender este problema.

Oscar López Rivera, patriota puertorriqueño preso por más de 30 años en las cárceles del imperio por luchar por la independencia de la isla

Puerto Rico: La isla del (des)encanto – Por Ricardo Alarcón de Quesada


Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.
Quienes visitan Puerto Rico comprenden por qué la llaman “la isla del encanto”. Lo palpan en el aire, en la luz, en el paisaje y también en la gente que la habita. Algo muy diferente provoca la dramática situación que vive su pueblo. Porque los puertorriqueños nunca han sido dueños de ese entorno maravilloso ni tampoco de su destino, amarrados bajo el dominio colonial, primero de España y durante los últimos 117 años de Estados Unidos.
Washington trató de engañar al mundo disfrazando la colonia con el embeleco de un imaginario “Estado libre asociado (ELA)”, que promovía como “una vitrina del Caribe” de las bienandanzas que la tutela norteña ofrecía generosamente. La experiencia para los boricuas fue bien diferente. Sus consecuencias sociales, políticas y económicas han encontrado siempre la resistencia popular, muchas veces desconocida fuera de la isla.
Tras recorrer un largo camino el tema llega hoy a una coyuntura definitoria. El ELA fue rechazado por la mayoría absoluta del pueblo puertorriqueño en el plebiscito efectuado allí en noviembre de 2012, que las autoridades estadunidenses ignoran hasta ahora.
En los últimos años la situación se ha complicado, hasta el extremo de que el país no puede pagar sus deudas, la economía continúa decreciendo y urge encontrar una salida a la grave crisis financiera. La asamblea legislativa local aprobó una ley enfilada a buscar una solución, olvidando que ni ella ni ninguna otra institución del ELA posee capacidad soberana.
Quienes verdaderamente mandan allá se lo recordaron. El 6 de julio de 2015 la Corte Federal de Apelaciones del primer circuito, ubicada en Boston, Massachusetts, que es la máxima instancia judicial para Puerto Rico, determinó la inconstitucionalidad de esa ley y la anuló subrayando, argumento irrefutable, que es el Congreso federal estadunidense el que tiene plenas facultades sobre ese país y no la asamblea insular.
Hay que agradecer a los jueces del mentado tribunal haber puesto el dedo en la llaga aunque, en rigor, repitieron lo que ya se sabía y lo han sufrido los boricuas por más de un siglo. Sólo que el recordatorio no llega en un momento cualquiera.
El estatus colonial fue rechazado categóricamente por la población y ahora se comprueba igualmente que el modelo económico ha fracasado, ya no es viable y quienes lo administran no tienen capacidad legal para enfrentar el desastre. La quiebra de su economía es consecuencia directa del sometimiento a Estados Unidos y cualquier medida, en las condiciones actuales, estaría exclusivamente en manos del gobierno federal.
La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulin Cruz, se refirió el 15 de julio a los problemas que afectan a Puerto Rico y de los que el gobierno federal evade su responsabilidad y se abstiene de tomar decisión. “Su falta de acción en cuanto a las herramientas que nos prohíbe tener y nos niegan, como es la quiebra, lo demuestran… son una serie de instancias en las que Estados Unidos continuamente nos ha faltado el respeto como nación.”
Esa actitud, junto con la negativa de excarcelar a Óscar López Rivera, hace afirmar a Carmen Yulin que “el estatus de Puerto Rico es insostenible y el país tiene que decir basta ya”.
Por mucho tiempo la propaganda estadounidense se empeñó en presentar a Puerto Rico como un modelo para el resto de América Latina, con su economía supuestamente floreciente en un país libre, feliz y pacífico.
Ocultaba el verdadero rostro del ELA: la destrucción de la economía autóctona, el dominio absoluto de las corporaciones yanquis, el desempleo generalizado, la emigración masiva, el grave deterioro del medio ambiente y la persecución al movimiento patriótico, víctima del acoso y el espionaje del FBI y de otras incontables acciones hostiles, incluyendo asesinatos que han conmovido al país pero siguen totalmente impunes.
Hace ya más de 10 años que ese modelo entró en la crisis que ahora alcanza titulares en la gran prensa. Desde entonces, la economía se estanca o retrocede. Luego de saquear sus recursos, no pocos inversionistas se han retirado de la isla; el déficit fiscal no dejó de crecer, y más de la mitad de la población se ha visto forzada a emigrar: quedan en la isla unos 3.7 millones y su diáspora en Estados Unidos se acerca ya a 5 millones, según el censo oficial más reciente.
El pueblo, por su parte, ha librado una lucha admirable. Cuando por todas partes avanzaba la ola neoliberal, en Puerto Rico las masas trabajadoras impedían la privatización de servicios públicos esenciales. Lograron con su lucha sacar al ejército invasor de Vieques y de otras bases militares; fueron sus estudiantes los primeros que tomaron las universidades y las calles exigiendo que la educación no fuera presa del lucro; soportando la represión que nunca ha cesado y enfrentando al imperio más poderoso, dieron su voto, en noviembre de 2012, rechazando de modo aplastante al régimen colonial.

Ahora, mientras los políticos discuten y los grandes emporios mediáticos descubren que Puerto Rico existe, decenas de miles de boricuas más se van, escapan del falaz encanto. No van hacia el paraíso. Los esperan, como siempre, la pobreza y la miseria, pero también la discriminación, el odio racial y el desprecio en los arrabales de New York y Chicago, en las granjas de Florida y en otras partes. Su partida es la prueba irrefutable: la vitrina se cae en pedazos.
Vista parcial del Morro, en el extremo del Viejo San Juan
07-08-2015

