La Habana, 29 Abril 2016


Un viaje de vértigo a la isla para participar del seminario organizado por el Instituto Superior de Relaciones Internacionales (ISRI) del Ministerio de Relaciones Exteriores sobre “Continuidad y cambio en las relaciones internacionales”. De paso, ofrecer tres conferencias en el Instituto de Filosofía, la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana y la Casa de las Américas, aparte de conversar con amigos y camaradas sobre los desafíos que enfrenta la continuidad de la Revolución Cubana en el enrarecido y amenazante ambiente internacional. Como siempre, Cuba pega en el alma y conmueve por el cariño de su gente, su solidaridad militante, su genuino internacionalismo socialista y su abnegación para ser fieles al legado martiano y sostener el proyecto revolucionario contra viento y marea. 


Pero el de ayer, 28 de Abril, fue un día muy especial, cargado de profundas emociones. Había sido invitado por el Director de la Casa de las Américas, Roberto Fernández Retamar, a dar una conferencia sobre el proyecto de recolonización imperial en América Latina. No sabía yo que esta institución conmemoraba precisamente ayer 57 años de su fundación, que tuvo lugar cuando aún no se cumplían cuatro meses desde el triunfo de la revolución y que marcaría la trascendencia que Fidel le otorgaba, ya en esos pasos iniciales a la batalla cultural. Su primera directora fue la heroína del asalto al Moncada, Haydée Santamaría y a poco andar Casa se convertiría en un baluarte de la revalorización y difusión de la cultura latinoamericana y caribeña, tareas que ha continuado desempeñando de manera ininterrumpida hasta el presente. Estar en esa casa emblemática de la Revolución Cubana y su gran proyecto cultural, conversando con el público sobre temas candentes de Nuestra América y en presencia de uno de los más grandes poetas y ensayistas de habla hispana, Fernández Retamar, fue una experiencia inolvidable que quería compartir con todos mis amigos. En próximos posteos informaré sobre lo que hice en estos cuatro días de intensa actividad en la tierra de Martí y Fidel.
24.4.2016

Hola, comparto una reflexión, en tono satírico, sobre los "golpes blandos". Espero que les guste.


(Por Atilio A. Boron) Washington ha modernizado sus prácticas intervencionistas. La vieja metodología de lanzar a sus carniceros de uniforme y charreteras para acabar con los gobiernos que no eran de su preferencia ha sido declarada obsoleta y, por lo tanto, fue discontinuada. En consonancia con las nuevas teorizaciones de Joseph Nye y sus discípulos ahora la Casa Blanca apuesta por la eficacia del “poder blando”. Los viejos golpes de estado con sus militares de torva mirada y métodos brutales han cedido lugar a formas más sutiles pero no por eso menos eficaces de ejercer la violencia contra sus enemigos. La extensa nómina de líderes de movimientos sociales, campesinos e indígenas; de militantes de base y de periodistas muertos y desaparecidos después de los “golpes blandos” en Honduras (2009) y Paraguay (2012) o como práctica sistemática en países con gobiernos de derecha, como México, Colombia y Perú demuestra con elocuencia que el soft power es apenas otra manera de reprimir a los disconformes. El carnicero abandona su delantal ensangrentado y se viste con un traje de colección para continuar con su faena.   
Estados Unidos tiene, como es sabido, muchas agencias de inteligencia. Tan es así y tan secretas son ellas que uno de los debates más tórridos (no álgidos, porque no son fríos sino bien calientes) que alteran los nervios de los burócratas, militares y políticos de Washington es si su número es 16 o 17. Aunque parezca increíble ni ellos parecen saber a ciencia cierta cuantas son. En todo caso, en lo que a los ciudadanos comunes y corrientes nos concierne, las chances de que haya alguna filtración de las agencias de seguridad se multiplican por 16 o 17. Antes había que esperar alguna falla en los dispositivos de seguridad de la CIA; hoy son muchas las que pueden experimentar filtraciones, con lo cual las probabilidadades de acceder a información antaño rigurosamente vigilada se acrecientan significativamente.
La sátira política es casi tan vieja como la política. Allí donde el gobernante o los dominadores oprimían a sus pueblos o acallaban las voces del disenso la sátira era el camino por el cual se abría camino la resistencia y la protesta. En la Grecia clásica las obras  de Aristófanes, comenzando por “Las Nubes”, marcan el glorioso inicio de una larga tradición que llega hasta nuestros días. Maquiavelo y Tomás Moro apelaron también a este artificio para decir y nombrar lo que no podía ser dicho o nombrado. Lo que sigue es una tentativa de transitar por ese mismo camino para entender, con la ayuda del humor, lo que está sucediendo en América Latina.
__________________
Días atrás la suerte me sonrió: recibí una comunicación de un hacker que, compadecido ante las persistentes intrusiones en mi cuenta de correo electrónico y en las redes sociales, me hizo llegar una filtración de una de aquellas agencias de inteligencia, pero sin decirme de cual. Se trataba de un breve pero muy didáctico compendio con las instrucciones que uno de los jefes le envió a un agente destacado en algún país de la región para destituir a un gobierno desafecto a Washington, seguramente una feroz dictadura. Su contenido resumía el voluminoso manual operativo (en la jerga de la Comunidad de Inteligencia esto se llama S.O.P., por  standard operating procedures ) con el que esas instituciones instruyen a sus agentes y al cual estos deben ceñirse para cumplir con la misión de sembrar la libertad y la democracia que Dios le encomendó al pueblo de los Estados Unidos. A continuación glosaré sus principales directivas.
Primero -decía el mensaje al agente- no se equivoque. Como por razones de seguridad no lo enviamos directamente a su país “target” sino que lo hacemos circular por varios para confundir a los agentes de la contrainteligencia comunista al llegar asegúrese bien que está en el país correcto y frente al gobierno que tiene que ayudar a derrocar. Si no conoce bien la región podría debilitar a un gobierno amigo de Estados Unidos y eso sería imperdonable para la agencia. Si tal cosa llegara a ocurrir tendría suerte si para castigarlo lo enviasemos a Corea del Norte a seguir los pasos de Kim Jong-un, un “mother fucker” que despacha a quienes le caen mal tirándolos a una jaula repleta de perros hambrientos. Recuerde que nuestros vecinos del sur son muy complicados. Hubo uno que dijo que “en América Latina lo que es no parece, lo que parece no es, y todo es como si lo fuera”. (Nota de AB: el remitente del mensaje ignoraba que quien acuñó esa frase fue el sociólogo y economista brasileño Ruy Mauro Marini). Por eso –sigue el mensaje- tenga cuidado. Desconfíe de los discursos. Los latinos son buenos para discursear. No se asuste si escucha a un jefe o jefa de estado pronunciar un discurso virulentamente antinorteamericano. Es muy probable que sea un buen amigo nuestro que, por debajo de la mesa, esté negociando con Washington alguna prebenda o un acuerdo que precisa ser cubierto por una espesa cortina de altisonantes ataques verbales a nuestro país. Ha habido muchos casos de esos. Y no confíe en los que  se deshacen en elogios a nuestro modo de vida y nuestras instituciones. Si sobreactúan su admiración es porque la DEA les descubrió un chanchullo, están a punto de perder las elecciones o ser derrocados por una revuelta popular y están preparando su dorado exilio en nuestro país.
Para no equivocarse siga estas pocas reglas: fíjese si el gobierno que le fue asignado para destituir se adhirió al ALBA, versión tropical de la Internacional Comunista de Stalin; averigüe como votó en Mar del Plata cuando hundieron el ALCA en el 2005. Si se plegó a la arenga antinorteamericana de Chávez es el enemigo a vencer; si no lo hizo es uno de los nuestros. Otro criterio: fíjese si el gobierno ha desarrollado un programa nuclear. Los latinos son muy vengativos y traicioneros, y lo más probable es que algo aparentemente inocente, concebido supuestamente para usos pacíficos, sea una pantalla para cubrir un acuerdo bélico con países como Irán o Corea del Norte. Por eso: si tiene un programa nuclear usted está en el lugar correcto y póngase a trabajar de inmediato. Si no lo tiene conecte su GPS y recalcule su trayectoria. Otro: vea si ese país lanza o no satélites al espacio exterior. Si lo hace, como lo hizo la Argentina hace poco, su inconfesable finalidad es facilitar a rusos y chinos el monitoreo satelital de los desplazamientos de la Cuarta Flota por el litoral latinoamericano. Ultimo criterio: abra bien los ojos y vea si hay un número inusual de chinos o rusos en el lugar en que se encuentra. En Latinoamérica hay negros, indios y mestizos, y unos pocos blancos que quieren ser como nosotros, como lo comprobó uno de nuestros asesores: Samuel P. Huntington, de Harvard. Si hay muchos chinos estamos en problemas. Son muy ladinos y arteros, y dan cobertura a sus tropas tras fachadas aparentemente inocentes. Por ejemplo, pequeños supermercados barriales cuya finalidad bélica se oculta contratando paraguayos, bolivianos y peruanos supuestamente encargados de la venta de frutas, hortalizas y carnes. Ingénieselas para penetrar en la trastienda de esas pequeñas fortalezas y seguramente encontrará un impresionante arsenal militar de última generación destinado a abastecer a la base que ya han instalado en el sur de la Argentina. En Perú la soldadesca china se esconde tras una sospechosa cantidad de “chifas”, restaurantes que ofrecen una comida china barata mezclada con exóticos e indigeribles productos de la gastronomía local. Los chifas parecen inofensivos pero no lo son: toda esa gente, desde los cocineros a los meseros, sacarán a relucir sus armas ni bien Beijing dé la voz de mando para atacrnos. Por eso, ni se le ocurra ir a comer allí. En Lima hay muchos Kentucky Fried Chicken y McDonald’s como para arriesgarse a morir envenenado o apuñalado en caso de que la contrainteligencia de los asiáticos haya detectado sus movimientos. En estos dos países, Argentina y Perú, los chinos aplicaron la metodología insurreccional de un resentido social italiano que aconsejaba destruir nuestras sociedades mediante la estrategia de guerra de posiciones: en la política, la cultura y también en el comercio minorista. Los supermercados o los chifas son la fachada que oculta un plan siniestro de dominación mundial.


