21 Julio 2016



(Por Atilio A. Boron) Estos días, después de la nominación de Donald Trump como candidato por el partido republicano, varios medios me preguntaron quién sería más conveniente para América Latina, si él o Hillary Clinton. Mi respuesta: ninguno de los dos, porque lo que importan no son tanto las personas como la alianza social a quien ellos representan. Y esta alianza es la “burguesía imperial” o el “complejo militar-industrial-financiero”, al cual ambos responden si bien con características idiosincráticas propias. Por eso creo que la pregunta está mal formulada. 


Ningún presidente de Estados Unidos se ha apartado, desde George Washington hasta aquí, de las premisas fundantes que guían las relaciones hemisféricas y que condenan a nuestros países a la condición de inertes satélites del centro imperial: (a) mantener América Latina y el Caribe como el “patio trasero” de Estados Unidos que no admite la intromisión de terceras potencias (Doctrina Monroe, 1823); (b) fomentar la desunión y la discordia entre los países del área y oponerse con total intransigencia ante cualquier proceso de integración o unificación. Por eso, Washington sabotea a la UNASUR, a la CELAC, mismo al MERCOSUR, ni hablemos del ALBA-TCP, Petrocaribe, Banco del Sur o Telesur. Esta política arranca desde los tiempos del Congreso Anfictiónico de Panamá en 1826 y continúa hasta hoy. (c) el tristemente célebre “corolario de (Theodore) Roosevelt”, de 1904, en el que Estados Unidos se arroga el derecho a intervenir en los países del área sus gobiernos sean “incapaces de mantener el orden dentro de sus fronteras y se comporten con una justa consideración hacia sus obligaciones con el extranjero.” Y más adelante prosigue diciendo que: “siempre es posible que las acciones ofensivas hacia esta nación (Estados Unidos) o hacia los ciudadanos de esta nación (eufemismo por empresas norteamericanas) de algunos Estados incapaces de mantener el orden entre su gente, incapaces de asegurar la justicia hacia los extranjeros que la tratan bien, pudieran llevarnos a adoptar acciones para proteger nuestros derechos; pero tales acciones no se adoptarían con miras a una agresión territorial y serían adoptadas sólo con una extrema aversión y cuando se haya hecho evidente que cualquier otro recurso ha sido agotado.”

Fieles a estas premisas no tiene sentido alguno preguntarse si Trump ni Clinton serían más convenientes para América Latina. Quizás podríamos especular sobre quien sería menos malo. En tal caso creo que entre estas dos malas personas, inmorales y corruptas, tal vez la menos dañina podría ser Hillary, pero nada más que eso. Ella y Trump representan, con ligeros matices, lo mismo: la dictadura "legal" del gran capital en Estados Unidos. Trump es más impredecible y esto no necesariamente sería malo. Hasta podría despegarse ocasionalmente del “complejo militar-industrial-financiero”,
  pero su compañero de fórmula –un cristiano evangélico de ultraderecha- es un troglodita impresentable. Hillary es muy predecible, pero su record como Secretaria de Estado en la administración Obama es terrible. Recuérdese, entre muchas otras cosas, la carcajada con que recibió la noticia del linchamiento de Muammar El Gadaffi, gesto moralmente inmundo si los hay. Como senadora se consagró como una descarada lobbista de Wall Street, del complejo militar-industrial y del Estado de Israel. América Latina no puede esperar nada bueno de ningún gobierno de Estados Unidos, como lo ha demostrado la historia a lo largo de más de dos siglos. Puede, ocasionalmente, aparecer algún presidente que marginalmente pueda producir situaciones puntualmente favorables para nuestros países, como ha sido el caso de James Carter y su política de Derechos Humanos, concebida para hostigar a la Unión Soviética e Irán pero que, indirectamente, sirvió para debilitar las dictaduras genocidas de los años setentas. Pero nada más que eso. Nosotros tenemos que forjar la unidad de nuestros pueblos, como lo querían Artigas, Bolívar y San Martín en los albores de las luchas por nuestra independencia. No tenemos nada bueno que esperar de los ocupantes de la Casa Blanca cualquiera sea el color de su piel o su procedencia partidaria.


¡LO QUE FALTABA! EL GOBIERNO GOLPISTA DE BRASIL Y EL DE PARAGUAY, QUE CONDENA A LOS CAMPESINOS DE CURUGUATY SIN PRUEBAS, SE ERIGEN COMO "PROFESORES DE DEMOCRACIA"
La reunión de cancilleres que debía concretar el traspaso de la presidencia "pro témpore" del Mercosur, actualmente en manos de Uruguay, a Venezuela, saboteó la normativa de esa institución al impedir la concreción de la transmisión de la presidencia. No concurrieron a dicha reunión, realizada en Montevideo, los cancilleres de Argentina, Brasil, siendo reemplazados por funcionarios de menor jerarquía; asistieron en cambio el canciller del Paraguay, Eladio Loizaga, y el anfitrión Rodolfo Nin Novoa. 

La Ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, acudió a la reunión pero no fue admitida en las deliberaciones, con el falaz argumento que la misma estaba reservada a los países fundadores del grupo (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay). Rodríguez dijo que el canciller paraguayo y el representante brasileño para la cita "se escondieron en el baño" y "no quisieron darle la cara a Venezuela". Lo más sorprendente es que el aludido Loizaga admitió su cobarde huída: "Si estuvimos en el baño es porque la necesidad fisiológica nos ha llamado", le respondió el ministro paraguayo. Es comprensible: puestos a debatir Loizaga hubiera sidlo noqueado en cinco minutos por la contundencia jurídica y argumentativa de Delcy Rodríguez. Tristísimo papel de los países del Mercosur, decididos a vender su dignidad por un plato de lentejas y a ofrecerse como solícitos peones del imperio. ¡Y pensar que hace unos cuantos años José Serra, canciller actual del gobierno golpista del Brasil, pretendía "correrme por izquierda en los cursos que ofrecía en Flacso/Chile".(algunos lo confunden con el inescrupuloso Mr. Burns de los Simpsons)

Ver más en:
 Una visión alternativa de la declaración de la independencia de la Argentina

(Por Atilio A. Boron)  El proceso emancipatorio que se desataría con fuerza en el Río de la Plata luego de la derrota de las dos invasiones inglesas a Buenos Aires, en 1806 y 1807, enfrentó desde su nacimiento a dos formaciones sociopolíticas muy claramente definidas. Por un lado, un bloque oligárquico-colonial que a través de sucesivas mutaciones llega hasta la actualidad y que hoy se encarna en el macrismo como su expresión sociopolítica; enfrentándolo había un sector de inspiración jacobina que concebía a la emancipación como un paso hacia la construcción de un nuevo tipo de sociedad, liberada de las lacras del viejo orden colonial. Figuras sobresalientes en este grupo eran Mariano Moreno, Juan José Castelli y Bernardo de Monteagudo, todos graduados de la Universidad de Chuquisaca, la segunda universidad creada en suelo americano después de la de Santo Domingo y situada en lo que hoy es la ciudad de Sucre. De esta suerte de Harvard hispanoamericana de la época colonial salieron algunos de los cuadros intelectuales más importantes de los procesos independentistas de Sudamérica. Además de los arriba mencionados deberíamos agregar los nombres de José Ignacio Gorriti, José Mariano Serrano, Manuel Rodríguez de Quiroga, uno de los líderes de la  gesta independentista del Ecuador; Mariano Alejo Álvarez, precursor de ese mismo proceso en el Perú y Jaime de Zudáñez, que desempeñó igual papel en el Alto Perú. No es un dato menor recordar que esa magna universidad fue el foco que precipitó la Revolución de Chuquisaca el 25 de Mayo de 1809, exactamente un año antes que la revolución de Mayo en Buenos Aires. A este notable grupo se le unió, en el Río de la Plata, la figura gigantesca de Manuel Belgrano, un auténtico “hombre del Renacimiento.” Belgrano fue un refinado intelectual, un lúcido economista que todavía hoy sorprende con sus premonitorios análisis y audaces propuestas reformistas, periodista de fina pluma, político y estratega militar, todo eso aparte de su profesión de abogado. Un hombre, como Bolívar, que nació en una familia adinerada y que puso toda su fortuna al servicio de la revolución y la independencia. Y como el caraqueño, murió también él sumido en la pobreza. Para estos radicales rioplatenses como para Bolívar y Miranda en el norte de Sudamérica, la derrota del imperio español no podía ni debía limitarse a la abolición del régimen político colonial y su sustitución por otro independiente sino que debía también acabar con las opresivas y arcaicas estructuras e instituciones  económico-sociales impuestas por el conquistador ibérico. La propuesta de esta ala radical del proceso independentista no se limitaba, como en el caso del bloque conservador, a sustituir unas autoridades por otras sino que apuntaban a la construcción de una nueva sociedad. Tal como lo anotara el historiador Felipe Pigna, Moreno lo expresó con todas las letras en su “Prólogo” a El Contrato Social de Jean-Jacques Rousseau: “Si los pueblos no se ilustran … si cada uno no conoce lo que puede, lo que vale o lo que debe, nuevas ilusiones sucederán a las antiguas, y luego de vacilar algún tiempo entre mil incertidumbres será tal vez nuestra suerte mudar de tiranos, sin destruir jamás la tiranía.” Un siglo después sería Lenin quien manifestaría su preocupación por la suerte de aquellos, en este caso el proletariado, que luchan contra el esclavista sin pretender acabar con la esclavitud. Al igual que Bolívar, San Martín y Artigas, aquel grupo de geniales jacobinos sudamericanos que anhelaba construir un nuevo orden pos-colonial fue aplastado por la reacción oligárquico-colonial. Pero dejaron sembradas unas semillas que fecundarían vigorosamente tiempo después y cuyos frutos serían recogidos y multiplicados por Martí, Mariátegui, Fidel, el Che y Chávez, entre tantos otros.       

En este sentido, la realización del Congreso de Tucumán que declararía solemnemente la independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata sería apenas una primera floración de aquellas semillas. En ese momento, 1816, el escenario internacional había cambiado para mal. Los vientos huracanados de la Revolución Francesa y las cruzadas napoleónicas habían amainado. La derrota de Napoleón en Waterloo precipitó, con el Congreso de Viena, la restauración de las monarquías y la reconstrucción de las viejas fronteras europeas que habían sido borradas del mapa por el arrollador empuje de los ejércitos de Napoleón, firmando con premura el certificado de defunción del ciclo revolucionario abierto por la Revolución Francesa. Sin embargo, la dialéctica de la historia demostró con elocuencia que aquel ciclo distaba mucho de haber sido clausurado. Gramsci observó con sagacidad que su culminación efectiva tuvo lugar en Octubre de 1917 en Rusia, cuando los bolcheviques tomaron el cielo por asalto y clausuraron, entonces sí que definitivamente, el ciclo abierto por la revuelta parisina de julio del 14 de Julio de 1789 para abrir otro, con un contenido de clase y un horizonte político radicalmente distinto: la era de las revoluciones socialistas.