Otra deuda impagable
Puerto Rico, la “Grecia” americana

A l´encontre-La Breche


Mientras el mundo entero tiene su atención fija en el espectáculo que dan el FMI, la CE y el Banco Central Europeo (la troika) aplastando al pueblo griego, hay otros numerosos ejemplos de poderosos países imperialistas que utilizan la "crisis de la deuda" para extraer más riquezas de los países más débiles que ellos, así como de países imperialistas más pobres.
Un caso típico es el de la colonia de Puerto Rico (3,6 millones de habitantes). En una entrevista concedida al New York Times, el gobernador de la nación caribeña declaró: "Nuestra deuda, que asciende a 73 mil millones de dólares, no es pagable. No hay otra opción. Sería feliz si hubiera otra opción más fácil. Pero no es cuestión de política, sino de matemáticas". Puerto Rico no ha podido pagar un plazo de más de mil millones de dólares que vencía el pasado 1 de julio.
La mayor parte de la deuda se debe a fondos especulativos (hedge funds) americanos, fondos de colocación u otras cuentas de inversión. Los hedge funds conocidos también como fondos buitre, compran (en el mercado secundario), a un precio muy bajo, deuda adeudada por el gobierno portorriqueño así como por empresas privadas porque los inversores saben que éstas no tienen casi valor. Luego, dan un giro y exigen su pago al completo de su valor nominal (es decir, el valor fijado en la emisión).
El 30 de junio, las autoridades de Puerto Rico emprendieron negociaciones con sus acreedores. Entre quienes asistían a la reunión estaba la antigua directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Anne Kruger. Las dos propuestas de ésta fueron que Puerto Rico hiciera bajar el salario mínimo por debajo de los 7,50 dólares la hora fijados a nivel federal y que se recortaran las subvenciones concedidas a la Universidad de Puerto Rico.
Hubo una manifestación ante las oficinas del gigante financiero Citigroup en Manhattan, el corazón financiero de Nueva York, donde tenía lugar la reunión. Un manifestante entrevistado por Democracy Now!, David Galarza, dijo: "Vivo aquí, en Nueva York. Soy puertorriqueño y mis padres y mi familia viven en Puerto Rico... Todos decimos que no a los planes de austeridad puestos en pie por los propietarios de los hedge funds y los gángsters que han creado situaciones similares en Grecia, en España e incluso en los Estados Unidos".
La Casa Blanca ha anunciado que el Gobierno federal no dará ni un céntimo. Janet Yellen, a la cabeza de la Reserva Federal (FED) americana, le ha hecho coro anunciando que este banco no haría nada tampoco porque estimaba que no había "ningún riesgo" de que una falta de pago de Puerto Rico tuviera ninguna incidencia en los Estados Unidos y que el asunto no tenía ninguna importancia. Es la misma FED que inyectó miles de millones de dólares en instituciones financieras como la Citicorp y que luego les prestó miles de millones durante el “crack” financiero de 2008. Aquí tenemos por tanto nuestra propia troika -el Gobierno federal, la Reserva federal y las instituciones financieras- que a puerto Rico le dice, sencillamente, que se hunda.
La nueva presión sobre Puerto Rico por parte del capital financiero americano se produce en el contexto de una depresión que afecta a este grupo insular -archipiélago- desde 2005. El nivel de pobreza es casi el doble que el del Estado americano más pobre. El nivel de paro es dos veces más elevado que en los Estados Unidos. El sistema de salud puertorriqueño está a punto de hundirse. El sesenta por ciento de la población depende de programas federales como Medicare, Medicare Advantage o Medicaid. Gracias a las políticas de Obama, Puerto Rico no recibe más que el sesenta por ciento de los fondos que reciben los demás Estados en el marco de Medicare y el setenta por ciento de los fondos que reciben en el marco de Medicaid. Lo que significa una pérdida de quinientos millones de dólares que el país, falto de liquidez, no puede permitirse invertir en gastos médicos de su población.
Puerto Rico está también excluido del Supplimental Security Income Program que ayuda a los americanos más vulnerables (dependientes, ciegos, personas mayores que tienen rentas muy bajas o patrimonios cercanos a cero; la mayoría de los 9 millones de personas que cobran esta asignación dependen totalmente de ella). No participa tampoco en el programa federal de nutrición. Todas estas diferencias, y otras también, existen porque el país es una colonia de los Estados Unidos, llamada de forma eufemística "territorio".
Puerto Rico era en su origen una colonia de España. Los Estados Unidos se apoderaron de estas islas durante la guerra hispano-americana de 1898, al mismo tiempo que de Cuba y las Filipinas. Esto condujo a la guerra americano-filipina en la que los Estados Unidos mataron a 100 000 filipinos que luchaban por la independencia de su país. Por su parte, Cuba se convirtió en una virtual colonia estadounidense hasta la revolución cubana de 1959 y Puerto Rico ha seguido siendo una colonia.
Durante los 117 años que han transcurrido, las compañías americanas han sacado enormes beneficios de Puerto Rico. En el curso de los cincuenta primeros años, fueron las plantaciones americanas de los barones del azúcar [propietarios de grandes plantaciones de caña de azúcar] las que sacaron beneficio de los bajos salarios en el país. En los cincuenta años siguientes, el gobierno americano concedió a las compañías americanas importantes ventajas fiscales para que se instalaran en Puerto Rico. Primero fueron las manufacturas de calzado y de ropa las que se aprovecharon de ellas. Luego empresas más fuertemente capitalizadas, como las farmacéuticas, se instalaron también. Esto hizo de puerto Rico uno de los líderes mundiales en el terreno de la fabricación de medicamentos de uso corriente. En un momento dado, ¡trece de los veinte medicamentos más demandados eran fabricados en este país!
Luego, en 1996, el Congreso comenzó a suprimir gradualmente las exenciones fiscales y esto afectó a una gran parte de la industria del país. En 2005, estas exenciones fiscales habían desaparecido totalmente y a partir de ese momento Puerto Rico se encuentra en recesión (una recesión que se ha vuelto más dura aún por el “crack” financiero de 2008 y la Gran Recesión) y se ha visto forzado a recurrir a préstamos para permanecer a flote. En consecuencia, durante este último decenio, son principalmente los buitres financieros los que han asolado el país.
Los puertorriqueños son ciudadanos americanos y están autorizados a venir al continente. No pueden ser rechazados como los mexicanos que, huyendo de la pobreza, están obligados a entrar en los Estados Unidos sin papeles. Alrededor de 50 000 puertorriqueños hacen el viaje al continente cada año. Hay ahora 5 millones de puertorriqueños viviendo en los Estados Unidos y 3,6 millones en la colonia.
Hemos llegado a un punto en el que, sencillamente, Puerto Rico ya no tiene dinero para pagar a los usureros. La deuda no es "pagable" según las palabras de su gobernador. Para librarse de ella, porque es una colonia, no tiene el derecho a declararse en quiebra, como podría hacerlo un Estado, o como hizo una ciudad como Detroit. Como Grecia, Puerto Rico no tiene moneda propia. [Según un informe del FMI, para hacer frente a "sus plazos" en 2016, además de medidas de austeridad en los terrenos de la educación, las jubilaciones y los gastos en las infraestructuras, sería necesario un crecimiento cercano al 5% (sic); esto para un territorio en recesión y que no puede acceder a los mercados financieros /1].
La salida de todo esto no está clara. ¿Será forzado Puerto Rico, como Grecia, a pedir prestado aún más, siempre con intereses, y poner en pie cada vez más austeridad a fin de pagar los créditos precedentes y los intereses acumulados?
Nota
1/ Esta nota fue enviada por el autor a la redacción de A l´encontre el 18-7-2015.

