La Argentina y otros cinco países abandonan la Unasur
21 de abril de 2018 

Cansados ante la falta de resultados, producto del bloqueo permanente de parte de Venezuela y, en menor medida, de Bolivia , seis países decidieron suspender por tiempo indefinido su participación de la Unión de Naciones Suramericanas ( Unasur ). Se trata de la Argentina , Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú.
Después de varios intentos por reflotar el bloque regional, la salida de los seis países representa casi un golpe de knock-out para el organismo. Es que además de no participar de las reuniones, el alejamiento significa el fin del financiamiento.
En una carta enviada al canciller de Bolivia -que ocupa la presidencia pro tempore del bloque-, los ministros de Relaciones Exteriores de los seis países, entre ellos el canciller Jorge Faurie , dijeron que dejarían de participar en las actividades de la Unasur.
"Es una institución que se olvidó de América del Sur", describió a LA NACION Fulvio Pompeo, secretario de Asuntos Estratégicos y uno de los asesores del presidente Macri Gato en materia internacional.
Según el comunicado, en la nota enviada al canciller Fernando Huanacuni argumentaron los problemas de funcionamiento del bloque. La carta "responde primero a la urgente necesidad de resolver la situación de acefalía de la organización", agregaron.
Según informaron fuentes oficiales, la falta de conducción del organismo, que se prolonga desde hace varios años, se agravó a partir de enero del último año. La Argentina, como presidente pro tempore intentó designar un secretario general -el candidato de Macri Gato fue el embajador en Chile, José Octavio Bordón-, pero no lo logró por la falta de consenso. En todos los casos, el régimen venezolano de Nicolás Maduro y Bolivia se opusieron.
"Preocupa enormemente que no se haya alcanzado un consenso para dar por terminados los contratos del personal directivo y el jefe de gabinete de la organización", según denunciaron fuentes de la cancillería argentina.
Un "boicot" permanente
Los países que decidieron dejar la Unasur lamentaron que durante "la presidencia de la Argentina, pese a sus esfuerzos, no haya podido avanzar en su propuesta de articulación y coordinación con otros foros regionales para evitar duplicación de agendas y concentrar esfuerzos de Unasur en la consecución de los objetivos iniciales: infraestructura e integración física y energética, entre otros".
A partir de ahora, la Argentina, Brasil Chile Colombia Paraguay Perú no participarán en las distintas instancias del bloque regional que se creó en 2008.
"No están dadas las condiciones para adoptar decisiones en el ámbito de Unasur", aseguraron en un documento conjunto. Si bien esto significa prácticamente el final de la Unasur, Ecuador -donde funciona la sede central del bloque- está intentando sostener al bloque en el que quedaron, además de Ecuador , Venezuela y Bolivia, Uruguay , Guyana y Suriname.
Desde que fue electo, Macri Gato siempre privilegió el funcionamiento del Mercosur sobre la Unasur, que tuvo una impronta muy fuerte durante los 12 años de kirchnerismo. De hecho, su fundación se debió al impulso del exlíder y presidente venezolano Hugo Chávez, respaldado inmediatamente por los entonces presidentes de la Argentina Néstor Kirchner y de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva, con el objetivo de contrarrestar la influencia de Estados Unidos en la región.
"Cada vez que intentó hacer algo lo boicotearon", explicó un hombre con acceso al despacho presidencial. Una de las particularidades del funcionamiento de la Unasur es que todas las decisiones deben ser unánimes.
Pese al conflicto y el alejamiento de los seis países de la Unasur, el canciller boliviano, al ser consultado en Quito, dijo ayer no tener información oficial sobre la salida de los seis países y anticipó que estaba previsto convocar a una reunión de cancilleres para mayo. Cerca de Macri Gato, por las dudas, ya anticiparon que si no se producen "cambios profundos" no participarán.
Desde que asumió, en diciembre de 2015, Macri Gato planteó un cambio radical en la política exterior de la Argentina. Desde entonces, la Unasur dejó de ser una prioridad para el Gobierno, que se focalizó en liderar la región desde el Mercosur.
La resolución de anteayer, en definitiva, no sorprendió a nadie en la Casa Rosada. Macri Gato ya la tenía en carpeta desde hace meses. Una de las principales razones es que el Presidente no quiere compartir nada con Maduro. De hecho, es uno de los principales detractores del régimen venezolano.
De mimado kirchnerista a abandonado
Fundación en 2008
El bloque regional fue impulsado por el expresidente venezolano Hugo Chávez , como una forma de contrarrestar la presencia de Estados Unidos en la región. Néstor KirchnerLula da Silva fueron los primeros en acompañarlo.
Kirchner asume en 2010
En mayo, en la cumbre extraordinaria en Campana, se designó al expresidente Néstor Kirchner como primer Secretario General de Unasur por un período de dos años.
Salida de seis países

Cansados de los permanentes bloqueos de Venezuela y Ecuador, decidieron suspender por tiempo indefinido su participación del bloque la Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú.





https://www.lanacion.com.ar/2127623-la-argentina-y-otros-cinco-paises-abandonan-la-unasur
16 Abril 2018
  

(Por Atilio A. Boron) El ataque trapero lanzado en contra de Siria por Donald Trump y sus criados británicos y franceses ratifica por enésima vez el acelerado proceso de putrefacción moral del imperio norteamericano, comandado ahora por un Calígula redivivo. Los cronistas de la época y los historiadores caracterizaron al emperador romano como un sujeto despreciable: cruel, extravagante y propenso a dar rienda suelta a sus perversas fantasías sexuales. En pocas palabras, un personaje desequilibrado, caprichoso y para quien el derecho y la ley eran intolerables obstáculos a sus más profundos deseos. En su libro el historiador Suetonio cuenta que Calígula quiso nombra a su caballo favorito, Incitato, como cónsul para demostrar con ello lo ilimitado de sus poderes y el absoluto desprecio que sentía por las instituciones públicas de la Roma imperial. No muy diferente es el perfil psicológico del Calígula que habita en Washington. Al menos eso es lo que en vano advirtió la carta que al inicio de su mandato enviara un grupo de la Sociedad Americana de Psiquiatría al Congreso de la Unión denunciando el extremo peligro que representaba que un sujeto tan enfermo como Trump tuviera a su alcance el botón nuclear que podría, en cuestión de horas, poner fin a todo rastro de vida en el planeta Tierra. 