 Con los rusos su tarea será más difícil, porque a diferencia de los chinos, que son amarillos, los ruskies son blancos y por afuera se parecen mucho a nosotros. Por adentro no, porque son colectivistas (por eso Lenin y su pandilla pudieron destruir al zarismo que nos había vendido a precio razonable Alaska), borrachines y holgazanes y no creen en la democracia, la libertad  y los derechos humanos. Su única chance para descubrir a los rusos es hacerlos hablar: párelos en las calles, hágase el turista confundido y tome nota de su habla. Recuerde que Rusia es el primer gran enemigo a vencer, por su temible arsenal atómico. Cuando se desintegró la URSS gracias a la valentía de Ronald Reagan que los obligó a batirse en la “guerra de las galaxias” y a Juan Pablo II, que movilizó la religiosidad de los polacos y los convirtió en el ariete que perforó las murallas del Kremlin,  muchos creímos que habíamos derrotado a los rusos definitivamente. Nos equivocamos y como la yerba mala que renace con renovados bríos reaparecieron con más fuerza que antes de la mano de un comunista disfrazado de demócrata pero que hasta lleva el nombre de Lenin. Tenga esto en cuenta. Y una vez liquidados los rusos nos encargaremos de los fucking chinos. Para resumir: si en el país nota que hay demasiados rusos es mala señal y quiere decir que tendremos que extremar nuestros recursos para operar allí. Ponga manos a la obra siguiendo al pie de la letra estas instrucciones.
Segundo: no se deje llevar por sus impulsos mesiánicos, a pesar de la  indignación que le produzca comprobar la malignidad de los planes antinorteamericanos en ese país. Cálmese y repórtese de inmediato a nuestra embajada: allí encontrará una fenomenal base de operaciones: comunicaciones, logística, armas, contactos, informantes, vehículos, disfraces, drogas, todo lo necesario. Pero tenga cuidado al interactuar con los nativos: cuando ellos hablan de “la embajada”, o cuando escuche que la insultan, tenga presente que sólo se refieren a la nuestra y a ninguna otra. A ella le achacan las culpas de todos los males producto de su indolencia e irresponsabilidad. En su insalubre mezcla de envidia y resentimiento, los latinos no conciben otra embajada que no sea la de Estados Unidos. Evo ha elevado la crítica a “la embajada” al rango de un onceavo mandamiento de la ley de Dios, pero no le haga caso. Nuestras embajadas son indispensables para nuestra misión civilizadora. Pese a que la cobardía de Obama nos hizo retirarnos de Irak los boys de la comunidad de inteligencia y los del Pentágono lo obligaron a dejar nuestra embajada en Bagdad, con 15.000 diplomáticos. ¿Diplomáticos? En realidad el 95 por ciento de ellos son militares, mercenarios (no usamos esa palabra cargada de malos recuerdos; los llamamos “asesores”) y agentes de inteligencia como usted. En los tiempos actuales los diplomáticos valen poco o nada, son dinosaurios incapacitados de actuar en un mundo en donde lo único que cuenta es el lenguaje disuasivo de las armas. Nuestras embajadas tienen como finalidad dar cobertura al ejército de espías, asesores, consultores políticos, neuromarketineros y activistas antigubernamentales, disimulados las más de las veces como “agregados culturales”, en realidad agitadores de la “sociedad civil” y cuya tarea es organizar la oposición. Por eso, apenas el 5 por ciento de los funcionarios que tenemos en “la embajada” son diplomáticos. El resto es gente de acción, como usted, o personal de apoyo para su labor que hablan su lenguaje y con los cuales se entenderá inmediatamente. El eclecticismo y la cobardía de nuestros diplomáticos nos costaron muy caro: perdimos la China a manos de Mao y a buena parte de Europa, por casi medio siglo, después de la Segunda Guerra Mundial. Por eso mismo perdimos Cuba a fines de los cincuenta, y de milagro no se nos fueron Indonesia y las Filipinas. Todo gracias a esos afeminados del Departamento de Estado. Por suerte Trump y la Clinton entienden esto y ya nos aseguraron un refuerzo presupuestario para enfrentar a nuestros enemigos de la única manera posible: con la fuerza.


Tercero, “la embajada” tiene muchos amigos en el país. Échele una miradita a los Wikileaks y verá como aún sin la invitación de nuestros embajadores los admiradores de Estados Unidos se desviven por ir en tropel a “la embajada” para hablar mal de su propio país y sus gobernantes, y para urdir planes sediciosos; o para rogarnos que los invadamos para acabar con la peste populista y comunista. En cada país esa lista es enorme, y puede elegir entre gente muy calificada para pasar a la acción. Acuerde con ellos y comience por lanzar una campaña de rumores. Esto es muy efectivo allá: denuncie la insoportable corrupción del gobierno y hágalo sistemáticamente y sin pausas. Promueva también una campaña denunciando el fraude de la última elección o la incompetencia de sus funcionarios. Colegas suyos están organizando el desabastecimiento de bienes esenciales para provocar el malhumor de la población. Los latinos adolecen de un cierto fatalismo en relación al tema de la corrupción y dicen que desde 1492 en adelante todos los gobiernos fueron corruptos, salvo unas pocas excepciones (que no eran precisamente nuestros amigos). Pero si insiste con el tema y planea una buena ofensiva mediática con los principales medios de comunicación (que son todos nuestros y los coordinamos desde Washington a través del Grupo de Diarios de América, donde están los grandes baluartes de la libertad de prensa como O Globo, El Mercurio, La Nación, El Tiempo y otros) comprobará que al cabo de un tiempo se producirá una formidable mutación en la opinión pública. Mire lo que logramos en Brasil, donde uno de los principales corruptos del país, procesado y todo, con cuentas ilegales en Suiza alimentadas por el dinero sustraído a Petrobrás, es presidente de la Cámara de Diputados y encabezó la ofensiva para sacarnos de encima a una guerrillera comunista disfrazada de demócrata que desvió fondos públicos para ayudar a la tiranía de los Castro construyéndoles el megapuerto de Mariel. Este éxito hubiera sido impensable sin la actuación constante de nuestros agentes en Brasil, apoyándose en una red de jueces y fiscales corruptos, políticos corruptos y medios de comunicación corruptos, todos ellos coordinados desde Washington. Si esto le suena mal y no le gusta la palabra “corruptos” acuérdese del filocomunista Franklyn D. Roosevelt -que creó el IRS, Internal Revenue Service, la oficina de impuestos internos para hacer lo mismo que Lenin: expropiar a los propietarios- aunque debemos reconocer que en los asuntos hemisféricos manejó la cosa con mano de hierro. Él hablaba de la “política del buen vecino” pero apoyó a todos nuestros amigos en Centroamérica, especialmente a Anastasio Somoza en Nicaragua. Y cuando algunos blandengues de esos que nunca faltan se lo reprochaban diciendo que cómo apoyaba a Somoza, que era “un hijo de puta” él replicaba diciendo: “sí, pero es nuestro hijo de puta.” Usted siga este luminoso consejo: localice a nuestros hijos de puta de hoy y trabaje codo a codo con ellos. Ningún escrúpulo moral o chicana leguleya debe obstaculizar nuestra lucha por la libertad, la justicia y la democracia.