Fuente original: http://alencontre.org/
Traducción de Faustino Eguberri – Viento Sur
 ________

Ante la crisis, enfrentar la colonia

Por Cándida Cotto

Claridad, (San Juan, PR) martes, 4 de agosto de 2015

La celebración de una asamblea constitucional de estatus, unidad de propósito, mayor protección al empresarismo local, auditoría de la deuda. Ésas son algunas de las acciones que voces consultadas por Claridad expresaron como necesarias que los puertorriqueños asuman frente a la actual crisis fiscal y económica que azota a Puerto Rico y la postura de manos afuera que han mantenido la Presidencia y el Congreso de Estados Unidos, así como las decisiones de los tribunales federales negando a Puerto Rico herramientas para atender su crisis.
¿Qué pueden y deben hacer los puertorriqueños para articular un plan que fuerce a Estados Unidos a tener que atender la crisis fiscal y económica de Puerto Rico, incluyendo terminar con la relación colonial con Estados Unidos? fue el cuestionamiento que hizo CLARIDAD. Aquí las reacciones.

La colonia, el problema de fondo
El secretario general del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) Juan Dalmau Ramírez:
 “La crisis fiscal no puede desvincularse de lo que es la crisis colonial. Todos los análisis financieros que se han hecho a nivel internacional con respecto a la situación del país están íntimamente vinculados, según esas publicaciones, al estatus político de subordinación del estado libre asociado. Por lo tanto, un primer paso tiene que ser, en una agenda consensuada entre todos los que queremos superar el régimen colonial, enfrentar a los Estados Unidos con la realidad política puertorriqueña de manera que dé los pasos para que, aunque la decisión final esté en manos de los puertorriqueños, Estados Unidos asuma su responsabilidad política, jurídica y moral con respecto a nuestra descolonización.
“En cuanto a pasos inmediatos que se puedan dar, el PIP ha propuesto crear un régimen contributivo balanceado donde todos los actores económicos aporten, en justicia, lo que corresponde a sus ganancias e ingresos. Particularmente hemos propuesto la imposición de una contribución, no confiscatoria ni penalizante, de un 10% de contribución a las empresas foráneas, lo cual permitiría un ingreso para el fisco de $3 mil 700 millones, al tiempo que se fortalece la estructura del Departamento de Hacienda para llevar a cabo las auditorías y el monitoreo necesario que evite la evasión contributiva. Esto obviamente son medidas inmediatas. Pero lo determinante es atender el problema de fondo, que es el problema colonial. Lo que es inaceptable para el PIP es que el gobierno esté adoptando la receta del informe de Anne Krueger, que es una receta neoliberal en contra de los trabajadores y que repite lo que han sido los modelos fiscales y económicos que han fracasado.”
Respecto a la posibilidad de que los otros dos partidos, entiéndase el Partido Popular Democrático (PPD), de gobierno, que defiende el estado colonial, y el Partido Nuevo Progresista (PNP), que promueve la anexión, estén dispuestos a acoger las recomendaciones de otros sectores resaltó: “La actitud del gobierno actual ha sido de imposición unilateral y el que no esté de acuerdo con la receta del gobierno entonces es declarado como un apátrida. Por eso es que el PIP, desde el inicio, cuando nos reunimos con el Gobernador, hicimos dos planteamientos; todo diálogo para enfrentar la crisis tiene que estar sustentado en enfrentar el problema colonial y excluir como un modelo o herramienta de trabajo el informe neoliberal de Anne Krueger. El gobierno no respondió y por eso el PIP no participa en esa mesa de trabajo. Hemos visto en estos días lo que el PIP anticipó, lo que está pasando, que era un acto de relaciones públicas para tratar, en caso del fracaso de la gestión del gobierno, de echarle culpa a todos cuando son ellos los que tienen mayoría de Senado y Cámara y el poder de la gobernación.”
En esa misma dirección, sobre la posibilidad de que el Gobierno de Estados Unidos tome alguna acción, el dirigente del PIP reveló: “De las reuniones que yo he tenido tanto con funcionarios del Ejecutivo como del Congreso de EE UU, mi experiencia ha sido que en los Estados Unidos no hay ambiente para una tabla de salvación. Eso es a lo que apuesta el gobierno (de Puerto Rico). Pero es que un modelo de desarrollo económico autosostenible no se puede fundamentar en mayor dependencia ni en migajas coloniales”.
¿Cómo puede participar la comunidad puertorriqueña en Estados Unidos?
“La comunidad puertorriqueña en los Estados Unidos tiene una participación determinante porque nosotros tenemos más de la mitad de nuestra población viviendo en Estados Unidos. Unos, no sólo participando del aparato político sino también ejerciendo opinión pública y orientando a los Estados Unidos con respecto a lo que es Puerto Rico. En la medida en que Puerto Rico no sea un problema es como barrer polvo debajo de la alfombra. Ahora Puerto Rico es el tema, es el problema y, por lo tanto, eso representa una gran oportunidad para orientar a los Estados Unidos. Muchos ciudadanos estadounidenses no conocen a plenitud el tema colonial de Puerto Rico, así que es una gran oportunidad para empujar e impulsar ese proyecto de presión, de crisis política, con “P” mayúscula. Es política para que EE UU se vea obligado a reexaminar su relación con Puerto Rico. Ya lo hizo con Cuba y ésa fue la gran noticia cuando despedimos el 2014. Estados Unidos se dio cuenta, después de más de medio siglo, que su política con respecto a Cuba había sido un fracaso. Éste es el momento de impulsar que se reexamine el caso de Puerto Rico”.