En el caso concreto del imperio español en América los acuerdos gestados entre Metternich y Teyllerand en el marco del Congreso de Viena decepcionaron a la monarquía ibérica porque no contemplaban el apoyo europeo para recuperar sus levantiscos territorios allende el Atlántico. Pese al desaire de sus socios europeos, cuyos principales actores y sobre todo el Reino Unido veían como beneficioso para sus intereses la desintegración del otrora imponente imperio español en América, el re-entronizado Fernando VII lanzó una violenta y masiva ofensiva militar destinada a reconquistar sus posesiones americanas. Era, como lo confirmó la historia, una empresa destinada al fracaso. Las noticias que llegaban a América luego de la derrota de Napoleón movilizaron a los patriotas en el Río de la Plata. Quien primero reaccionó fue José Gervasio de Artigas, que ni lerdo ni perezoso convocó al Congreso de los Pueblos Libres en la ciudad entrerriana de Concepción del Uruguay, mismo que culminó el 29 de Junio de ese año con la presencia de delegados de la Banda Oriental (hoy República Oriental del Uruguay), Corrientes, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y Misiones. Artigas reaccionó de este modo en respuesta a la actitud del muy oligárquico Directorio instalado en Buenos Aires luego de la Asamblea del Año XIII. Desconfiaba el caudillo oriental del proyecto que aquél tenía para el antiguo Virreinato del Río de la Plata. La clara admiración del Directorio y sus principales figuras, Pueyrredón y Rivadavia entre otros, por las monarquías europeas, y muy especialmente por la británica, y su exacerbado unitarismo contrariaba los ideales republicanos, democráticos y federales de la Liga Oriental. Fue por eso que con la excepción de Córdoba las demás provincias de la Liga no enviaron representantes al Congreso de Tucumán, algo que la historiografía oficial de la Argentina mucho se cuida en revelar. Los líderes de aquellas provincias ya daban por sentada la Independencia de las Provincias Unidas y, además, desconfiaban de los planes urdidos por la oligarquía porteña. El más audaz había sido pergeñado y llevado a la práctica por Carlos María de Alvear, a la sazón Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata. En tal carácter le había enviado al embajador británico en Río de Janeiro, Lord Strangford, una carta en la que, entre otras cosas, decía que “Estas provincias desean pertenecer a Gran Bretaña, recibir sus leyes, obedecer su gobierno y vivir bajo su influjo poderoso. Ellas se abandonan sin condición alguna a la generosidad y buena fe del pueblo inglés y yo estoy resuelto a sostener tan justa solicitud para librarlas de los males que las afligen.  … Inglaterra no puede abandonar a su suerte a los habitantes del Río de la Plata en el acto mismo que se arrojan en sus brazos generosos...” Como puede comprobarse, el servilismo del actual Ministro de Hacienda de Mauricio Macri, Alfonso de Prat Gay, quien le pidió perdón a los inversionistas españoles por los “maltratos” que le infligiera el gobierno de Cristina Fernández tiene raíces profundas que como decíamos al principio de esta nota se remontan a dos siglos atrás.

 San Martín estaba al tanto de estas ignominiosas maniobras dirigidas a ahogar la revolución y la independencia en su cuna. Mientras preparaba al Ejército Libertador en Cuyo seguía tan de cerca como pudiera las deliberaciones que tenían lugar en Tucumán. Era consciente que todo el proceso emancipatorio americano pendía de un hilo. En México y los países del Istmo la rebelión popular estaba a punto de ser aplastada a sangre y fuego. Bolívar había sido derrotado, Miranda agonizaba en su mazmorra en Cádiz y Nueva Granada (Colombia) y Venezuela fueron arrasadas por los realistas. El virreinato de Perú seguía siendo un baluarte de la reacción ibérica al cual Chile estaba encadenado. El futuro de la independencia quedaba en las manos de las Provincias Unidas y de sus dos grandes dispositivos militares: el Ejército de los Andes, comandado por San Martín, presto a cruzar la cordillera, liberar a Chile y desde allí atacar al Perú. Y las guerrillas de Martín Miguel de Güemes en el Norte, para contener a las huestes realistas que desde Perú se descolgaban para sofocar el último bastión de la rebelión: el Río de la Plata. Por eso cuando el 9 de Julio de 1816 los delegados al Congreso aprobaron una declaración en la que se comunicaba “solemnemente a la faz de la tierra, que es voluntad unánime e indubitable de estas provincias romper los vínculos que las ligaban a los Reyes de España, recuperar los derechos de que fueran despojadas e investirse del alto carácter de nación independiente del Rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli” un sabor amargo se apoderó de algunos diputados. Uno de ellos, Pedro Medrano, anticipando la furiosa reacción que tendría San Martín al enterarse de la insoportable ambigûedad de una declaración como la del 9 de Julio, que dejaba abierta las puertas a la entronización de una dominación colonial, logró que en la sesión del Congreso que tuvo lugar el 19 de Julio se aprobara el siguiente texto que debía ser agregado a continuación de ‘sus sucesores y metrópoli’. Decía, ya sin ambages, ‘de toda dominación extranjera’. Por eso, la fecha genuina de la declaración de la independencia es el 19 de Julio, y no la que consagrara la muy conservadora historiografía oficial de la Argentina. Es el 19, no el 9, el momento en que las Provincias Unidas se internan en el camino sin retorno de la independencia nacional, declarándose ya sin eclecticismo ni oportunismo algunos independientes no sólo de la corona española sino de cualquier otra dominación extranjera. Dos siglos después esa aspiración sigue en pie, y la lucha iniciada por aquellos gigantescos patriotas sudamericanos dos siglos atrás continúa con toda su fuerza para lograr que, por fin, podamos sacudirnos el yugo del sucesor del viejo imperio español: el imperialismo norteamericano.