Cuarto, piense globalmente y actúe localmente. Para lo global (no para pensar, que eso lo hacemos aquí) contáctese con José María Aznar en España y Álvaro Uribe Vélez en Colombia. El español nos prestó un enorme servicio al acompañarnos en la decisión de invadir Irak en el 2003, pese a que algo más del 90 por ciento de los españoles estaba en contra. Bush le preguntó si ese desprecio por la opinión pública podría ser un problema para él y respondió que no, que en España las encuestas tienen un margen de error muy grande, superior al de Estados Unidos, y además a los españoles les encanta que quien ejerce el poder lo haga sin retaceos, que adoran a los caudillos y les gusta la mano dura, que por eso Franco fue tan popular. Por eso se reunió con Bush en las Azores, junto al charlatán de feria Tony Blair, uno de los mentores de la “tercera vía”, y entre los tres se sacaron una foto que dio la vuelta al mundo anunciando la buena nueva: que una coalición internacional de países democráticos invadiría Irak y enviaría al verdugo de Saddam Hussein a la justicia. A diferencia de Aznar, que siguió siendo nuestro fiel amigo hasta el día de hoy y maneja los dineros de la USAID y la NED destinados a Latinoamérica, Blair parece que procesó mal lo de Irak, abandonó la política y tuvo un inesperado quiebre religioso: abandonó la Iglesia Anglicana y buscó refugio y consuelo en la Iglesia Católica. Un agente nuestro “estacionado” en la Biblioteca Vaticana asegura que la razón de la insólita renuncia del Papa Benedicto XVI fue el arrepentimiento del pontífice alemán al haber formalizado el ingreso a la Eclesia del ex premier británico.
Volviendo a lo global, Aznar y su compadre Uribe son maestros consumados en eso de mover fondos de la NED y la CIA e influenciar a la opinión pública internacional. No se deje amedrantar por lo que dicen los National Archives de la George Washington University que el colombiano es uno de los cien mayores narcotraficantes de su país, que colaboró con el Cartel de Medellín, que era muy amigo de su capo, Pablo Escobar Gaviria, y que por eso, desde su banca en el Senado, se opuso a cualquier tipo de tratado de extradición que permitiera enviar a los narcos a nuestro país para someterlos a las leyes y la justicia estadounidenses. Esa información la discontinuamos en 1993 cuando advertimos que era falsa y que la había suministrado un agente cubano infiltrado en la DEA. Poco después comprobamos que la data era irrefutable pero desde arriba se nos dijo que nos olvidáramos del tema y que el hombre podría sernos útil en el futuro. ¡Y vaya si nos fue útil! Estaba predestinado a servirnos: ¡si hasta nació un 4 de Julio! En suma: cuente con ambos, con Aznar y Uribe, para lo que necesite. El español es un poco timorato, aunque rapidísimo para los negocios y para trasladar nuestros dineros de aquí para allá. Uribe, en cambio, es un hombre de acción, y si necesita ayuda tiene un verdadero ejército de combatientes por la libertad dispuestos a todo y que por eso la prensa comunista del continente los difama llamándolos “paracos” o “paramilitares.”  Y en lo que hace a la campaña en los medios avísele a Aznar o Uribe que le pidan a Don  Mario (Vargas Llosa, se entiende) que fulmine al gobierno que hay que tumbar con una de sus habituales filípicas comparando su corruptela y su despotismo con la democracia y la libertad que florece entre nosotros. Sus palabras, y hay que reconocer que el hombre habla lindo, producirá una reacción en cadena de comentarios y acotaciones en los medios, lo que rápidamente será reproducida y su impacto agrandado por toda la prensa libre de las Américas. Don Mario es un figurón infumable, con un ego de dimensiones descomunales que ni siquiera el Premio Nobel de Literatura alcanzó a aplacar, pero es increíblemente llano y accesible a la hora de criticar a nuestros enemigos. Nomás dígale que tal o cual gobierno es populista o se reconoce como socialista para que el peruano salte al ruedo con toda la furia de su prosa. Tras él entrarán en combate peones menos brillantes, flojos de palabras pero visceralmente nuestros como su hijo Álvaro, Carlos Alberto Montaner y toda la nómina de empleados de nuestro gobierno, que muy generosamente los recompensa por su defensa de las libertades y la democracia. Del dinero no se preocupe: el Congreso aprueba anualmente partidas de varios centenares de millones de dólares que Aznar y Uribe canalizan hacia sus asociados latinos para ayudarles a crear un clima de opinión propicio al “golpe blando.” Aparte están los dineros que aportan las transnacionales, o sea que aquí lo que sobra es el dinero y lo que falta es voluntad política para deshacernos de esos bribones. El  tono general en esta fase del proceso debe girar en torno a esta consigna: “la comunidad internacional está consternada por los ataques al periodismo independiente y a la oposición democrática.” Si la campaña prende en la opinión pública lance, siempre con sus socios locales, una segunda consigna “exigiendo la liberación de todos los presos políticos.” Entre nos le digo que no los hay porque los presos son algunos de nuestros amigos que por su afán de hacer méritos ante el Tío Sam y figurar como héroes del derrumbe del totalitarismo cometieron crímenes y los muy idiotas lo hicieron a cara descubierta, desoyendo nuestros consejos. Fueron muy estúpidos, pero la verdad es que en las cárceles nos son más útiles. De todos modos no conviene menear demasiado el asunto de los venezolanos porque si lo que hicieron allá lo hubieran hecho en Estados Unidos –tentativa insurreccional, 43 muertos, centenares de millones de dólares en destrucción de vehículos e instalaciones públicas- ya habrían recibido una inyección letal en una cárcel de máxima seguridad de Alabama. ¡Ah, me olvidaba! Asegúrese que nuestros medios en la televisión saquen a TeleSUR de todas las grillas de las cableras. Nada menos que La Nación de Buenos Aires, uno de los decanos de la prensa seria a nivel mundial, dijo en un memorable editorial que el “modus operandi” de Telesur es “malicioso” y que el problema esencial con esa señal “no es su ideología, sino su rancio primitivismo panfletario para procesar las noticias.” Si lo dice La Nación, que de esto sabe mucho y ha sentado cátedra en materia de procesamiento de noticias, hay que creerle. Esos canallas de TeleSUR ya nos hicieron quedar como unos impostores cuando revelaron lo del relevo de Mel Zelaya, que los de la CNN y los medios amigos (entre ellos La Nación) habían ocultado cuidadosamente; y también con el affaire de Bengasi cuando liquidamos a Gadaffi, porque ellos pusieron en evidencia que no hubo bombardeo alguno de la aviación libia sobre nuestros muchachos en aquella ciudad. Si tiene dudas de cómo hacerlo hable con uno de sus colegas en Buenos Aires. Allá lo convencieron rápido a Macri y ahora las cosas están mucho mejor y los argentinos informados con objetividad e imparcialidad.
Quinto: identifique cuidadosamente a sus peones en la fase final de la campaña. ¡Aléjese de los cuarteles, olvídese de los militares! Recuerde que hace veinte años empezamos a ofrecer cursos de formación en Derechos Humanos y Democracia a jueces y fiscales de todos los países latinoamericanos. ¡Si viera lo bien que nos fue! Nos sacamos de encima a Mel Zelaya con una trapisonda de libro, y tres años después la repetimos con Fernando Lugo, un obispo tan libidinoso y mujeriego que nuestro Bill Clinton y su Mónica Lewinsky quedan reducidos a figuras como la Madre Teresa por comparación al marxista-leninista de sotana. Reclute los jueces y fiscales y también a los políticos en el congreso para organizar el juicio político. La cosa pasa por ahí: búsquenle la vuelta al presi, que algún muerto debe ocultar en su closet, alguna cuenta offshore debe tener en algún paraíso fiscal, algunos milloncitos habrá fugado del país. La mayoría de los políticos latinos dejarían a Frank Underwood y los guionistas de House of Cards como inofensivos niños de pecho. Busque en los Panamá Papers, pero tenga cuidado porque algunos de los nuestros fueron tan descuidados, para no decir estúpidos, como para dejar sus huellas digitales allí. Ningún latino, pobre o rico, es trigo limpio. No se olvide que son racialmente inferiores y por eso mismo propensos al desorden y al delito. Y cuanto más ricos y poderosos más tentados estarán en acrecentar sus fortunas por cualquier medio. Cuando los capitostes del Poder Judicial se alían con diputados y senadores, habiendo una jugosa recompensa material en el medio (que ya en parte hemos anticipado) los resultados son más devastadores de los que puedan lograr miles de soldados dirigidos por un estado mayor de ladrones incompetentes. Tampoco se olvide que hemos venido entrenando a militares y policías en Derechos Humanos y Democracia. Esta gente sabe muy bien lo que esto significa y arden en deseos de cooperar con nosotros. No sólo nos fue muy bien en Honduras y Paraguay. Estamos a punto de obtener el premio mayor: Brasil, ¡y sin disparar un solo tiro! Sus colegas en ese país hicieron una obra maestra: sin tener nada concreto, ninguna prueba, nada, sacan del juego a dos castro-comunistas irreductibles como Lula y Dilma. Y los que tenemos en la Argentina la tuvieron todavía más fácil porque nuestros enemigos perdieron el gobierno a manos de uno de nuestros mejores amigos, pero en quién jamás habíamos pensado para la presidencia. El hombre habla muy bien el inglés, cree en la magia de los mercados pero no parece estar preparado para dirigir un país tan exótico como la Argentina, en donde gobernar no es imposible pero es inútil. Para eso se requiere de alguien con un perfil diferente y una dicción comprensible para el vulgo. Pero Macri consiguió un buen marketinero político y llegó a la Casa Rosada y nos está dando una mano más que necesaria, como la tuvimos en la época de Menem, que nos ayudó a ganar la primera guerra del Golfo. Por eso le dijimos a Obama que ya que iba a Cuba y se desviara un poco y fuera a visitarlo, con suegra y todo. Los maricones del Departamento de Estado trataron de bloquear esta decisión diciendo que ningún presidente de Estados Unidos debe visitar a un gobierno instalado hacía pocos meses. Pero los chicos de la comunidad de inteligencia y del Pentágono les quebramos la mano a aquellos afeminados derrotistas y el presi nos hizo caso. Le dijimos que la Argentina bien valía una misa, que con el temita este de los narcos y los “paracos” Uribe se estaba desprestigiando demasiado y ya no nos servía, y que por eso Macri se había convertido en nuestro principal ariete contra el régimen dictatorial de Maduro. También le dijimos que para ganarse la simpatía de los nativos tenía que bailar un tango y tomar esa horrible y antihigiénica infusión llamada mate que aquellos bárbaros sorben todos de una misma “bombilla” rebosante de gérmenes y bacterias que se pasan unos a otros. La verdad es que los chicos de la comunidad de inteligencia todavía no se ponen de acuerdo sobre si Obama es estadounidense o keniano; o si es cristiano o un  musulmán vergonzante dispuesto a traicionarnos en cualquier momento. Pero es un actorazo, siguió nuestro guión al pie de la letra ¡y los argies quedaron fascinados con él!

Sexto: ya tiene al gobierno enemigo sitiado. Desde Washington la oposición cosechó una interminable secuencia de declaraciones manifestando la “preocupación” de nuestras autoridades y de los politiqueros del Congreso por la gravedad de los problemas que afligen al país y la necesidad de un radical cambio de rumbo. El FMI y el Banco Mundial lanzaron serias advertencias de la profundidad del abismo en que se caería a causa de la obstinación del gobierno en seguir aplicando sus políticas populistas y anti-mercado. La Unión Europea se manifestó en el mismo sentido y envió reiterados mensajes exigiendo redefinir los acuerdos comerciales desechando los residuos estatistas de los acuerdos iniciales. La SIP (Sociedad Interamericana de Prensa) emitió rotundos comunicados denunciando los múltiples atropellos que sufre el “periodismo independiente” a manos del gobierno. Las federaciones económicas (industriales, agrarias, etcétera) claman al cielo exigiendo una rectificación de las políticas oficiales. Denuncie el carácter ilegítimo del gobierno y su incorregible ineficiencia, paralizado como está por el torrente de ataques procedentes desde el exterior y la creciente belicosidad de sus enemigos internos. Los gobiernos de los países vecinos hacen saber de su preocupación por los acontecimientos y la situación se descontrola por completo. Pero un gobierno, sobre todo un gobierno como el que usted debe ayudar a eliminar, no cae si  no se lo hace caer. Y para eso tiene que ganar la calle. Repase cuidadosamente los manuales golpistas de Eugene Sharp, uno de nuestros teóricos disfrazado de académico, que codificó las  acciones desestabilizadoras de gobiernos enemigos a las que, burlonamente, bautizó como  “no violencia estratégica”. El bueno de Sharp hizo honor a su apellido y expuso en varios de sus informes para la CIA y la OTAN nada menos que 197 tácticas  “no violentas” con las cuales poner a un gobierno enemigo de rodillas. Entre ellas incluye iniciativas tan pacíficas como “establecer doble soberanía y gobierno paralelo”, acosar y abuchear a funcionarios en la vía pública, desobediencia civil y el boicot sexual y la suspensión de las relaciones sexuales habituales hasta que no caiga el gobierno y, de este modo, promover la militancia rebelde. Recuerde que la lucha contra el comunismo también se libra en la cama, y explote esa muy sensible faceta de nuestra batalla por la libertad. Cuando todas estas condiciones están presentes la mesa está servida para la remoción del gobernante indeseable. Pero asegúrese que sus comensales tengan el aspecto apropiado. Tiene que crear un clima de derrumbe con multitudes saliendo a la calle a exigir “la salida” del gobierno enemigo. Asegúrese que  muchedumbre no esté formada sólo por nuestros amigos. Es más, dígales que se queden en casa. No sería demasiado creíble si el “tono plebeyo” que debemos darle a la destitución del gobierno (y para que el Congreso y la opinión pública en Estados Unidos aplauda nuestras acciones) fuese personificado por un prolijo y elegante desfile callejero de los ricachones de Barrio Parque y Recoleta en Buenos Aires; Vitacura y Las Condes en Santiago; Leblon e Ipanema en Río de Janeiro; o Villa Mariana en Sao Paulo; Pocitos y Carrasco en Montevideo; San Isidro y Miraflores en Lima o Tecamachalco y Las Lomas en ciudad de México. Es preciso darle calor y color populachero, y eso no se consigue con la gente de esos barrios. Si tiene dudas hable con sus colegas en la Argentina, que allá son expertos en eso. Haga que nuestros amigos digan que el afán expropiatorio del gobierno no dejará títere con cabeza. Consulte a los de Ecuador, que hicieron un trabajo notable al movilizar al pobrerío ¡en contra de la Ley de Herencia! Fue una obra maestra de nuestros agentes y sus amigos ecuatorianos, que inundaron las calles de desheredados y desposeídos, que nada heredaron y nada pueden heredar, en contra de una ley propuesta por el castro-chavista Rafael Correa que afectaba sólo a los muy ricos del Ecuador. ¡Haga lo mismo! La estocada final contra la tiranía que estamos combatiendo tiene que ser dada por grandes movilizaciones callejeras pero para eso tiene que atraer a las clases medias, siempre propensas a actuar contra gobiernos que la han beneficiado, y al “pobretariado”, como dice el cura comunista Frei Betto. Para eso es necesario una eficaz campaña de los medios de comunicación -que nuestros enemigos llaman “terrorismo mediático” y la verdad que no se equivocan, sólo que no toman en cuenta nuestras intenciones redentoras- mediante la cual se convenza a esos sectores desposeídos y desinformados que la voracidad del gobierno acabará por expropiarlos de sus miserables propiedades. No es sencillo pero, como lo prueba la experiencia del Ecuador, no es imposible. Una vez que tenga esa gran manifestación populachera en las calles el derrumbe del gobierno será inevitable, sometido a la doble presión de la conspiración judicial-parlamentaria y al descontento callejero de las masas. Una vez caído asegúrese que prosiga la persecución judicial y la campaña de difamaciones en contra de los personeros del anterior gobierno. No sólo hay que derrocarlos sino también mandarlos a la cárcel y humillarlos. Como hicimos con Jacobo Arbenz en la primera experiencia latinoamericana de la CIA, en la Guatemala de 1954, cuando lo hicimos desfilar por el aeropuerto en calzoncillos. Zelaya estaba sobreaviso y por eso siempre dormía con pijama y tenía el sombrero a mano, pero igual lo sacamos de la cama sin darle tiempo a que se vistiera. Como haremos con todos. El mundo libre no espera otra cosa de nosotros.