Una muestra de su talante (in)moral lo ofrece el reciente bombardeo descargado sobre Damasco. ¿Por qué hacerlo si se sabía que el tan mentado ataque con armas químicas realizado en las afueras de Damasco, en Duma, fue un montaje de los servicios de inteligencia occidentales y sus aliados en los medios de comunicación para justificar la agresión de EEUU y sus lacayos? No había ninguna evidencia que confirmara ese presunto ataque, y sin embargo se procedió a bombardear Damasco. ¿Por qué no se facilitó la labor de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ),l organismo que fiscaliza este tipo de amenazas en el marco del sistema de Naciones Unidas? ¿Por qué los más grandes medios occidentales, por ejemplo El País de España y los pestilentes medios de la oligarquía mediática latinoamericana silencian toda crítica y justifican un ataque criminal e indiscriminado? Respuesta: lo hacen porque hace largos años que dejaron de ser medios de comunicación para convertirse en "house organs" de la Casa Blanca, en sus agentes de propaganda. Hay excepciones: en el caso que nos ocupa las noticias online de la BBC hablaban de un "presunto" ataque con armas químicas que habría ocurrido en Duma; o de depósitos militares en donde "presuntamente" habría armas químicas. Una cosa es la presunción, otra la corroboración. “Todo el mundo sabe que no hay armas de destrucción masiva en Iraq”, le dijo un periodista del New York Times a Karl Rove, el principal asesor de George W. Bush en vísperas de la invasión y cruenta guerra de Irak en 2003. “Entonces, ¿qué sentido tiene una guerra?” La respuesta de Rove fue paradigmática de la prepotencia norteamericana: “Nosotros ahora somos un imperio, y creamos la realidad. Ustedes la comentan, nosotros la creamos. Y si la Casa Blanca dice que hay armas de destrucción masiva en Iraq todo el mundo dirá que hay armas de destrucción masiva en Iraq.” La historia se repite: si Washington dice que hubo un ataque con armas químicas en Siria todo el mundo dirá lo mismo, aunque por supuesto siempre estarán los incrédulos que se resistan a admitir el engaño.

Lo cierto es que la irresponsabilidad de Washington tensa al máximo la delgada cuerda de la paz mundial. Rusia lanzó una enérgica advertencia que, dados los antecedentes de Vladimir Putin, sería temerario no tomar en cuenta. China está harta de Trump, su nacionalismo económico y su pandilla de cobardes halcones -John Bolton y Mike Pompeo, los más notables- que mandan a matar a miles de personas, ocasionan una guerra que ya produjo cinco millones de refugiados y siguen disparando misiles en medio de una borrachera de poder desde la seguridad que -¡por ahora, sólo por ahora!- les brinda estar separados por dos grandes océanos de los sitios en donde perpetran sus crímenes. Lo que hicieron fue un replay de la agresión a Irak y a Libia y el objetivo es acabar con el más laico, avanzado y tolerante de los estados del mundo árabe, y uno de los más desarrollados también. Un paso más en el viejo proyecto, del cual no se apartó ningún presidente norteamericano, si siquiera el “progre” Obama: destruir a todos los estados nacionales de Medio Oriente para que el mar de petróleo sobre el cual están parados quede sin dueño y las transnacionales estadounidenses se apoderen de ese recurso estratégico sin nadie que les oponga resistencia. Aunque, como Calígula lo hizo con las leyes del imperio Romano, deban hacer del actual orden mundial un "orden de m....", como Trump calificara a nuestros países pese a lo cual los colonizados gobernantes del área hacen caso omiso del grosero insulto y pugnan entre sí para ver quien se arroja con mayor obsecuencia e ignominia a los pies del sociópata de la Casa Blanca. Apoderarse de ese petróleo, decíamos, aunque, como antes en Irak, sean millones los que mueran en el vano intento de postergar la inevitable declinación del American dream, convertido en una pesadilla mundial. 


Por eso, ahora más que nunca, es fundamental intensificar la campaña internacional que consagró al día 9 de Agosto (aniversario de la bomba atómica arrojada sobre Nagasaki) como el Día Internacional de los Crímenes Estadounidenses Contra la Humanidad. El drama de Siria nos obliga a trabajar incansablemente para detener toda esta escalada belicista cuyo desenlace puede ser de inimaginables proporciones. El lanzamiento de la campaña se hará en esa fecha en Bolivia, muy probablemente en Santa Cruz de la Sierra, y será un gran acontecimiento internacional, un grito de paz en medio del fragor de la batalla exigiendo que la humanidad ponga fin a la barbarie desatada por un imperio que se resiste a admitir su inevitable decadencia. “Si Esparta y Roma perecieron”, decía Rousseau, “que estado puede esperar durar para siempre? “


* Este posteo amplía un artículo del mismo nombre publicado en la edición en papel de Página/12 del Domingo 15 de Abril de 2018
(En la imagen: el autor de este posteo con Ricardo Patiño,ex canciller del gobierno de Rafael Correa. Foto tomada en la reciente Cumbre de los Pueblos que sesionara en Lima días pasados con la camiseta que simboliza la campaña)



Hoy 9 de Abril se cumplen 70 años del asesinato del líder popular colombiano Jorge Eliecer Gaitán.
Gaitán representaba una renovación en clave radical de izquierda del histórico partido Liberal. En sus intervenciones públicas y en su calidad de abogado había denunciado la masacre de las plantaciones bananeras de la United Fruit en 1928, en las cercanías de Santa Marta, donde se estima fueron exterminados alrededor de dos mil jornaleros. Fue un líder poseedor de un extraordinario carisma que suscitaba el entusiasmo de grandes masas populares en toda Colombia; creía en la democracia directa y popular (protagónica, diríamos hoy) y combatía sin cuartel a la oligarquía y a los agentes del imperialismo en su país. Era, sin duda, el hombre llamado a cambiar el destino de Colombia. Sus enemigos, de adentro y de afuera (Estados Unidos) así lo percibieron y obraron en consecuencia.