Mi impresión, y quisiera subrayar eso de "impresión", sobre la aparición de ayer noche de Cristina en C5N, es la siguiente:

Primero, una lástima que no haya acudido personalmente.Cristina es una gran comunicadora, dueña de una gestualidad y una oratoria excepcionales que se diluyeron en una entrevista telefónica.
Segundo, no transmitió para nada la impresión que venía para hacerse cargo de la conducción de la oposición y de asumir la dirección del kirchnerismo. No fue el suyo el mensaje de alguien que llega dispuesto a organizar la resistencia ante un gobierno que intenta por todos los medios destruir el legado de más de doce años de kirchnerismo.






Tercero, Cristina criticó a la oposición parlamentaria al macrismo, sobre todo su falta de ideas. Esto supone promover un debate público, no a puertas cerradas sino público, sobre por qué se perdió en la presidencial del 2015, que fue lo que se hizo mal (porque lo que se hizo bien ya lo sabemos) y cuál es la estrategia de construcción de una nueva fuerza política (una vez demostrada la inutilidad para tales propósitos de estructuras como el FpV, UyO y La Cámpora) para enfrentar exitosamente al macrismo, un gobierno, dijo, "al cual no quiere que le vaya mal". Mal podría Cristina hacerse eco de las palabras de Esteche exhortando a derrocar al gobierno; pero si a Macri le llegara a "ir bien" habría restauración conservadora por largo rato, y eso sería una catástrofe para la Argentina. Creo que hay que romper esa camisa de fuerza y establecer una clara diferencia entre la crítica radical al macrismo y la organización del campo popular para resistir a sus políticas y construir una alternativa superadora y, por otro lado, las fantasías destituyentes que alientan algunos sectores minoritarios. Lo primero es esencial, y hay que llevarlo a la práctica de inmediato; lo segundo es un disparate que sólo puede conducir a profundizar aún más la derrota del 2015.
En resumen: el impasse no se ha roto y el tema de la conducción política en el seno del kirchnerismo sigue siendo un problema sin resolver. No se conduce sin presencia efectiva, sin directivas claras, sin consignas precisas para enfrentar los desafíos de la coyuntura y para organizar la resistencia. La aparición de Cristina en C5N no ha despejado estas incógnitas.


Estoy harto de sabiondos y oportunistas que quieren culpabilizar a Messi por las derrotas en tres finales. Primero, si llegamos a esas instancias fue en gran medida gracias a él. Segundo: en la final del domingo pasado Messi JUGÓ SÓLO, marcado siempre por tres chilenos. Ni Di María ni Higuaín, que son muy buenos jugadores, sin duda, estuvieron en el partido. Tampoco estufo fino el Kun Agüero. En el mediocampo Biglia estaba, como Di María, en una pierna y no era de gran auxilio para Lío. Banega se mató para cubrir ese sector, pese a que tampoco estaba diez puntos físicamente. O sea, Messi no tenía con quien descargar un pase o buscar una devoluciòn. Para mí el DT, Martino, se equivocó al enviar a la cancha a jugadores que no estaban físicamente preparados: caso Di María, Biglia o el mismo Higuaín. Y no hizo bien los cambios, ni los hizo a tiempo. Pero su error fundamental fue no haber llevado otros jugadores, sabiendo que muchos de los que venían de Europa no estaban para jugar una final. Si ayer hubieran estado Icardi o Dybala otro gallo habría cantado. Y si no los dejaban sus clubes europeos se hubiera llevado de aquí al "Laucha" Acosta, al Wanchope Abila, a Marcos Ruben y a Carlitos Tevez y el partido Messi lo habría liquidado con estos acompañantes en el primer tiempo. Como no estaban, y Di María y Gonzalo tampoco estaban sino como figuras espectrales, no pudo hacer casi nada. Menos mal que la defensa anduvo bastante bien, y que Masche sigue siendo Masche. Así y todo Messi se las ingenió para dejar a varios compañeros en inmejorables posiciones para marcar, y la mandaron a la tribuna, igual que en Chile el año pasado ¡y ni se diga en la final del mundial 2014!!! Y eso no es culpa de Messi. Agotado, desgastado, molido a patadas, ¡encima con una amarilla! y harto de no tener acompañamiento, llega abatido al penal y la cuelga. Es humano, no un robot. En fin, volvé Messi, que sin vos el fútbol nuestro se muere de tristeza. Y no les des bola a quienes un día te adulan y te ensalzan a las nubes porque son los mismos que al día siguiente te hunden en el barro. No los escuches. Seguinos deleitando con tus caños, sombreros, asistencias milimétricas, tiros libres maravillosos, paredes deslumbrantes en un metro, y dejá que los demás hablen. Pero quienes amamos al fútbol de verdad, y somos legión dentro y fuera de la Argentina, queremos seguir disfrutando de tu magia y que vuelvas a la selección. Eso sí, organizada en serio, no como ahora.
Londres fuera de la Unión Europea, no de la OTAN