 El mencionado periódico publicó un editorial el 12 de Abril formulando un infame llamamiento al golpe de estado en Venezuela. Dice en su párrafo final que

“Venezuela necesita desesperadamente una intervención política de sus vecinos, que para eso disponen de un mecanismo apropiado en la Carta Democrática Interamericana de la Organización de Estados Americanos, la OEA, un tratado que contempla la acción colectiva cuando un régimen viola las normas constitucionales".



Es obvio que quienes están desesperados son los imperialistas y sus compinches, razón por lo cual este periódico paradigmático de la “prensa seria, imparcial y objetiva” propone la intervención extranjera en la Venezuela Bolivariana. El WP se lamenta de que los vecinos de Venezuela no asuman responsablemente el desafío que exigen las circunstancias.  La guerra económica, a la ofensiva diplomática, a las provocaciones de la oposición enquistada en la Asamblea Nacional y al terrorismo mediático no pudieron tumbar al gobierno de Nicolás Maduro. No recuerdo un ataque tan feroz y tan bien orquestado en contra de un país como el que Estados Unidos y sus vasallos locales lanzaron contra la patria de Bolívar y Chávez.

Pero nada de esto es casual. Obedece a un plan del Comando Sur, plasmado en un documento denominado “Operación Venezuela Freedom-2″ (ver foto abajo) y rubricado con la firma del actual jefe del Comando Sur, el almirante Kurt Tidd el 25 de febrero del corriente año. Uno de sus párrafos más elocuentes dice que “si bien (la oposición) está enarbolando el camino pacífico, legal y electoral (para provocar la destitución de Maduro), ha crecido la convicción de que es necesario presionar con movilizaciones de calle, buscando fijar y paralizar a importantes contingentes militares que tendrán que ser dedicados a mantener el orden interno y seguridad del gobierno, situación que se hará insostenible en la medida en que se desaten múltiples conflictos y presiones de todo tipo”. En línea con lo anterior el editorial del WP termina diciendo que “probablemente no tarde demasiado en producirse una explosión”. No es casual que una de las organizaciones sediciosas que asolaron al país en el pasado, Voluntad Popular, haya convocado una marcha para  el próximo 19 de Abril para exigir la “salida” del presidente Maduro. Ni que el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, declarase hace pocos días en una entrevista a El País de España que era inadmisible mantener la neutralidad en Venezuela  “cuando hay presos políticos y la democracia no está funcionando”.  Como puede verse, se han movilizado todos los engranajes y dispositivos para acabar, a cualquier precio, con la Revolución Bolivariana. Hoy la solidaridad con su pueblo y su gobierno es más importante que nunca, y no deberán regatearse esfuerzos para impedir que la siniestra maniobra intervencionista del imperio llegue a ejecutarse.

Seguiremos con este tema, que nos exige ponernos en guardia ante los planes del imperio.

(Ver el texto original del editorial del WP en:


13.4.3026

¡Hola! comparto la entrevista que me hiciera el domingo pasado Mona Moncalvillo en Radio Nacional. Creo que les va a interesar.


Para escucharla, ir a:
11.4.2016

Ahora disponible, entero, en:

http://albaciudad.org/2016/04/video-discurso-completo-de-atilio-boron-en-el-encuentro-de-intelectuales-golpes-blandos-por-etapas-exito-en-argentina/


CARACAS, 10 Abril 2016

Ayer, en el Teatro Teres Carreño de Caracas, tuve ocasión de presenciar un panel que fue un verdadero lujo que, afortunadamente, estará disponible en la web si no hoy domingo sin falta mañana lunes. Para eso visitar el sitio de Telesur en: www.telesurtv.net Integraron ese panel nada menos que Fernando Buen Abad (México y Argentina, profesor de las universidades nacionales de Lanús y Avellaneda); Blanca Eekhout Gómez (ex Ministra de Comunicaciones de Venezuela y co-fundadora de Catia TV); Pascual Serrano (España, fundador de Rebelión); Carlos Aznarez (Resumen Latinoamericanoa, Argentina) y Osvaldo León (ALAI, Ecuador). El tema: los medios y su papel en los procesos de transformación en curso en los países latinoamericanos.

De izuierda a derecha: Buen Abad, Eekhout, Serrano,Aznarez y León


A continuación unas pocas perlas que nos regalaron los panelistas:

Buen Abad: Según la UNESCO los medios de comunicación son la segunda industria que más dinero mueve a nivel mundial, sólo superada por el fenomenal negocio de la guerra y el tráfico de armas. En su inmensa mayoría los medios son negocios, altamente oligopolizados, que además de esclavizarnos, nos sacan el dinero y nos utilizan para que los enriquezcamos.

Blanca Eekhout Gómez: Los artífices del golpe de estado de Abril 2002 fueron los grandes medios. Los generales ensayaron su discurso en los estudios de la TV, o en las casas de los presentadores de la TV. Chávez estaba preso, secuestrado; no había partido ni organización, y los medios, todos, la radio, la prensa y la TV nada decían. Pero a pesar de ello el pueblo logró saber, enterarse, y no esperó ver por TV o escuchar en la radio o leer en la prensa para saber lo que estaba ocurriendo. Se hizo pueblo comunicador y salió a buscar a Chávez, a exigir el retorno de Chávez bajo la consigna de “Queremos a Chávez”! La verdad se convirtió en acto comunicacional unificador.

Pascual Serrano: Muchas iniciativas hubo en América Latina para democratizar los medios y garantizar el derecho a la información, un derecho inalienable de los pueblos. Y también el derecho a informar, que los pueblos y los movimientos y fuerzas populares tengan la posibilidad de informar, algo imposible en un sistema mediático dominado por la lógica mercantil y el imperativo de la ganancia. El caso argentino demuestra que pese a los enormes esfuerzos para democratizar los medios audiovisuales, con una ley que fue discutida popularmente durante largos años y que fue finalmente aprobada por una amplia mayoría en el Congreso fue suprimida, de hecho, con una sola firma en un Decreto de Necesidad y Urgencia de Mauricio Macri. Lección práctica: para sostener sus conquistas la izquierda tiene que estar siempre, día a día, en la calle.

Carlos Aznarez: Fidel y el Che comprendieron desde el vamos la importancia de la comunicación política. Fundaron Radio Rebelde en la Sierra Maestra y ni bien entraron a La Habana crearon una extraordinaria agencia de noticias, Prensa Latina, reclutando gentes tan notables como Jorge Ricardo Masetti, Gabriel García Márquez, Rodolfo Walsh y Rogelio García Lupo. Fidel y Chávez fueron grandes comunicadores. Los medios mienten sistemáticamente: ocultan los asesinatos de los luchadores populares, y cuando no pueden hacerlo, como en el caso de Berta Cáceres en Honduras, no lo atribuyen a las transnacionales contra las cuales Berta luchaba sino que dicen que fue producto de una tumultuosa relación sentimental.

Osvaldo León: los medios alternativos tienen que articularse con los movimientos sociales y librar también ellos la batalla de ideas, la batalla cultural. Pero sorteando el peligro de creer que esa se libra con propaganda cuando en realidad sólo se puede prevalecer mediante un intenso esfuerzo formativo. Esos medios deben ser grandes vehículos de educación y concientización política.
Caracas, 9 Abril 2016.


Nicolás Maduro, en recepción inaugural del Encuentro, 8 Abril 2016

La brutal contraofensiva del imperio, encaminada a revertir los avances políticos, económicos y sociales que experimentaron varios países de la región a partir del ascenso de Chávez a la presidencia de Venezuela, el 2 de Febrero de 1999, requiere librar una enérgica batalla en todos los frentes. La cultura es el terreno en el cual esa lucha adquiere un carácter decisivo. ¿No es una ingenuidad ignorar la importancia de las transformaciones económicas, que modifiquen radicalmente las relaciones de clases? De ninguna manera. Aquellas son fundamentales, pero tal como lo señalara Lenin a menos de un año del triunfo de la Revolución Rusa y después de él Mao, Fidel, Allende, Chávez y todos quienes tuvieron la responsabilidad de conducir (no observar sino conducir) un proceso revolucionario, las premisas culturales e ideológicas del socialismo son condiciones necesarias para el éxito del programa de superación del capitalismo. Este no será derrotado sí se lo ataca sólo en la economía porque su reproducción y supervivencia depende no sólo de su capacidad para apropiarse del plusvalor socialmente producido sino también -y diría que en estos tiempos más que nunca- de la eficacia de sus dispositivos de hegemonía ideológica y cultural que reproducen incesantemente el fetichismo de la mercancía y la pulsión consumista, creando la ilusión de que el capitalismo ha triunfado para siempre, que la historia ha llegado a su feliz término y que el capitalismo es lo único que existe y que puede existir, y que fuera de él no hay salvación, sólo violencia, destrucción y muerte. Ese es el mensaje con que a diario nos ametrallan los medios de comunicación hegemónicos, alimentando incesantemente la despolitización y la resignación de las clases y capas dominadas para beneficio de sus opresores. Por eso, la batalla de ideas es imprescindible e impostergable. Para organizar a nivel continental esa lucha es que estamos reunidos en Caracas.
(En la foto, el presidente Nicolás Maduro en la reunión inaugural de la Red)



SIN TELESUR, ¿QUIEN NOS DIRÁ LO QUE PASA EN EL MUNDO?¿LA CNN?¿TN? ¿Y ESTO LO DECIDE UN GOBIERNO QUE SE QUEJABA DE LA FALTA DE PLURALISMO?
El deterioro de la calidad del periodismo es uno de los rasgos más ilustrativos de la crisis de la sociedad argentina. En su monstruosa metamorfosis, los medios se convirtieron en inescrupulosos operadores de los intereses dominantes, sin el menor respeto por la veracidad de la información que propalan o por la inteligencia de sus lectores, oyentes o televidentes. Por supuesto que hay que distinguir entre las empresas y sus propietarios y, por otro lado, algunos periodistas -¡no muchos, desgraciadamente!- que tratan de mantener la dignidad de su profesión a pesar de las circunstancias tan adversas que los afectan.


Una muestra de esta descomposición moral la ofreció el día de hoy La Nación en una nota firmada por José Crettaz titulada El Estado argentino se va de la cadena Telesur, y con una bajada que decía que el gobierno de Mauricio Macri inició el trámite “para abandonar la empresa propietaria de la señal de noticias chavista.” En una próxima entrega analizaré críticamente la superficialidad, las mentiras y la tendenciosidad de esa nota y la hipocresía de quienes dicen defender el pluralismo ideológico pero luego apoyan cualquier decisión que en la práctica lo limiten. Me basta por ahora con señalar un botón de muestra: con la impunidad que le otorga su empresa, Crettaz habla de “una alianza de Venezuela con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia”. Sus limitaciones intelectuales y políticas le impiden comprender la diferencia sustancial entre un estado que asume el papel de mediador entre las FARC y el gobierno de Colombia para poner fin a más de medio siglo de guerra, y un aliado político. Con el tosco criterio que usa nuestro articulista el gobierno de Bill Clinton en Estados Unidos podría también haber sido acusado de “aliado” del Ejército Republicano Irlandés, una organización casi unánimemente tipificada como terrorista, por la activa mediación de la Casa Blanca para poner fin a la guerra entre esa organización y el gobierno británico. Por supuesto, Crettaz no tenía la menor idea de todo esto.