Leamos el testimonio de Gloria Gaitán, la hija del dirigente asesinado:
El gobierno norteamericano había delegado en el General George "Marshall la responsabilidad de gestar acciones para frenar el avance del comunismo, que para ese momento había adquirido gran prestigio popular por el papel heroico que cumplió el ejército ruso durante la Segunda Guerra Mundial, que acababa de terminar victoriosamente para los aliados y con la derrota del fascismo.
Lo primero que ideó Marshall fue la creación de la CIA en 1947 como herramienta para luchar contra “el comunismo”, o sea contra todo movimiento popular revolucionario. Para Europa gestó el Plan Marshall, con el propósito de frenar la muy posible victoria del comunismo en Grecia e Italia y, para la América Latina, ideó la creación de una organización que se enfrentara al posible avance del “comunismo” en este continente. Fue así como le propuso al gobierno de Ospina Pérez – temeroso del triunfo de Gaitán a quien veía como comunista, aun cuando no lo era, pues era socialista, pero igual, también le temían al socialismo, como le temen hoy – que se organizara en Bogotá una conferencia continental, a la que llamaron Conferencia Panamericana, para crear ese organismo anti-comunista (y anticomunismo era luchar contra todo el que no se sometiera a los dictámenes del Imperio).
El único obstáculo que veían en el camino era que, para ese momento, había muchos gobiernos progresistas en la América Latina, que no se interesarían en crear ese organismo al que bautizaron OEA. Por lo tanto Marshall propuso que, a través de la CIA recién creada, se planeara el asesinato de Gaitán – no importaba si el país explotaba en una gran conmoción popular, al contrario, le echarían la culpa al comunismo y los delegados, atemorizados con lo que podía fraguar el comunismo, aceptarían la creación de la Organización de Estados Americanos (OEA).
Fue así como la CIA, con la colaboración del gobierno colombiano, que empleó al jefe de la policía, el coronel Virgilio Barco – tal como nos lo confesó la madre del padre Camilo Torres frente a varios testigos aún vivos ,- montaron un complot denominado “Operación Pantomima”, que fue relatada en detalle por la confesión que hiciera el agente de la CIA de nombre John Merkless Espirito y que desembocó en el asesinato de mi padre."
(Ver Gloria Gaitán, "El imperio en el asesinato de Gaitán", en http://www.cubadebate.cu/…/…/11/11/imperio-asesinato-gaitan/ )

Gaitán tenía un pensamiento profundamente democrático, claramente antioligárquico y antiimperialista e imbuido de un profunda vocación latinoamericanista. Su muerte provocó el inició de una nueva fase histórica aún inconclusa en Colombia y conocida como "la Violencia". Las guerrillas que surgieron después de su muerte fueron la reacción airada de un pueblo que no estaba dispuesto a permanecer de brazos cruzados mientras masacraban al hombre que encarnaba sus más profundos ideales de justicia social, libertad, democracia. La reacción popular ante su muerte se extendió como un violento reguero de pólvora por todo el país. No es casual que la tarde en que fue ultimado tenía previsto reunirse con dos jóvenes cubanos, Fidel Castro Ruz y Rafael del Pino que habían llegado a Bogotá para participar en el Congreso Latinoamericano de Estudiantes convocado como respuesta a la Conferencia Panamericana patrocinada por Washington y con el fin de protestar contra el intervencionismo estadounidense en América Latina y diseñar mecanismos eficaces para su combate, cosa con la cual Gaitán estaba de acuerdo.
Su asesinato, por una lamentable ironía, coincidió exactamente con el nacimiento -también en Bogotá- de la OEA, ese infame "Ministerio de Colonias" hoy regenteado por el tránsfuga de la izquierda uruguaya Luis Almagro. No exageraríamos un ápice si dijéramos que Jorge Eliecer Gaitán fue un brillante y heroico precursor del ciclo antiimperialista y de izquierda que cambiaría el mapa sociopolítico latinoamericano desde finales del siglo pasado y cuyos efectos se sienten todavía con fuerza el día de hoy. Por eso debemos recordarlo, y estudiar sus ideas cuya vigencia no hicieron sino fortalecerse con el paso del tiempo.

COMPARTO esta nota de Alejo Brignole sobre el ex dictador guatemalteco Efraín Ríos Montt y las inenarrables atrocidades cometidas en su país por el Ejército bajo estricta supervisión de ESTADOS UNIDOS. Ármense de paciencia y templanza y lean lo que sigue, lo que había escrito Alejo en su libro y lo que dice el NEW YORK TIMES:
___________________

Ríos Montt (Centro) al jurar como presidente de la junta militar.


MURIÓ UN GENOCIDA MÁS, DE LOS MUCHOS ENTRENADOS POR EL PENTÁGONO EN LA ESCUELA DE LAS AMÉRICAS.
Para quienes no saben quien fue Efraín Río Montt, les invito a leer este artículo del NEW YORK TIMES en español. Pero antes comparto un extracto de mi libro MANUAL DE GUERRA DEL BUEN LATINOAMERICANO, en donde analizo el genocidio guatemalteco de los años '80, texto no apto para personas sensibles. Un saludo a todas y todos los que prefieren no mirar para otro lado y quieren conocer -por duras que sean- las verdades de este mundo.

________________

Extracto del libro: MANUAL DE GUERRA DEL BUEN LATINOAMERICANO, pp. 211 y siguientes:
"Para ilustrar de manera casuística la gravedad de los hechos producidos en Latinoamérica en la modernidad más reciente, detengámonos en algunos testimonios recogidos por la Comisión de Esclarecimiento Histórico de Guatemala, que ya hemos citado, pues exponer la suprema irracionalidad de los hechos –como veremos– nos puede ayudar a entender la criminalidad del modelo imperante que sostienen los países centrales. Para ellos, la neutralización de los cambios sociales y de sus efectos políticos indeseados se convierte así en un asunto prioritario que debe ser resuelto violentamente, y tanto más violentamente, más funcional resulta para esas estrategias sumergentes. Preste especial atención el lector a la crudeza de los testimonios, y reflexione sobre qué razones pueden determinar comportamientos tan aberrantes como los que ocurrieron en Guatemala y que siguen a continuación:
"La mutilación de miembros, los dedos de los pies o de la mano, la propia mano entera, o partes de la cara, o la lengua, era algo común a muchos torturados. Sobre todo arrancar la lengua, los ojos, era una práctica común y los cadáveres eran botados [arrojados] posteriormente en las calles o en las plazas para infundir terror. La mutilación de los órganos sexuales de los hombres fue aplicada sistemáticamente." 