(Por Atilio A. Boron) El triunfo del Brexit en el referendo abre múltiples interrogantes. La mayoría de los analistas, sobre todo en la prensa hegemónica internacional, ha puesto el énfasis en el examen de sus consecuencias sobre los mercados, su exacerbada volatilidad y la cotización de las principales monedas. Sin restarle importancia a este asunto creemos que este énfasis economicista está lejos de apuntar a lo más significativo. Los mercados son entidades veleidosas, siempre sujetos a esa “exuberante irracionalidad” denunciada por Alan Greenspan, el ex jefe de la Reserva Federal de Estados Unidos, de modo que pronosticar su derrotero una vez consumada la salida del Reino Unido de la UE es un ejercicio ocioso y condenado al fracaso, inclusive si las predicciones se hacen para el corto plazo. Mucho más importante es ponderar lo que la decisión del electorado británico significa en términos políticos: un golpe si no mortal pero sin duda muy duro a un proyecto comunitario que cuando adquirió una connotación social y política progresista fue secuestrado, tergiversado y prostituido por la oligarquía financiera europea. Con la deserción de Londres –un divorcio litigioso y no consentido, al decir de algunos- la UE pierde a la segunda economía y al segundo país en población, lo que debilita a una Europa que, con la estructuración supranacional pergeñada por Bruselas, trató de reposicionarse en términos más protagónicos en el turbulento tablero de la política internacional. Si con el Reino Unido en sus filas la UE no era más que un aburrido segundo violín en el concierto de naciones, con los británicos afuera su gravitación global disminuye aún más vis a vis China, Rusia y los nuevos centros de poder internacional.
No fue casualidad que haya sido Angela Merkel quien mostró la mayor preocupación por el éxodo británico al exhortar a los gobiernos europeos a “mantener la calma y la compostura” ante la mala noticia. Se comprende su actitud: la canciller alemana fue quien con más fuerza impulsó el avance por la senda autodestructiva seguida por la UE en los últimos años. Convirtió al acuerdo pan-europeo en un apéndice de la gran banca, sobre todo alemana; combatió con meticulosidad germana los resabios del proyecto original, que tenía como metas la construcción de una Europa Social y de Ciudadanos; fortaleció a la conservadora burocracia de la Comisión Europea e hizo del Banco Central Europeo (BCE) el perro guardián de la ortodoxia financiera impuesta sin miramientos sobre todos los gobiernos del área. Mientras el neoliberalismo se batía en retirada de América Latina y el Caribe en medio de las ruinas que había dejado a su paso fue la Merkel quien lo revivió en Europa, incorporando al Fondo Monetario Internacional como participante activo en la gestión macroeconómica de los estados y dando origen, junto a la Comisión Europea y el BCE a la infame troika que poco después, como insaciable  plutocracia, se convertiría en el verdadero gobierno de Europa arrojando por la borda cualquier contenido democrático. Los griegos, donde se inventó la democracia, pueden dar fe de la furia destructiva de la troika de la UE, que al caerse la hoja de parra de su hueca palabrería democrática puso en evidencia los alcances de la descomposición del viejo proyecto europeo, atado de pies y manos al servicio del capital.
          Esta Europa de las clases dominantes, burocrática y empresarial es la que recibió un mazazo brutal desde el Reino Unido y no hay razón alguna para lamentarse por ello. La UE que acompañó a Washington en todas sus tropelías y todos sus crímenes en el escenario internacional ahora recoge los amargos frutos de su complicidad con los que EEUU perpetrara en Oriente Medio. Era obvio que la destrucción causada en Irak, Libia y ahora Siria provocaría una incontenible marea de refugiados que tienen sólo un lugar adonde dirigirse: Europa. Washington puede alegremente incurrir en tales atrocidades porque está protegido por dos océanos que lo convierten en un destino inalcanzable para quienes huyen del infierno que desata con sus drones, misiles y unidades de combate. Pero Europa, en cambio, está ahí nomás. Y ese torrente humano activó y potenció los peores instintos xenofóbicos y racistas en buena parte de las poblaciones europeas que pretenden, vanamente, ponerse a salvo de las consecuencias de su pasado colonialista y su presente como compinches del imperialismo norteamericano. Por eso la xenofobia fue un componente decisivo del triunfo del Brexit, saludada con euforia por un racista probado y confeso como Donald Trump y los representantes de la derecha en casi toda Europa, con Marine Le Pen a la cabeza. No sería de extrañar que lo ocurrido en el Reino Unido precipitara un “efecto dominó” en donde diversos países tengan que someter su permanencia en la UE al veredicto popular. La derecha en Francia y en Holanda ya está hablando de ello, y en otros países ya hay quienes lo están pensando. La crisis puede inclusive tornar inevitable un nuevo plebiscito en Escocia para decidir sobre su permanencia en Gran Bretaña. Los escoceses quieren permanecer en Europa y votaron  en ese sentido en el referendo de días pasados. Uno de los coletazos del Brexit podría llegar a ser una Escocia independiente y la desaparición de la Gran Bretaña tal como hoy la conocemos.
Para concluir: lo bueno de esta situación es que el debilitamiento de la Unión Europea resta fuerzas al imperialismo norteamericano, del cual aquella es su aliada histórica fundamental. Y esta es una gran noticia para los pueblos del mundo que luchan para librarse del yugo de la dominación imperialista. Sin embargo no se debe olvidar que hoy por hoy el pacto atlantista europeo-norteamericano pasa menos por la UE que por la OTAN. Esto es así tanto en el terreno doméstico, habida cuenta de la creciente militarización en la represión de la protesta social en Europa; como en el ámbito internacional, donde el saqueo a otros pueblos reposa cada vez más en la eficacia disuasiva de las armas. Fue por eso que el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, se apresuró a tranquilizar a sus socios diciendo que la salida británica de la UE no implicaba abandonar la OTAN, de lejos, la más importante expresión del crimen organizado a nivel mundial. Y en tiempos tan convulsionados como estos para la burguesía imperial eso es lo que cuenta. Que Londres pegue un portazo y se retire de la UE es un problema, porque ahora la armonización de políticas entre Estados Unidos y Europa se torna más complicada por la división entre el Reino Unido y los demás países europeos, y las heridas que deja este “divorcio no consentido” entre quienes antes formaban parte de una misma institución supranacional. Pero mucho más grave sería que el electorado británico decidiera salirse de la OTAN, lo que obligaría al imperio a repensar y redefinir su estrategia de guerra a espectro completo a escala global. Por ahora no hay peligro de que tal cosa vaya a ocurrir. Pero el mundo está cambiando muy rápidamente y las sólidas certezas de antaño parecen estar comenzando a volatilizarse.