Como dije ayer en mi charla organizada por el CEFMA/Mar del Plata y la CTA hay dos visiones diferentes. Una, la que produce un escueto documento de la Cancillería argentina; otra, muy distinta, la que produjo la Oficina de Prensa de la Casa Blanca, mucho más extensa. Para que nos demos una idea, el de la Casa Blanca es un texto de unas diez páginas a espacio simple, y de 2894 palabras en 395 líneas en su original en inglés. El de la Cancillería tiene dos páginas a espacio y medio y 394 palabras en 44 líneas.  Es un documento bien interesante, que dice MUCHÍSIMO más que el emitido por las autoridades argentinas, y demuestra que estamos en ruta hacia un TLC y una alianza estratégica con EEUU en sus aventuras imperiales. Temas centrales: seguridad, cooperación económica, reforzamiento de la OEA (!), integración de la Argentina a una inverosímil "Comunidad de Democracias", un organismo intergubernamental creado en Polonia en el año 2000 por el gobierno de ese país y la secretaria de Estado de Bill Clinton, Madeleine Albright, junto con seis co-convocantes: los gobiernos de Chile, la República Checa, India, Malí, Portugal y la República de Corea, todas ellas ejemplares democracias que concitan la admiración mundial. Según el documento de la Casa Blanca Obama invitó a la Argentina a ser parte del Consejo Directivo de tan magna institución. En fin, ... aquí van a continuación los dos documentos: primero,el de la Cancillería, después el de la Casa Blanca, en la traducción oficial al castellano.

A CONTINUACIÓN, LA TRADUCCIÓN OFICIAL AL CASTELLANO HECHA POR LA EMBAJADA DE ESTADOS UNIDOS EN LA ARGENTINA DEL COMUNICADO EMITIDO POR LA CASA BLANCA.
HOJA INFORMATIVA: Relación entre Estados Unidos y Argentina
Fuente: https://ar.usembassy.gov/…/hoja-informativa-relacion-entr…/…

The White House
Office of the Press Secretary
For Immediate Release
March 23, 2016