"Abandonar los cadáveres expuestos en estacas, colocar las cabezas de las víctimas degolladas sobre postes o colgando de los árboles, cortar las lenguas o las manos, mutilar los senos o los genitales, fueron prácticas que llegaron a ser habituales y que se realizaban antes o después de la muerte de la víctima. Aquellos macabros hallazgos y estos usos contribuyeron en gran medida al ascenso del terror." 

Estas prácticas fueron frecuentes en toda la geografía guatemalteca, como las padecidas por este grupo de campesinos en la finca Chacayá, en Santiago Atitlán:

"Las víctimas aparecieron al día siguiente botadas a lo largo del camino entre Godínez a Patzún, aproximadamente a 30 kilómetros de los hechos. Las víctimas aparecieron con signos de tortura, les habían arrancado pedazos de sus cuerpos ... También les habían quitado toda la piel de las plantas de sus pies y tenían heridas de machete en la cabeza. A otro le habían cortado sus genitales y se los pusieron en la bolsa [bolsillo] de la camisa. A otro le quitaron los ojos y se los pusieron en la bolsa. Al pastor le habían quitado toda la piel de su cara, fue pelada. El acta de levantamiento del cadáver del señor José Chicajau, elaborada por el juez de paz, señala que éste presentaba quemaduras en el abdomen y en ambos pies, y muchos golpes amoratados en distintas partes del cuerpo." 

También un grupo de mujeres fueron torturadas en el Cuartel de Reservas Militares de Santa Cruz de Quiché, y declararon ante la comisión:
“(…) nos llevaron a una habitación chiquita, oscura, se sentía que había más gente, sólo se quejaban. Poco a poco pudieron distinguir a varios hombres que tenían cortados pedazos de nariz, orejas, dedos..." 

A continuación el testimonio de un campesino obligado a torturar, recoge lo siguiente:

"A Juan Tomás, Matías Tomás y Manuel Tomás, los soldados sacaron un puñal, les sujetaron las manos y les empezaron a sacar una por una las uñas. Los gritos de dolor eran muy fuertes."
"Yo les arranqué las uñas de los pies y después los ahorqué; en Chiacach y Chioyal las torturas que hacíamos era que les rajábamos con las bayonetas de los soldados, las plantas de los pies a los hombres... las uñas se las arrancaba con alicate... les picaba el pecho a los hombres con bayoneta, la gente me lloraba y me suplicaba que ya no les hiciera daño... pero llegaba el teniente y el comisionado... y me obligaban cuando veían que yo me compadecía de la gente..." 

Y también: 

"A Jesús le comenzaron a golpear en la boca hasta romperle los dientes. Luego se los sacaron con cuchillo y se los iban haciendo tragar, de uno en uno, mientras lo interrogaban sobre los nombres de sus compañeros guerrilleros. Finalmente el oficial, enojado porque no le decía nada, le agarró la lengua y amenazó a Jesús con cortársela, mientras volvía a ordenarle que dijera los nombres. Unos soldados sacaron un palo donde tenían colgadas una fila completa de lenguas, y le dijeron: 'La tuya será la próxima'. Golpearon fuertemente a Jesús y después le cortaron la lengua." 

El informe también determina el origen y los alcances de los organismos militares involucrados en estos crímenes y concluye que éstos recaían fundamentalmente en los Servicios de Inteligencia pertenecientes a las estructuras internas del ejército guatemalteco, según afirman los testigos consignados en el documento"
_____________________
Y ahora el artículo del NEW YORK TIMES:

RM, en 2013, cuando se lo condenó a 80 años de prisión por crímenes de lesa humanidad


Efraín Ríos Montt, dictador guatemalteco, murió a los 91 años
Por STEPHEN KINZER 1 de abril de 2018
https://www.nytimes.com/es/2018/04/01/efrain-rios-montt-obituario/?smid=fb-share-es

El general Efraín Ríos Montt, quien encabezó fuertes tácticas militares como dictador de Guatemala en los años ochenta para derrocar a una insurgencia guerrillera y después fue condenado por genocidio y delitos de lesa humanidad, falleció el domingo 1 de abril. Tenía 91 años.
Murió a causa de un ataque cardiaco, de acuerdo con sus abogados, Jaime Hernández y Luis Rosales. Desde hace años sufría problemas cardiacos y pulmonares, además de demencia. “Falleció en su hogar, con el amor de su familia, con su conciencia sana y limpia”, declaró Rosales a medios guatemaltecos.
Ríos Montt, parte de un puñado de comandantes que convirtieron a buena parte de Centroamérica en campos de matanza durante los ochenta, era de los más sanguinarios. Gobernó Guatemala de marzo de 1982 a agosto de 1983; en 2013 fue condenado por intentos de exterminio de los mayas ixiles. Un juez determinó que el general estaba al tanto de las masacres sistemáticas en las comunidades de ese grupo indígena en el departamento de El Quiché y no hizo nada para detenerlas; lo mismo con el bombardeo aéreo de quienes intentaron refugiarse en las montañas cercanas.
La condena, vista como un hito en la aplicación del derecho humanitario, fue revertida poco después y Ríos Montt estaba en el proceso de volver a ser enjuiciado.
El general, sin embargo, también era una paradoja. Comenzó su carrera política como un reformista y transicionó a un pastor evangélico abstemio. Aunque en Guatemala es repudiado por muchos, algunos lo consideran un héroe al asegurar que su política de “frijoles y fusiles” –alimentos para quienes se declararan fieles al gobierno y el uso de armas para combatir a las guerrillas– ayudó a que Guatemala no cayera en manos de grupos marxistas.
Uno de los admiradores de Ríos Montt era el expresidente estadounidense RONALD REAGAN. Cuando se reunieron en 1982, dijo que al general le daban “una mala reputación respecto a los derechos humanos”.
“Sé que el presidente Ríos Montt es un hombre con una gran integridad y compromiso”, dijo Reagan. “Sé que quiere mejorar la calidad de vida de todos los guatemaltecos y promover la justicia social. Mi gobierno hará todo lo que pueda para respaldar sus esfuerzos progresistas”.