23.6.2016
Comienza el camino hacia la paz definitiva; paz con justicia social, sin la cual la primera es una ilusión. Ojalá que ahora se pueda avanzar a lo largo de esta ruta erizada de peligros y acechanzas de todo tipo. Porque son todavía muchos los que en Colombia, y en Estados Unidos (recordar las 7 bases concedidas por Uribe a las tropas del Pentágono) no quieren la paz, para quienes la guerra es un redituable negocio. Confío en que el pueblo colombiano logrará prevalecer sobre las minorías reaccionarias que viven del conflicto armado.


Y corresponde rendir este pequeño homenaje a dos figuras gigantescas, que fueron las que se empeñaron en la búsqueda de la paz cuando nadie la creía posible: Hugo Chávez y Piedad Córdoba. Esto que hoy se ha logrado se le debe en gran medida a que ellos descubrieron ese camino de la paz, a su incansable labor, contra viento y marea, enfrentando todo tipo de amenazas y presiones. Salud Piedad, un gran abrazo para tí !!!, y un postrero reconocimiento al comandante Hugo Chávez, porque este logro es una conquista histórica de muchos, pero sobre todo de ustedes dos, que creyeron que la paz era posible cuando casi nadie lo creía.
16.6.2016

¡Hola!  Comparto una entrevista que me hiciera la televisión cubana hace algunas semanas. Próximamente habrá una versión en Youtube con mejor definición. Mientras, les dejo esta.



http://www.cubatv.icrt.cu/video/5ac569b033e611e6b86e005056010940/entrevista-exclusiva-atilio-boron/



10.6.2016

Hoy se cumplen seis meses de gobierno de Mauricio Macri. Comparto una breve reflexión sobre el tema. 

______________________


"Pocas veces se ha visto un gobierno que de forma tan rotunda ratificara la verdad contenida en algunas tesis medulares de la teoría política. Una, formulada por Agustín de Nipona en el siglo IV cuando se preguntaba:  “Sin justicia ¿qué son los reinos sino grandes bandas de ladrones?” En línea con este razonamiento Tomás Moro, ya en los albores del siglo XVI decía en su célebre Utopía que al contemplar a las florecientes repúblicas de su tiempo no veía otra cosa que “una gran cuadrilla de gentes ricas y aprovechadas que a la sombra y en nombre de la república trafican en su propio provecho.” A mediados del siglo XIX Marx y Engels confirmarían la veracidad de aquellas premonitorias observaciones escribiendo que el “Estado es el comité que administra los asuntos comunes de la clase burguesa.” 



En un continente infestado por la presencia de una derecha cada vez más inescrupulosa y voraz la gestión de Cambiemos al frente de la Casa Rosada sobresale por la radicalidad de su proyecto reaccionario. Un breve balance de sus primeros seis meses demuestra que su preocupación excluyente fue ejecutar una acelerada transferencia de ingresos y riquezas a favor de las clases dominantes, exacerbar la expoliación de trabajadores y consumidores, blindar mediáticamente al nuevo elenco gobernante (para que sus delitos, transgresiones, incompatibilidades y conflictos de intereses sean ocultados ante los ojos de  la opinión pública) y arrojar por la borda cualquier pretensión de autodeterminación nacional, atando la Argentina al carro del imperio y asumiendo con estúpido regocijo un nuevo status semicolonial. Pocas veces se ha visto un gobierno con tan poca sensibilidad social, incapaz de comprender que los brutales ajustes en las tarifas de los servicios públicos no tienen la menor posibilidad de ser abonados por los usuarios. Un gobierno de prepotentes oligarcas corporativos sin ningún contacto con la vida real, las privaciones, los sacrificios y los sufrimientos de la enorme mayoría de la población. Minoría opulenta y autoritaria que en los últimos años multiplicó de modo obsceno su riqueza y que, ya en el poder del Estado, se ensaña vengativamente con el resto de la sociedad a la cual culpan de haber sido el soporte material del “populismo” y a la cual, en ejemplar escarmiento, confiscan ahora sus miserables ingresos por la vía de las tarifas, y en poco tiempo arroja a la pobreza a más de un millón de personas. Un gobierno como este, que desprecia los más elementales preceptos de la justicia social y la equidad sería considerado por Agustín y Tomás (santificados a regañadientes por una Iglesia históricamente aliada al poder social) como una conspiración de ladrones. Y por Marx y Engels como una confabulación de los ricos para saquear a la sociedad en nombre de la república y la democracia, aún a riesgo de incendiar el país. ¿Suena exagerado? No, es apenas una sobria descripción del tipo de gobierno que hay en la Argentina. No estamos inventando nada. Simplemente haciendo una radiografía política, penosamente verdadera. Y la verdad siempre es revolucionaria."