El Presidente Obama, acompañado por la Primera Dama Michelle Obama, visitó Argentina para reunirse con el nuevo Presidente Mauricio Macri y la Primera Dama Juliana Awada. Juntos, los líderes exploraron las oportunidades para fortalecer la relación entre Estados Unidos y Argentina, y asociarse para abordar desafíos mundiales, tales como el cambio climático, el mantenimiento de la paz, los refugiados, la defensa de los derechos humanos y la democracia. Esta fue la primera visita bilateral a Argentina por parte de un presidente de EE. UU. en casi dos décadas.
Los líderes también discutieron la agenda de reformas económicas del Presidente Macri, las oportunidades para ampliar el comercio y las inversiones, la cooperación en el área de ciencia y tecnología y el apoyo de EE. UU. para desarrollar la capacidad de Argentina para combatir al crimen organizado.
Relación económica entre EE. UU. y Argentina
Desde que asumió el cargo como Presidente en diciembre, Macri ha implementado reformas económicas de forma rápida para comenzar a abordar desequilibrios económicos y profundizar la integración de Argentina en la economía mundial. Para apoyar estos esfuerzos, los dos gobiernos anunciaron pasos para reforzar el comercio y las inversiones, profundizar la cooperación con el G-20 y promover su objetivo compartido del G-20 para un crecimiento económico sólido, sustentable y equilibrado. Las compañías de EE. UU., que reflejan un interés significativo en el sector privado de Argentina, anunciaron inversiones de miles de millones de dólares que ayudarán a desarrollar los más de $20 mil millones en el comercio anual entre Estados Unidos y Argentina. En los próximos meses, habrá seis delegaciones de comercio que ayudarán a las empresas de EE. UU. y Argentina a identificar oportunidades adicionales. Para abordar los problemas que afectan a las empresas en ambos países, el Departamento de Comercio y el Ministro de Producción de Argentina organizarán la reunión inaugural este año para el Diálogo Comercial entre Estados Unidos y Argentina.
Acuerdo del Marco de Trabajo para el Comercio e Inversiones
Argentina y Estados Unidos firmaron un Acuerdo del Marco de Trabajo para el Comercio e Inversiones, que reconoce el papel fundamental del comercio y las inversiones privadas, tanto nacionales como extranjeras, para desarrollar más el crecimiento y la creación de empleos. El acuerdo facilitará el diálogo en un amplio rango de problemas, que incluyen la propiedad intelectual, el acceso al mercado y la cooperación en asuntos de agricultura, así como la colaboración en objetivos compartidos en la Organización Mundial del Comercio y otros foros multilaterales. Estados Unidos y Argentina, que son unos de los principales exportadores agrícolas, se comprometieron para trabajar juntos y ampliar el comercio mundial de productos agrícolas y combatir las barreras no científicas con respecto al comercio. Esto incluye trabajar para ampliar el comercio bilateral y resolver los problemas pendientes de acceso al mercado en la agricultura y en toda la gama de productos y servicios.
Crecimiento de las pequeñas empresas e iniciativas empresariales
Estados Unidos y Argentina profundizarán la cooperación para promover el crecimiento de las pequeñas empresas y las iniciativas empresariales al facilitar la creación de una red de centros de asistencia de negocios de Argentina y al vincular a las pequeñas firmas de ambos países con una red internacional de socios de negocios de confianza a través de la red de pequeñas empresas del continente americano. Ambos países también tomarán medidas para apoyar a las mujeres empresarias, en particular a través de las iniciativas empresariales de las mujeres en la iniciativa del continente americano. Maria Contreras-Sweet, quien es la administradora de la Administración de Pequeñas Empresas, liderará una delegación a Argentina en abril para firmar un memorándum de comprensión con el Ministro de Producción e implementar dichos esfuerzos.
Facilitación del comercio
Estados Unidos le da la bienvenida al apoyo de Argentina para la ratificación e implementación del Acuerdo de Facilitación del Comercio de la Organización Mundial del Comercio, y al compromiso de Argentina de presentar el acuerdo para su aprobación legislativa este año. Para aumentar más el comercio, Estados Unidos cooperará con Argentina, a medida que ambos países desarrollan programas de aduanas de una sola ventana, para reducir las cargas administrativas para los negocios.
Asistencia técnica
Estados Unidos proporcionará asistencia técnica para ayudar a respaldar las reformas económicas del Presidente Macri. Esto incluye el apoyo de la Comisión Federal del Comercio y del Departamento de Justicia para la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia de Argentina, así como intercambios entre la Oficina del Censo de los Estados Unidos y el Instituto Nacional de Estadística de Argentina para compartir las mejores prácticas sobre recopilación y análisis de datos económicos. Estados Unidos y Argentina también profundizarán las discusiones sobre las políticas de telecomunicaciones, lo que incluye consultas con la Comisión Federal de Comunicaciones con respecto a la administración del espectro y la reforma regulatoria.
Comunidad internacional económica y financiera
Estados Unidos le da la bienvenida a los esfuerzos del Presidente Macri para fortalecer los vínculos entre Argentina y el sistema financiero internacional y la participación en los foros económicos multilaterales. En enero, Estados Unidos dio por terminada su política, que estaba en vigor desde el 2011, de oponerse ante la mayoría de los préstamos de bancos de desarrollos multilaterales a Argentina. Estados Unidos también le da la bienvenida al interés de Argentina de profundizar su participación con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y espera con interés trabajar con Argentina en los comités de la OCDE.
Cambio climático y energía
Implementación del Acuerdo de París y revisión de INDC
Estados Unidos y Argentina están comprometidos en firmar y unirse al Acuerdo de París tan pronto como sea posible, y trabajarán juntos para apoyar los esfuerzos para una entrada en vigor temprana del Acuerdo. Argentina también anunció los planes para mejorar sus Contribuciones Previstas y Determinadas a Nivel Nacional (INDC, por sus siglas en inglés), y ambos gobiernos compartirán sus experiencias para apoyar este esfuerzo.
Eliminación gradual de los hidrofluorocarbonos
Estados Unidos y Argentina afirmaron su compromiso por adoptar una enmienda a la eliminación gradual de hidrofluorocarbonos (HFC) del Protocolo de Montreal en 2016, al desarrollar los progresos realizados y dentro del marco de trabajo establecido en Dubai Pathway. Ambos países también le dieron la bienvenida a los entendimientos comunes logrados en Dubái con respecto al apoyo financiero al Fondo Multilateral para los países en desarrollo para implementar una enmienda a la eliminación gradual de los HFC. Trabajaremos juntos para generar soluciones en los desafíos prioritarios para administrar los HFC.
Reducción de emisiones de la aviación internacional
Estados Unidos y Argentina cooperarán con la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) para reducir las emisiones de la aviación internacional. Argentina y Estados Unidos, que son miembros del Consejo de la OACI y del comité ambiental técnico de la OACI, trabajarán juntos para lograr una decisión para adoptar un mecanismo con base en el mercado en este año que sea congruente con la pasada Resolución de la Asamblea de la OACI.
Cooperación climática y energética del G-20
Estados Unidos y Argentina también abordarán el cambio climático y energético en la cumbre del G-20 este año, lo que incluye a través de esfuerzos de eficiencia energética y eliminación gradual de subsidios a los combustibles fósiles ineficientes que alientan el consumo excesivo.
Cooperación en la reforma del sector energético y la energía renovable
Estados Unidos y Argentina están comprometidos en aumentar el uso de energía renovable y la eficiencia energética. Como parte de este esfuerzo, ambos gobiernos cooperarán en el aumento de las energías renovables, lo que el apoyo de EE. UU. en la reforma del mercado, la optimización del sistema y la integración de energías renovables en la red eléctrica. En mayo, el Departamento de Comercio recibirá a ejecutivos argentinos en California para buscar asociaciones de negocios de energía renovable. Los países desarrollarán trabajo adicional por medio del Grupo de Trabajo de Energía Binacional (BEWG, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos y Argentina y el Programa del Sector de Energía del Departamento de Estado.
Desarrollo seguro y responsable de petróleo y gas no convencionales
Estados Unidos y Argentina tienen recursos abundantes de energía no convencional. Para mitigar el uso de fuentes de energía con gran contenido de carbono, tales como la gasolina y el carbón, y para mejorar la seguridad energética y el crecimiento económico, ambos países promoverán el desarrollo seguro y responsable de los recursos de petróleo y gas no convencionales, lo que incluye la mejora de resultados ambientales, a través del Programa para el Compromiso Técnico en Gas no Convencional y el BEWG. Estados Unidos facilitará visitas de funcionarios argentinos a sitios de desarrollos no convencionales en EE. UU.
Liderazgo en energía limpia
Argentina y Estados Unidos reafirmaron el valor de acelerar el desarrollo de la energía renovable y las tecnologías de eficiencia energética. Argentina asistirá al siguiente foro de Clean Energy Ministerial como observador oficial. Argentina también podrá trabajar con Estados Unidos y otros países para mejorar las políticas de eficiencia energética y acceder al Centro de Soluciones de Energía Limpia del Clean Energy Ministerial, que ofrece apoyo de expertos gratuito sobre políticas para los países interesados en aumentar el uso de tecnologías de energía limpia.
Cooperación civil nuclear
Argentina y Estados Unidos reiteraron su compromiso en usar energía nuclear, que es una fuente de energía con bajo contenido de carbono, con los estándares más altos de seguridad y no proliferación. A partir del Acuerdo de Cooperación del Uso Pacífico de Energía Nuclear y del Comité Permanente Conjunto de Cooperación de Energía Nuclear, ambos países buscarán una mayor cooperación en la investigación y la seguridad nuclear.
Cooperación en hidrometeorología
Estados Unidos y Argentina mejorarán la coordinación de datos de clima, hidrología y ambiente para mejorar la resistencia al cambio climático. Estos esfuerzos incluirán la cooperación con el programa de Sustentabilidad Mundial de Agua del Grupo de Observaciones de la Tierra (GEO), lo que incluye a través de esfuerzos como los que se destacan en el marco de trabajo común para los datos de observación de la Tierra.
Protección y estudio de Nuestro Océano
Estados Unidos y Argentina comparten una preocupación profunda por la conservación marina, y Argentina asistirá a la tercera conferencia de Nuestro Océano organizada por el Secretario Kerry en este año en Washington. Ambos países planean una colaboración continua sobre la ciencia del océano, la investigación científica, observación y conservación marina, lo que incluye a través de asociaciones entre la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica y su contraparte argentina para estudiar el Océano Atlántico Sur, y entre la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio y la agencia espacial de Argentina.
Cooperación multilateral
Estados Unidos y Argentina comparten un compromiso por abordar los desafíos mundiales urgentes, tales como mantener la paz en áreas en donde ciudadanos civiles se enfrentan a amenazas de violencia, y encontrar hogares para millones de refugiados que huyen del Oriente Medio. Para confrontar estos y otros problemas económicos y transnacionales, así como problemas bilaterales importantes, Estados Unidos y Argentina entablarán un diálogo de política de alto nivel este año, liderado por el Secretario de Estado Kerry y la Ministra de Relaciones Exteriores Malcorra.
Mantenimiento de la paz
De manera histórica, Argentina ha sido crucial para los esfuerzos mundiales de compartir las cargas de mantenimiento de la paz. Estados Unidos elogian el compromiso de Argentina de reanudar dicho papel, al aumentar de forma significativa el tamaño de sus unidades de reserva y al participar en el mantenimiento de la paz de la ONU en África al poner a disposición capacidades importantes, tales como: logística, ingeniería, comunicaciones y unidades médicas. En preparación para el envío de las unidades reservas de Argentina a África, Estados Unidos fortalecerán la capacidad del mantenimiento de la paz de Argentina, a través del entrenamiento y la modernización de la flota C-130 de Argentina.
Los refugiados
Estados Unidos y Argentina reconocen la necesidad de abordar la crisis mundial de refugiados a través de una mayor asistencia y la protección a largo plazo de los refugiados. Estados Unidos elogia el acuerdo de Argentina de acoger a un número significativo de refugiados en Argentina, incluidos a los individuos desplazados por la guerra en Siria. Estados Unidos apoyará dicho esfuerzo en asociación con organizaciones internacionales y otros donantes.
Colombia
Estados Unidos y Argentina apoyan la búsqueda de un acuerdo de paz para Colombia para finalizar su conflicto de décadas. Estados Unidos y Argentina, que son participantes de la Iniciativa Global para el Desminado en Colombia, participarán en la Reunión de Expertos en Bogotá en mayo para discutir el compromiso de Colombia de eliminar todas las minas terrestres a más tardar para el 2021. Estados Unidos y Argentina también se comprometen en apoyar los esfuerzos multilaterales para asegurar una implementación efectiva de un acuerdo de paz, que incluye una misión política especial de la ONU.
Salud mundial
Agenda de Seguridad en Materia de Salud Mundial
Con base en un compromiso por prevenir, detectar y responder de forma rápida a las amenazas de enfermedades infecciosas, Argentina se une a la Agenda de Seguridad en Materia de Salud Mundial (GHSA, por sus siglas en inglés) para reforzar sus sistemas nacionales y trabajar con socios internacionales para implementar de forma plena el Reglamento Sanitario Internacional. Como parte de este compromiso, Argentina se someterá y publicará una Evaluación Externa Conjunta de sus capacidades nacionales. Estados Unidos y Argentina ampliarán la vigilancia de las enfermedades zoonóticas para las enfermedades infecciosas importadas y exóticas de importancia regional y mundial, por medio de diagnósticos moleculares avanzados, mejorarán la bioseguridad nacional y regional y los estándares de bioseguridad en el hemisferio y fortalecerán los sistemas nacionales de laboratorios en Latinoamérica para apoyar la identificación rápida de patógenos emergentes. Para desarrollar estas prioridades, Argentina se unirá a los siguientes Paquetes de Acción dentro del GHSA: Centros de Operaciones de Emergencia y Ley de Salud Pública Vinculante y Respuesta Rápida Multisectorial.
Zika
Los dos presidentes también acordaron desarrollar una respuesta regional y mundial para el Zika al compartir información y materiales para mejorar la vigilancia de la enfermedad, desarrollar el control de vectores, un tratamiento y vacunas para el Zika, y al promover una mejor comprensión del virus y sus consecuencias. Ambos acordaron apoyar la respuesta del brote regional por medio de la movilización de epidemiólogos, expertos de salud y científicos a los países afectados para responder al Zika y a los brotes de enfermedades transmitidas por vectores en la región. Ambos presidentes también acordaron asociarse para brindar educación y ayuda a las mujeres embarazadas y sus parejas en la región.
Derechos humanos y democracia
La Organización de los Estados Americanos y el Sistema Interamericano de Derechos Humanos
Estados Unidos y Argentina reafirmaron su compromiso con el gobierno democrático y con la protección de los derechos humanos, y publicaron una declaración conjunta entre el Departamento de Estado de EE. UU. y la Ministra de Relaciones Exteriores de Argentina sobre la importancia de apoyar a la Organización de los Estados Americanos, al vibrante e independiente Sistema Interamericano de Derechos Humanos y a los principios de la Carta Democrática Interamericana.
Desclasificación de documentos
En 2002, Estados Unidos desclasificó más de 4000 telegramas del Departamento de Estado y otros documentos del periodo de la dictadura militar Argentina de 1976 a 1983. Estos registros han ayudado a responsabilizar a los abusadores de derechos humanos de Argentina. Estados Unidos emprenderá un esfuerzo integral para identificar registros adicionales relacionados con los abusos a los derechos humanos de la dictadura argentina. Este esfuerzo, que fue solicitado por el Presidente Macri y grupos de derechos humanos, incluirá por primera vez a agencias de inteligencia y de autoridades del orden público, el Departamento de Defensa, así como el Departamento de Estado y los Archivos Nacionales.
Fondo de Equidad Mundial
Estados Unidos y Argentina están comprometidos a apoyar los derechos humanos de hombres y mujeres homosexuales, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI, por sus siglas en inglés). Para extender los logros a nivel nacional, Argentina acordó unirse al Fondo de Equidad Mundial, que es una asociación pública-privada que apoya a las organizaciones de sociedad civil que promueven los derechos de LGBTI a nivel mundial. Argentina también anunció su apoyo al ponente establecido de LGBTI de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de la apertura de una oficina similar en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.
Principios Voluntarios de Seguridad y Derechos Humanos
Estados Unidos y Argentina reconocen la importancia de trabajar con compañías extractivas para asegurar la protección de los derechos humanos, y Estados Unidos dio la bienvenida a la decisión de Argentina de buscar este objetivo a través de una membresía en la Iniciativa de Principios Voluntarios de Seguridad y Derechos Humanos.
Coalición para la libertad de expresión en internet
Estados Unidos dieron la bienvenida al compromiso de Argentina de participar en la coalición para la libertad de expresión en internet, y de unirse a otros 29 gobiernos para apoyar la libertad de expresión en internet junto con la sociedad civil y el sector privado. Argentina avalará la Declaración Fundacional y la Agenda de Tallin, y se unirán a Estados Unidos en la conferencia de coalición de Costa Rica en octubre.
Alianza para el Gobierno Abierto
Estados Unidos dio la bienvenida al compromiso renovado de Argentina para la Alianza para el Gobierno Abierto (OGP, por sus siglas en inglés) y su participación planificada en la conferencia de la OGP en Uruguay en mayo, así como los esfuerzos de Argentina para incluir a los gobiernos provinciales y de las ciudades en el programa piloto subnacional del gobierno de la asociación.
Comunidad de Democracias
Estados Unidos y Argentina apoyan las normas e instituciones democráticas a nivel mundial, y Argentina ha confirmado su intención de unirse al Consejo Gobernante de la Comunidad de Democracias, el cual es presidido por Estados Unidos.
Seguridad y defensa
Estados Unidos y Argentina se comprometieron en trabajar juntos para combatir al crimen organizado y el tráfico de drogas. Estados Unidos ayudará a desarrollar la capacidad de autoridades del orden público de Argentina, lo que incluye la asistencia del Departamento de Justicia con relación al terrorismo y al financiamiento del terrorismo en la región de la Triple Frontera. Estados Unidos también ayudará con los esfuerzos de Argentina para reducir la demanda de drogas, capacitará a funcionarios argentinos en la Academia Internacional para el Cumplimiento de la Ley, organizará viajes de estudios a Estados Unidos para los funcionarios argentinos y proporcionarán capacitación a través de la Administración para el Control de Drogas y el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés). El FBI también ayudará al Ministro de Seguridad de Argentina a establecer una red nacional de Centros de Fusión de Inteligencia para detectar e interrumpir el terrorismo y el crimen organizado. La Red Contra los Delitos Financieros del Departamento del Tesoro ha tomado medidas para normalizar su relación con su contraparte argentina, y firmó un memorándum de comprensión que ayudará a aumentar la cooperación para combatir el lavado de dinero y el financiamiento de terroristas.
En mayo de 2016, el Departamento del Tesoro de EE. UU. organizará el primer Grupo de Trabajo Bilateral con las fuerzas armadas de Argentina desde el año 2009. La agenda incluirá el mantenimiento de la paz, la preparación y respuesta ante desastres y la cooperación de defensa del hemisferio. Como muestra de la relación renovada en materia de defensa, la Fuerza de Tarea Interagencial Conjunta-Sur está buscando una relación de intercambio de información con el Ministro de Seguridad de Argentina que involucre a los funcionarios de enlace. El Departamento de Defensa también invitó a Argentina para participar en el Programa de Asociación de Estado para la cooperación con la Guardia Nacional.
Para mejorar la cooperación entre las autoridades del orden público y antiterrorismo, el Ministro de Seguridad de Argentina, el Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés) y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), firmaron un Acuerdo para Combatir Crímenes Graves, con la intención de facilitar y acelerar el intercambio de información sobre los criminales y terroristas conocidos y potenciales. Para mejorar la seguridad de los viajes, el Ministro de Seguridad y el DHS acordaron colaborar para mejorar las medidas para la protección en los vuelos al implementar un programa de agentes de seguridad en los vuelos. Argentina y Estados Unidos también firmaron una declaración conjunta en la que se comprometen a una colaboración continua para mejorar la seguridad. Por último, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos ayudará a mejorar la seguridad fronteriza de Argentina. Estas medidas en conjunto no solo mejoran la seguridad, sino que son pasos importantes para apoyar la elegibilidad de Argentina para el Programa de Exención de Visado. Para facilitar los viajes de los ciudadanos de EE. UU. a Argentina, el gobierno de Argentina terminará el cargo de reciprocidad de $160 impuesto a los turistas de EE. UU.
Estados Unidos anunció que eximirá el requisito de entrevistas de visa para los viajeros argentinos mayores a 65 años o menores de 16.
Intercambios educativos
Durante la visita del Presidente Obama, el Presidente Macri propuso aumentar significativamente la cantidad de estudiantes y maestros argentinos que realizan intercambios con Estados Unidos, comprometiendo 1,000 nuevos intercambios de estudiantes y maestros, incluidas becas para que estudiantes argentinos universitarios y posgraduados estudien en universidades de EE. UU. El Presidente Obama también anunció nuevos recursos para el fondo innovador “La Fuerza de 100,000 en las Américas” mediante el apoyo del Banco de Desarrollo de Latinoamérica de CAF y el Instituto Nacional de Educación Tecnológica, los que ampliarán aún más las oportunidades de intercambio educativo. Finalmente, Estados Unidos anunció planes de enviar 20 nuevos asistentes Fulbright de enseñanza del idioma inglés a Argentina en los próximos tres años para enseñar a los maestros de inglés en las provincias del interior del país.