Sólo contamos con nosotros mismos
El representante Luis Vega Ramos, quien pertenece al ala soberanista del PPD, reaccionó a los planteamientos de CLARIDAD:
“Lo primero que tenemos que hacer los puertorriqueños es entender, de una buena vez, que sólo contamos con nosotros mismos para salir adelante. Es cierto que la situación de nuestra deuda es de hechura compartida entre nosotros, nuestros acreedores, que siempre estuvieron prestos a prestar, y del gobierno federal que, junto a los acreedores, fomentó la burbuja financiera, cuya explosión nos arropa hoy, como a otras jurisdicciones y naciones. Sin embargo, seríamos peligrosamente ingenuos en cifrar esperanzas en creer que nuestros acreedores negociarán con nosotros con alguna consideración a nuestro mejor interés. Igualmente, las tres ramas del gobierno federal se han mostrado renuentes a darnos herramientas o apoyos. Los tribunales federales le pasan la bola al Congreso y al Presidente, los cuales se niegan a legislar o ejecutar medidas esenciales para la recuperación puertorriqueña, como la exención de la ley de cabotaje, la inclusión de nuestras corporaciones públicas en la ley federal de quiebra o algún apoyo de la Reserva o el Tesoro Federal.
Para ser exitosos en la difícil renegociación que se avecina hace falta la unidad de la que habla el gobernador García Padilla. Pero para lograrla, su gobierno tendrá que hacer un ejercicio de plena transparencia y participación ciudadana nunca antes visto en nuestra historia. Si vamos pa'lante, todos tenemos el derecho de sentirnos parte de la solución. Y eso requerirá que el gobierno esté dispuesto a rendir cuentas y hasta parte del ejercicio de sus facultades al pueblo como nunca antes.
“Y, sí, también requiere que le metamos el pecho al tema del estatus político. Luego de año y medio de aprobada por el Congreso y el Presidente, es una realidad incuestionable que la asignación de $2.5 millones y la negociación de definiciones de estatus con Justicia Federal es un espejismo inútil. Por eso, desde Puerto Rico, hay que retomar la iniciativa. Y la única opción que nos queda es la Asamblea de Estatus. Darle trámite legislativo a los 5 proyectos ya radicados debe ser la prioridad de la sesión legislativa que comienza en agosto. Sustantivamente, para el PPD esto significa reconocer, finalmente, que la única opción que puede proponer de cara al futuro es un ELA Soberano y fuera de la cláusula territorial”.

Necesaria una Asamblea Constitucional
El veterano luchador independentista, licenciado Noel Colón Martínez, quien durante años ha trabajado porque se celebre una asamblea constitucional de estatus, recalcó ante la crisis:
“A mi juicio, la acción de mayor contundencia lo sería que la Asamblea Legislativa aprobara una consulta en la que le plantee al país la conveniencia o no de convocar una Asamblea Constitucional de Estatus utilizando como modelo el proyecto del Colegio de Abogadas y Abogados. No tengo dudas de que ante el fracaso de todos los otros mecanismos procesales que se han ensayado, nuestros electores votarán en favor de la convocatoria. Ese proceso, que tanto énfasis hace en los aspectos de soberanía política, de soluciones no territoriales o coloniales, de asamblea depositaria de la soberanía del país y de tan claro contenido democrático, conmocionará la política de Estados Unidos. No se trata de otra Ley 600 del 1950 ni de permisos del Congreso para autorizarnos a hacer algo que hacemos en virtud del derecho natural a la libre determinación política. Si no tuviera el contenido que le asignamos, ya Estados Unidos la hubiera propuesto.
“Toda la movilización que se produce en Estados Unidos para paliar la grave situación que padece el país debe ser reconocida. Pero nadie puede dar lo que no tiene y en su relación con Puerto Rico Estados Unidos sólo ha atendido sus intereses y ha entretenido a los boricuas con sus dádivas que jamás comparan con el grado de explotación que ejercen.”, concluyó el veterano abogado.

Iniciativas concretas y puntuales
El senador Ramón Luis Nieves, quien participó de la conferencia de prensa ofrecida en Washington por grupos hispanos y congresistas para pedir acción al gobierno federal sobre la crisis fiscal de Puerto Rico, declaró:
"Acudí a la conferencia de prensa convocada por los congresistas Nydia Velázquez y José Serrano, junto a las organizaciones National Hispanic Leadership Agenda, Hispanic Federation, SEIU, entre otras, para reclamarle al gobierno y al Congreso de Estados Unidos que tomen acciones concretas para atender la grave crisis fiscal y económica de Puerto Rico. A nombre de mis constituyentes, agradezco la iniciativa de los líderes y organizaciones que hoy reclaman tales acciones en conferencias de prensa simultáneas aquí en la Capital Federal, New York y Florida".
Nieves emplazó al gobierno de Estados Unidos a "que asuman una actitud proactiva hacia Puerto Rico, con iniciativas concretas y puntuales para que logremos superar la crisis fiscal y encaminar el desarrollo económico. En Puerto Rico hemos implantado medidas muy duras, y falta mucho por hacer, pero ya es hora de que Estados Unidos asuma su responsabilidad, y nos reconozca las herramientas políticas que necesitamos para resolver nuestros problemas económicos. Basta ya de asistencia técnica, llegó la hora de la acción".

Auditar la deuda
La copresidenta del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH), Wilma Reverón Collazo, destacó la necesidad de una auditoría ciudadana de la deuda.
 “Ante esta crítica situación, es necesario que el Pueblo de Puerto Rico tome en sus manos su destino. Al fijarnos esta meta, el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano propone una auditoría ciudadana de la deuda: No sabemos qué es lo que se nos está obligando a pagar, en qué se usó, quién asumió la obligación en nuestro nombre y si verdaderamente benefició al Pueblo de Puerto Rico.
Exigimos una auditoría ciudadana con auditores escogidos por el pueblo a los cuales el gobierno tiene que proveerle toda la información solicitada; que se repudie la deuda que no se pueda demostrar que ha sido contraída en beneficio del Pueblo de Puerto Rico; que se renegocien los términos de la deuda legítimamente contraída y se imponga responsabilidad económica y legal a los responsables del desastre administrativo fiscal.
“Asimismo, proponemos que se le dé prioridad a proteger las empresas locales contra la competencia injusta de las multinacionales y empresas extranjeras; que se cambie el modelo de dependencia de inversión extranjera por un modelo de incremento de la producción del país; que se le dé alta prioridad al desarrollo agrícola y al desarrollo de empresas cooperativas.
“Trabajaremos junto al pueblo de Puerto Rico en el proceso de descolonización e independencia que tanto necesita el País, mediante la convocatoria a una Asamblea Constitucional de Estatus”, enfatizó la dirigente hostosiana. (Ver página 29)

Urgente una Asamblea Constitucional de Estatus
Por su parte, la Central Puertorriqueña de Trabajadores (CPT) y la Coordinadora Unitaria de Trabajadores del Estado (CUTE), reclamaron la convocatoria a una Asamblea Constitucional de Estatus para atender la necesidad urgente de resolver la condición colonial de Puerto Rico.
En declaraciones públicas, el presidente de la CPT, Pedro Irene Maymí, expresó: "El Gobernador Alejandro García Padilla, no sólo ha incumplido su compromiso con el País de radicar la pieza legislativa que viabilice la convocatoria a la Asamblea Constitucional, sino que, además, pretende justificar su inacción".
Mientras tanto, el secretario general de la CUTE, Federico Torres Montalvo, añadió que: "Para la clase trabajadora, es inaceptable que el Gobernador le dé la espalda a este tema. La recesión y el colapso estructural del modelo económico de Puerto Rico, no es asunto nuevo, los trabajadores lo hemos vivido y cargado duramente sobre nuestras espaldas".
Ambos líderes sindicales afirmaron: "Hoy los trabajadores somos conscientes de las insuficiencias institucionales del ELA y que se dramatizan en la falta de poderes políticos para trazar y construir un nuevo modelo económico basado en la justicia, la solidaridad y la hermandad entre todos los sectores sociales de nuestro pueblo. Por eso, la Asamblea Constitucional de Estatus se convierte ahora en un imperativo".