5.6.2016
Comparto esta reflexión sobre la Argentina actual, la semi-democracia o el semi-autoritarismo y la semi-colonia

"Involuciones"

(Por Atilio A. Boron) Con el cambio de gobierno la Argentina ha experimentado un doble tránsito involutivo. Por un lado, desde una democracia capitalista -con todas las insalvables limitaciones que el capitalismo impone a la democracia, sobre todo en la periferia del sistema- a un régimen semi-autoritario o, para decirlo con palabras un poco más amables, a una democracia de baja intensidad; por el otro, una transición desde un estado soberano a otro de carácter semi-colonial, presto a obedecer los mandatos emanados de Washington alineándose incondicionalmente con la política exterior de Estados Unidos.
En relación a la primera involución los gestos y las decisiones políticas adoptadas por la Casa Rosada han sido de una elocuencia ejemplar y sería ocioso enumerarlos en su totalidad. Baste en cambio señalar apenas los más importantes: la autocrática pretensión de designar por medio de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) del Poder Ejecutivo a dos jueces de la Corte Suprema; la aplicación de una brutal terapia de shock para “sincerar” la economía argentina, eufemismo acuñado para ocultar el saqueo del “tarifazo”, la caída del salario real, el aumento del desempleo, la disparada inflacionaria y el vertiginoso crecimiento de la pobreza; la escandalosa transferencia de ingresos realizada en los primeros meses del gobierno, calculada en poco más de 20.000 millones de dólares producto de la eliminación de las retenciones (impuesto a las exportaciones) del agronegocio, la minería y los hidrocarburos. En el terreno político se registra un debilitamiento del impulso democrático cuando se toman decisiones trascendentales sin un previo debate público y en función de criterios supuestamente técnicos. Un gobierno que se impuso en el balotaje con un exiguo 51.4 % de los votos y que actúa como si su legitimidad de origen reposara sobre un mandato popular conferido por el 70 % o más de los electores, sin reparar que se yergue sobre un país partido en dos y que la búsqueda del diálogo y el consenso tantas veces pregonado por los personeros de Cambiemos durante la campaña electoral es un imperativo categórico que fue velozmente archivado una vez que Mauricio Macri llegara a la Casa Rosada. El caso de los desorbitados aumentos en los precios de los servicios esenciales como el agua, la electricidad, el gas y el transporte impuestos sin las necesarias audiencias públicas previas que establece la legislación argentina ilustra con elocuencia lo que venimos diciendo. Es cierto que, en algunos casos, ante el descontento popular y los límites impuestos por fuerzas políticas de la oposición el gobierno se avino a revisar sus propuestas. Pero sus intenciones originales eran otras, y si aceptó la negociación democrática lo hizo a regañadientes y porque no tenía otra alternativa. Por otra parte, la misma composición del elenco gobernante con una significativa presencia de CEOs de grandes transnacionales echa luz sobre el carácter oligárquico del gobierno, que se ve ratificado no sólo por el origen social de los supuestos representantes de la voluntad popular encumbrados en las alturas del aparato estatal sino fundamentalmente por las políticas que promueven que, al menos hasta el momento, sólo han beneficiado a las clases dominantes y perjudicado a todas las demás. Involución autoritaria que se confirma también cuando se nota la asfixiante uniformidad comunicacional (salvo muy contadas excepciones) que hoy sufre la Argentina debido al DNU 267 de Macri que derogó parcialmente la Ley de Medios –manotazo presidencial lamentablemente convalidado después por la Cámara de Diputados- cuyo objetivo era precisamente la democratización de la esfera pública. Por eso episodios tan graves como los que revelaron los Panamá Papers, y que comprometen la propia figura presidencial, han sido meticulosamente blindados ante los ojos de la población por un sistema de medios cuya misión parece ser manipular o confundir a la opinión pública en lugar de informarla. La voluntad de imponer el “pensamiento único” amparado por el oficialismo se manifestó en la eliminación de la grilla de los canales de cable de la señal noticiosa internacional de TeleSUR, condenando a los argentinos a escuchar tan sólo lo que el imperio considera apropiado, coartando de raíz cualquier posibilidad de contraponer hechos e interpretaciones alternativas. Por comparación al pluralismo de voces y opiniones que hasta hace pocos meses existía en la Argentina, que sin dudas no era el ideal por el aplastante predominio que aún así conservaban los medios hegemónicos, la situación actual no puede sino calificarse como un lamentable retroceso que empobrece la conciencia de la ciudadanía y carcome la vitalidad de la democracia porque ésta adquiere una existencia meramente espectral cuando lo que predomina en el sistema de medios es una sofocante oligarquía comunicacional. En esta tendencia se inscribe la más reciente decisión del gobierno nacional derogando parcialmente, también por un DNU, un decreto del Presidente Raúl Alfonsín del año 1984 que consagraba el control civil de las fuerzas armadas. Según el mismo era el Ministerio de Defensa quien entendía y resolvía todo lo relativo a los ascensos, traslados, designaciones, premios y otras cuestiones relativas al funcionamiento de las instituciones militares. La supremacía civil sobre las fuerzas armadas es una de las señas distintivas de la democracia y lo que, hasta ahora, distinguía a la Argentina del resto de los países de la región. Lo que hace el DNU de Macri es debilitar esa supremacía y alentar la autonomía corporativa de los uniformados, lo que acercaría la Argentina a la triste situación imperante en países como Brasil y Chile, en donde las iniciativas de verdad, justicia y castigo a los responsables de los crímenes perpetrados por las dictaduras se estrellaron contra el veto del establecimiento militar.