____________________

Y a continuación el documento de la Cancillería argentina:
Argentina y Estados Unidos firmaron acuerdos en la Cancillería
Miércoles 23 de Marzo de 2016
Información para la Prensa N°: 076/16
La Canciller argentina Susana Malcorra y el Embajador de Estados Unidos, Noah Mamet, presidieron hoy en el Palacio San Martín la firma de acuerdos entre los gobiernos de la Argentina y los Estados Unidos.
Malcorra señaló: “Esto nos marca una nueva forma de trabajo, con relaciones maduras e inteligentes entre pares que nos ayudan a construir un futuro mejor, tal como nos ha dicho el Presidente Macri".
“Es un día importante para todos nosotros y lo iniciamos rubricando acuerdos y declaraciones que nos muestran un nuevo camino de trabajo conjunto. Claramente esto es el inicio de un recorrido. Tenemos mucho trabajo por delante. Muchas de las cosas que estamos acordando hoy significan un cambio importante en nuestra forma de relacionarnos. Y, como tal, estamos poniendo toda nuestra dedicación y esfuerzo para concretarlo”, remarcó la Canciller Argentina.
Participaron de la firma de los siguientes acuerdos los ministros de Seguridad, Patricia Bullrich, y del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio:
1) Acuerdo entre el Ministerio de Seguridad de la República Argentina y el Departamento de Justicia y Seguridad Nacional de los Estados Unidos sobre Incremento de la Cooperación para Prevenir y Combatir el Crimen Grave.
2) Declaración Conjunta sobre Cooperación en Materia de Seguridad y Facilitación de Desplazamiento entre el Ministerio de Seguridad y el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda de la República Argentina y el Departamento de Justicia y Seguridad Nacional de los Estados Unidos de América.
3) Acuerdo entre la República Argentina y los Estados Unidos referente al Emplazamiento de Oficiales de Seguridad a Bordo.
4) Acuerdo Marco en Materia de Comercio e Inversión entre el Gobierno de la República Argentina y el Gobierno de los Estados Unidos.
Se acordó también una Declaración Conjunta de la Ministra de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina y del Secretario de Estado de los Estados Unidos en apoyo de la Organización de Estados Americanos y del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.
La firma de estos acuerdos forma parte de un paquete que incluyen, entre otros, el Memorándum de Entendimiento para prevenir el Lavado de Dinero entre la Unidad de Información Financiera (UIF) de la República Argentina y el Financial Crimes Enforcement Network (FINCEN) de los Estados Unid

Se especuló hasta el cansancio en la expectativa de una condena de Obama a las violaciones de los DDHH perpetradas en todo el mundo bajo la inspiración, financiación y participación, directa o indirecta, de Washington. Error: los emperadores ( y muy a menudo los presidentes de las naciones sometidas ) jamás tienen la humildad de reconocer sus crímenes, o sus fracasos. Obama no podía ser la excepción. En su discurso el día de hoy, Jueves 24 de Marzo, dijo que "hemos tardado en defender los derechos humanos; eso fue el caso de Argentina". Y en la conferencia de prensa del día de ayer, en la Casa Rosada dijo que en relación a estos temas en Estados Unidos hubo "hubo momentos poco productivos o malos." Afirmaciones ambas que evitan decir lo esencial y que Obama, por muchas razones, aunque quisiera, no podía decir. Como todo presidente norteamericano él es apenas el mascarón de proa de una nave siniestra cuyos reales conductores no están a la vista.
Por eso me permito incorporar a este posteo el Postfacio al libro EL LADO OSCURO DEL IMPERIO. LA VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS POR LOS ESTADOS UNIDOS que escribiera junto con Andrea Vlahusic sobre la sistemática violación de los derechos humanos, dentro y fuera del país, por el gobierno de Estados Unidos. Fue escrito pocos meses después de la asunción de Obama y plantea unas tesis pesimistas sobre lo que haría el Premio Nobel de la Paz instalado en la Casa Blanca. Desgraciadamente, la historia nos dio la razón. Aquí se los agrego para facilitar su lectura.

POSTFACIO
El “Prólogo” escrito para la edición argentina de este libro tiene por fecha el 12 de Junio del corriente año. Transcurridas apenas dos semanas un nuevo suceso: el golpe en Honduras, vino a ratificar nuestro pesimismo acerca de lo que se podía esperar de la nueva administración estadounidense. Y poco después el mundo fue informado de otra belicosa y provocadora decisión tomada por la Casa Blanca: instalar siete nuevas bases militares en Colombia, un atropello a la soberanía de ese país y una grave amenaza para toda la región, sólo posible gracias a la incondicional sumisión del gobierno de Álvaro Uribe a los dictados del imperio. A causa del vértigo de los acontecimientos nuestro “Prólogo” envejeció prematuramente y debe ser actualizado.
En términos teóricos no tenemos nada que agregar: la tesis fundamental de nuestro trabajo es que por detrás de los transitorios ocupantes de la Casa Blanca existe un “gobierno permanente” consolidado fundamentalmente a partir de la finalización de la Segunda Guerra Mundial y que con el transcurso del tiempo ha adquirido una casi total independencia de los avatares y fluctuaciones que caracterizan la escena electoral. Es él quien a través de una densa cadena de mediaciones y echando mano a numerosos agentes y estructuras organizacionales ejerce las principales funciones gubernativas tanto dentro como fuera de Estados Unidos, en la república y a la vez en el imperio. Por eso los datos idiosincráticos relativos al ocupante de la Casa Blanca tienen escasa importancia. En todo caso podemos decir que cuando éste pretende distanciarse de las políticas establecidas por los poderes fácticos permanentes se ingresa en una zona de inestabilidad y de conflictos que puede, en algunos casos, culminar con el asesinato del presidente (tal como ocurriera con John F. Kennedy) o con la completa neutralización de la iniciativa considerada como inaceptable y su responsable condenado a una especie de limbo político, algo que Hillary Clinton sufrió en carne propia cuando naufragaron sus intentos de reformar el sistema de salud durante los primeros meses de la Administración Clinton. No muy distinta fue la suerte corrida por James Carter, aplastado por la reacción neoconservadora encolumnada detrás de Ronald Reagan furiosamente opuesta a su política de derechos humanos y la devolución del Canal de Panamá.
Dadas estas condiciones, al cabo de poco más de doscientos días de gobierno un hombre visceralmente inclinado al equilibrio y la moderación y poco amante de adoptar posturas categóricas ha quedado completamente sometido a los poderes fácticos del imperio. Sobre esto hay un llamativo consenso entre analistas de distinta orientación ideológica: Noam Chomsky, por ejemplo, ante una pregunta acerca de la política exterior de George W. Bush y Barack Obama manifestó que la actual “(e)s una continuación de las mismas políticas (de su predecesor). De hecho, volviendo a Condolezza Rice, raramente estoy de acuerdo con ella pero en algunas cosas sí lo estoy. Recientemente ella escribió un artículo en el cual predijo que la política exterior de la Administración de Obama sería como la segunda Administración Bush. … No hay indicación alguna de que Obama va a cambiar estas políticas. De hecho en algunas instancias él ha tomado una posición más agresiva, como con Afganistán y Pakistán.” Otros analistas hablan inclusive de un “tercer turno” de Bush o de las grandes similitudes que existen entre los dos mandatarios.
Lo que esto significa, en pocas palabras, es que Obama tiene un escaso control sobre las distintas agencias que componen el aparato estatal norteamericano. El Presidente Rafael Correa lo dejó claramente establecido cuando dijo que "Yo confío en Obama, creo es un buen hombre, pero creo que no controla los Estados Unidos, ni que conozca lo que haga el Pentágono o la CIA.” Agregaríamos nosotros: tampoco parece controlar lo que hace el Departamento de Estado y las políticas que impulsan su embajador y el personal militar destacados en Tegucigalpa.
Admitamos que el golpe en Honduras no fue un rayo en un día sereno. Cuando el 24 de Abril del 2008 Washington anunció oficialmente la reactivación de la Cuarta Flota -una decisión insólita e inamistosa que no fue revisada ni revertida por Obama- se daba el primer paso en la contraofensiva del imperio encaminada a “normalizar” la situación sociopolítica de sus “revoltosas provincias interiores”.
La serie de reiteradas victorias electorales de Chávez, Morales y Correa en sucesivos referendos, elecciones constituyentes, plebiscitos ratificatorios y simples elecciones presidenciales amenazaban con modificar irreversiblemente el panorama regional. Además, la heroica resistencia de Cuba a cincuenta años de bloqueo y agresiones de todo tipo se había convertido en una preocupante fuente de inspiración para los pueblos latinoamericanos y caribeños, algo que los administradores imperiales no podían sino ver con muy malos ojos. Contradicciones objetivas impedían afianzar los lazos con los países del extremo sur del continente, que si bien no compartían el celo revolucionario de Venezuela, Bolivia y Ecuador, para ni hablar de Cuba, demostraron no estar dispuestos a seguir siendo dóciles peones de los designios imperiales. La derrota del ALCA, en Mar del Plata, fue un revés traumático que precipitó la búsqueda de radicales correctivos. Para colmo, en fechas recientes, el cuadro político centroamericano revelaba la creciente ascendencia del bolivarianismo en una región cuyos gobiernos tradicionalmente disputaban entre sí para ver quien se sometía más rápido e incondicionalmente a los mandatos de la Casa Blanca. Ahora el panorama había cambiado y el ALBA (y los diversos proyectos de cooperación internacional que sin cesar se originaban en Venezuela) hacían que cuatro de los cinco gobiernos centroamericanos mirasen cada vez con más simpatía las señales emanadas de La Habana, Caracas, Quito y La Paz: salvo en Costa Rica, cuyo presidente (dudosamente triunfador en comicios plagado de irregularidades) es un leal vasallo del imperio, en Nicaragua, Guatemala, El Salvador y Honduras el clima ideológico se mostraba cada vez más predispuesto a apoyar –si bien con diversos grados de radicalidad- las políticas anti-imperialistas promovidas por lo que en un alarde de moralina barata los publicistas de la Casa Blanca habían bautizado como “el eje del mal.”
Golpes militares promovidos por Estados Unidos en distintos países desde la Segunda Guerra Mundial (circa)