   
Ayer, 5 de Agosto, se cumplieron 120 años de la muerte de Friedrich Engels. Vayan estas breves líneas, extraídas de mi Tras el Búho de Minerva (disponible gratis en www.atilioboron.com.ar) , a modo de homenaje y recordación de una de las más brillantes cabezas del pensamiento marxista a lo largo de toda su historia.

F. Engels, a los 20 años de edad.

 Marx y Engels, Engels y Marx 

"No es ésta la ocasión para reseñar la biografía de Engels, ese joven brillantísimo, abierto como pocos a los signos de su tiempo, y cuya rebeldía lo llevó a renunciar a estudiar en la universidad pese a que su condición económica le hubiera abierto las puertas de las mejores casas de estudios superiores de Alemania. Pero el escolasticismo, la hoquedad y el infatuamiento de los académicos germanos eran demasiado insoportables para un espíritu tan inquieto e incisivo como el de Engels. Su talento excepcional, sin embargo, le permitió cobrarse una temprana venganza gracias a una notable hazaña intelectual: a los 24 años ya había escrito y publicado un trabajo memorable de investigación sociológica sobre la clase obrera en Manchester, corazón del capitalismo industrial (1844). La producción conjunta de muchos de quienes durante décadas se entretuvieron en denostarlo es eclipsada con esta sóla obra juvenil que, aún hoy, es considerada en las grandes cátedras de historia de las universidades europeas y norteamericanas como un “clásico” imprescindible para el estudio de la clase obrera en los primeros tiempos de la revolución industrial. Por si lo anterior fuera poco, los escritos de Engels sobre diversos temas de la sociología, la historia, la filosofía, la ciencia política y el arte y la técnica militar continúan atrayendo la seria atención de los mejores especialistas. ¿Cómo ignorar la creatividad puesta en evidencia en sus estudios sobre la insurgencia campesina en Alemania, sobre la articulación de ideas e intereses en los procesos sociales, sobre la vinculación entre patriarcado y propiedad privada, o sobre las formas variables del bonapartismo en las sociedades capitalistas? Una cuidadosa y desapasionada evaluación de su producción intelectual es una tarea enorme, que una vez concluida pondría de relieve una figura de una estatura intelectual muchísimo mayor de la que hemos sido inducidos a creer.

Pero no son ésos los únicos méritos de Engels. Hay otros mayores: fue nada menos que el interlocutor privilegiado –casi exclusivo– de Marx durante cuarenta años. Fue, por eso mismo, testigo, consejero, crítico y, como ya es sabido, silencioso e invisible coautor de algunas de las más importantes aportaciones teóricas plasmadas en su obra. Desde el momento en que se encontraron por primera vez Marx advirtió que ese joven, dos años menor que él, era un intelectual formidable, cuya palabra nunca desestimó y cuyo consejo siempre buscó hasta el último día de su vida, apagada en 1883. Un talento a quien Marx confió, en reiteradas oportunidades, la redacción de trabajos que luego se publicarían con su firma. Varios artículos del New York Daily Tribune –donde originalmente se publicara El dieciocho brumario– fueron escritos por Engels a pedido de Marx. Por otro lado, éste aceptó asimismo escribir largas secciones o fragmentos de obras que más tarde aparecerían con la firma de Engels, como el décimo capítulo de la Segunda Parte del Anti-Dühring. En esa declarada admiración de Marx por su amigo, benefactor, compañero de militancia e interlocutor intelectual juega por cierto un papel decisivo el hecho de que haya sido este joven burgués de Barmen quien invitara al hasta entonces filósofo de Tréveris a adentrarse en el camino de la economía política, una disciplina prácticamente esotérica en la atrasada Alemania de la primera mitad del siglo XIX y a la cual Engels tuviera acceso favorecido en parte por los intereses comerciales que su familia poseía en Gran Bretaña. A Engels debe Marx nada menos que el haber llamado su atención sobre las potencialidades que encerraba la economía política clásica para el análisis del capitalismo y la sociedad burguesa, y para el desarrollo del pensamiento y la práctica del socialismo. 

Fue en virtud de esa gratitud y reconocimiento que Marx sentía le debía a Engels en el plano intelectual, y que no pocas veces hizo público, que le confió la publicación del segundo y tercer tomo de El capital, incluyendo la corrección de cada pliego y la resolución de algunos cruciales problemas teóricos pendientes en el manuscrito original. Ya en el famoso “Prólogo” a la Contribución a la crítica de la economía política Marx había reconocido su deuda intelectual con Engels, quien en su Umrisse zu Einer Kritik der Nationalökonomie de 1844 habría planteado “un genial esbozo de una crítica de las categorías económicas” (Marx, 1979, p. 6). Esta confesada admiración por el talento y la agudeza intelectual de Engels quedó plasmada en dos frases memorables de Marx: “Engels, el hombre más culto de Europa”, dijo en una oportunidad; y en otra, refiriéndose a su amigo lo describió como “Un verdadero diccionario universal, capaz de trabajar a cada hora del día o de la noche, comido o en ayunas, veloz en escribir y en comprender como el mismo diablo” (Gustafsson, 1975, p. 47). Esta recíproca confianza y admiración en el talento del otro hizo que, tal como Engels lo narrara en una oportunidad:

'en la división del trabajo que existía entre Marx y yo me ha tocado defender nuestras opiniones en la prensa periódica, lo que, en particular, significaba luchar contra las ideas opuestas, a fin de que Marx tuviera tiempo de acabar su gran obra principal. Esto me condujo a exponer nuestra concepción en la mayoría de los casos en forma polémica, contraponiéndola a las otras concepciones.' (1887, p. 538)