José Efraín Ríos Montt nació el 16 de junio de 1926 en Huehuetango. Se unió al Ejército cuando era joven y entrenó en la Escuela de las Américas, financiada por Estados Unidos y ubicada en Panamá. (La influencia estadounidense en Guatemala era fuerte en esos momentos; el presidente de izquierda Jacobo Arbenz fue derrocado en un golpe respaldado por la CIA en 1954, evento en el que también participó Ríos Montt, entonces un joven oficial militar). En 1970 fue nombrado jefe del personal castrense aunque perdió el cargo debido a rivalidades políticas y fue enviado a Washington para unirse al profesorado del Inter-American Defense College.
En 1973, el general Ríos Montt regresó a Guatemala. El año siguiente se postuló a la presidencia como candidato de una coalición respaldada por el partido Democracia Cristiana Guatemalteca. Perdió en lo que fue calificado por muchos como fraude por parte de la comandancia militar del momento y fue enviado fuera del país como adjunto militar en España.
A finales de los setenta, al regresar a Guatemala, Ríos Montt se reinventó. Tomó un curso sobre relaciones humanas al estilo Dale Carnegie (un promotor estadounidense de autoayuda), dejó el catolicismo, se convirtió en un líder de la iglesia pentecostal El Verbo y entabló amistades con evangelistas estadounidenses. Su estilo carismático, un bigote inconfundible y una reputación de rectitud ayudaron a que Ríos Montt tuviera muchos seguidores. El 23 de marzo de 1982 él y otros oficiales llevaron a cabo un golpe de Estado y él se volvió el líder de una junta militar de tres personas.
Para entonces guerrillas de izquierda habían tomado el poder en Nicaragua y tenían campañas en El Salvador y en Guatemala. Determinado a derrotar a la insurgencia en su país, Ríos Montt intensificó la política de tierra quemada que había realizado su predecesor, el general Romeo Lucas García. En los primeros cinco meses del mandato de Ríos Montt los soldados mataron a más de 10.000 campesinos, de acuerdo con Amnistía Internacional.
Miles más desaparecieron y cientos huyeron de sus hogares; muchos de ellos buscaron asilo al otro lado de la frontera, en México. Prácticamente todas las víctimas eran indígenas mayas.
Al general Ríos Montt le gustaba decir que todos los verdaderos cristianos portaban la Biblia en una mano y un rifle en la otra.
“Si están con nosotros, les alimentaremos; si no, los mataremos”, le dijo a los campesinos.
Oficiales rivales derrocaron a Ríos Montt en un golpe de Estado el 8 de agosto de 1983, después de que estuvo diecisiete meses en el poder. No obstante, siguió siendo una figura pública y se postuló a la presidencia en 1990 y en 2003. Sus partidarios lo presentaban como alguien incorruptible, y él aseguraba que había traído paz a un país que se dirigía hacia una “anarquía”.
Ríos Montt también fue votado al congreso, lo que le dio inmunidad. Perdió el fuero en 2012 cuando terminó su último mandato.
Para entonces los avances en la democracia civil guatemalteca eran tales que era posible imputarlo. Una investigación de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico, Verdad y Justicia juntó evidencia de sus crímenes y surgieron también pruebas con la excavación de fosas comunes.
El juicio contra Ríos Montt empezó en enero de 2013. Él y su exjefe de inteligencia fueron acusados por las masacres en quince poblados ixiles en los que fueron asesinados 1711 hombres, mujeres y niños desarmados.
“Nunca lo hice”, dijo el general, entonces de 86 años, durante el juicio. “Y de todo lo que han dicho no ha habido ninguna prueba que evidencie mi participación”.
La jueza Yasmín Barrios se dijo completamente convencida de la culpabilidad del exlíder guatemalteco al dictar la condena después del proceso, que duró cinco meses. Lo sentenció a ochenta años de prisión.
Los familiares de las víctimas que estaban en la corte, muchos con su vestimenta típica ixil, gritaron: “¡Justicia!”.
A Ríos Montt lo sobreviven su esposa, María Teresa; un hijo, Enrique Ríos Sosa (quien llegó a ser jefe de personal militar pero renunció tras acusaciones de desfalco), y una hija, Zury, exdiputada. Su otro hijo, Homero, era un médico militar y falleció en 1982 cuando las guerrillas tumbaron un helicóptero en el que viajaba.
“Consideren a los miles de hombres, mujeres y niños desarmados que mató el Ejército mientras él daba sermones sobre la moralidad y queda claro que es un monstruo”, escribió sobre Ríos Montt el profesor de Antropología David Stoll, de Middlebury College. “Consideren las esperanzas que le invistieron muchos guatemaltecos, incluidos los campesinos católicos empobrecidos, y es un héroe de proporciones míticas”.


Miércoles 28 de Marzo, 2018



Ayer balearon al autobús que transportaba a Lula en su caravana; hoy el gobierno del Ecuador amordaza a Julian Assange incurriendo en una flagrante violación de sus derechos.Y lo hace al día siguiente de recibir la visita del Subcomandante del Comando Sur y su Jefa Civil, nada menos que la embajadora Lilian Ayalde, autora intelectual y organizadora de los "golpes blandos" contra Lugo en Paraguay y Dilma en Brasil. Antes, fines de febrero había visitado a Lenin Moreno el subsecretario para Asuntos Políticos del Departamento de Estado, el muy experimentado Thomas Shannon quien dijo que "tras diez años de distancias había llegado el momento de 'refrescar' las relaciones bilaterales”.

El agujero producido por una bala de alto calibre que impactó en el autobús de la caravana de Lula

 Desde 1823 (Doctrina Monroe) sabemos lo que Washington quiere decir cuando habla de "refrescar" una relación bilateral: remover los obstáculos que, en el caso del Ecuador, con Rafael Correa rechazaban su injerencia en los asuntos de ese país y desafiaban las políticas del imperio. Tanto lo de Lula como lo de Assange son manifestaciones de una misma política: la arremetida de la Casa Blanca para "refrescar" la relación con América Latina y el Caribe, procurando -¡en vano!- que la región regrese al sometimiento en que se encontraba al anochecer del 31 de diciembre de 1958, en vísperas del triunfo de la Revolución Cubana. Pero esto ya no tiene vuelta atrás. En todo caso, la voz de mando es:  ¡organizarse y concientizarse para resistir y derrotar esta ofensiva reaccionaria!