La sedición de los militares hondureños marca el comienzo de la segunda etapa de esta contraofensiva, y por eso no tuvo nada de casual. Los oficiales de ese país fueron alumnos predilectos de la tenebrosa Escuela de las Américas desde los años setenta, cuando Honduras se convirtió en una impresionante plataforma contrarrevolucionaria de Estados Unidos desde la cual se desestabilizó al gobierno Sandinista en Nicaragua, apoyó el accionar de los “contras” y se buscó por todos los medios impedir la derrota del ejército salvadoreño a manos del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional. Hoy esos mismos militares, teledirigidos desde la base norteamericana de Soto Cano (ex Palmerolas), fueron los que en un operativo comando secuestraron al presidente legítimo de Honduras y previa escala en esa guarnición militar lo desterraron del país.
El golpe en esa nación centroamericana pone fin a las ilusiones, acunadas por muchos, de que el imperialismo había cambiado y que la rapiña desenfrenada de los recursos naturales y los métodos brutales de dominación eran cosa del pasado. Quienes así piensan se olvidan del activo papel que Washington jugó en el golpe militar venezolano de Abril del 2002, y el no menos protagónico papel desempeñado en el lock out petrolero de finales de ese mismo año; o lo que están haciendo diversas agencias del gobierno norteamericano junto a supuestamente independientes ONGs de ese país para desestabilizar a la Revolución Bolivariana; o al gobierno de Evo Morales y provocar la secesión de la Media Luna Oriental; o el modo en que se está fomentando el renacimiento del separatismo del Guayas, en Ecuador, para ni hablar de la incesante campaña de descrédito y desgaste lanzada en contra de la Revolución Bolivariana.
Transcurridos casi dos meses la complicidad del gobierno norteamericano con el golpe es tan irrefutable como censurable: duplicidad discursiva; condescendencia con el régimen golpista y sus personeros; tibias condenas más retóricas que reales; mantenimiento del embajador en Tegucigalpa; ausencia de cualquier medida efectiva de presión sobre los usurpadores; revelación de las vinculaciones entre el lobby golpista en Washington y abogados estrechamente vinculados a Bill Clinton; marginación de la OEA y su reemplazo por su peón costarricense, Oscar Arias, para tratar de llegar a un acuerdo entre las partes tratando por igual al legítimo presidente de Honduras y al ilegítimo usurpador; y silencio total ante las flagrantes violaciones a los derechos humanos que viene cometiendo la pandilla que tomó el poder por asalto desde su instalación. Washington ha exhibido una obscena pasividad e indiferencia ante la censura de prensa y la persecución, silenciamiento y clausura de cualquier medio de comunicación que no se pliegue incondicionalmente a los comunicados oficiales. Ya hay sangre derramada, y mucha; desaparecidos, torturados, encarcelados sin procesos, represión indiscriminada de la policía, exiliados, familias amenazadas y Estados Unidos sigue sin condenar lo ocurrido. Como dice el refrán, “quien calla otorga.”
Obama pretendió contraatacar a sus críticos señalando lo que a su juicio era una contradicción: el 7 de Agosto declaró que “No puedo apretar un botón y reinstalar al señor Zelaya", al paso que subrayaba que era una ironía que “algunos de los que han criticado la ingerencia de Estados Unidos en América Latina, se quejen ahora de que no está interfiriendo lo suficiente". Lo que Obama no dijo es que Estados Unidos ha estado interviniendo desde hace más de un siglo en Honduras, que desde los años ochentas su presencia militar, política y económica en ese país centroamericano tiene una gravitación sencillamente abrumadora, que la misma Constitución de 1982 que Zelaya quiere reformar fue poco menos que dictada por John Negroponte cuando era embajador de Estados Unidos en Honduras, que el golpe fue posible porque fue negociado y acordado día a día con las autoridades civiles y militares estadounidenses radicadas en ese país, y que el respaldo cada vez menos tácito y más explícito de su gobierno al régimen es lo único que sostiene a los golpistas en el poder, en medio de un repudio universal. Por eso le asiste toda la razón al presidente Hugo Chávez Frías cuando en el Aló Presidente del 16 de Agosto dijo que “Obama anda perdido en la nebulosa. Creo que está entrando en un laberinto terrible. Obama no entiende. El tiene que estudiar un poco más, es un hombre joven, lleno de intenciones buenas. Obama, no le estamos pidiendo que intervenga en Honduras. Todo lo contrario. Le estamos pidiendo que retire el imperio su mano de Honduras y que retire el imperio sus garras de América latina.”
¿Qué podría hacer Obama? Muchas cosas: en primer lugar, dejar de lavarse las manos y posar de “neutral” en un conflicto entre legitimidad y violencia que lesiona gravemente su credibilidad internacional. Segundo: retirar de inmediato su embajador de Tegucigalpa. Tercero, congelar las cuentas bancarias de los nuevos gobernantes de Honduras en Estados Unidos y establecer un embargo sobre sus propiedades, concentradas fuertemente en Miami. Cuarto, amenazar con bloquear las remesas de los inmigrantes hondureños a su país de origen, finalmente, comunicar a la opinión pública de Honduras que se lanzaría una advertencia a las empresas estadounidenses radicadas en ese país para que preparen un plan de contingencia para abandonar Honduras si el legítimo presidente del país no reasume sus funciones en un plazo perentorio. Con una sola de estas medidas los gorilas hondureños caerían en cuestión de horas. Se requiere, eso sí, voluntad de frenar el golpe y por lo visto hasta ahora Obama no la tiene.
El remate de esta contraofensiva reaccionaria, acentuada bajo la Administración Obama, ha sido el anuncio de la instalación de siete nuevas bases militares en Colombia. No una sino siete, en reemplazo de la base de Manta recuperada por el patriótico gobierno de Rafael Correa.
La justificación que Uribe esgrime en apoyo de su decisión de conceder a las fuerzas armadas de Estados Unidos esas bases militares es que así se amplía la cooperación con el país del Norte para librar un eficaz combate contra el narcotráfico y el terrorismo. Excusa insostenible porque tal como lo hemos demostrado en este libro un informe de la agencia de las Naciones Unidas especializada en la lucha contra la droga y el crimen, la UNODC, los dos países donde más crecieron la producción y exportación de amapola y coca son Afganistán y Colombia, ambos bajo una suerte de ocupación militar norteamericana. Y si algo enseña la historia del último medio siglo de Colombia es la total incapacidad para resolver el desafío planteado por las FARC por la vía militar.
Es evidente que con la entrega de estas bases Venezuela queda completamente rodeada, sometida al acoso permanente de las tropas del imperio estacionadas en Colombia, amén del ejército colombiano y los “paramilitares”. A ello habría que agregar el apoyo que aportan en esta ofensiva las bases norteamericanas localizadas en Aruba, Curaçao, ambas a pocos kilómetros de la costa venezolana; la de Guantánamo; la de Palmerolas, en Honduras; la que está en el aeropuerto de Comalapa, en El Salvador; y la Cuarta Flota que dispone de suficientes recursos para patrullar efectivamente todo el litoral venezolano. Pero no sólo Chávez está amenazado: también Correa y Morales quedan en la mira del imperio si se tiene en cuenta que Alan García en Perú arde en deseos de ofrecer “una prueba de amor” al ocupante de la Casa Blanca otorgándole facilidades para sus tropas.
Pero el panorama es mucho más amenazante. En Paraguay, Estados Unidos se aseguró el control de la gigantesca base de Mariscal Estigarribia –situada a menos de cien kilómetros de la frontera con Bolivia- y que cuenta con una de las pistas de aviación más extensas y resistentes de Sudamérica, apta para recibir los gigantescos aviones de transporte de tanques, aviones y armamento pesado de todo tipo que utiliza el Pentágono. También en ese país dispone de una enorme base en Pedro Juan Caballero, ¡localizada a 200 metros de la frontera con Brasil!, pero según Washington pertenece a la DEA y tiene como finalidad luchar contra el narcotráfico. Hay que recordar que en 2005 la Casa Blanca se aseguró la total inmunidad para las tropas estadounidenses estacionadas en ese país: en esa concesión legal, garantizada por el Congreso del Paraguay, cualquier violación de los derechos humanos o de la legalidad vigente estaría únicamente sujeta a la decisión que pudiera adoptar Estados Unidos y no las autoridades paraguayas. Si bien esa norma no fue prorrogada a su vencimiento, el 31 de Diciembre del 2006, el cambio en el modus operandi de las tropas estadounidenses convirtió en innecesaria la concesión de un nuevo permiso dado que desde entonces todas ellas ingresan al país como parte del personal diplomático de la embajada de Estados Unidos, con lo cual gozan de la misma inmunidad que en el pasado.
La amenaza que representa esta proyección sin precedentes del poder militar norteamericano en Sudamérica afecta además al Brasil, conciente de las ambiciones que Estados Unidos guarda en relación a la Amazonía, región que “puertas adentro” los estrategas imperiales consideran como un territorio vacío, de libre acceso, y que será ocupado por quien tecnológicamente tenga la capacidad de hacerlo. No está demás recordar que Sudamérica cuenta con aproximadamente la mitad del agua dulce del planeta, la gran reserva de oxígeno de la humanidad, contiene inestimables depósitos de petróleo, gas y minerales estratégicos y que aproximadamente la mitad de la biodiversidad de la tierra se habita su territorio. Este rosario de bases que se extiende por su dilatada geografía unida al control de las aguas que garantiza la Cuarta Flota hace que esta parte del globo se encuentre militarmente encerrada en un círculo cada vez más amenazante y cuya última preocupación será combatir al narcotráfico. El objetivo esencial es el control territorial y político, disponiendo de fuerzas preparadas para acudir en ayuda de algún aliado en apuros o para desestabilizar y tumbar gobiernos considerados como enemigos del imperio. Con base en las notables investigaciones que sobre este tema realizara Chalmers Johnson el analista mexicano Alfredo Jalife-Rahme concluía recientemente que sumando las nuevas siete bases militares establecidas en Colombia Estados Unidos elevó su número total a 872, “lo cual no tiene equivalente con ninguna potencia pasada y presente: ¡EU invadió literalmente al mundo!” Estas bases, aparte del personal que vaya a destinarse a las siete de Colombia, comprenden una fuerza de 190.000 efectivos a un costo anual de 250.000 millones de dólares. ¿Alguien puede creer que tamaño esfuerzo tenga como único objetivo la lucha contra el narcotráfico, o el terrorismo? Su objetivo, como reiteradamente lo recuerda Noam Chomsky, es garantizar la viabilidad de un plan de dominación mundial, y América Latina y el Caribe constituyen la presa más codiciada, inmediata y urgente de esa política de anexión imperialista. Con sus hechos, Obama confirma que es una pequeña rueda en el criminal engranaje del imperio y que por más que emplee una retórica diferente a la de su predecesor sus actos no hacen sino confirmar el irreemplazable rol conservador que Estados Unidos, y su presidencia, juegan en el mantenimiento de la estructura imperialista a escala mundial.
Buenos Aires, 18 de Agosto de 2009
top