Pero por cierto que no se trata de comparar a Engels con Marx. Tal como el primero lo dijera en su breve oración fúnebre ante la tumba de Marx, éste fue “el más grande pensador de nuestros días”. Pero es preciso convenir que el parcial eclipse de Engels sólo pudo haberlo producido una figura intelectual del relieve monumental de Marx, a cuyo lado permaneció fielmente toda su vida. Una somera comparación con las principales cabezas en la historia de la teoría política a lo largo del siglo XIX colocaría, sin duda alguna, a Engels a la altura de lo más prominente del pensamiento de su tiempo, cediendo posiciones sólo ante George W. F. Hegel y Alexis de Tocqueville, pero disputando terreno palmo a palmo con Edmund Burke y John Stuart Mill, y superando claramente a un conjunto de teóricos tan notables como James Mill, Jeremy Bentham, T. H. Green, Benjamin Constant, Joseph de Maistre y tantos otros. El precio que Engels pagó por su prolongada asociación con la vida y la obra de Marx y con su incondicional entrega al movimiento obrero y socialista europeo fue su propio desdibujamiento intelectual. Podría haber sido una de las grandes cabezas de Europa en la segunda mitad del siglo XIX, pero conscientemente prefirió un lugar menos destacado: ser el colaborador más estrecho que tuvo Marx en los años decisivos de su producción teórica, cooperando intelectual y financieramente con la realización de una obra cumbre como la que éste estaba haciendo y que le permitiría a la humanidad plantearse la posibilidad de tomar el cielo por asalto. En un momento histórico como el actual, signado por la necesidad de reconstruir la teoría marxista tomando en cuenta los triunfos y las tragedias, los éxitos y los fracasos, del socialismo a lo largo del siglo XX, la revalorización del legado teórico de un talento como el de Engels es una tarea imprescindible e impostergable, y que debe ser encarada cuanto antes.

Referencias bibliográficas:
GUSTAFSSON, BO (1975), MARXISMO Y REVISIONISMO, BARCELONA, GRIJALBO.
ENGELS, FRIEDRICH (1887), “CONTRIBUCIÓN AL PROBLEMA DE LA VIVIENDA”
ENGELS, FRIEDRICH (1844), LA SITUACIÓN DE LA CLASE OBRERA EN INGLATERRA, BUENOS AIRES, FUTURO, 1946.
MARX, KARL (1979), CONTRIBUCIÓN A LA CRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA, MÉXICO, SIGLO XXI EDITORES.

Recuerdo lo de este próximo lunes 3 de Agosto, 19 hs., sobre la intensificación de la ofensiva en contra del gobierno bolivariano (ver anuncio abajo).

Pero tengamos en cuenta que un ataque parecido se ha lanzado en contra del gobierno del FMLN de El Salvador, país que ha sufrido reiterados baños de sangre y una feroz dictadura de ultraderecha y luchador como pocos; en contra de Rafael Correa, en Ecuador; para derrocar a Dilma, a como de lugar, en Brasil; en contra de Evo, con la agresión perpetrada a dinamitazos en Potosí.
¿Será pura casualidad, como la "epidemia" de tumores cancerígenos que afectó a casi todos los gobernantes de izquierda o progresistas en América Latina hace unos años? Hum, suena más a "causalidad" que a "casualidad"



Recordar también que muchos izquierdistas arrepentidos ahora descreen en la lucha de clases, pero la derecha JAMÁS incurre en semejante estupidez, y lucha, combate, conspira incesantemente, 24 horas al día, 7 días a la semana.
30.7.2015

Reproducimos a continuación la entrevista que se le hiciera a Carmen Bohórquez, coordinadora de la  Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad y en la cual pasa revista al proceso de formación de la red y sus principales tareas.  Invito a los lectores de este blog a explorar en detalle lo que hace la REDH y a incorporarse en su lucha visitando la siguiente página web:  

http://redendefensadelahumanidad.blogspot.com.ar/




"ENTREVISTA CON CARMEN BOHÓRQUEZ"

“Son dos las batallas que se libran: la militar y la de las ideas, y estamos obligados a ganar la segunda para evitar que la primera arrase con pueblos y culturas”
Por Luis Wainer,  “Portal del Sur”
25/07/2015

La coordinadora de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad, Carmen Bohórquez, habló con ‘Portal del Sur’ sobre la importancia de librar la batalla cultural contra el imperialismo. Además, destacó el rol de la unidad latinoamericana para la defensa de la soberanía nacional, fomentando la liberación de los pueblos en su lucha por la independencia ideológica y militar.

En relación a la resonancia de las ideas de Hugo Chávez en la región y en algunos países de Europa, la diputada nacional y coordinadora de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad (REDH), Carmen Bohórquez destaca que tal “atrevimiento” ha despertado la ira del imperio, quien desde entonces viene acosando y tratando de revertir el proceso revolucionario desatado en Venezuela y en otros países de Nuestra América; y que junto a aquel, los gobiernos europeos que hoy son sus fieles vasallos, adoptaron la misma agresividad contra nuestros países, al tiempo que se esmeraban en aplicar al extremo el modelo neoliberal a sus propios ciudadanos. También destacó, en relación a los procesos abiertos en España y en Grecia, que la clave está en que tanto Syriza como Podemos reconozcan que no hay salida con el neoliberalismo, y no sacrifiquen la valiosa experiencia que significa la Venezuela Bolivariana y las enseñanzas del Comandante Chávez, por el mismo prejuicio que animó a los conquistadores, de que Europa no tenía nada que aprender de una tierra llena de indios.

A continuación, la entrevista. 

En un contexto político de desestabilización por parte de Estados Unidos como los que se han vivido en los últimos tiempos en la región, ¿qué rol le cabe a la REDH que usted coordina?
La REDH está obligada sin duda alguna a comprometerse y a unirse a la lucha de los pueblos por la defensa de su soberanía, de su autodeterminación e independencia, y a luchar contra toda forma de opresión, y no hay mayor opresión que la que pretende ejercer una nación sobre otros pueblos del mundo, sobre la base de una supuesta superioridad racial o social, en un “destino manifiesto” o en una orden divina, como la que alegaba el ex presidente estadounidense George W. Bush, que Dios le dictaba por los pasillos de la Casa Blanca. Este tipo de dominación es una dominación total en tanto incluye todas las demás, y desde el punto de vista antropológico, histórico y sobre todo moral, no sólo constituye un desvarío de la nación que así se cree, sino que debe ser combatida por toda la humanidad con todas las fuerzas de que es capaz. La pretendida hegemonía de Estados Unidos sin duda se sostiene sobre la dictadura del dólar, sobre su supremacía militar y sobre el control total de los medios de comunicación que, como nunca, se han convertido en el arma más poderosa en la manipulación de las conciencias y en la domesticación de los pueblos. Contra todo eso ejerce su accionar la REDH, y lo ejercemos con la fuerza que nos dan las ideas y el compromiso con la verdad, la poesía y el canto, y acompañando a la movilización colectiva de los pueblos que luchan por su dignidad. No es otro el sentido que anima a la REDH. Todo atentado contra un pueblo, contra una nación, contra un proyecto de liberación es un atentado contra la humanidad, contra su fundamento último que es la búsqueda permanente de la libertad, del derecho a la realización de un proyecto histórico propio, del respeto absoluto al otro, de la igualdad entre los pueblos, que es el requisito sine qua non para que haya paz en el mundo. Con esos referentes morales y profundamente humanos está comprometida la REDH.