La embajadora Liliana Ayalde junto al Subcomandante del Comando Sur y el Ministro de Defensa del Ecuador


25.3.2018
COMPARTO esta aguda reflexión de Pascual Serrano sobre lo que él denomina "movilizaciones blandas", es decir movilizaciones de aluvión sin organización y sin estrategia y tácticas de lucha. Podrían calificarse como protestas catárticas que no modifican sino en el plano teatral de la vida política la correlación de fuerzas existentes. Altamente recomendable y un incentivo para discutir un tema largamente negado por la izquierda latinoamericana. Un texto tan breve y conciso como profundo y sugerente.



"Movilizaciones blandas"
Pascual Serrano
en Mundo Obrero, 20 Marzo 2018

El problema de las movilizaciones de aluvión, es decir, sin estructura organizativa, sin objetivo definido y sin activismo estable, es doble. Por un lado, la poca eficacia; con el mismo ímpetu con que se crea la movilización se para y se diluye. La ambigüedad en los objetivos, la renuncia a “contaminarse” con organizaciones previsamente existentes, la indefinición en los asuntos más controvertidos permite despertar simpatía en una mayor base social. Pero eso, a su vez, supone una cohesión más endeble y una inmadurez para echar a andar en el tiempo o enfrentar el debate o la complejidad de la puesta en marcha de organización estable. Son como esos grupos de Facebook que se crean para causas puntuales, crecen de forma exponencial y se enfrían a la misma velocidad.
Por otro lado, si los sectores reaccionarios perciben que la reivindicación es tan masiva como ambigua e inconcreta, su sumarán para no quedarse fuera de la foto y colaborarán así, más todavía, en su desactivación y su inocuidad para el sistema.

Comenzó con los llamados Foros Sociales que iniciaron a andar a principios del dos mil. Toda una galaxia de colectivos de diversa índole, que renegaba de partidos políticos (especialmente en Europa), que incluso tenía como espíritu no tomar el poder sino crear sociedad desde abajo, que se reunía cada cierto tiempo sin gran estructura formal, sin líderes y sin jerarquía. Al cabo de años las ONG´s financiadas por fábricas de pensamiento conservadoras estaban presentes al grito de “otro mundo es posible”. ¿Qué tiene de malo decir otro mundo es posible?, pensaron muchos desde el poder si ni siquiera quieren derrocar a los gobiernos. Hoy no queda nada de aquello.

Vino el 15M en España, las primaveras en otros países. Concentraciones masivas bajo el grito de indignados. Horizontalidad, heterogeneidad, diversidad, pluralidad, giros de manos, saludos al sol... Aversión a partidos políticos y sindicatos, daba igual del signo que fueran. Hubo unas elecciones y una consigna era pintar una nariz de payaso a los candidatos de todos los carteles electorales, a todos, sin distinción. En las asambleas, el titiritero del parque y el joven directivo indignado y frustrado, con tres idiomas y otros tres másteres, eran más aplaudidos que el veterano sindicalista. Proclamaban la indefinición política y el rechazo a los parlamentos y diputados, proscribieron las banderas bajo las cuales se luchó para que ellos pudieras ser libres. No pidieron nacionalizar la banca ni expropiar los latifundios, pero sí que no se subvencionaran a los partidos políticos ni a los sindicatos. Ya son pasado.

Hace unas semanas vivimos la huelga feminista. Es verdad que había un documento de casi 30 páginas de reivindicaciones, pero casi nadie se lo leyó. El clamor era que las mujeres cobraran igual que los hombres, que sus parejas no les peguen ni las maten, que no se les cosifique, que tengan más representación en todos los sectores y ámbitos de la sociedad. No se concretaron suficientemente qué medidas legales se debían aprobar para ejecutar todo ello, qué leyes había que derogar, quiénes debían dimitir por no trabajar por esos objetivos (empezando por la ministra de Igualdad que manifestó estar en contra del feminismo que consiste en igualdad), qué normas debían cumplir los medios de comunicación para combatir el machismo, cómo había que terminar con la arbitrariedad empresarial para poder hacer realidad la igualdad... De nuevo falta de concreción, de estabilidad organizativa, de escalada de movilizaciones. Sin esas medidas concretas, con una mera declaración de intenciones y con todo un clamor apoyándoles, era inevitable que se convirtieran en abanderados feministas la reina Letizia, Albert Rivera, las televisiones que alardeaban del seguimiento de la huelga entre sus redacciones (lo nunca visto, una empresa orgullosa del seguimiento de una huelga entre sus trabajadores), Ana Rosa Quintana y hasta Rajoy desautorizando a sus ministras que criticaron la huelga. A excepción de cuatro casposos de la derecha montaraz, todos terminaron orgullosos de la jornada. Las encuestas decían que el 85% de los españoles estaba de acuerdo con las reivindicaciones, o sea, incluido los empresarios que pagan menos a las mujeres, los hombres que se benefician de la desigualdad y los publicitarios que utilizan el cuerpo de la mujer como reclamo.
Es curioso, los politólogos hablan de golpes de Estado blandos pero en los que se llegan a derrocar a gobiernos legítimos. En cambio nosotros nos creemos que estamos haciendo revoluciones fuertes pero dejamos intacto el sistema. Creo que el enemigo nunca actúa de forma blanda y nosotros nunca actuamos suficientemente fuerte.







Este 8 de Marzo, día internacional de la mujer en recuerdo de aquellas que murieron en el incendio de la fábrica de camisas de Nueva York, debe hacernos reflexionar sobre la condición del grupo social de más larga historia de opresión, explotación y discriminación del planeta. Ninguna otra formación social ha padecido estas infamias durante tanto tiempo y tan profundamente. 

Juana Azurduy

Por eso su emancipación es condición necesaria de la emancipación de todas las clases, grupos y categorías sociales. El proletariado sólo se librará de sus cadenas si al mismo tiempo lo hace la mujer. De no ser así su liberación será más ilusoria que real. Por lo tanto, si un proyecto socialista no instala la emancipación de la mujer como el primer ítem, no negociable, de su agenda revolucionaria estará condenado al fracaso. Lo que construirá será una caricatura de socialismo, pero no el verdadero socialismo.