La segunda involución es la que se produjo cuando el gobierno abandonó cualquier pretensión de autonomía en materia de política exterior haciendo suya la agenda, las prioridades (¡y los conflictos!) de los Estados Unidos. La Argentina ya intentó probar las virtudes de la sumisión neocolonial en los nefastos años noventas, durante la presidencia de Carlos S. Menem y así nos fue. Sin recibir nada a cambio, ningún beneficio especial como recompensa a tanta obsecuencia oficial, se pagó un precio atroz por tanta obsecuencia: 106 personas perdieron la vida en los dos atentados en contra de la Embajada de Israel y la AMIA, en represalia por la participación argentina en la Primera Guerra del Golfo. ¿Por qué la historia habría de ser diferente esta vez? La vociferante ofensiva en contra de una política exterior latinoamericanista -la única sensata en un sistema internacional atravesado por amenazantes turbulencias- que se expresa en la deserción del macrismo frente a proyectos como los de la UNASUR y la CELAC nada bueno presagia para el tan cacareado como enigmático “regreso al mundo” de la Argentina. Precisamente, una inserción fecunda en él sólo será posible desde una postura de autonomía -por supuesto que siempre relativa- que preserve los intereses nacionales y no desde una condición de sumiso peón en un peligroso tablero mundial cuyas fichas el emperador mueve a su antojo, y solamente atendiendo a sus propios intereses y no a los de sus serviles vasallos. En las últimas semanas esta actitud ha sido atemperada, por razones oportunistas, debido a que la postulación de la actual canciller Susana Malcorra a la Secretaría General de la ONU requiere un cierto consenso entre los países del área y otros del Tercer Mundo, algo imposible de lograr si con tono desafiante se exaltan las virtudes del alineamiento automático con Estados Unidos. Pese a la mayor cautela en la retórica primermundista las incorrectas decisiones de fondo del gobierno de Macri siguen en pie. La adhesión a la Alianza del Pacífico sólo puede traer renovadas dificultades para la Argentina, lo mismo que el eventual ingreso al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por su sigla en inglés), habida cuenta de que ambas iniciativas fueron diseñadas por Washington con un claro propósito geopolítico: contener y, de ser posible, revertir la creciente gravitación de China en la economía y la escena internacionales. Pero el gigante asiático es uno de los dos principales socios comerciales y financieros de la Argentina, por lo cual asociar este país a acuerdos concebidos con tal objetivo difícilmente puede servir para mejorar los vínculos entre Beijing y Buenos Aires. Tampoco servirá para robustecer las relaciones con Rusia, un importante foco de poder en el cambiante sistema internacional. Por otra parte, a nadie se le escapa que el TPP, que es el proyecto más ambicioso, ha despertado crecientes resistencias en buena parte del mundo. Y que la Alianza del Pacífico es una inverosímil creación estadounidense que congrega a cuatro países: México, Colombia, Perú y Chile que mantienen tenues vínculos comerciales entre sí, con lo cual sus motivaciones geopolíticas “anti-chinas” afloran con inusitada transparencia y no han pasado desapercibidas para los gobernantes de la China. Países, además, en donde dos de ellos, México y Colombia, han sido devastados por el narcotráfico que ha infestado todos los estamentos de la vida estatal. No parece una buena opción para la Argentina subirse a un vehículo tripulado por semejantes actores. Pese a estos antecedentes, subsiste en el gobierno la ilusoria y suicida creencia de que con la sumisión al imperio este país se verá favorecido por una lluvia de inversiones externas. El abandono de una política exterior independiente -que por serlo ha generado la permanente animosidad de los Estados Unidos desde la época del Congreso Anfictiónico de Panamá, en 1826- sólo puede traer nuevos infortunios a la Argentina. Para los muchos y muy diversos enemigos que Washington tiene en los cinco continentes el nuevo e indefenso aliado sudamericano será un blanco fácil de atacar, mientras que la burguesía imperial jamás estará dispuesta a recompensar a su voluntario peón con la magnanimidad que el ocupante de la Casa Rosada imagina. No lo hizo con México ni con los otros integrantes de la Alianza del Pacífico, y menos lo hará con la lejana e impredecible Argentina. Para concluir, este doble tránsito hacia el semi-autoritarismo y la semi-colonia nada bueno augura para el futuro de este país.



top