¿La REDH tiene que ver con la idea planteada por Hugo Chávez, que decía que era necesario conformar una red de artistas e intelectuales y pensadores que permitiera construir fuerza crítica para defender la humanidad?
Exactamente, no se podía definir mejor. Cada vez es más urgente, ante el control total de la información que recibimos, ante la tergiversación de las noticias mediadas como están por los intereses de las grandes corporaciones mediáticas y ante la alienación en la que nos sumerge la industria del entretenimiento, el consumismo cada vez más exacerbado y la “mcdonaldización” de la vida, ayudar a construir fuerza crítica que nos permita ver, develar, exponer los intereses que se ocultan tras esa maraña de falsas verdades, valga la expresión, de falsos héroes y de falsos monstruos, que los medios hacen detestar cuando estos supuestos monstruos (personas o pueblos) comienzan a mostrar que hay vida real tras la mampara hollywoodense que las empresas de comunicación nos quieren hacer ver.
Es necesario rescatar la fuerza de las ideas, sobre todo en este momento en que toda acción bélica va precedida de una acción ideologizante que se ofrece como su justificación. Son dos las batallas que se libran: la militar y la de las ideas, y estamos obligados a ganar la segunda para evitar que la primera arrase con pueblos y culturas. Es el caso en que está Venezuela en este momento. Ha comenzado la manipulación ideológica para aislar a Venezuela, para presentarla como una real amenaza y hacer que nadie salga a defenderla cundo la batalla comience a moverse hacia su expresión militar. Por eso es tan necesario despertar la fuerza crítica que permita desmontar estas manipulaciones y hacer que la paz y la justicia se impongan. No conozco mejor manera de defender la humanidad que ésta. Como siempre, el Chávez supo alumbrar el camino.

¿Tuvo Fidel Castro alguna relación con la creación de la REDH?
Claro que sí. Al parecer fue él quien tuvo la primera idea de organizar a los intelectuales y lo conversó con el gran pensador mexicano Pablo González Casanova, durante una visita de éste a Cuba. El primer documento fundador del movimiento puede considerarse que fue el discurso pronunciado por González Casanova el 1 de mayo de 2003 en la Plaza de la Revolución, en la Habana, titulado “Llamamiento a la conciencia del mundo”, el cual se puede encontrar en nuestra página web.

¿Nos contaría sobre la historia, origen, objetivos, experiencia de la REDH?
La REDH nace como idea en Cuba y tiene su primer intento de organización en 2003, cuando un grupo de destacados intelectuales y luchadores sociales de Nuestra América, entre los que se encontraban Pablo González Casanova, Adolfo Pérez Esquivel, Abel Prieto y Evo Morales, quien para entonces era solo un dirigente cocalero, deciden reunirse, indignados por los desmanes que el imperio venía cometiendo en Afganistán e Irak, así como el terrible acoso a Cuba, para buscar una manera de juntar y potenciar su voz de denuncia, que hasta el momento venían ejerciendo cada uno en solitario. La propuesta tuvo un éxito inmediato y comenzó a reunir a las voces más preclaras de Nuestra América, y a todos cuantos desde sus diferentes campos del accionar o del conocer se sentían hermanados por la misma angustia. Esta reunión, que se da en México en octubre de 2003, será seguida por una convocatoria antiimperialista que se dará en Oviedo, España, en abril del siguiente año, y que llevará a que la REDH comience a extenderse en el espacio europeo y algo también en el Medio Oriente. Su consolidación, sin embargo, se dará en Caracas en diciembre de 2004, cuando Chávez convoca un Encuentro mundial de la REDH, al cual concurren más de 500 intelectuales y artistas de todos los continentes. En este encuentro de diciembre se fijarán los 10 temas fundamentales desde los cuales la REDH orienta su trabajo y se decide crear una Oficina Coordinadora, que Chávez ofrece que se instale en Caracas, y de la cual yo he estado encargada desde entonces. Los 10 temas u objetivos o grandes campos de trabajo son los siguientes: En defensa de Nuestro Planeta, En defensa de la Integración de los Pueblos, En defensa de una Economía Emancipadora, En defensa de la Soberanía y la Legalidad Internacional, En defensa de la Unidad en la Diversidad y la Cultura, En defensa de la Participación Popular, En defensa de la Veracidad y la Pluralidad informativa, En defensa del Conocimiento, En defensa de la Paz y En defensa de la Memoria.
Desde ellos y alrededor de ellos hemos convocado hasta el momento 12 Encuentros de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales, siempre en ocasiones especiales o motivados por algún acontecimiento que en Nuestra América o en el mundo sentimos que requieren de nuestro compromiso o de nuestra voz de denuncia. Los encuentros se han dado mayormente en Nuestra América, pero también hicimos uno en Roma en 2006. Junto a estos encuentros, la REDH convoca igualmente a Foros Internacionales de Filosofía, de los cuales se han hecho ocho. Asimismo, realiza cada año la convocatoria al Premio Libertador al Pensamiento Crítico, dirigido a estimular, reconocer y difundir la producción de conocimiento liberador. Tenemos una página web: www.humanidadenred.org.ve, publicamos una revista digital con el mismo nombre y trabajamos mediáticamente para contrarrestar la propaganda de los centros hegemónicos del poder imperial, haciendo circular las ideas emancipadoras a través de todos los medios posibles: radio, televisión, Internet, prensa alternativa, medios comunitarios, etcétera. Del mismo modo, organizamos permanentemente foros, conferencias, presentaciones de libros, talleres con las comunidades, sin que por ello falten comunicados de denuncia o de apoyo ante los diversos acontecimientos que en el mundo turban la vida de los pueblos o que alumbran la esperanza de otro mundo posible.