Vilma Espín

Una breve referencia histórica puede ayudar a comprender este argumento. Entre los siglos XVI y XVIII se estima, de manera muy conservadora, que sólo en Europa fueron condenadas a la hoguera unas 60.000 mujeres. Sospecho que la cifra real de la “caza de brujas” seguramente fue bastante mayor debido al subregistro que caracteriza esta clase de crímenes. Es decir, prácticamente una mujer por día fue quemada viva durante dos siglos en el afán de someter y disciplinar a las clases y capas subalternas al naciente orden social burgués. No se conoce que lo mismo hubiera ocurrido con los varones, decapitados o ahorcados con esa estremecedora frecuencia cotidiana. Ese período de la acumulación originaria del capitalismo logró someter al naciente proletariado a su dominio en gran medida con el castigo ejemplar que se les aplicaba a las mujeres. Y es que para el capital, ayer tanto como hoy, el potencial subversivo, contestatario, transgresor que amenaza al orden burgués se encuentra mucho más en la mujer que en en el varón. Y los capitalistas actuaron, y actúan hoy, en consecuencia: por eso la perdurabilidad del patriarcado, reforzado con el advenimiento del capitalismo pese a que muchos pensaron que ocurriría lo contrario. De ahí nuestro homenaje a la mujer que porta en su seno las semillas de la revolución, la esperanza y la utopía de una nueva sociedad.
 Tamara Bunke, "Tania"



(Por Atilio A. Boron)  Hoy, 5 de marzo, se cumplen cinco años desde la desaparición física de Hugo Chávez Frías y es justo y necesario aportar una breve reflexión sobre el legado que dejó su presencia en Venezuela y en América Latina y el Caribe. Como antes, en 1959, Fidel con el triunfo de la Revolución Cubana, la irrupción de Chávez en la política de su país rápidamente se internacionalizó y alcanzó una proyección continental. No sería una exageración afirmar que con una diferencia de cuarenta años (recordemos que el bolivariano asume la presidencia de su país en 1999) la historia contemporánea de Nuestra América experimentó esos dos terremotos políticos que modificaron irreversiblemente el paisaje político y social de la región. Chávez recogió las banderas que habían sido izadas por Fidel: su exhortación martiana a luchar por la Segunda y Definitiva Independencia de nuestros pueblos y las enclavó en el fértil terreno de la tradición  bolivariana. Con Chávez se hizo realidad aquello que retratara el verso de Neruda cuando el Libertador dijera que "despierto cada cien años cuando despierta el pueblo". Y con la rebelión del 4F Chávez acabó con el letargo del pueblo, rebelión que, “por ahora”, había sido derrotada. Pero Chávez sabía que ese pueblo ya estaba alistándose para librar las grandes batallas a los que había sido convocado por Bolívar, re-encarnado en los cuerpos y las almas de millones de venezolanas y venezolanos que se lanzaron a las calles para instalar a Chávez en el Palacio de Miraflores. Y cuando la conspiración del imperialismo y sus peones locales quiso poner fin a ese proceso el 11 de Abril del 2002 una inmensa movilización popular hizo saltar por los aires a los lúgubres emisarios del pasado y reinstaló al Comandante Chávez en la presidencia.


Fernando Buen Abad, Hugo Chávez, Atilio Boron y "Calica" Ferrer 


         Los cinco años transcurridos desde su siembra otorgan una perspectiva suficiente como para evaluar los alcances de su frondoso y multifacético legado. Los avances económicos y sociales experimentados por el pueblo venezolano, hoy atacados con feroz salvajismo por el desenfreno norteamericano y la infamia de sus lugartenientes locales, son importantes pero no son lo esencial. A nuestro juicio lo fundamental, lo esencial, es que Chávez produjo una revolución en las conciencias, cambió para siempre la cabeza de nuestros pueblos, y esto es un logro más significativo y perdurable que cualquier beneficio  económico. Gracias a Chávez, en su país natal y en toda América Latina y el Caribe se hizo carne la idea de que los avances logrados en estos últimos veinte años son irreversibles y que cualquier pretensión de retornar al pasado tropezará con enormes resistencias populares. La inmensa popularidad de Chávez en toda la región revela la profundidad de esos cambios experimentados en el imaginario popular.

         Algunos dicen, con evidente mala intención, que el “ciclo progresista” ha concluido. Pero los ventrílocuos del imperialismo en vano tratan de ocultar que la heroica resistencia de los venezolanos ante las brutales agresiones y ataques lanzados por Washington revela, por el contrario, que pese a las enormes dificultades y privaciones de todo tipo a que está sometido el pueblo chavista, éste no tolerará un retorno al pasado, a aquella “moribunda constitución” que Chávez reemplazara con una pieza jurídica ejemplar. Y ese pueblo resiste, y lo hace con tanta fuerza que la oposición que pedía elecciones para acabar con el gobierno de Nicolás Maduro ahora ya no quiere competir porque sabe que será arrasada por un tsunami chavista. Su opción ahora es claramente extra institucional o, más claramente, insurreccional. Resisten en Venezuela como lo hace y lucha con increíble heroísmo el pueblo hondureño, ante la farsa electoral montada por “la embajada” en Tegucigalpa. Pasaron ya tres meses desde que se proclamara el triunfo de Juan O. Hernández y el pueblo sigue en las calles protestando por ese obsceno atraco electoral. Como lo hicieron antes, durante meses, los mexicanos a causa del robo perpetrado contra Andrés Manuel López Obrador en las elecciones del 2012. Pueblos que se adhieren a las candidaturas progresistas y de izquierda en México (otra vez con López Obrador) y en Colombia (Gustavo Petro); o que con su abstención muestra su repulsa ante la estafa electoral montada en las elecciones presidenciales de Chile. Resiste también en Brasil, donde Michel Temer, es el presidente más impopular de la historia reciente (con un nivel de aprobación del 3%, mientras que su imagen negativa se ubica en torno al 75 %) y lucha por elecciones honestas con Lula como candidato. Y en Perú, donde el gobierno de Pedro P. Kuczinski quedó lastrado por las evidencias del caso Odebrecht y se tambalea ante la creciente ola de descontento que recorre al país. Y resiste con determinación y coraje el pueblo en la Argentina, colocando a la defensiva al gobierno de Mauricio Macri y arrojando espesas sombras de duda sobre la posible continuidad del gobierno de Cambiemos después de las elecciones de 2019.