¿Cree que como la REDH, canales como Telesur o diferentes portales de noticias propias de América Latina tienen una misión determinante para el tiempo histórico abierto tras la irrupción de Chávez desde el Caracazo a nuestros días?
Evidentemente que sí, en particular Telesur, creada por Chávez en 2005, vino a quebrar el monopolio mediático ejercido por las grandes transnacionales de la información. Telesur ha logrado mostrar la otra cara de la noticia, no sólo respecto de lo que verdaderamente ocurre en América Latina y el Caribe, sino en el mundo entero. Fue gracias a Telesur que la humanidad pudo enterarse de lo que verdaderamente estaba pasando en Libia, pudo enterarse de la falsedad de una supuesta masacre de la población civil por parte de las fuerzas del libio Muamar Ghadafi y de la gran hipocresía que significó el tal “bombardeo humanitario”, que sólo sirvió para hundir aún más a Libia en el caos y la destrucción, y si bien esto no impidió que Estados Unidos y la OTAN se salieran con la suya, ha dejado un documento histórico irrebatible que alguna vez la humanidad podrá esgrimir para acusar y condenar a Estados Unidos por tantos crímenes que ha cometido contra los pueblos del mundo. Igualmente fue gracias a Telesur que se develó que en Ecuador se escondía un golpe de Estado contra Rafael Correa en 2010, detrás de lo que los medios cartelizados del imperio presentaban como un “justo” reclamo de la policía. Estamos en un tiempo histórico en que la verdad, gracias a Telesur, gracias a RT, a ALAI, a Punto Final, a las emisoras comunitarias y a tantas valientes experiencias mediáticas que, al igual que la REDH y los movimientos sociales, comienza a abrirse paso entre tanta manipulación y tantas noticias tergiversadas, falsas y hasta expresamente inventadas por los servicios de inteligencia del imperio, en su afán de mantener a la población mundial ciega y sorda antes sus desmanes.

Hoy vemos que el pensamiento político y humanista del Chávez traspasa fronteras: además de buena parte de América Latina que toma sus banderas, ahora tenemos los casos de Grecia, España, por ejemplo. ¿Cuál es su lectura sobre este tema?
Lo que hizo Chávez fue poner en evidencia que seguir el sendero del neoliberalismo conduciría a un mundo dónde sólo el 5% de la población mundial tendría asegurada la satisfacción de todas sus necesidades, por más estrambóticas que fueran, mientras el 95% restante estaba de antemano condenado a perecer de hambre, de frío, de epidemias que ya habían sido erradicadas o de morir hecho añicos en un bombardeo humanitario; o cuando más, sobrevivir cohabitando con la injusticia, la discriminación, la exclusión, el racismo, la explotación, y tantas otras formas que lo condenaban a vivir muriendo. Chávez comprendió que un mundo así concebido era un mundo básicamente antihumano y que si acaso el hombre y la mujer tenían alguna esperanza sobre la tierra, ésta radicaba en la construcción de una alternativa al modelo genocida del capitalismo neoliberal. Poco después comprendió que esa alternativa no era otra que el socialismo y como tal se empeñó en rescatar las banderas del socialismo, que habían sido arriadas al caer la Unión Soviética e imponerse en los sectores intelectuales la tesis del fin de la historia. Este socialismo, sin embargo, no podía ser calco ni copia, sino creación heroica como lo pedía el peruano José Carlos Mariátegui, y debía, además de responder a la idiosincrasia de los pueblos, corregir los errores que habían derrumbado el modelo soviético. Para diferenciarlo lo llamó Socialismo del siglo XXI, queriendo subrayar con ello su novedad. Fue así como desarrolló un plan de gobierno que tenía como centro no el mercado ni el equilibrio macroeconómico, sino al ser humano y a su felicidad. Esto, que sin duda era una revolución, transformó no sólo a Venezuela sino que pronto estremeció a toda América Latina e hizo que por doquier despertaran las fuerzas dormidas de los pueblos sufrientes. Las palabras justicia, igualdad, solidaridad, adquirieron de nuevo su sentido más profundo y comenzaron a hacerse concreta realidad. Por supuesto que tal atrevimiento despertó la ira del imperio, quien desde entonces viene acosando y tratando de revertir el proceso revolucionario desatado en Venezuela y en otros países de Nuestra América; y junto con el imperio estadounidense, los gobiernos europeos que hoy son sus fieles vasallos, adoptaron la misma agresividad contra nuestros países al tiempo que se esmeraban en aplicar al extremo el modelo neoliberal a sus propios ciudadanos, con los resultados que hoy conocemos de altos niveles de desempleo, de desahucios, de hambre, de falta de asistencia médica, etcétera, que han provocado una extendida ola de indignación, especialmente en los países de la periferia europea como lo son Grecia y España. Esta ola de indignación que sacude al sur europeo desde hace unos tres o cuatro años comenzó finalmente a organizarse y ha dado nacimiento a dos partidos que recogen el cada más demandante reclamo popular de los ciudadanos: el partido Syriza en Grecia y Podemos, en España. De modo que sea porque las graves circunstancias han hecho que la izquierda europea haya vuelto los ojos a América Latina, sea porque la presión de la angustiante situación les haya hecho buscar la verdad que les ocultan ABC y El País, sea porque un dejo de humildad les haga dejar el eurocentrismo a un lado, el caso es que si Europa busca superar su grave situación económica y social, la salida a esa situación no la va a encontrar de ninguna manera en el neoliberalismo, sino en una vuelta al ser humano como centro y como fin de toda acción, que fue el camino emprendido por Chávez. El asunto está en que tanto Syriza como Podemos quieran reconocerlo, y no sacrifiquen la valiosa experiencia que significa la Venezuela Bolivariana y las enseñanzas del Comandante Chávez, por el mismo prejuicio que animó a los conquistadores, de que Europa no tenía nada que aprender de una tierra llena de indios.

LAS CLAVES
  • Carmen Bohórquez es filósofa, doctora en Historia, especialista en Estudios Ibéricos y Latinoamericanos. Fue Integrante de la Comisión Presidencial para la Conmemoración del Bicentenario de la Independencia de Venezuela, desde 2008 al presente.
  • Delegada por Venezuela en la Comisión Binacional San Martín-Bolívar para la conmemoración del Bicentenario de las Independencias y en el Grupo ALBA Bicentenario.
  • Coordinadora General de la Red de Intelectuales, Artistas y Luchadores Sociales en Defensa de la Humanidad (REDH), 2005 hasta el presente; y diputada de la Asamblea Nacional por el estado Zulia, período 2011-2015.
  • Autora de más de 90 publicaciones y partícipe de numerosos congresos, Bohórquez ha recibido un sinfín de condecoraciones por su labor en el área de humanidades como el Orden Francisco de Miranda, Primera Clase (2006).
  • Entre sus publicaciones se destacan El Resguardo en la Nueva Granada: ¿Proteccionismo o Despojo?,Francisco de Miranda, précurseur des indépendances de l’Amérique Latine, la coedición, junto a Enrique Dussel y Eduardo Mendieta de la obra enciclopédica El Pensamiento Filosófico Latinoamericano, Caribeño y “Latino” (1300-2000) e Historia, corrientes, temas y filósofos.
https://ssl.gstatic.com/ui/v1/icons/mail/images/cleardot.gif


top