Atilio Boron, Hugo Chávez y Stella Calloni

         He aquí el extraordinario legado de Chávez: cambió la conciencia de los pueblos, triunfó en la “batalla de ideas” reclamada por Fidel y a resultas de lo cual en América Latina y el Caribe la derecha ya no puede ganar elecciones, con la solitaria –y seguramente temporaria- excepción de la Argentina. En los demás países el imperio debe recurrir al “golpe blando” como en Honduras, Paraguay, Brasil; o al fraude más descarado, como en Honduras y México; o descargando su inmenso poder mediático para atemorizar y confundir a la población, como en Bolivia, o para blindar mediáticamente la corrupción del gobierno de Mauricio Macri en la Argentina; o  apelando al viejo expediente colombiano de asesinar a los candidatos de las fuerzas opositoras, como hace apenas un par de días intentaron hacerlo con Gustavo Petro, que encabeza la intención de voto en la sufrida y entrañable Colombia. Y allí donde todavía no hay fuerzas de izquierda o progresistas que se constituyan como verdaderas alternativas, caso de Chile, la respuesta popular es el retraimiento y el repudio a esa dirigencia política conservadora y neocolonial. Conclusión: ningún “fin de ciclo”. La lucha continúa mientras la derecha trata infructuosamente de estabilizar su proyecto restaurador, que hasta ahora es sólo eso, un proyecto.   






El día de hoy el pensamiento crítico perdió a uno de sus máximos exponentes. El deceso de Theotonio dos Santos ocurrido en el día de hoy, 27 de Febrero, nos deja en una situación de dolorosa orfandad. Partió no sólo un inquebrantable compañero de luchas antiimperialistas sino, por encima de eso, un ser humano poseedor de inusuales virtudes. Generoso con todo aquel que se acercara con cualquier inquietud; honesto y coherente en sus principios teóricos y en su práctica política y todo esto mezclado con una fina ironía y un incisivo sentido del humor que no se apagaba ni en los momentos más serios de un debate o una áspera polémica política.




Tuve la suerte de conocerlo en 1967, cuando los dos estábamos exiliados en Chile. Desde ese momento, más de medio siglo, jamás dejamos de encontrarnos. En esos momentos yo era un alumno de la FLACSO y estaba preocupado porque no teníamos un buen curso de economía en la Maestría. Me enteré en las interminables reuniones del exilio latinoamericano que en la Facultad de Economía de la Universidad de Chile había un joven profesor brasileño que estaba dictando un curso sobre "Relaciones de dependencia en América Latina". Sin dudar ni un minuto me inscribí en el mismo y allí me encontré con Theotonio en el CESO, Centro de Estudios Socio-Económicos, a la cabeza de un notable equipo de jóvenes investigadores entre los cuales sobresalían Orlando Caputo, Sergio Ramos, Crisóstomo Pizarro y Graciela Galarce respaldados por un grupo de investigadores formados de la talla de Vania Bambirra, Marta Harnecker, Rui Mauro Marini y André Gunder Frank entre tantos otros. Es imposible calibrar el impacto que me produjo ese curso en mi formación teórica. Hasta ese momento mi aproximación al marxismo había transitado fundamentalmente por la vía de la teoría política y social. Theotonio estaba librando en aquellos años previos al triunfo de Salvador Allende una dura batalla contra el pensamiento conservador (convenientemente revestido por una ligera capa de progresismo decafeinado) que se había enquistado en la CEPAL y que hegemonizaba buena parte del discurso económico predominante en América Latina y el Caribe. Discurso en el cual, por supuesto, palabrotas como “imperialismo” o “dependencia” estaban excluídas, y expresiones como “lucha de clases” eran imperdonables pecados. Sus clases, siempre muy bien fundamentadas, en donde cada interpretación teórica tenía su corroboración en la historia, me abrieron un horizonte que me permitieron hacer una síntesis en donde economía, sociedad y política se articulaban nítidamente en el diagnóstico de las raíces del atraso y del subdesarrollo con que el capitalismo estaba condenando a Nuestra América. Sin las clases de Theo difícilmente habría llegado a esa conclusión.

Por eso hablar de él y de toda su obra posterior a aquellos años será tarea de muchos, porque su producción intelectual fue tan prolífica como original, abriendo nuevos campos de reflexión en la teoría económica marxista. Lo mismo recordar su ejemplar generosidad y su incomparable altruismo cuando la brutal tiranía se enseñeoró de Chile a partir del aciago 11 de Septiembre de 1973. Theo le salvó la vida a decenas de compañeros y camaradas, en silencio, sin aspavientos y sin esperar retribución alguna por tan noble como temerario gesto. Lo hacía a partir de su profundo compromiso militante, de su vocación revolucionaria, de su esperanza en el futuro del socialismo en la región por el cual el luchó sin desmayos ni flaquezas a lo largo de toda su vida. Cuando se observa la vergonzosa capitulación de muchos de quienes lo criticaron acerbamente, en Chile y despues, entregados pocos años más tarde a los brazos de un neoliberalismo criminal, su figura se eleva a la altura de otros grandes brasileños como Paulo Freire y Darcy Ribeiro, al lado de los cuales sus críticos de ayer y de hoy quedan reducidos a la condición de rabiosos pigmeos furiosos ante la sabiduría y el indeclinable compromiso con la revolución anticapitalista de Theotonio. Por eso lloramos su partida, pero su ejemplo nos aguijonea para que no abandonemos la lucha, como él lo hizo hasta el último aliento de su vida.

¡Hasta la victoria, siempre, maestro y amigo!

Acto Público en memoria de Augusto César Sandino, "general de hombres libres" y enorme luchador antiimperialista.


El homenaje es organizado por Juan Carlos Romero López y Centro de Estudios Sociales y Culturales Azucena Villaflor.

La cita es en San José 225, 19 horas. Los espero.

¡Todxs invitadxs!
top